≡ Menu




¿Sabes quién fue Pierre Laval? Descubre su historia aquí

Pierre Laval fue un político francés, famoso por su participación en la Tercera República Francesa y el Gobierno de Vichy. Su figuración en la Segunda Guerra Mundial es recordada por su colaboracionismo con la Alemania nazi, por lo que mereció la pena de muerte al terminar el conflicto.

Pierre Laval

Biografía de Pierre Laval

Pierre Laval nació en 1883, un 28 de junio en Châteldon,​ en la región francesa de Auvernia.​ Su padre fue un modesto empresario de la zona, que se desempeña paralelamente como cartero, cantinero y vendedor de carne.​

Educación

Realizó sus estudios en la escuela municipal en Chateldon. A los 15 años fue enviado a París para sus estudios secundarios y obtener su bachillerato. Hubo de retornar al sur a Lyon, donde pasó el siguiente año preparándose para su grado en Zoología. En sus estudios se le considero un buen alumno.

Se sustentó dando clases de biología antes de recibir una beca que le posibilitó formarse en Derecho en París.​ Se diplomó en el año 1909 y se dedicó al derecho laboral, lo que le permitió defender a obreros y trabajar para el sindicato de la Confederación General del Trabajo.​

Pierre Laval

Familia y Matrimonio

Antes de convertirse en miembro de alguna firma de abogados, contrajo nupcias con la hija del Dr Joseph Claussat y estableció su hogar en Paris con su nueva esposa. Su única hija de nombre José, nació en 1911. Se consideraba a Laval muy dedicado a su familia.

José llegó a casarse más adelante con René de Chambrun, cuyo tío, Nicholas Longworth III, se había casado con Alice Roosevelt, hija del Presidente de Los Estados Unidos Theodore Roosevelt. Aunque la esposa de Laval provenía de una familia política, ella nunca participó en política.

Carrera Política

Laval se asoció a los socialistas en 1903,​ respaldando los ideales de Georges Sorel, aun así Laval siempre declaró que su socialismo era del tipo más «emocional que racional», y no le apasionaban las polémicas sobre teorías filosóficas o políticas.

pierre laval

En 1914, fue electo diputado socialista en el barrio obrero parisino de Aubervilliers.​ Su carácter llano y las prestaciones otorgadas a sus votantes le aportan más popularidad que el ser tenido como un gran teórico socialista. Pudo conservar el apoyo mayoritario de su circuito electoral pese a su transformación política posterior.​

En Tiempos de la Gran Guerra

A través de la Primera Guerra Mundial, Laval fue diputado en la Asamblea Nacional, por el Distrito del Sena como parte del partido socialista de Francia de esos tiempos. Desde ese cargo auxilió al empeño de guerra francés en agosto de 1914, pero paralelamente incitó iniciativas para alcanzar una resolución pacífica de la guerra.

Se contrapuso inclusive a otros socialistas al momento de proteger, en el Parlamento francés, a trabajadores que proclamaban huelgas en plenos ataques alemanes de 1916.  Su escasa obediencia a los jefes del Partido Socialista afectó profundamente sus oportunidades para optar a posiciones más elevadas dentro de la agrupación.

Pierre Laval

En 1917, provocó gran alboroto al culpar al Gobierno de utilizar tropas vietnamitas para desorganizar las protestas en pro de la paz.​ Su voto fue contrario al Tratado de Versalles.​ (Ver también Tratado de Versalles)

Actividades Después de la Guerra

En los comicios de 1919 Laval no fue reelegido al parlamento y​ aun así en 1920 sobresalía como integrante de la Sección Francesa de la Internacional Obrera en condición de dirigente socialista. Sin embargo, prontamente cambió hacia actitudes cada vez más continuistas,​ desligandose de los socialistas y compareciendo en 1922 como aspirante independiente a la Asamblea Nacional, fracasando en el intento.

En 1924 recobró la alcaldía de Aubervilliers, importante barrio del norte de París, al vencer al aspirante comunista y reconquistó su puesto en el Parlamento, sin apoyo de ningún partido.​ Su transformación a posturas más tradicionalistas ocasionó que Laval se distanciara de sus antiguos colegas. Para 1925 se incorporó por primera oportunidad al Consejo de Ministros, en el cargo de Ministro de Obras Públicas en el gabinete de Paul Painlevé.

Pierre Laval

Patrimonio Personal

En el periodo de 1925 a 1935, fue ministro en once ocasiones y dirigió al Gobierno en cuatro oportunidades.​ Para 1930 fue ministro de Trabajo en el gabinete de centro de André Tardieu. A pesar de proceder de orígenes humildes y pueblerinos, se fue forjando una patrimonio que le convirtió en uno de los políticos más acaudalados de Francia de la etapa de entreguerras.​ Dirigió al Gobierno en 1931 y nuevamente de junio de 1935 a febrero de 1936.​ De octubre de 1934 a inicios de 1936, ejerció igualmente el puesto de ministro de Asuntos Exteriores.​

Adquirió y restauró el castillo de su poblado natal y ayudó a resurgir a empresas en dificultades, comprandolas a crédito para luego liquidarlas para sacar beneficios.​ Aunque después de la Segunda Guerra Mundial se lo culpó de malversación, la acusación no se pudo comprobar.​

Para 1927 fue candidato al Senado, ahora como contrincante del Cartel des Gauches (Unión de Izquierdas).​ Su autodeterminación, pragmatismo y disposición para vincularse con la izquierda y la derecha le eran propios.​ En política sus posturas era próximas a las de Aristide Briand, con quien compartía el mismo deseo de recuperar los nexos franco-alemanes, André Tardieu y Raymond Poincaré, todos ellos conservadores.​

Pierre Laval

Amistades Peligrosas

En el año 1931, siendo jefe de Gobierno francés, estableció amables relaciones con el líder italiano Benito Mussolini, evidenciando cada vez más inquietud, y luego fascinación, por el poder de la Alemania nazi y la Italia fascista. Siendo ministro de Asuntos Exteriores de Francia en 1936, Laval peleó en la Sociedad de Naciones para evitar penalidades económicas a Italia luego que  el ejército fascista ocupó Etiopía en 1935, exhibiendo a la par un gran alejamiento con Gran Bretaña. (Ver articulo Benito Mussolini)

De trato franco y con gran seguridad en su actuar, no tenía veteranía diplomática, no pudiendo resolver las continuas vicisitudes internacionales que tuvo que encarar.​ En 1931 sus convenimientos con el presidente estadounidense Herbert Hoover y el canciller alemán Heinrich Brüning no lograron frenar la Gran Depresión. Para 1935, sus afinidades con Mussolini, a quien pareció inclinarse en favor de la ocupación italiana de Etiopía, levantaron un gran alboroto.​

Suscribió en 1935 un convenio de protección con la URSS, pero no lo confirmó.​ El triunfo del Frente Popular en 1936 lo excluyó de la conducción de la política del país y pasó los próximos cuatro años en un plano secundario.​

Colaboracionismo Francés

Objetado por sus inclinaciones hacia el Tercer Reich, Laval se convirtió en un resuelto adepto del «colaboracionismo» francés con el nazismo. Se persuadió de la fragilidad de la democracia y del progresismo político, y estableció nexos con agrupaciones de extrema derecha.

Al estallar, en septiembre de 1939, la Segunda Guerra Mundial, Laval alentó nuevamente el empeño bélico francés, sin dejar de especificar que la guerra pudo haberse prevenido a través de la diplomacia, siendo entonces de nuevo diputado en la Asamblea Nacional.

Diferentemente a lo sucedido en la Primera Guerra Mundial, la maraña de fortalezas y trincheras fueron de escasa utilidad frente a la incontenible marcha de los tanques nazis en 1940. Tras la finalización del periodo denominado como «guerra de broma», el 10 de mayo de 1940, los alemanes ocuparon Luxemburgo, Bélgica, los Países Bajos y Francia en apenas mes y medio.

Después del fracaso del operativo conjunto de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF) y el Ejército de Francia en el norte de Bélgica, que aceleró una de las mas grandes retiradas de la Historia en Dunkerque, Francia se vio forzada a suscribir una tregua con Alemania el 22 de junio de 1940 que llevó a que este país directamente invadiera  París y dos terceras partes de Francia.

Pierre Laval

Para junio de 1940, Laval ejerció presión sobre sus colegas de la Asamblea Nacional para que la administración del presidente Paul Reynaud admitiera el triunfo total de Alemania en la Batalla de Francia y solicitara una tregua. Así se exponía Laval como un franco simpatizante de la colaboración espontánea con el III Reich y así sacar provecho del pesimismo del Consejo de Ministros y del Estado Mayor del Ejército, a cuya cabeza se encontraba el General Maxime Weygand. (Ver también Maxime Weygand)

Régimen de Vichy

El renacer político de Laval sucedió tras el fracaso de Francia en Junio de 1940. El entrante Gobierno del Mariscal Pétain requería de un político sobresaliente de la época de entreguerras para conseguir que la Asamblea Nacional y el Senado autorizase la derogación de la Constitución de 1875 y encomendaron al Mariscal la redacción de una nueva.

Entre el 9 y el 11 de junio Pétain recibió poderes totales en asuntos legislativos y ejecutivos.​ De esta manera, Laval, defendió plenamente al viejo mariscal Philippe Pétain en su resolución de tomar el cargo de presidente del gobierno el 14 de junio de 1940, revocar a la Asamblea Nacional y finalizar la Tercera República Francesa, quedándose en Francia tras el triunfo alemán y consecuente ocupación de París.

​Laval consiguió la posición y se incorporó en el gabinete el 27 de junio, como vicepresidente del Gobierno.​ Como comisionado del Mariscal, Laval alcanzó su meta sin encontrar oposición alguna. Además se vio favorecido por la atmósfera de pérdida y las ansias de sustitución de la mayor parte de los diputados y senadores.

De este manera Laval llegó a ser personaje principal en el gobierno títere de Vichy, en continuo enfrentamiento con otros colaboracionistas pro alemanes. Aun así gozaba de la protección de los nazis al ser el dirigente francés más provechoso en servir a los intereses alemanes.

A pesar de su poca estimación inclusive dentro del liderazgo del Régimen de Vichy, Laval fue designado Presidente del Consejo de Ministros en julio de 1940. Fue reconocido por exponer siempre una fuerte esperanza en el triunfo final de la Alemania nazi, siendo apreciado por Hitler como el colaboracionista más eficiente de toda Francia.

Pierre Laval

Las confabulaciones de otros colaboracionistas lograron separar a Laval del mando en diciembre de 1940, al constituirse un gabinete encabezado por el Almirante François Darlan. Prontamente fue obvio para los nazis la no existencia de otro dirigente político similar a Laval y con idéntica eficiencia en los gestión administrativa. Al mismo tiempo, Darlan exhibía una clara animadversión hacia Gran Bretaña y la URSS pero eludía una plena colaboración  con los nazis en el nivel que deseaba Hitler.

Solo fue a través de la coacción alemana que Laval pudo lograr la jefatura de gobierno de Vichy de abril de 1942 a septiembre de 1944, no obstante las recelos de Pétain. Laval no decepcionó la fe de los nazis y cooperar fielmente en todas las imposiciones requeridas por el Tercer Reich. (Ver articulo Tercer Reich)

Esas demandas iban desde el acoso a los judíos que residían en Francia hasta la expatriación de miles de obreros franceses a Alemania para labores forzadas. Así como la implantación de variadas leyes para poner a la industria francesa en función de las requerimientos militares alemanes en menoscabo de la economía nacional.

Pierre Laval

Laval, de igual manera ayudó y protegió a la Milicia francesa como mecanismo de oprimir a la oposición y como método de obtener la buena conformidad de los nazis en condición de «combatiente contra el judeo-bolchevismo». Para 1943 Laval proclamó en la radio francesa un famoso discurso de la historia del país que comenzaba con los términos «Yo anhelo el triunfo  de Alemania, porque sin eso no ocurre el comunismo tomaría el control de toda Europa».

Tal manifestación fue utilizada al terminar la guerra para registrar su profundo grado de colaboracionismo con los nazis, aún en oposición a los intereses franceses. Estas fue una de las más importante evidencias usadas en el juicio que se le realizó.

Luego de la Batalla de Normandía en junio de 1944, Laval trató de sustentar al gobierno de Vichy esperanzado aún en la victoria final alemana o por lo menos en una paz acordada. Pero el raudo repliegue del ejército alemán se lo imposibilita. Laval y los restantes dirigentes de la Francia de Vichy fueron trasladados el 20 de agosto de 1944 por soldados de la SS a la ciudad de Belfort, en la frontera Suiza. Ante la veloz avanzada aliada, los colaboracionistas franceses fueron inmediatamente llevados por la Gestapo a Alemania.

Pierre Laval

Laval y sus colegas acaban alejándose en el Castillo de Sigmaringen con el restante de los colaboracionistas franceses. Fue una especie de caricatura del gobierno francés denominada «Comisión Gubernamental para la Defensa de los Intereses Franceses en Alemania», activa desde septiembre de 1944. En mayo de 1945 el ejército estadounidenses ocupa Sigmaringen y proponen que los franceses apresados allí serían cedidos a la Francia Libre.

Laval solicita, en esa ocasión, al para esos momentos, Ministro de Exteriores de España, José Félix de Lequerica, quien había sido embajador ante el gobierno en Vichy, su mediación ante Franco para conseguir el asilo político. Laval, que arribó a Barcelona el 2 de mayo de 1945 en avión,​ estuvo internado en el castillo de Montjuich en conjunto a otros ministros de Vichy como Abel Bonnard y Maurice Gabolde.​

La coacción del Gobierno francés logró que Franco admitiera el retorno a Francia de Laval, contrariamente a otros colaboracionistas franceses desterrados en España.​ Habría de ser regresado a Francia el 30 de julio de 1945 para ser enjuiciado. Fue arrestado desde el día 1 de agosto, fue requerido para testimoniar como testigo el día 3.​

Pierre Laval

Juicio y Ejecución de Pierre Laval

El juicio de Laval comenzó en París el 4 de octubre de 1945​ y durante su desarrollo fueron comunes los estallidos de furor popular, tanto de socialistas, gaullistas y prácticamente todas las bandos de la Resistencia francesa. Tanta fue la saña que los mismos jueces llevaron el proceso bajo intensa coacción popular para penalizar. Laval sostuvo su exculpación y antes del inicio del proceso lucia persuadido de que podría reanudar su trayectoria política tras ser eximido, si es que la causa se llevaba imparcialmente.

Sin embargo, esta optimismo se diseminó en Laval cuando el propio tribunal acusatorio, constituido según la legislación penal francesa, explota en rabia y lo agredía gritándole y responsabilizándose a través de las sesiones. Inclusive pedían el fusilamiento para el reo, tanto así, que en la sesión del 6 de octubre, un miembro del jurado le reprendió que «Francia ya lo había condenado».

Laval se contuvo de defenderse por medio de un abogado y asistía a las audiencias del tribunal con la expectativa de retrasar el juicio y conseguir la constitución de otro juzgado más adelante. Pensaba lograrlo mediante la acusación a los jueces de estar parcializados. Esta maniobra no le llegó a funcionar y el 9 de octubre, no encontrándose presente, Laval fue sentenciado a muerte por deslealtad. Fue ajusticiado por fusilamiento en el patio de la prisión de Fresnes el 15 de octubre de 1945.​

Dejar Comentario