≡ Menu




Descubre todo lo relacionado con Otto Skorzeny

Uno de los personajes que más renombre tuvo durante el periodo del nazismo fue Otto Skorzeny, siendo considerado como el soldado favorito de Hitler, con el que rompió muchos protocolos y llegó a entregarle las condecoraciones el mismo. Se decía que era la bestia personal de Hitler, un hombre con gran estatura, porte, absoluta determinación y una mirada que podía hacernos sentir terror en un segundo.

Otto skorzeny

Otto Skorzeny

Otto Skorzeny fue un importante militar durante la segunda guerra mundial, a pesar de no ser alemán peleó para este bando y llegó a considerarse como un héroe dentro de la Alemania Nazi por los logros que obtuvo en el desempeño de sus funciones llegando a cumplir con celeridad todo lo que se le era asignado. Fue uno de los militares con más condecoraciones, obteniendo la cifra de 24 medallas, la mayoría entregadas por Hitler en persona, cosa que era poco común.

Ocupó importantes cargos en el ejército y pasó a la historia como “el hombre más peligroso de Europa” por la liberación de Mussolini y otras conspiraciones en las que tuvo participación. Pero es que el solo verlo generaba impresión, su metro noventa y algo sumado con sus casi cien kilogramos hacían que fuera un hombre totalmente imponente, pero además tenía una cicatriz que le atravesaba casi toda su cara lo que hacía que inspirara miedo con tan solo mirarlo.

Pero no se trataba solo de su porte o su aspecto, era algo mucho más allá, había algo en su rostro, en su miraba que reflejaba mucha maldad, lo que ocasiona muchísimo terror. Hitler siempre lo tuvo muy de cerca, muchos decían que este era su militar favorito. Cuando lo conoció le asignó una tarea arriesgada, y como la cumplió a la perfección todos los planes complicados estaban bajo su poder, depositando en él la más grande confianza.

Biografía

Otto Rolf Skorzeny nace en la ciudad austriaca de Viena en el año 1908, en una familia humilde pero con todo lo necesario, esta era ciudad natal de su madre, Flora Sieber y su padre Antón Skorzeny quien era húngaro. Tenía dos hermanos mayores  a los que siempre tomo como un ejemplo. Otto sufrió muchísimo cuando se implementó el Tratado de Versalles por lo que los intereses nacionalistas de su familia se hicieron cada vez más fuertes y notorios, haciendo que incluso el apoya este movimiento.

Comenzó a estudiar en la universidad de Viena cuando tenía 18 años, eligió la carrera de ingeniería como su padre y hermanos, mientras estaba estudiando comenzó a participar en grupos de Mensur lo que era un tipo de deporte como el esgrima, peleas duras con arma blanca que tenía como objetivo calcular la resistencia de los combatientes, participio en 13 combates de estos y en uno de ellos fue fuertemente herido, lo que le atravesó toda la parte izquierda de su rostro, herida que lucía con mucho orgullo sintiéndola muestra de valentía.

Se casó con la alemana Ilse Finck Von Finckenstein con quien tuvo una hija llamada Waltraut Skorzeny. Comenzó a ser un participante del partido nacionalsocialista y estuvo plenamente de acuerdo con la unión de Austria y Alemania, así como el gobierno de los nazis. Decidió ejercer la carrera de ingeniero en la que destacó y obtuvo un buen cargo que mantuvo por poco más de un año hasta que se desató la segunda guerra mundial.

Otto skorzeny

Carrera militar

Una vez estaba establecido en un empleo de ingeniero cuando estalló la Segunda Guerra Mundial se dirigió de manera inmediata a las oficinas del Tercer Reich y manifestó su experiencia para manejar aviones proponiéndole como piloto de la Luftwaffe pero por su estatura y la edad que tenía no fue aceptado ya que se exigía que tuvieran menos de 30 años y ya él contaba con 31 años de edad. (Ver articulo: Wehrmacht)

Sin embargo, su porte no se pasó por alto ya que era el prototipo de lo que los nazis querían entre sus filas, parecía creado en un laboratorio para servirle a los nazis, por lo que no lo dejan partir y lo reclutan asignándole al ejército de reserva en que comenzó a ascender rápidamente y llamó muchísimo la atención de Hitler durante las batallas de Francia y Holanda, donde el mismo Hitler es quien decide entregarle en persona la cruz de hierro.

Cayó enfermo luego de la invasión a Rusia y pasó un tiempo fuera pero cuando regresa es ascendido a Capitán del ejército de reserva, pero fue destinado a entrenar tropas que se encargaran de sabotaje, espionaje, secuestros y otro tipo de tareas especiales. Se ganó el respeto de los integrantes de las tropas que entrenaba y de Hitler, quien comenzó a asignar trabajos cada vez más complicados y confidenciales.

El más grande e imponente de los militares nazis, dentro del ejército se decía que era el preferido de Hitler ya que ascendió rápidamente y pronto tenía a cargo operaciones importantísimas en la creación de guerrillas e incluso el rescate de aliados de Hitler.

Otto skorzeny

Rescate a Mussolini

En el año 1943 Hitler convoca a una reunión a varios militares y uno de ellos es Skorzeny quien fue recomendado por los altos cargos de la SS, la reunión tenía como objetivo establecer un grupo para realizar un importante rescate, allí realiza varias preguntas en la que resulta elegido Otto Skorzeny, una de las preguntas realizadas allí era que opinaba de Italia y a lo que él responde de inmediato que es austriaco y la derrota causada por parte de los italianos durante la primera guerra mundial siempre le generara un poco de rencor.

Esta respuesta sumada a la determinación y disposición al cumplimiento de los deseos de Hitler hicieron ver que este era el indicado para llevar a cabo el rescate, además el líder nazi conocía de desenvolvimiento dentro de los servicios de inteligencia en los que estaba asignado lo que le prometía una victoria. El objetivo era rescata nada más y nada menos que al asesino dictador italiano, Benito Mussolini, socio de Hitler a quien él consideraba uno de sus pocos amigos.

De inmediato Otto comenzó con la búsqueda pero fue sorprendido por fuerzas británicas quienes lo hirieron pero no fue nada grave, sin embargo, esto sirvió para que los raptores de Mussolini se pusiera sobre aviso y se arman en caso de cualquier problema. Muy pronto el equipo de Skorzeny logró dar con el paradero de su objetivo, ubicado en una alta cordillera ubicada en Italia. (Ver articulo: Kurt student).

Los custodios de Mussolini a cargo de Pietro Badoglio quien era el raptor tenían órdenes de matar a todo el que se intentara un rescate, sin embargo en el momento en que Otto y su equipo logra arribar a la cordillera estos custodios se rindieron de inmediato ya que no se sintieron capaces de batallar contra estos nazis.

Otto Skorzeny

Lo que permitió que Mussolini se montara en un avión y se retiraran del lugar sin disparar ni una sola vez y sin enfrentamientos al llegar a Alemania Hitler lo estaba esperando y le entregó el mismo la cruz de caballero y un valioso ascenso dentro del ejército.

Operaciones especiales

Luego de indiscutible triunfo en la operación de liberación de Mussolini, Hitler se sintió en confianza para asignarle operaciones especiales con mayor grado de complejidad, por esto, meses después del atentado, específicamente en mayo del año 1944 partió a Yugoslavia en busca del jefe de los de la resistencia opositora, a quien tenía órdenes de capturar y llevarlo ante el jefe nazi vivo o muerto por lo que Otto nuevamente utiliza la habilidad de los paracaidistas de la SS para adentrarse en el lugar donde Broz Tito se resguardaba. (Ver artículo: Josip Broz Tito).

Cuando los nazis lograron entrar a este lugar parecía como si los partisanos lo estuvieran esperando, eran muchísimos y estaban armados, en posición de combate pero lograron vencerlos, pero en este combate el jefe partisano huyó con vida del lugar. Hitler asimilo esta aparente derrota como el inicio de la hostigaron contra este grupo de rebeldes.

Las reuniones en la guarida del lobo entre Otto y Hitler eran cada vez más frecuentes por lo que en septiembre es citado nuevamente para encargarle una operación importante en Hungría, ya que los rumores de que el regente de este país iba a rendirse ante Rusia eran muy fuertes y esto se debía evitar a toda costa. Por lo que Otto y su equipo vuelan a Hungría para intentar detener este movimiento y toman el lugar donde vivía Miklós Horthy.

Otto Skorzeny

Sin embargo, no era él sino su hijo quien se hallaba realizando las negociaciones ante Rusia, pero Otto Skorzeny no estaba dispuesto a afrontar otra derrota por lo que inmediatamente se dirige al lugar donde se estaba realizando esta negociación y tomó prisionero a todos los implicados, lo que obliga al padre, regente total de Hungría a desistir por completo de estas negociaciones, así fueron liberados los prisioneros.

Pero algo muy común en los nazis era que jamás se confiaban por lo que se quedaron patrullando el lugar del Estado Mayor de Hungría y cuando supo que estos se hubieran relajado y sintieran que cesó la amenaza irrumpieron en las oficinas notando que aún pensaban la idea de rendirse, por lo que Miklós Horthy es “cordialmente invitado” a Alemania para hablar un poco con Hitler, y luego de esta reunión, horthy renuncia a su cargo inmediatamente finalizando así por completo la posible rendición húngara. (Ver también: Pierre Laval)

Plan Valquiria

Cuando se produjo el fatídico atentado contra Hitler el día 20 de julio del año 1944 ejecutado por militares nazis pertenecientes al ejército quienes planeaban tomar control del todo el ejército, Otto estaba en Berlín. Se sorprendió muchísimo cuando se enteró de esto y sintió temor ya que él pudo haber estado en esta reunión, pero por motivos del deber con sus tropas de inteligencia se perdió esta reunión y esto probablemente fue lo que le salvó la vida.

Pero agradeció que el führer hubiera sobrevivido y de inmediato se puso en marcha hacia la Wehrmacht para evitar que se presentara algún ataque, ocupó el mando del ejército y ordenó algunos movimientos con el fin de poner fin a la rebelión que se estaba produciendo incluso dentro de las filas del ejército. 36 horas consecutivas estuvo trabajando en esto elaborando planes de ataque y fortaleciendo la defensa hasta que fue relevado por otro personal de confianza de Hitler.

Otto Skorzeny

Fue uno de los principales en sospechar de la culpabilidad de Fromm, ya que llegó al lugar donde este se encontraba solo media hora después de que hubiera ejecutado a los implicados en el atentado, fue él quien le indico a Himmler las prisas con las que esta actuación fue llevada a cabo y el nerviosismo que noto en Fromm cuando llegó al lugar. Otto Skorzeny era uno de los nazis más fieles y poseía una gran intuición y desde que conoció a Friedrich Fromm le pareció una persona misteriosa.

Operación Greif

Uno de los frentes más importantes y más defendidos durante la segunda guerra mundial fue el frente oriental es por esto que para defenderlo Hitler le solicita a Otto que realice la planificación de una ofensiva para frenar el ataque al frente occidental por parte de los estadounidenses. Este fue el plan más arriesgado al que se habían enfrentado, pero Hitler confiaba plenamente en que Otto se haría grande frente al tamaño de la exigencia.

Él tuvo la responsabilidad de armar al grupo que participará en el ataque, esto se trataba de que debían disfrazarse de militares norteamericanos y colarse entre las filas en movimiento de este ejército y el británico para generar confusión y hacerlos temer sobre un alzamiento lo que comenzaría a debilitarlos, además intentaba hacerse con municiones y unidades de logística propias de ejército norteamericano.

Con aproximadamente un centenar de soldados contó Otto, reclutando únicamente a los que hablaran inglés con soltura y los llevó a un lugar donde les enseñó a comportarse como norteamericanos para que pudieran mezclarse entre el ejército, luego de unas semanas estuvo preparado y emprendió el viaje, más de tres mil soldados alemanes iban tras ellos y al adentrarse los infiltrados en territorio enemigos comenzó el fuego dando lugar a una batalla.

En medio de este ataque sorpresa  los alemanes comenzaron a hacerse con armamento y unidades norteamericanas, desviando muchas de su destino y utilizando muchas contra ellos mismos, pero los estadounidense habían sufrido muchas bajas los que los hace abandonar el sitio del combate para reorganizar sus fuerzas y allí se dan cuenta de la peculiaridad de este ataque además de los problemas internos que tenían por lo que de inmediato asumen que son militares alemanes los que se encuentran entre sus filas.

Comienza la búsqueda y logran dar con más de una docena de estos, los cuales fueron acusados de espionaje y ejecutados de inmediato, a muchos se le preguntó cuál era su fin y quien los había llevado hasta allá y algunos declararon en contra de Otto, los soldados norteamericanos quedan sorprendidos por la valentía y el atrevimiento de esta operación, por lo que los aliados comienzan a referirse a él como “cara cortada, el hombre más peligroso de Europa”.

Fin de la guerra

Ya Alemania estaba por perder la guerra, sin embargo, los nazis aún continuaban realizando los últimos esfuerzos por lograr salvar algo de dignidad. Fue al frente oriental para pelear contra Rusia, pero contaba con muy pocos soldados y sabía que participar en una batalla así sería una muerte asegurada por lo que comienza a reclutar a soldados retirados, enfermos, adolescentes y todo aquel simpatizante que le resultara útil en ese momento, llegó a tener un ejército de veinte mil hombres.

Otto Skorzeny

Sin embargo, aun con todos estos soldados no logró una victoria ya que la mayoría no tenían experiencia, simplemente evitó un baño de sangre. Todo se estaba volviendo en contra de los nazis, en marzo de 1945 recibió con urgencia por parte de Hitler la necesidad de crear un ejército de buzos con explosivos para explotar el puente alemán que había sido tomado por los aliados, pero esto fue un total fracaso ya que la mayoría de los soldados buzos murieron a causa del frío de las aguas de este río. (Ver artículo: Amon Goth)

Los que no fallecieron de esta manera fueron capturados por los norteamericanos. Otto siempre tuvo presente a su familia por lo que cuando existe la posibilidad de que su ciudad natal donde aún residía su familia fuera tomada por fuerzas enemigas este viaja de inmediato, pero solo al llegar recibe la urgencia de un nuevo encargo desde Berlín al que tiene que atender con rapidez y el por ser un hombre tan comprometido con su trabajo se presenta de inmediato.

En Berlín recibe lo que sería la última orden la cual es proteger el reducto alpino, el muro submarino ante Austrias y Alemania, pero al llegar a este lugar se dio cuenta de que esto no existía por lo que supo que no tendría otra opción que entregarse. El día 08 de mayo de 1945 finalmente se entrega a las fuerzas norteamericanas.

Después de la guerra

Luego de haberse entregado, Otto Skorzeny pasó algunos años en prisiones ubicadas en Alemania donde todos los participantes de la guerra capturados se encontraban. En los juicios de Nuremberg se le acusó de varios cargos, pero en todos fue declarado inocente hasta que se le acusó de espionaje durante la duración de la Operación Greif por usar uniforme enemigo, esto era algo que él no podía negar, pero lo salvaron los testigos que mencionaron que los aliados también cometieron este crimen y no se podía juzgar de un solo lado.

Otto Skorzeny

Pero el ser declarado inocente no le otorgó la libertad, sino que fue trasladado a campos donde los aliados pretendían depurar todas las costumbres y pensamientos nazis, estando allí recluido se presentaron muchos cargos en su contra, pero resultó inocente en todos ya que sus acusadores carecían de pruebas o se contradecían cuando tenían que acusar a Otto cara a cara.

Aun estando recluido era totalmente un nazi y aunque planeaban arrancarle este pensamiento jamás lo lograron. Mantuvo siempre contacto con antiguos miembros de la asociación criminal nazi del SS y estos fueron quienes lo ayudaron a escapar de este lugar. El día 27 de julio de 1948 ya se encontraba rumbo a España donde fue bien recibido por Franco quien hizo que lo respetaran muchos por ser “el soldado preferido de Hitler”.

Pronto consiguió un empleo de ingeniero, pero luego fue acusado de participar en la fuga de algunos prisioneros nazis, pero nuevamente ninguna prueba avala la acusación. Creó un grupo con intereses comunistas y su interés era crear un ejército en caso de que se produjera una tercera guerra mundial.

El Mossad

El Mossad era un grupo de inteligencia de Israel, los jefes de este grupo desde que conocieron a Otto quisieron hacerse con los servicios de esta espectacular maquinaria de guerra que sabían que les traería importantes beneficios, por lo que comenzaron a pensar cómo hacer para convencerlo de participar en sus filas sin que sienta que está traicionando su nazismo.

Otto Skorzeny

Los israelí se hallaba muy preocupados por la inminente amenaza que representaba Egipto y sabían que Otto tenía información importante por ser consejeros de ellos, por lo que le ofrecen una gran cantidad de dinero a cambio de que forme parte de sus filas, pero él no lo acepta, simplemente dice que participara en esta organización si borran su nombre de los posibles blancos del Mossad.

Participo en este grupo de judíos, pero jamás dejó de ser un nazi, sin embargo, su aporte fue muy grande, dio información importante sobre los egipcios y llegó a asesinar a más de un alemán que se encontraban en los laboratorios creando bombas para atacar Israel.

Muerte y funeral

A Pesar de su excelente colaboración con el Mossad jamás logró ser borrado de la lista y siempre significó una amenaza para la fracción judía.

Luego de una larga y ajetreada vida en la que tuvo mil caras este militar, siendo nazi, luego se entregó a los Estadounidenses, fue colaborador de los judíos, quiso ser granjero en Irlanda pero no logró obtener la visa sin embargo, finalmente decide asentarse en España lugar donde consigue la tranquilidad más absoluta allí vive largo tiempo hasta que finalmente fallece en el año 1975 de un cáncer de pulmón jamás tratado que se le fue agravando con los años.

Cuando los colegas nazis se enteran de su fallecimiento se dirigen al lugar y le dan un funeral digno de un héroe nazi, realizan cantos propios de esta fracción y lo envuelven en banderas de la Alemania Nazi, recordando sus hazañas y su valentía, sin imaginarse siquiera que este hombre también había sido un soldado del Mossad israelí.

Dejar Comentario