≡ Menu




Descubre todo sobre La Línea Sigfrido

La Línea Sigfrido, fue un sistema de defensa hecha por los Alemanes en la Segunda Guerra Mundial, se calculaba con una área de 630 Km a lo lago y su estructura estaba rodeada de murallas en el oeste de Alemania. Su construcción se extendió en la frontera con los Países Bajos, y también a lo largo de la frontera occidental hasta la frontera con Suiza.

La Línea Sigfrido

 

La Línea Sigfrido o Siegfried Line

Línea Sigfrido, un tipo de estructuras de defensa pasivas basadas en la experiencia de la Primera Guerra Mundial, con las nuevas doctrinas militares de la Segunda Guerra Mundial, la guerra aérea, demostró ser completamente inútiles.

La historia de dichas fortificaciones en la frontera occidental de Alemania se remonta  a los años 1915-1916 en los días de la Primera Guerra Mundial, el ejercito alemán, por temor a una protesta de Holanda, construyó una franja de pequeñas instalaciones de bomberos de hormigón de 15 km de largo en el área de la fortaleza de Amberes, y luego otros 29 km en el área de la fortaleza de Metz.

La Línea Sigfrido-1

Organización Todt

La línea de Siegfried es el sistema de fortificaciones establecidas por la Alemania nazi para defender la frontera con Francia, que estaba cerca de una cincuentena de kilómetros, La construcción se inició en 1936 y se completó en 1939 por el Ing. Todt y su organización.

El sistema fortificado se desarrolló en tres líneas paralelas, una de las cuales consistía en defensas accesorias (minas, reticulares, bocas de lobo, obstáculos antitanque), otra con trabajos livianos y la tercera con trabajos de concreto reforzado más poderosos, con artillería. Cúpulas de acero y calibre mediano y grande, parcialmente recorridas por ferrocarriles subterráneos.

Construcción de la Línea Sigfrido

La  Línea Sigfrido, también fue llamada por los Alemanes como el Muro del Oeste, en sus inicios fue llevada a cabo organismos privados, poco tiempo después estos organismos no pudieron suministrar la cantidad de hombres necesarios para la construcción de la Línea, fue así como se recurrió a la Organización Todt que logro poner a trabajar a casi medio millón de personas al mismo tiempo.

Fases de la construcción

Un grupo llamado Grenzwacht formado por militares fue el tenía el compromiso de llevar a cabo la  construcción, el programa consistió en la edificación de una serie de pequeños búnkeres con tres aberturas para tener la puntería al momento de disparar en el frente del edificio.

Los búnkeres los construyeron con paredes gruesas que tenían un espesor  de cincuenta centímetros y no eran anti-gases, diseñados para proteger a los que se refugiaran en ellos de impactos de cualquier tipo, fueron construidos cerca de la frontera, muchos opinaban que para la época ya se consideraban obsoletos, no tenían camas para los soldados, por lo que éstos tenían que dormir en hamacas.(ver articulo:Charles Sweeney)

 

Programa de Limes

En esta etapa, de la construcción de los búnkeres, para desviar la atención de la población, se dijo que se estaban haciendo excavaciones de los límites romanos.

Los búnkeres en este programa eran tipo diez y estaban hechos con una mejor estructura, tanto muros y techos tenían un metro y medio de grosor, eso según los expertos de la época era insuficiente contra las armas más potentes de el momento.

También tenían un cuarto central que estaba acondicionado con la intensión de servir de refugio, con una capacidad para diez hombres, también tenía un cuarto de combate elevado como medio metro más  que el resto del búnker,  tenía aberturas en el frente y a los costados especialmente para ametralladoras, poseía calefacción y toda la estructura tenía la protección suficiente contra ataques con gases venenosos.

Con el espacio sumamente limitado de más o menos un metro cuadrado por persona, mas sin embargo, había literas para todos los soldados.

Programa de Aquisgrán-Sarre

Los búnkeres tipo 107  de esta etapa eran muy parecidos a los de la anterior, con algunas diferencias entre ellas que los muros esta vez eran de 3,5 m de espesor, otra de las diferencia era que ya las aberturas en el frente no existían, con suma protección por fuertes puertas de metálicas.

Zona de defensa aérea del Oeste

Principalmente consistía en torres antiaéreas de cemento, su objetivo era hacer que los aviones enemigos  volaran a mayor altura, estas maniobras era una estrategia efectiva, las torres también  estaban protegidas por una gran cantidad de búnkeres, todo esto permitía la eficiencia y el éxito de sus ataques.

Emplazamiento de Geldern

La construcción de los búnkeres de la Línea Sigfrido se hizo a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, estaban hechas cemento y estaban localizados cerca de granjas para no ser distinguidas por el enemigo con facilidad, extendida desde el distrito de Viersen hasta Cléveris.

La lucha en la Línea Sigfrido

Fue en el año 1944 los norteamericanos llegaron a la Línea Sigfrido, librando así combates a lo largo y ancho de todo el territorio, especialmente en Hürtgenwald, la Batalla de Hürtgenwald se diferencio por el desconcierto que reinó en el bando aliado, la muerte de los aliados fue de aproximadamente 30.000 soldados y los alemanes otros 12.000 soldados.

Poco a poco los búnkeres fueron siendo tomados, pero los soldados alemanes no se rendían, en la Línea Sigfrido hubieron varias batallas, entre algunas de ellas están: La batalla del bosque de Hürtgen y La Operación Reina.

La batalla del bosque de Hürtgen

El bosque Hürtgen es un bosque pequeño en el área de Alemania llamado Nordrhein-Westfalen. Esta área se encuentra inmediatamente después de la frontera con Bélgica en el oeste y los Países Bajos en el noroeste.

Los aliados llamaron al bosque de Hürtgen el conjunto de bosques encerrados en el triángulo con el río Mosa y el río Boer, La línea Sigfrido (el complejo de fortificación que defendía la frontera occidental de Alemania) pasó a través de esta área.

Tanto la duración como las pérdidas, y todos  los esfuerzos realizados por los estadounidenses, ciertamente no lo convierten en un arma secundaria, de hecho, una de las  operaciones llamada Market Garden así como la ofensiva nazi en las Ardenas, despegaron la visibilidad de este choque, que vio a los estadounidenses constantemente a la ofensiva.

El resultado de la batalla fue una victoria defensiva alemana, en realidad los costos eran altos. Alrededor de 120,000 soldados estadounidenses lucharon en el área, sufriendo 24,000 entre muertos, heridos y desaparecidos, así  como también hubo muertes por enfermedades por frío. Los enfrentamientos en el bosque de Hürtgen comenzaron en septiembre de 1944.

Opiniones sobre Batalla de Hurtgen

Muchos entre ellos escritores de la época opinaban que  esta batalla había sido  una matanza inútil, desde un punto de vista puramente técnico, las pérdidas graves parecen comprensibles, en otras palabras, perfectamente compatible con una batalla de ese tipo, que es una guerra de soldados de infantería contra fortificaciones, sin apoyo aéreo y con muy pocos carros.(ver articulo:Linea Gótica)

En este enfrentamiento, los estadounidenses se vieron obligados a renunciar a las bases de su estrategia, es decir, la superioridad cuantitativa de los medios y los hombres frente a la calidad del enemigo.

La calidad del enemigo, en este caso, no estaba en los soldados, sino en las fortificaciones y en el suelo, y en la ayuda del mal tiempo, lo que impidió un apoyo aéreo decente.

Pero objetivamente, podría haberse hecho de manera diferente, el ataque en las Ardenas demostró que los nazis habían concebido la línea Sigfrido como punto de partida. El bosque de Hürtgen estaba más cerca que las Ardenas del objetivo final de esta ofensiva, que era el puerto de Amberes.

Los esfuerzos estadounidenses en el bosque hicieron imposible utilizar esta área como un trampolín, y evidentemente habían eliminado recursos del ataque nazi.

La Operación Reina

Fue una ofensiva aliada, que involucró el uso combinado de fuerzas terrestres y aéreas contra las fuerzas alemanas en la Línea Sigfrido, liderada principalmente por el esfuerzo conjunto del 1er y 9º Ejército de los Estados Unidos.

El objetivo principal era avanzar hacia el río Roer y establecer varias cabezas de puente sobre la vía fluvial, para un avance posterior en Alemania hasta el río Rin. Parte de esta operación incluía nuevos combates en el bosque de Hürtgen.

La ofensiva comenzó el 16 de noviembre con uno de los bombardeos aéreos tácticos más pesados realizados por los aliados occidentales en esta guerra. Aunque las fuerzas alemanas eran mucho más pequeñas en número, el avance aliado era muy lento. Después de varias semanas de lucha, los aliados llegaron al Roer, pero no pudieron cruzarlo y los enfrentamientos en el bosque se empantanaron.

La lucha extenuante durante la Operación Reina causó grandes pérdidas a los aliados y dio a los alemanes la oportunidad de lanzar su contraofensiva el 16 de diciembre, lo que llevó a la ofensiva de las Ardenas.

Contraofensiva de invierno

Los alemanes se habían preparado para lanzar un contra ataque masivo hacia el oeste desde el final de la batalla de Normandía, el plan, llamado Operación Vigilancia en el Rin, preveía un ataque a través de las Ardenas y la desviación hacia el norte, en dirección a Amberes, para dividir a los ejércitos estadounidense y británico.(ver articulo:El Eje en la Segunda Guerra)

El contraataque comenzó el 16 de diciembre en lo que se conoció como la ofensiva de las Ardenas donde, en su defensa, se prepararon las tropas del 1er Ejército de los Estados Unidos.

Después de un primer éxito, ayudado por el mal tiempo que proporcionó a los alemanes la cobertura de las fuerzas aéreas aliadas, las vanguardias llegaron al río Mosa. Finalmente, los alemanes fueron repelidos a sus posiciones originales antes del 15 de enero de 1945.

Justificación de la Línea Sigfrido

Al comienzo de la guerra, los aliados perduraron en sus líneas defensivas al mismo tiempo que estaban atentos a lo que sucediera en la línea defensiva enemiga, dando tiempo con esta aptitud que los alemanes ganaran espacios en Polonia y Checoslovaquia

Al culminar la guerra, los aliados duraron mucho tiempo desmantelando la línea de Sigfrido, sin darse cuenta con esto daban tiempo  que los Alemanes se prepararan para una nueva ofensiva, posteriormente llamada la Batalla de las Árdenas. Se puede afirmar entonces que, en ese sentido, el Muro del Oeste fue un éxito.

Dejar Comentario