≡ Menu




¿Sabes quién fue Lavrenti Beria? Descubre su historia Aquí

Lavrenti Beria fue un dirigente político en los tiempos de la Unión Soviética bajo el régimen de Stalin. Ocupó diversos cargos en la policía de seguridad y el servicio secreto. Estuvo siempre asociado con arrestos, purgas y ejecuciones masivas siempre en la lucha por el poder, el cual ostentó hasta la muerte de su protector Stalin.

Lavrenti Beria

Biografía de Lavrenti Beria

El nacimiento de Lavrenti Pávlovich Beria ocurrió un 29 de marzo de 1899 en Mercheli, un poblado del Okrug de Sujumi, ubicado en la zona georgiana de Abjasia, para la época una de las regiones con mayor atraso del Imperio ruso.​ Murió en Moscú, RSS de Rusia, Unión Soviética, un 23 de diciembre de 1953.

Familia y Estudios

Provenía de una familia de campesinos humildes que eran parte de la agrupación étnico georgiano mingreliano y de la Iglesia ortodoxa georgiana, una congregación separada la Iglesia ortodoxa. Los mingrelian conformaban un grupo minoritario vinculado con las lenguas kartveli nas que habitaban tanto las llanuras frondosas al sur de Abjasia como zonas de esta y se consagraban primordialmente la agricultura.

Fue su madre, Marta Ivanovna (1868-1955), quien era ampliamente religiosa, de ir a diario a misa. Ella se había casado previamente antes de enlazarse con el progenitor deBería, Pavel Jujaevich Beria (1872-1922), un campesino abjasio.​ De esta unión procrearon tres hijos: Lavrenti, un hermano mayor que falleció a los dos años de edad y una hija de nombre Anna, que nació con sordera en 1905.

Lavrenti Beria

Lavrenti Beria fue a la escuela de Sujumi en 1907, con ocho años, la cual finalizó en 1915, época en la que falleció su padre.​ Su familia debió poner a la venta la mitad de sus tierras para así pagar los costas de hospedaje e inscripción.​ Para octubre de 1915, se desplazó a Bakú a instruirse en una escuela técnica de ingeniería mecánica. Declaraba Beria,​ sin estar confirmado aun, que ya, para esa época, había ingresado en sociedades marxistas de la ciudad.

Primeras Actividades

Al parecer se afilió a los bolcheviques en marzo de 1917, posiblemente a un grupo compuesto de mencheviques y bolcheviques, lo que era usual en la época. Fue en el tiempo que cursaba su escolaridad superior en el Instituto Politécnico de Bakú (hoy en día Academia Estatal de Petróleo de Azerbaiyán), donde sobresalió particularmente en matemáticas y ciencias puras. (Ver articulo Bolchevique)

Para julio trabajaba en el Servicio Hidrológico del Ejército y en diciembre se lo remitió por corto tiempo al frente rumano.​ Excusado de la milicia por enfermedad, volvió a sus estudios en Bakú. Terminó completándolos en mayo de 1919 y recibió el diploma de arquitecto constructor.​

Sufrió persecución por sus afiliación política hasta la Revolución de Octubre de 1917, de acuerdo a los registros del Partido Comunista de Bakú.​ No obstante, se dice que tales registros fueron adulterados, y que ciertamente Lavrenti Beria se inscribió en 1919. Igualmente se dice que se asoció al Ejército Rojo, para luego desertar, no existiendo pruebas definitivas de ello.​

Se da por seguro que era parte del partido en marzo de 1919.​ Esto, de acuerdo a los pronunciamientos de una comisión que en los años de 1920 investigó su afiliación al partido, sobre su posible incorporación en 1917.

El mismo Lavrenti Beria declaró haber laborado durante dos meses para los servicios secretos del régimen azerbaiyano del Musavat, que dirigían los británicos, circunstancia que sus adversarios políticos utilizaron contra él más tarde.​ De octubre de 1918 a enero de 1919, laboró en las oficinas de una fábrica.​ De acuerdo a él, para la fecha abanderaba una unidad encubierta bolchevique.​

Lavrenti Beria

Para marzo de 1920, un mes previo a que los bolcheviques tomaran el poder en Bakú, empezó a bregar en las aduanas.​ Es enviado en misión confidencial en mayo a Tiflis, lugar en el cual el Gobierno menchevique lo detiene en junio y lo apresa en la cárcel de Kutaisi.​ No fue parte de la huelga de hambre de sus camaradas bolcheviques del mes de julio, ya que se encontraba afectado de salud.

En los Servicios de Seguridad

Fue puesto libre por mediación de Serguéi Kírov, embajador soviético en el Cáucaso en 1920.​ Retornó a Bakú y prosiguió estudios en el Instituto Politécnico.​ Se le designa Jefe del Servicio Administrativo del Comité Central del Partido Comunista de Azerbaiyán (PCA) y Secretario de una sección de la checa (Policía Política Secreta GPU) de Bakú.​

Esta doble designación en el partido y en el aparato de policía señaló el inicio de su carrera.​ Para febrero de 1921 Lavrenti Beria dejó sus estudios al ascender a vicepresidente de la sección política de la checa de Azerbaiyán, que encabezaba Mir Jafar Baghirov, con quien desarrolló una cercana relación. En 1920 ejerce funciones como agente secreto en la Embajada Soviética en Praga, donde tiene la oportunidad de aprender los idiomas checo, alemán  y francés.​

Lavrenti-Beria

Después de la invasión soviética de Georgia en febrero de 1921, se le remitió a Tiflis a preparar la nueva checa de Georgia.​ A través de su estadía en la ciudad conoce a su esposa Nina Gegechkori, de familia pobre, con la que contrae nupcias en abril.​ A pesar de haber planificado marcharse a Bélgica a proseguir sus estudios sobre petróleo, al final se hizo volver a Azerbaiyán, como vicepresidente de la checa, bajo el mando de Baghirov.

Respaldo de Stalin

Para fines de año, pasó a comandar la sección de operativos secretos​. A fines de abril de 1922 y a solicitud de la comisión de supervisión del PCA, el Comité Central de Control sugirió que se le destituye de la checa por «actuaciones no comunistas» y se le distanciarse de Azerbaiyán, pero se mantuvo en su posición gracias a Stalin, igualmente que a Baghirov.​

Lavrenti Beria fue transferido a Georgia en octubre de 1922, nuevamente en condición de vicepresidente y responsable de los operativos especiales.​ Se consagró a liquidar a las bandas en armas, conjunción de campesinos insubordinados, adversarios políticos y bandidos, que circulaban por la región que era muy enemiga de los comunistas.

Lavrenti Beria

A inicios de 1923, desmontó al comité central de la Federación Revolucionaria Armenia y se le confiscaron las armas que ocultaba el partido, por lo que obtuvo encendidos encomios.​ El 24 de agosto de 1924, reventó una revuelta en Georgia que concordó con rebeliones en Guria que, a pesar del amplio apoyo al campesinado en la zona, fue derrotada en tres días.

A pesar de que la checa sabia de los planes de la sublevación y no la había evitado, su desarticulación significó una notoria victoria para Beria.​ Se ha conjeturado que el número de víctimas de la represión varía notablemente: de manera oficial hubo 44 muertos, aunque la GPU señaló en un informe en septiembre que se habían apresado a 1465 personas y se habían sometido a pelotón de fusilamiento a unas 300. Según un historiador desterrado, fueron 12.578 los fallecidos.​

Revueltas en el Cáucaso

Un par de meses previo al alzamiento encabezado por los mencheviques, en junio, vino al mundo el hijo de Beria, Sergó, al que llamó así en respeto a Sergó Ordzhonikidze. El mes que explotó la revuelta se lo designó jefe de la sección secreta de operativos de la GPU en Transcaucasia.​

Lavrenti Beria

Ordenó en 1924 la represión de una rebelión nacionalista en Tiflis, donde se señala que cinco mil personas fueron ajusticiadas. Lavrenti Beria fue un íntimo aliado de Iósif Stalin en su ascensión al poder en la Unión Soviética. Por sus diligencias en la opresión del motín, devino en jefe de la «división política-secreta» de la GPU Transcaucásica y fue distinguido con la Orden de la Bandera Roja.​

Para 1926, ante el ascenso de la resistencia nacionalista en la zona, tuvo que subordinarse a un representante del Comisión Central de Control que Moscú había enviado.​ En diciembre de 1927, no obstante, se le promovió a presidente de la GPU georgiana y a vicepresidente de la de Transcaucasia, lo que le facultó desde ese instante controlar los operativos policiales en Armenia, Georgia y Transcaucasia.​

Recibió la presidencia de la GPU transcaucásica en noviembre de 1929.​ En marzo de ese mismo año, había abatido una rebelión religiosa en Ayaria, provocada por las autoridades de la región. Estas, previamente, habían clausurado una madrasa e impuesto la abolición del chador el día de la mujer trabajadora, disposiciones a las que Beria se opuso vanamente.​ Ordzhonikidze, a fin de año, ayudó a que saliera incólume de la averiguación en el Cáucaso, donde si se relevaron de varios jefes, entre ellos Baghirov.​

Lavrenti Beria

A partir de allí se consagró a la investigación de la crisis de la producción petrolera de Bakú, provocada por la carencia de personal técnico, el inapropiado mantenimiento de los equipos, los cuales eran antiguos y de la época del imperio, y las atribuladas condiciones de existencia de los obreros, pero que Lavrenti Beria achacó a los sabotajes. Tras poco tiempo después fue parte en la práctica obligada de la colectivización en el Cáucaso, que desató la hambruna y una guerra civil encubierta, de la que Beria acusó parcialmente a los trotskistas.​

Alcanzó a culpar al político y revolucionario León Trotski de haber congregado a varios miles de soldados turcos, haberse aliado a los nacionalistas de Armenia, y organizar la ocupación de la Transcaucasia.​ Ciertamente, los grupos armados a las que tuvo que confrontar estaban compuestos por campesinos perjudicados por la colectivización y gente encolerizada que agredía a los agentes del partido y del Estado.​ (Ver articulo Leon Trotski)

Vuelta a la Política

Las peleas de las pandillas del partido en Georgia y Transcaucasia, a causa de altercados personales y no a divergencias ideológicas, le facilitaron prosperar en el partido.​ A fines de octubre de 1931 fue nombrado secretario del Partido en Georgia y vicesecretario de Transcaucasia, primordialmente como mediador entre las facciones.​

Esta designación se considera su paso del sistema policial a la política.​ El 9 de octubre, tras movilizarse a Moscú en julio, pudo deshacerse de su adversario en la secretaría del partido en Transcaucasia y alcanzar su posición.​

Lavrenti Beria

Lavrenti Beria intervino en el XVII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética que se realizó a inicios de 1934, en el que se restringió, como muchos otros comisionados, a alabar a Stalin.​ El congreso lo escogió como integrante del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética,​ y en ese tiempo se mudó a Georgia, pero siguió teniendo control directo sobre la república hasta julio de 1953.​

Para diciembre de 1934, participó en la fiesta de cumpleaños de Stalin y, para el próximo año ya era uno de los más absolutos cooperadores de Stalin.​ En 1935 hizo cercar la mísera casa donde nació el líder soviético de una estructura cuál palacio neoclásico.​ Para ese mismo año, manada a redactar una crónica sobre el bolchevismo en el Cáucaso que exaltaba la figura de Stalin.​ (Ver articulo Vladimir Lenin)

En la disertación «Historia de las Organizaciones Bolcheviques en Transcaucasia» (más tarde editado), volvió a escribir de manera completa el levantamiento bolchevique en Georgia para exhibir a Stalin como el solitario protagonista del mismo. En 1934, al ser Serguéi Kírov asesinado e iniciarse la Gran Purga, Lavrenti Beria la llevó a ejecutar en Transcaucasia, utilizando la ocasión para liquidar cuentas con viejos camaradas y adversarios en Georgia.​ En junio de 1937 expresó en un discurso:

«Que nuestros enemigos sepan que cualquiera que levante la mano contra la voluntad del pueblo, y contra la voluntad del Partido de Lenin y Stalin, será aplastado y destruido sin misericordia.»

Lavrenti Beria y la NKVD

Lavrenti Beria tuvo la ocasión de sustituir a Nikolái Yezhov como director del Comisariado Popular en Cuestiones Internas (Naródny Komissariat Vnútrennij Del o NKVD), agencia reconocida como la policía de seguridad de la nación, para la fecha de noviembre de 1938.

Yezhov le había concedido una tétrica reputación a esa entidad, por la cifra millonaria de personas hostigadas a través de la Gran Purga. Beria fue elegido para terminar con la depuración, no tanto por acabar con las barbaridades, sino para encaminar un desarrollo que se encontraba descontrolado. Yezhov fue ajusticiado poco tiempo después, luego de lo cual Beria empezó una purga en el NKVD, sustituyendo a los integrantes del mismo, por gente procedente del Cáucaso.

No obstante el dictamen público reaccionó a Beria con la Gran Purga, a través de su conducción 100.000 personas fueron soltadas de los campos de concentración. Formalmente fueron reconocidas ciertas «injusticias» y «abusos», siendo toda la responsabilidad lanzada sobre Yezhov. Evidentemente, si bien las depuraciones en el Partido y el Ejército menguaron, al aproximarse la fecha de la cercana irrupción de la Gran Guerra Patria, las mismas prosiguieron en las localidades de Polonia y los Países bálticos con un incremento abrupto.​

Lavrenti Beria

Los Efectos de la Guerra

Para marzo de 1939, Lavrenti Beria fue electo aspirante al Politburó, si bien no fue formalizado hasta 1946, disfrutó de todo el poder de los integrantes oficiales. En 1941 fue nombrado Comisario General de la Seguridad Estatal, la jerarquía más elevada dentro de la policía soviética. En junio la Alemania nazi ocupó la Unión Soviética, y Beria se transformó en afiliado del Comité de Defensa Estatal.

A través de la Segunda Guerra Mundial, utilizó a millones de presos de la NKVD como mano de obra para la industria bélica. Más tarde obtuvo la dirección de la producción de los armamentos y, en unión a Georgi Malenkov, de la producción de aeronaves  y turbinas. En esta época se le imputan a él (posiblemente el compromiso sea compartido con Stalin mismo) las prácticas de opresión de todos aquellos quienes dieran señales de fatalismo o defección.

Fue muy exitoso en la formación de una organización dedicada a confrontar a espías y adversarios de la URSS en territorio invadido por la Alemania Nazi y a sabotear todo aquello que fuera de utilidad a los ejércitos ocupantes.

Lavrenti Beria

El aparato de inteligencia soviética, que Beria comandaba, organizó presuntas redes de espionaje que infiltraron los aparatos estatales de los naciones del Eje, como la denominada Orquesta Roja en Alemania y Europa Occidental, la organización de Richard Sorge en Japón y la red de Alexander Rado, radicada en Suiza. Esas organizaciones desempeñan algún rol en la victoria del Ejército Rojo. (Ver también El Eje en La Segunda Guerra Mundial)

En 1944, al tanto que los germanos se hallaban en retirada, Lavrenti Beria se ocupó de investigar a las minorías étnicas con alguna sospecha de haber cooperado con los ocupantes. Esto ocasionó destierros masivos de los pobladores de Chechenia, Ingushetia, Crimea y los germanos del Volga hacia Asia Central.

Aunque muchos retornaron después de la muerte de Stalin, para esa fecha, la mayor parte de esas personas hacía rato habían fallecido en los campos de concentración soviéticos. Y en relación a los alemanes del Volga, el futuro régimen del dirigente político Nikita Jrushchov comentaba que las imputaciones carecían totalmente de fundamentos.

Lavrenti Beria

Mariscal Político

En diciembre, Lavrenti Beria fue designado inspector del Proyecto soviético de la bomba nuclear. Su mayor logro fue conseguir privilegiada información del proyecto nuclear de los Estados Unidos, alcanzando que la Unión Soviética pudiese disponer de su propia bomba en 1949.

Para julio de 1945, los grados de la policía soviética se transformaron de acuerdo al patrón del ejército, con lo que, Beria devino en Mariscal de la Unión Soviética. Esta resolución se argumentó aseverando que la colaboración a la guerra en asuntos de producción por parte de Beria, había sido imprescindible.

A los mariscales que jamás desempeñaron una carrera militar profesional se les denominaba Mariscales Político. Únicamente han existido cuatro en los anales de la Unión Soviética: Leonid Brézhnev, Nikolái Bulganin, Beria y Stalin.

Lavrenti Beria

Después de la Guerra

Con Stalin aproximándose a los 70 años de edad, sus subalternos usaron los años de paz para recomenzar la pelea para sucederle. A pesar de ello, al terminar la guerra parecía que Andréi Zhdánov, dirigente del partido en Leningrado a través de la guerra, se transformaría en el sustituto de Stalin. En precaución a esto, Lavrenti Beria, quien era adversario de Zhdánov, había constituido una alianza con el político Gueorgui Malenkov contra Zhdánov en 1946.

Lavrenti Beria renunció a la dirección del NKVD en enero de ese año, cuando esta agencia devino en el MVD (Ministerio del Interior). Quien sustituyó a Beria, Serguéi Kruglov, no era parte del círculo de Beria. Al transcurrir el verano de 1946, Vsévolod Merkulov, persona en quien confiaba de Beria, fue relevado por Víktor Abakúmov en la conducción del MGB (Ministerio de la Seguridad del Estado), predecesor de la KGB (Comité para la Seguridad del Estado).

Kruglov y Abakúmov comenzaron entonces a reemplazar a casi todo los empleados de sus instituciones que estuviesen relacionados con Beria. Así, en breve tiempo el Ministro del MVD Stepán Mamalov personificaba el último baluarte de la entonces amplia red de inteligencia de Beria.

Lavrenti Beria

Intrigas por Doquier

En los próximos meses, Abakúmov desarrollo varios operativos de relevancia sin consultar a Lavrenti Beria, laborando en conjunto con Zhdánov, y en ocasiones bajo instrucciones directas de Stalin. Ciertos estudiosos deducen que estas anticipadas acciones contra los partidarios de Beria exponen un plan en su contra que, llegado el momento, le agredió igualmente.

Uno de estos hechos fue el operativo en contra del Comité Judío Antifascista en 1946, en la que destacados judíos fueron apresados y donde el famoso director de teatro Solomon Mikhoels falleció en un curioso accidente de tránsito. Este fue una señal de la debilitación del poder de Beria, ya que él había formado ese Comité en 1942, agregado al hecho de que muchos judíos detenidos eran parte de su circulo de allegados.

Para agosto de 1948 cuando falleció Zhdánov, Beria y Malenkov principiaron una depuración de sus seguidores, a la que se llamó  el Asunto de Leningrado, en el que muchos dirigentes del partido en Leningrado fueron inculpados de formar una célula anti-soviética.

Lavrenti Beria

De las dos mil personas que fueron ajusticiadas se hallaban Alekséi Kuznetsov, Nikolái Voznesenski, Piotr Popkov y el primer secretario de la República de Rusia, Mijaíl Rodiónov, todos ellos cooperantes de Zhdánov. A pesar de ello, de inmediato se comenzó a estimar a Nikita Jrushchov como una opción posible a la coalición de Beria y Malenkov.

A través de los años de la postguerra, Lavrenti Beria vigiló de manera total la implantación de las policías secretas en las naciones de Europa del Este, igualmente de escoger a dedo a sus dirigentes, donde gran cantidad de ellos eran judíos.

Empero en 1948, Abakúmov empezó un hostigamiento contra esos jefes, que finalizó con la detención en noviembre de 1951 de Rudolf Slánský y otras figuras destacadas, que fueron inculpadas de Sionismo y Cosmopolitismo, usando a Checoslovaquia  como plataforma para remitir armas a la naciente Israel. Así, 14 dirigentes de Checoslovaquia, 11 de ellos judíos, fueron enjuiciados, condenados, y ejecutados en Praga. Hostigamientos idénticos se ejecutaron luego en Polonia y otras naciones de Europa Oriental.

Lavrenti Beria

En su oportunidad, Abakúmov fue sustituido, pero este acrecentó la campaña anti-semita. El 13 de enero de 1953, se mostró una crónica en el diario Pravda que inculpaba a varios médicos de tratar de intoxicar a varios dirigentes soviéticos, en lo que se conocería como el “Complot de los Médicos”. Como resultado de ello 37 doctores, 17 de ellos judíos fueron apresados, al tanto que la paranoia antisemita se esparció por toda el nación.

El día posterior a la muerte de Stalin, Beria finalizó la investigación del “Complot de Médicos”, además de reconocer que las imputaciones habían sido falsas, así como la pena a los funcionarios del MGB implicados que incluía la remoción de Kruglov, antiguo directivo del MGB, del Comité Central.

Tras la Muerte de Stalin

En los exequias de Stalin, Lavrenti Beria fue uno de los tres disertadores: habló después de Malenkov y previo a Viacheslav Mólotov, lo que le aludía como el segundo personero mas fuerte de la URSS.

Lavrenti Beria

Beria fue nombrado auxiliar o suplente del Primer Secretario y vuelto a asignar a la dirección del MVD, que se transformó en la KGB. Para aquella época, su aliado Malenkov devino en Primer Secretario y por lo tanto el hombre de mas poder de la era post-Stalin.

Beria le proseguía, y a causa de la falta de liderazgo exhibido por Malenkov, se encontraba en posición de mandar a través de este último. Jrushchov se transformó en Secretario del Partido, que no era un posición de tanta relevancia como la ocupada por Beria y Malenkov.

Lavrenti Beria lideraba para la fecha una corriente de liberalización, que comprendía la excarcelación de presos políticos de los campos de labores. Para abril de ese mismo año 1953 suprimió la tortura en las cárceles. Al unisono instruyó una política más tolerante hacia las minorías raciales de la Unión Soviética. Igualmente convenció al Presidium (antiguo Politburó) y al Consejo de Ministros a fomentar enmiendas económicas más progresistas en Alemania Oriental.

Lavrenti Beria

En referencia al estado soviético, Beria procuraba disminuir lo más posible la incumbencia del Partido en la gestión directa de la economía, favoreciendo para ésta a personal técnico y no político.

La aspiración deBería de descargar al gobierno ha sido advertido por algunos estudiosos con reticencia, ya que Beria mismo fue causante en parte de la opresión cuando Stalin estaba vivo. Uno de los primordiales inconvenientes que Beria consiguió fue su deseo de reducir el exagerado dominio de la policía secreta en la política de su nación, ya que esta agencia era la que le aportaba todo su poder.

Muerte de Beria

Nikita Jrushchov, ansioso desde el principio de vencer a Lavrenti Beria, no podía accionar contra éste debido a la unión entre Beria y Malenkov era muy fuerte. No obstante, en junio de 1953 explotaron revueltas contra el gobierno comunista en Berlín Oriental, de las cuales Jrushchov se valió para debilitar la confianza de los dirigentes soviéticos en Beria. Se aseguraba para ello que éste aspiraba la unión de Alemania, así como que planificaba obtener apoyo de los Estados Unidos.

Tras varias semanas de haber sido contenidas brutalmente las rebeliones en Berlín del Este, Molotov, Nikolái Bulganin y el mismo Malenkov se convencieron de que las políticas progresistas de Beria llevaban al país a perder su estabilidad, y Malenkov resolvió traicionarlo.

Los testimoniales del declive de Beria son diversos. Varios aseguran que Jrushchov reunió al Presidium el 26 de junio, donde inculpó a Bería de ser un agente británico. Totalmente en sorpresa, Beria cuestionó: «¿Qué le ocurre, Nikita Sergéyevich?». En ese instante, Mólotov y otros igualmente culparon a Beria, y Jrushchov sugirió su renuncia de inmediato. Malenkov solicitó en ese momento al Mariscal Gueorgui Zhúkov, que ingresó con una agrupación de oficiales armados.

Algunos estudiosos asienten que Lavrenti Beria fue trasladado inicialmente a una cárcel en Lefortovo y después al Cuartel General del General Kiril Moskalenko, Comandante de la Defensa Aérea de Moscú y camarada de armas de Jrushchov. Al principio, se conservó secretamente su detención, con la finalidad de poder apresar a todos sus partidarios y, al mismo tiempo, privar a las fuerzas de la NKVD en Moscú de su armamento.

Lavrenti Beria

El periódico Pravda notificó el arresto de Beria el 10 de julio, otorgándole el crédito a Malenkov e inculpando a Beria de «prácticas ilícitas en contra del Partido y el Estado». En diciembre se notificó que Beria y seis de sus colaboradores habían recibido pagos por años de oficinas de inteligencia foráneas para confabular en el derrocamiento del gobierno comunista de la Unión Soviética e implantar el capitalismo.

Lavrenti Beria fue enjuiciado en un «tribunal exclusivo» sin amparo alguno ni derecho a apelar. Fue condenado a muerte y, según las subsiguientes afirmaciones de Moskalenko, Beria imploró de rodillas por misericordia. No obstante, él y los otros seis inculpados fueron ajusticiados de inmediato.

Otra interpretación es la del hijo de Beria, Sergó, de acuerdo a la cual la vivienda de Lavrenti fue asaltada el 26 de junio por componentes militares y fue liquidado en el lugar, y que algunos oficiales le garantizaron que su padre nunca asistió al denominado «juicio».​

Lavrenti Beria

Adicionalmente, un integrante del tribunal que hipotéticamente sentenció a Lavrenti Beria, Nikolái Shvernik, afirmó que jamás vio a Beria con vida. Nicolai Baibakov, afiliado del Comité Central, declaró que Beria ya había fallecido cuando ocurrió el Pleno de julio de 1953, pero sus integrantes lo desconocían aún, y que el mismísimo Jrushchov anunció en par de ocasiones que había sido asesinado el 26 de junio de 1953, pero que posteriormente modificó su versión.

Destino Familiar

Nina, la esposa de Beria, y su hijo fueron remitidos a un campo de labores, pero consiguieron sobrevivir hasta ser liberados. Ella falleció expatriada en 1991 en Ucrania, al tanto que Sergio murió en octubre de 2000, protegiendo la reputación de su progenitor hasta el fin. Luego de Beria, la MGB fue disgregada de la MVD y fue rebajada al nivel a la reconocida KGB. Adicionalmente, a ningún director de policía soviético se le admitió reunir tanto poder nuevamente.

Para mayo de 2000, la Corte Suprema de la Federación Rusa rechazó alterar la decisión de 1953 con respecto a Lavrenti Beria, que había sido pedida por sus familiares vivientes. En la legislación rusa, los familiares de quienes fueron acusados fraudulentamente de crímenes políticos pueden requerir reparaciones. No obstante, la Corte resolvió que «siendo Beria uno de los promotores de la opresión contra su mismo pueblo, no debe ser estimado como víctima».

Sus considerados acciones de sadismo son la temática de un capítulo completo del libro «Una Saga Moscovita» del autor ruso Vasili Aksiónov,  parte III (Carcel y paz), capítulo 3 (Un Héroe en la Soledad).

Dejar Comentario