≡ Menu




¿Sabes quién fue Vasili Záitsev? Descúbrelo aquí.

El francotirador Vasili Záitsev, perteneció a las filas del Ejército Rojo, y defendió a la Unión Soviética de la Invasión de la Wehrmacht y el resto de las tropas del «Eje». Su vida en la Batalla de Stalingrado se volvió uno de los mitos de guerra más fabulosos del mundo. Para saber más, lea el presente artículo.

Vasili Záitsev

Biografía

Vasili Grigórievich Záitsev nació en la ciudad de Kiev, de la Unión Soviética, a los 23 días del mes de marzo del año 1915, y falleció a los 15 días del mes de diciembre del año 1991. El mismo fue soldado de esta nación, desempeñándose como un francotirador, en donde lograría sobresalir al acabar con la vida de al menos unos 225 soldados nazis, principalmente líderes oficiales de las fuerzas del “Eje” en la gran Batalla de Stalingrado, entre los cuales se destacan once homónimos en las filas enemigas. Vasili, llegó a dirigir y a formar soldados francotiradores, a los cuales les instruía con normas y prácticas de tiro.

Vasili Záitsev en su juventud, se forjo en los Montes Urales, específicamente en Óblast de Chelíabinsk, siendo instruido en el arte de la cacería, en principio su herramienta de caza fue un arco, pero al tener suficiente edad, empezó a manipular armas de fuego, las cuales le fueron cedidas por su abuelo a la edad de doce años. Así mismo, también curso estudios en la escuela técnica de Magnitogorsk, de igual forma, desempeñó el rol de “bibliotecario” en la Escuadra Soviética del Lejano Oriente. Posteriormente se alistaría a la Marina de la Unión Soviética. Estando en dicho componente de las Fuerzas Armadas Soviéticas, se desarrolla la Segunda Guerra Mundial.

Vasili-Záitsev-1

En esa época Vasili Záitsev, contaba con unos 26 años de edad, ya poseía una extraordinaria puntería, y fue adiestrado para ser franco tirador del ejército soviético, donde él en conjunto con sus compañeros de guerra, se tomaron las vidas de numerosos soldados de la Wehrmacht y las demás fuerzas del “Eje”, lo que diferenciaba a Vasili de sus compañeros, no solo era la cantidad de vidas tomadas, sino la paciencia para acabar con el enemigo, donde sus principales objetivos siempre fueron los francotiradores contrarios y los comandantes de dichas filas, de esa forma desorientaría las tropas enemigas.

El famoso francotirador se apodero de una fama en las filas de su ejército, principalmente como consecuencia de las publicaciones en medios de prensa escrita, los cuales se encargaban de narrar las hazañas de Vasili Záitsev. Esto sin lugar a dudas, empezó a brindarle algo de confianza al pueblo soviético que desde 1941, había sido invadido por los alemanes y desde 1942, las tropas acechaban con más fuerza su territorio. La idea de contar entre el ejército, con un soldado diferente al resto, hacía del ejército soviético algo especial y por lo tanto, le generaba tranquilidad a su pueblo. (Ver artículo: Invasiones Inglesas)

El ya conocido francotirador Vasili Záitsev, animado por la fama que aglutinaba, empezó a destacarse por su trabajo en las trincheras y no solo eso, también tenía bajo su responsabilidad la labor de entrenar a posibles candidatos a francotiradores, entre estos discípulos, se destaca la presencia de Tania Chernova, la cual también sobresalió en el campo de batalla y se dice fue amante de Vasili. Otros alumnos como Víctor Medvédev y Anatoli Chéjov, infundieron el temor en las filas alemanas, al punto tal que se dice que los nazis temían asomar el casco fuera de las trincheras por temor a ser derribados por sus rifles.

Se supo de otro soldado Andrei Baciu, al cual se le atribuían unos 224 soldados nazis derribados, no obstante, de él no existe algún tipo de información, solo su rumor a finales de noviembre de 1942. Uno de los hechos interesantes que rodea el mito de Vasili Záitsev, es que hasta a los alemanes le afectaba su nombre y para eliminar la fantasía sobre tal personaje, el comandante Erwin König, tenía la tarea de tomar la vida del famoso francotirador soviético, no solo para derribar a esta persona, sino también para socavar la esperanza del pueblo y ejército soviético, y a su vez, elevar el ánimo de las tropas nazistas.

Vasili-Záitsev-2

Una de las historias más impresionantes en la Batalla de Stalingrado, que incluso fue llevada al cine, fue el enfrentamiento entre el comandante Erwin König y Vasili Záitsev. Esta película se titula “Enemigo a las Puertas” y describía un escenario donde el soldado alemán luego de varios días de sigilo, realizó su primer movimiento, acabando contra un par de francotiradores soviéticos, por lo que Vasili entra en la zona de combate al lado de su compañero Nikoláj Kulikov y toman como lugar para el enfrentamiento, la fábrica Octubre Rojo, cercana a la montaña de Mamáev Kurgán.

Se dice que pasaron al menos tres días a la espera de que alguno de los dos cometiera algún error, principalmente para delatar su posición. Ya en el cuarto día, el par de soviéticos tenían la intuición de saber dónde se encontraba el comandante König, por lo que propusieron tenderle una trampa. Vasili Záitsev le señala a su compañero, que deje a la vista su casco, en ese momento König le dispara y Nikoláj se tira al suelo aparentando dolor, el comandante alemán se acerca para rematarle y en eso Vasili le asesta un disparo en la cabeza, la cual acabó con la vida del oponente. Aunque esta historia no está documentada, la misma se ha mantenido como parte de su mito.

Algunos apuntan a que tan solo esta es otra de las historias ficticias que le atañen al francotirador, con la finalidad de darle esperanza al pueblo soviético. Muchos afirman que tal coronel alemán nunca existió y que Heinz Thorvald, era el nombre real del enemigo de Vasili Záitsev en esa antigua fábrica, quien era jefe de francotiradores de una escuela nazi. De esta victoria, Vasili obtuvo la mira telescópica rival, siendo actualmente expuesta en un Museo de las FFAA de Moscú. El problema con la autenticidad de esta historia es que no hay registro de la misma y la data de francotiradores es minuciosamente llevada.

Nuevamente las historias fabulosas de Vasili Záitsev, tienen un toque de heroísmo y dramatismo, pero al no existir pruebas de lo sucedido, solo podemos hablar de una persona que le atribuyen una vida ficticia. Uno de los escritores más rudos y contrarios al soviético, era Antony Beevor, quien por medio del libro “Un escritor en guerra: Vasili Grossman en el Ejército Rojo, señala que un soldado de nombre Záitsev, fue castigado al derribar accidentalmente a un “piloto famoso” con fuego amigo, desde ese entonces, él fue enviado a la Batalla de Stalingrado. (Ver artículo: Hirohito)

Vasili-Záitsev-3

La analogía que plantea el escritor Antony Beevor sobre Vasili Záitsev, es sumamente interesante, a que el mismo señala que para la fecha en la cual fue enviado este soldado a la Batalla de Stalingrado, el periodo de conflicto principal ya habría menguado, por lo que presupone que la cantidad de soldados muertos que se le atribuye a tal francotirador, pareciera ser un poco abultada, también apunta que el combate entre König y Záitsev, nunca se produjo y solo es un cuento que forma parte de la estrategia mediática para elevar el ánimo de los soviéticos. Lo que si confirma este escritor, es el rol de instructor que tenía Vasili.

Al menos unos 250 soldados alemanes, se le atribuyen a la mira del fusil de Vasili Záitsev, lo cual le trajo muchas condecoraciones como la obtenida luego de un centenar de nazis derribados la Orden de Lenin de la cual obtuvo un par de ellas, al igual que la Orden de la Bandera Roja y una Orden de la Guerra Patriótica en su 1ra clase. Así mismo, se ganó el título de “Ciudadano Honorable de Volgogrado (Stalingrado) y fue distinguido como Héroe de la Unión Soviética. Gano 5 medallas, tres de ellas correspondientes al aniversario de la gran guerra patriótica, otra por la defensa de Stalingrado y otra por la victoria sobre Alemania.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, Vasili Záitsev, vivió en Kiev, ciudad en la cual consiguió laborar como ingeniero, luego paso a ser el Director de una empresa de Textiles, hasta la llegada de su muerte a los 76 años de edad. El siempre quiso ser enterrado en Stalingrado pero lo hicieron en Kiev, luego gracias a las labores de su esposa, sus cenizas fueron trasladadas al Monumento de Stalingrado, en las afueras de la ciudad de Volgogrado. Este personaje, ciertamente trajo mucha esperanza para el pueblo soviético en su momento, muchos imaginaron al soldado ideal, al lado del mejor ejército  y por ende a la victoria segura.

Vasili Záitsev y Tania Chernova

Una de las anécdotas más interesantes que tiene el famoso francotirador Vasili Záitsev, es la que tiene al lado de su compañera de combate y también francotiradora Tania Chernova, con la cual mantuvo un romance. Tania se puede describir como una mujer de tez blanca, cabello rubio, pequeña y de gran simpatía belleza, la cual desempeñó un papel importante en la Batalla de Stalingrado, formando parte del frente de batalla de esta ciudad, la cual defendió por al menos tres meses. Se dice que esta mujer, logro derribar al menos unos ochenta soldados de la alianza militar del “Eje” en plena Segunda Guerra Mundial.

Vasili-Záitsev-4

Aún y cuando no se tiene certeza de la relación de Vasili Záitsev con Tania Chernova, muchos afirman que ellos mantuvieron un nexo más que afectivo durante la Segunda Guerra Mundial, no obstante, esta relación se disolvió al culminar el conflicto armado, ya que ninguno de los dos tenía conocimiento tanto de la ubicación del otro, como de la permanencia con vida del contrario, alegándose entonces que al no poder encontrarse después de 1945, uno supuso la muerte del otro, posiblemente en combate. Ciertamente, la vida de este heroico personaje deja más mitos que verdades, pero el encanto que las rodea, le dan un toque especial.

Al hablar sobre la posible amante de Vasili Záitsev, podemos señalar que Tania, también fue absorbida por un halo de misticismo donde la posible verdad de lo que fue su vida, adquirió un aire mítico. Lo cierto de todo, es que no existe algún tipo de documentación sobre el tema, más que los rumores que se formaron en torno a Vasili, mientras este acudía a las líneas de defensa en la Batalla de Stalingrado. Parte de esta ausencia de pruebas, se encuentra en la omisión de dicha relación afectuosa entre los dos personajes, en la propia biografía de Záitsev, titulada “Memorias de un francotirador en Stalingrado”.

Muchos atañen, que el enaltecer a estos dos personajes, no era para beneficio de Vasili Záitsev o Tania Chernova, si no que era para depositar en los hombros de estos dos individuos, a unos “súper humanos” que le generaran la tranquilidad y confianza al pueblo y ejército soviético, de que al encontrarse ellos en el campo de batalla, la victoria estaría asegurada para la Unión Soviética. No implica todo esto, que tal exacerbada descripción de esta mujer sea del todo errada, ya que el historiador Andrew Roberts, le confería a su desempeño en el campo de batalla, al menos unos cien soldados enemigos a lo largo de este segundo conflicto bélico mundial.

Andrew Roberts en su libro “La Tormenta de la Guerra” anotaba, “También las mujeres eran buenas francotiradoras. Tania Chernova, de la 294 a División Siberiana, se atribuía 80 muertos en tres meses”. Otro escritor que no solo habló de ella, sino que afirma haberla entrevistado, fue William Craig, quien señala mediante su libro “Enemigo a las Puertas”, las diferentes hazañas que desarrollo al lado de Vasili Záitsev. No obstante, muchos críticos consideran que tal obra, al igual que los mitos, exagera al personaje, pero otros como Paul Dowswell, apoyan la propuesta realizada por este escritor. (Ver artículo: Harry S. Truman)

Vasili-Záitsev-5

No siempre Tania Chernova se dispuso a ser una francotiradora, es más ella ni siquiera es una soviética de nacimiento. Ella nace en los Estados Unidos en el año de 1920 y luego sería llevada a la Unión Soviética, sueño desde la infancia, se había concentrado en el aprendizaje de la danza, no obstante en su madurez, culmina aprendiendo la ciencia de la medicina. Es posterior a todos estos hechos, que el conflicto entre los soviéticos y los nazis se complica, cuando estos últimos rompen el tratado de no agresión y en el año 1941, emprenden la operación denominada “Barbarroja”.

Al culminar esta primera etapa de invasión soviética, en el año 1942, se desarrollaría un segundo proceso de invasión, llamado “Operación Azul”, en la cual Hitler tiene la osadía de emprender una campaña de dominio contra la Unión Soviética, para tomar el control de los campos petrolíferos ubicados en el Cáucaso, principalmente el de Bakú en Azerbaiyán, localizado sobre el Mar Caspio. Para ello, controlar Stalingrado era preciso porque la ciudad no solo se comportaba como la entrada a la región del Cáucaso, sino que además, era un gran puerto fluvial, una excelente terminal ferroviaria y una gran zona industrial.

La Batalla de Stalingrado pasaría a la historia, por ser la derrota que provoco el declive del ejército de las tropas nazis del “Eje”, que eventualmente finalizó en la vitoria de los soviéticos sobre los alemanes. En este sentido personajes como Vasili Záitsev o Tania Chernova, serían exaltados por las hazañas que hicieron en tal combate. Pero lo interesante del asunto, es como Tania llega a formar parte de las tropas soviéticas, señalando que el país estaba pasando por una etapa crítica, motivo por el cual, el Comité  de Defensa Nacional, solicitó la ayuda de las mujeres para proteger la patria. (Ver artículo: Batalla de Stalingrado)

Se calcula que en promedio entre 800 mil al millón de mujeres, atendieron al llamado de unirse a las filas del ejército. Ellas no solo fungían como equipo médico, sino que muchas de ellas participaban como soldados en la Batalla de Stalingrado, ocupando roles como observadoras de artillería e incluso acomodando cables en pleno frente de batalla. Tania debió apartarse del sueño de estudiar medicina, siendo adiestrada para el cargo de francotirador. Ella incluso indicaba que al referirse a algún soldado nazi, los identificaba como bastones, para distanciarse de la realidad de que estaba matando personas.

Vasili-Záitsev-6

Al menos 80 “bastones” en tres meses, fueron acertados por el fusil de francotirador Dragunov de Tania Chernova en los campos de Bielorrusia y Ucrania. Ella llegaría a la Batalla de Stalingrado desde el 23 de septiembre de 1942, tan solo 24 horas después, estaría llegando Vasili Záitsev al lado de la división 284 de la división de fusileros. Muy pronto ella tendría la misión de cruzar el Volga en balsa y defender la Unión Soviética Stalinista. Entre las primeras cosas que le sucedieron a Tania en la Batalla de Stalingrado, está la perdida de la barcaza en la que se trasladaba por el Volga por lo que ella y sus compañeros al llegar a la costa, tomaron una decisiones precarias.

Ella y dos más de su equipo entraron a unas cloacas que desmayaron a la mayor del grupo, sus pasos realizaban mucho eco y cuando logran salir de ellas, aparte de desprender un fuerte olor, observan a los soldados que se disponen a almorzar. Tania y sus compañeros, se unen a la fila para que les suministren alimentos, pero pronto se percatan que están en plena área de las tropas alemanas. Ellos debieron aparentar ser alemanes para sobrevivir, pero pronto un oficial los encara acusándolos de soviéticos. Ellos niegan tal afirmación y el cocinero les cubre la espalda afirmando que si son alemanas.

Este cocinero para salvarles le indica que deben ir a asearse y quitarse ese desagradable olor que les hacía llamar la atención, por lo que fue su oportunidad para escaparse de la guarida enemiga. Muy pronto llego a las trincheras soviéticas y fueron atendidas por su equipo con  ropa nueva y alimento. En las semanas posteriores, Tania probó tener buena puntería al emplear los fusiles de combate, esto de alguna manera la transformó en una tiradora de élite y se le asignó entrar en el equipo de Vasili Záitsev, como tiradora experta. Al lado de este personaje se volvería más fuerte y se adaptó pronto al estilo de guerra.

Ella comenta que experimento convivir en los pozos de tirador, donde tomaba vodka, se alimentaba de una cucharilla que guardaban en el calzado, era común que ella durmiera abrazada al lado de personas que desconocía y se aseaba con los pozos de agua formados en el campo de batalla. Así mismo, se adaptó con velocidad al estilo de trabajo de un francotirador, primero desplazándose entre las trincheras, escondiéndose de los nazis, descubriendo soldados camuflados y lo que es más importante, eliminando enemigos sin que sus compañeros de combate se percataran de tal acción. Es en tal función que Tania conoce a Vasili Záitsev.

Vasili-Záitsev-7

Hubo una misión especial enviada por el Cuartel General de la 284 división, en la cual 5 personas, entre ellas Tania Chernova, debía volar la base avanzada de los nazis, situadas en la Escuela Aeronáutica de Stalingrado y la Fábrica de Octubre Rojo. Tania en dicha misión se enfrentó a un centinela y con la ayuda de un compañero eliminaron al guardián. Luego se dispusieron a destruir con dinamita los edificios. Al cumplir con esta misión dada por Vasili Záitsev, destacan la participación de Tania, quien pronto se convertiría en una de las mejores alumnas de este francotirador que ya se había dado a conocer al matar un centenar de nazis.

Entre las enseñanzas que recibió Tania Chernova, la “amante” de Vasili Záitsev, estaba eliminar siempre apuntar y disparar con extrema exactitud; acabar en primer lugar, con los soldados de mayor distinción; nunca disparar sin autorización, ya que esto podría delatar la ubicación de sus compañeros. Lo que siempre le recomendó fue mirar con atención al enemigo y si no se encontraba al lado de Záitsev, debería regresar al cuartel con la finalidad de solicitar permiso para disparar, fue así como Tania Chernova, no solo aprendió el arte del disparo a larga distancia, sino que además, gano la empatía con su instructor.

Enseñanzas de Vasili Záitsev

  • Se debe jalar del gatillo, solo apuntando con precisión y siempre mirando a los ojos de tu objetivo. (Aprendida de su abuelo como parte de la cacería en los Montes Urales).
  • Emplea cada bala con sabiduría, se certero, nunca falles un disparo. (Aprendida de su abuelo como parte de la cacería en los Montes Urales).
  • El camuflaje es importante, mimetízate con el entorno, engaña al enemigo, si es posible no te muevas, no respires, no pestañees. (Aprendida de su abuelo como parte de la cacería en los Montes Urales).
  • Debes ser inteligente al acabar con el enemigo, ya que debes pensar siempre en el siguiente disparo. A esto Vasili Záitsev añade un ejemplo: si tu enemigo cava una trinchera, dispararle de espaldas mientras trabaja con su pala parece la mejor opción, pero este caería dentro de la trinchera con su herramienta. No queremos eso, espera, es mejor dispararle de cara, así tanto él como su pala, caen en el suelo y cuando su compañero suba a buscar la pala, tendremos otro nazi en la mira.
  • Casi siempre los francotiradores nazis se alinean con su propio frente de batalla, pero los soviéticos nos apostamos en el límite de la franja del frente.

Vasili-Záitsev-8

  • El tiempo me ha dado sabiduría y he aprendido que lo mejor es observar con precisión y tener templanza.
  • Si empleamos las balas acabando soldados rasos, los altos mandos nunca saldrán a echar un ojo fuera de la trinchera.
  • Te darás cuenta si tu enemigo se ha rasurado, debes ser capaz de notarlo en su expresión, él canta y cuando este frotándose la cara o vaya a colocarse su casco, es el mejor momento para pensar, cual es el mejor lugar para depositar la bala. Él no tiene idea que solo le restan segundos de vida.

Tania, quien ya había acabado con la vida de 40 “bastones”, sentía seguridad y a pesar de conocer estas normas, ciertamente se aprendió más por experiencia que por conocimiento. En una misión con sus compañeros, unos soldados alemanes se pusieron al descubierto repentinamente a lo ella gritó “¡Fuego!”, pronto había acabado con 17 soldados nazis, en principio parecía victoriosa, pero delató la posición de ella y sus compañeros. Los cañones alemanes no se hicieron esperar y del contraataque, solo ella sobrevivió, la culpa la absorbía, más con la ira de Vasili Záitsev, quien la había prevenido de una situación semejante.

¿Muertos en batalla?

La francotiradora Tania, se le asignó la misión de acabar con el General del Sexto Ejercito Alemán Friedrich Paulus, no obstante una compañera, poco agraciada en el arte del sigilo, detono una mina de tierra que acabo con la vida de la compañera e hirió gravemente a Tania y a pesar de que su amado Vasili Záitsev corrió para socorrerla, este no podía hacer más que llevarla al hospital. Ella sobrevivió, pero pronto le informarían que su amado habría fallecido en combate. Él aunque no había muerto, también pensó en que su amada no sobreviviría a la explosión. En 1969, ella se percata de que Vasili sigue con vida, pero ahora casado, nunca se reencontrarían.

Fusil de Francotirador Dragunov

Posiblemente el fusil empleado por Vasili Záitsev, fue el Dragunov, que vino a ser la versión mejorada de otros dos fusiles de guerra francotiradores del Ejército Rojo. Todos los francotiradores Soviéticos, eran seleccionados según fuera su desempeño en el arte de la puntería con armas de fuego. Se dice que eran capaces de derribar a un hombre a por lo menos 800 metros de distancia y tenían una probabilidad de acertar en misión de un 80% de los casos, si la distancia se reducía a unos 200 metros, el porcentaje de acierto eleva un 90%. (Ver artículo: Ian Fleming)

Dejar Comentario