≡ Menu




¿Sabes quién fue Klaus Barbie?. Descubrelo aquí.

Klaus Barbie alemán, miembro del partido nacional socialista en 1935, se le apodo el “carnicero de Lyon”, por sus despiadados métodos de tortura, acusado de 341 cargos de crímenes, entre estos el asesinato de 44 niños judíos en el campo de concentración de Auschwitz. Vivió en Bolivia, trabajo para la CIA, fue juzgado en 1987 y sentenciado a cadena perpetua. Murió por problemas de salud el 25 de noviembre de 1991.

Klaus Barbie

Klaus Barbie vida familiar

Klaus Barbie fue hijo (según ilegitimo) mayor del matrimonio formado por el maestro Nikolaus Barbie y Anna Hees, maestra y ama de casa, nació el 25 de octubre de 1913 en el pueblo de Godesberg, en la zona del Rhin. Fue buen estudiante, profesó la religión católica, incluso se consideró que estudiaría para ser sacerdote.

Sin embargo, en 1935, ya Adolf Hitler en el poder, resolvió inscribirse en el partido nacional socialista (NSDAP) en Trier, la ciudad donde vivía. Curso estudios en la escuela de oficiales de Bernau, Adolf Eichmann fue uno de sus profesores. Se destacó entre sus compañeros y convocado a registrarse en el SD (Sicherdienst, Servicio de Seguridad) del Reich, un brazo de las Schutz Staffel, las infaustas SS, el ejército de élite formado por Heinrich Himmler.

Se casó con Regina Wilhelms, y tuvo dos hijos una hembra de nombre Ute y el varón Klaus Jorg. Según Tom Power, uno de los biógrafos de Barbie, fue en 1971 cuando el joven Klaus y su hermana Ute conocieron la verdadera identidad de su padre.

Klaus Barbie-1

En 1982 su hijo, Klaus-Jorg, murió en un accidente de Alas Delta en Cochabamba (Bolivia) y el mismo año Regina, su esposa, falleció de cáncer.  En tanto Ute, la hermana de Klaus para 1987 vivía en Tirol austriaco.

El carnicero de Lyon

El SD (Servicio de Seguridad del Reich) Klaus Barbie estaba dedicado a asuntos políticos ascendiendo rápidamente. Un año más tarde lo asignaron a las oficinas centrales del organismo y a fines de 1936, recibió el grado de Referent (analista), y cambiado a la SD de Düsseldorf. (Ver artículo: Alois Brunner)

Luego en 1939 lo ascienden a subteniente y en 1940 obtuvo el grado de teniente segundo, trabajando en el departamento de la SD dedicado al control de los grupos liberales, pacifistas y de ultraderecha.

Formaba parte delReichsicher Heitshauptamt (RSHA), del cual se dividían seis secciones. Una de ellas, la sección IV, era la Geheime Staat Polizei; es decir, Gestapo, de la cual formó parte Barbie, aunque en él aseguraba que no trabajaba para la sección IV, sino para la sección VI, la policía criminal.

Luego de la invasión a Holanda fue trasladado a Amsterdam y ascendido a el grado de teniente primero. En su currículo quedó las impresiones de su comandante, quien opinó sobre su labor y la calificó de “excelenteagregando que “su conducta como miembro de las SS es irreprochable tanto dentro como fuera del trabajo”.

En 1942 es transferido a la Gestapo de Lyon en Francia, ocupada por los nazis, con la complicidad del gobierno de Vichy.  En protesta a esto, había un fuerte movimiento antinazi, el Concejo Nacional de la Resistencia, un ente que coordinaba todos los grupos subversivos y al mando de cual el general Charles de Gaulle había dejado a Jean Moulin.

A movimiento se le conoció como la Armeé Secrete (AS), trabajaba en las sombras y causó muchos inconvenientes a la Gestapo. Fue una guerrilla urbana, la AS llegó a instalar explosivos en diversos objetivos alemanes, inutilizar trenes y puentes y arremeter contra los soldados, causando varias bajas. En 1944, varios meses después de la muerte de Moulin (su líder), bombardearon el cuartel de la Gestapo.

Klaus Barbie-2

La Gestapo combatió a la AS, a través del grupo especial para combatirlo, el Einsatzkommando (EK),a cargo de Barbie con 120 agentes de las secciones IV y VI, a su cargo. Pese a que Barbie nunca fue jefe de la oficina de la Gestapo en Lyon, las acusaciones que lo sindicaban como jefe de la Gestapo devienen de su posición de jefe máximo del EK.

En enero de 1945, mudan la unidad de K Barbie, pero antes de irse ordenó que la prisión de Montluc fuera “limpiada. Para esto la Gestapo ejecutó 109 prisioneros y más de 20 miembros de la resistencia local sufrieron la misma suerte. El objetivo eliminar testigos.

Jean Moulin (seudónimo Jacques Martel) líder de la resistencia.

El 21 de junio de 1943, mientras se celebraba una reunión clandestina de la resistencia, la Gestapo irrumpió en la casa del médico Frederic Dugoujon en el pueblo de Calouire-et Cuire, cerca de Lyon, arrestado a los presentes, en esta participaba Moulin y otros altos mando de la resistencia.

Klaus Barbie-3

Moulin fue interrogado directamente por Barbie, y de acuerdo a un testigo (Gotlieb Fuchs), asesinado por el mismo. Aunque siempre alegó que Moulin murió luego que fuese llevado a París.

Luego del arresto de Moulin, fue ascendido a capitán en 1944 y felicitado por el todopoderoso Heinrich Himmler, saludándole por sus logros en criminología y su esfuerzo por combatir la resistencia.

Además de la muerte de este líder de la resistencia, se le atribuyen una serie de torturas de diversas clases a distintas personas, que le llevaron en 1987, a cadena perpetua. Destacando: el destierro de 44 niños judíos huérfanos, entre 3 y 18 años, que se vivían en el orfanato de Izieu, cerca de Lyon.

Klaus Barbie-4

El 6 de abril de 1944, agentes de la Gestapo dirigidos por Barbie allanaron el orfanato mientras los niños tomaban desayuno. Los trasladaron de inmediato a Auschwitz, donde todos fueron ejecutados. Según el cazanazis Serge Klarsfeld, Barbie fue el único oficial nazi que ordenó a las SS que tomaran detenidos a niños.

Klaus Barbie y los Estados Unidos

Después de la confusión que envolvió el término de la guerra, Barbie se movió bajo perfil.  Casado y con dos hijos pequeños, alcanzó a escapar de Essen poco antes de la llegada de las tropas aliadas, ocultándose en la misma Alemania. (Ver articulo: Revolución Cubana)

En 1983, en un informe de Allan A. Ryan Jr., de la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos, describió cómo al finalizar la guerra agente de los Cuerpos de Contra Inteligencia (CIC) del Ejército norteamericano, estacionados en la Alemania ocupada, captaron a Barbie como agente, lo encubrieron de los franceses y subsiguientemente prepararon el operativo llamado “línea de las ratas” para sacarlo de Europa junto a su familia, con pasaportes falsos, enviándolo a Bolivia.

Francia lo solicita como testigo para el juicio de René Hardy

Francia solicita a la CIC que le facilitaran Barbie como testigo en un juicio contra René Hardy, ex miembro de la resistencia de Lyon, juzgado por traición ante un tribunal militar.  Los norteamericanos permitieron durante 1949 y principios de 1950, que los detectives de la Sureté le tomaran declaración en Alemania,

Los jueces franceses pidieron a Estados Unidos que dictaminara la “rendición de Barbie” y que lo entregaran, pero ante la negativa pidieron su arresto por crímenes de guerra. El escándalo se hace público a mediado de mayo de 1950, cuándo la prensa francesa hace público los crímenes de Klaus Barbie, durante la guerra y sus métodos de tortura, uno de los cuales consistía en quemar a sus víctimas con acetileno.

Paris siguió presionando cada vez más y los norteamericanos se continuaron negando, finalmente el juicio se realizó sin él. El juicio contra Hardy empezó en abril de 1950 y allí, al ser leídas las declaraciones prestadas por el ex capitán en Alemania, quedó en evidencia que se hallaba bajo la protección de los Cuerpos de Contra Inteligencia (CIC) del Ejército de Estados Unidos.

Klaus Barbie-5

Luego de esto vino un pedido de extradición, que la policía alemana no cumplió porque alegó desconocer el paradero de Barbie, dándole cómo desaparecido desde el 28 de abril de 1950.  A pesar de que la prensa parisina aseguraba que Barbie vivía en el 38 de Schillerstrasse, en Augsburg, los norteamericanos lo negaron.

Para el historiador John Lotfus, se debía a que Barbie tenía entre sus colaboradores a dos importantes políticos franceses, uno de los cuales habría sido André Francois-Poncet, quien fue cautivo de la Gestapo durante los años 1940 y 1943, y que en 1949 tuvo el cargo de Alto Comisionado Francés en Alemania. Por lo que Loftus, consideró  que por ello es que cada vez que los franceses querían capturar o interrogar a Barbie, éste lo sabía de antemano.

La línea de las ratas

En diciembre de 1950, personal del destacamento 66 del CIC contactaron a sus pares del destacamento 430, localizado en Austria, quienes operaban una ruta de escape del bloque soviético distinguida como “La línea de las ratas”.

Klaus Barbie-6

Esta ayudaba a escapar desertores desde la Alemania bajo el dominio ruso, a los cuales transportaban a Salzburg, en Austria, y desde allí a Italia, donde el sacerdote croata Krunoslav Draganovic (quien cobraba por refugiado) los ayudaba a huir a otros continentes, proporcionándoles expedientes falsos, especialmente permisos de tránsito, pasaportes de la Cruz Roja y visados de países latinoamericanos. (Ver artículos: Guerra Civil Argentina)

Simultáneamente, el Departamento de Estado de Estados Unidos formulaba un documento al consulado del país que recibía a los desertores, informando que estos eran “de interés para la inteligencia norteamericana”.

A fin de sacar a Barbie de Alemania, el CIC le proporcionó una nueva identidad a él y su familia, quien pasó a llamarse Klaus Altmann, un simple mecánico nacido en 1915 en la ficticia ciudad de Kronstad y quien declaraba tener un patrimonio de 850 dólares.

Entre 1952 y 1954 se efectuaron juicios en Francia donde Barbie ex situ fue sentenciado a muerte, acusado de haber participado en 4 mil homicidios, la deportación de 7.500 personas a campos de concentración y de haber participado u ordenado la tortura de otras 14.000 más. No pagó por ninguno de estas acusaciones, cuando fue detenido, porque para entonces habían pasado 20 años y los delitos ya habían prescrito en Francia y ese país derogó la pena de muerte en 1981.

Su vida en Bolivia

El 21 de febrero de 1951 se formuló la orden de permiso de viaje número 0121454, para que los Altmann salieran de Alemania, y simultáneamente el consulado de Italia en Munich otorgó una visa permitiendo el ingreso de éstos a Italia. El 9 de marzo llegaron a Salzburg y tres días más tarde el cura Draganovic, los recibió, quien obtuvo pasaportes de la Cruz Roja Internacional para los Altmann y escoltó en persona a Barbie al consulado de Bolivia en Génova, para tramitar un visado.

Según Barbie, al llegar a Bolivia empezó a trabajar en un aserradero en las selvas bolivianas, ubicado más adentro de los Yungas… tres años y medio y no escuché nada de la política. Tras varios años a cargo del aserradero, Barbie logro reunir una pequeña fortuna que le permitió comprando el aserradero, luego decidió mudarse a La Paz, donde siguió con el negocio de la madera.

Klaus Barbie-7

Su participación en la red de la América Nazi

Barbie ya había comenzado en los 50 a retomar sus vinculaciones con ex oficiales nazis diseminados en diversos países del continente. Quizá con el que tuvo más contacto fue con Friedrich Schwend, un ex mayor de las SS exiliado en Lima y quien planificó por la SS la llamada “Operación Bernhard”, para desestabilizar la economía británica inundándola con libras esterlinas falsificadas. (Ver articulo: Guerra Civil Rusa)

F Schwend era, el representante en Lima de Merex, una compañía de armamentos desarrollada en Suiza por otro ex SS, Gerhard Mertins, a quien el mismísimo Reinhard Gehlen había confiado la creación de la empresa con el fin de abastecer de armamento a distintos regímenes.

Esto conllevó que Schwend, mantuviera sus vínculos con ex oficiales nazis que ahora eran representantes de Merex en diferentes países: Walther Rauff (Chile), Otto Skorzeny (España) y Hans Ulrich Rudel (Argentina). Los principales ejecutivos de Merx en el continente suramericano eran Schwend y Barbie y “con la ayuda de sus amigos Rudel y Skorzeny, arreglaron ventas de armas a regímenes de extrema derecha de Paraguay, Chile y España”.

Klaus Barbie-8

Mientras en Bolivia, hacia 1964 Barbie emprendió como experto en temas marítimos y consecutivamente logró que se creara la empresa Transmarítima-Boliviana (TMB), con capitales estatales y privados, su objetivo era mover cargas desde y hacia Bolivia utilizando puertos de otros países y también ofreciendo buques para el transporte de diversas mercancías (armas) bajo bandera boliviana.

Barbie ocupó el cargo de gerente de TMB, otros de los directivos fue el general Alfredo Ovando Candia, director de la policía secreta.  Bolivia, para ese año había una junta militar controlada por el general René Barriento (formado en Estados Unidos y de claras tendencias ultraderechistas). En 1968, una carta de Schwend a las oficinas principales de Merex daba cuenta del interés de TMB, a cargo de “Klaus Altmann”, de comprar buques usados.

Posible vínculo con la muerte del Che Guevara

La CIA niega haber tenido cualquier relación con Barbie, sin embargo, investigadores fueron concluyente al aseverar que la “información acopiada por una red de agentes nazis en diferentes países de América Latina era entregada por Barbie a la CIA por medio de Ernesto León, empleado del Ministerio del Interior de Bolivia, el mismo que tramitaba el pago de sus servicios con dinero posiblemente proporcionado por los norteamericanos”.

Klaus Barbie-9

Se especuló también que Barbie estuvo detrás de la muerte de Guevara. Su amigo el general (r) Mario Oxá no fue categórico, pero lo dejó entrever: “Hubo una reunión con el mayor Shelton, el instructor del comando que vino de Estados Unidos. Indudablemente (Barbie) dio algunas opiniones de cómo se podía combatir a la guerrilla”.

Progresos de la búsqueda por los cazanasis Sergel y Klarsfeld.

Por actividades hacia 1970 de la TMB Barbie y otros miembros de la junta directiva fueron fotografiaron, permitiendo ser identificado por el matrimonio de cazanazis formado por Serge y Beate Klarsfeld, afanosamente se dirigieron a Bolivia, convencidos que el hombre de la fotografía era Barbie “El carnicero de Lyon”, pero no lo pudieron ubicar, puesto que Barbie, avisado a través de la prensa de que lo estaban buscando, decidió guarecerse en El Callao, en Perú.

Luego en enero de 1972 de nuevo por medio de una fotografía es ubicado, pero en Lima. Mientras los policías y periodistas asediaban la residencia de Schwend, persiguiendo a la hija de este, un fotógrafo de la Revista peruana Caretas logró fotografiar a un visitante alemán que se encontraba en la casa, identificado como Klaus Altmann, o más bien, Klaus Barbie. Perseguido una vez más, Barbie decidió regresar a Bolivia, según un cable desclasificado enviado al director del FBI.

Klaus Barbie-9

Ante ello, los Klarsfeld solicitaron a Francia que pidiera la extradición del nazi, a lo cual el gobierno accedió de inmediato. En paralelo, en febrero de 1972, Beate Klarsfeld viajó a Bolivia junto a una de sus víctimas y varios equipos periodísticos.

Pese a que el gobierno del general de derecha Hugo Banzer, quién asumió en 1971, luego de un golpe estado, ordenó su arresto, por una estafa de 10 mil dólares cometida por TMB y hacía primar el derecho boliviano a juzgarlo por sobre el de otro país, y lo apresó por algunos meses en la cárcel de San Pedro, a sabiendas que la extradición no iba a prosperar.

El 13 de mayo de 1974 la Corte Suprema boliviana rechazó finalmente su extradición argumentando que no existía un tratado en tal sentido entre Francia y Bolivia (lo que era cierto) y Barbie finalmente quedó liberado.

Klaus Barbie-10

Fue “comandante” del WUNS (Unión Mundial de Nacional Socialistas) boliviano y actuó activamente como interrogador de los servicios secretos, empleando contra izquierdistas bolivianos las mismas torturas que había utilizado en la Segunda Guerra.

Un par de años antes, Bolivia había comenzado a convertirse en el epicentro del narcotráfico internacional. Grandes extensiones de cultivos fueron reemplazadas por plantaciones de coca, siendo el principal traficante el ex hacendado Roberto Suárez, quien en alguna ocasión se ofreció a pagar la deuda externa de su país. Tal como se denunció a principios de los años 80, Bolivia se estaba convirtiendo en un narco-estado.

En ese contexto, se sucedieron varios atentados terroristas y asonadas golpistas, hasta que finalmente el general Luis García Meza ganó la mano, quedándose con el poder tras un golpe ejecutado el 17 de julio de 1980.

Este nombró al coronel Luis Arce Gómez como su Ministro del Interior y este, a su vez, entregó a Barbie la dirección de los escuadrones paramilitares que venían formándose al menos desde 1978 en función del tráfico de cocaína, los tristemente célebres “Novios de la muerte”. Formalmente, Barbie aparecía como uno de los jefes del Servicio Especial de Seguridad (SES).

Los Novios de la muerte

La relación entre Arce Gómez y Barbie, en todo caso, venía desde antes. Según diversos testimonios, el golpe de estado de García Meza se planificó en el restaurante “Bavaria”, donde se reunían los paramilitares encabezados por Barbie al son de marchas germanas. Según relata Soria-Galvarro, los “Novios de la muerte” fue planificado por Barbie … “un día fue a visitarnos Klaus Altmann… nos dijo: “el tiempo ha llegado, hay que barrer con este gobierno para evitar que Bolivia se convierta en una segunda Cuba…

Una copia de un carné del Ejército boliviano entregado el 12 de enero de 1980 a Klaus Barbie, se le nombra teniente coronel ad honorem del Ejército. Existe, además, un “acta de lealtad” de la misma fecha, firmada entre “Klaus Altmann” y Arce Gómez, en la cual el primero se compromete a “prestar servicios de orden incondicional con el Ejército de Bolivia dentro de la especialidad de Inteligencia… y a guardar la reserva de todo cuanto se realice, exista, conozca o participe poniendo como garantía mi vida”.

Klaus Barbie-11

Una de las piezas claves en el andamiaje de los paramilitares fue el desertor del ejército de Alemania Federal Joakín Fiebelkorn, quien era el jefe de seguridad del narcotraficante Roberto Suárez Gómez (primo de Arce) y que además estaba a cargo de los despegues de los cerca de 30 aviones que llevaban las hojas de coca a Colombia.

Tras los 18 meses que duró el régimen de los narco-militares, Barbie siguió moviéndose con cierta libertad, aun con la tristeza que lo embargaba por la muerte de su esposa e hijo. Finalmente, el nuevo gobierno democrático encabezado por Hernán Siles Zuazo, que accedió al poder el 10 de octubre de 1982, decidió deshacerse para siempre del molesto huésped alemán, a quien tomaron detenido a fines desde enero de 1983.

Ingresándolo por segunda vez al penal de San Pedro, ante la presión del gobierno francés, encabezado por Francois Miterrand, quien era estrechamente asesorado por Regis Debray.

Finalmente optaron por acusarle acusado de haber falsificado los documentos con que había obtenido la nacionalidad boliviana. Ya estaba todo coordinado con Debray, quien había dispuesto que un fiscal francés y un avión de Bolivia lo trasladara desde este país y esperasen a Barbie en el aeropuerto de Cayena, capital de la Guyana Francesa, con el fin de llevarlo a Lyon.

En definitiva, Barbie fue finalmente internado en la prisión de San José, acusado la muerte de 23 personas en Lyon en 1943, como represalia por un atentado cometido contra dos soldados alemanes; por la detención y torturas cometidas en contra 19 franceses ese mismo año; por la deportación de 86 personas pertenecientes a la Unión Generale des Israélites de France.

Además, por el fusilamiento de 44 prisioneros entre 1943 y 1944, por la muerte de una cantidad indeterminada de personas, ocurrida tras un asalto del EK a la estación de ferrocarriles de Oullins; por la deportación de 650 personas a los campos de concentración de Auchwitz y Ravensbruck; por el fusilamiento de más de cien personas en agosto de 1944 y por el episodio de los niños de Izieu.

Klaus Barbie-12

En el juicio en Lyon.

Tras una serie de aplazamientos del juicio, este se inició el 11 de mayo de ese año, y durante las ocho semanas que duró se escuchó una serie de impresionantes testimonios relativos a la crueldad con que el ex militar había actuado durante sus años como oficial de la Gestapo y jefe del EK.

El modus operandi de Barbie consistía en comenzar interrogando en la posición del “policía bueno”, conversando amistosamente con sus detenidos, y luego, si no confesaban, daba inicio a las torturas. La más común consistía en llevar a los arrestados hasta el sótano de Montluc, donde los colgaba de las muñecas por varios días, al tiempo que él y otros miembros de la Gestapo los golpeaban.

Cuando los torturados se desvanecían, aparecía un médico que los reanimaba y luego de ello Barbie volvía a ser “el policía bueno”. Les ofrecía agua, conversaba con ellos, les decía cómo admiraba la consecuencia de la resistencia y los impulsaba a confesar. Si ello no ocurría, comenzaba de nuevo la rutina, que habitualmente se extendía por varios días.

Klaus Barbie-13

Barbie escuchó las acusaciones en su contra los primeros tres días del juicio, luego de lo cual ejerció su derecho a no estar presente. Pese a ello, siguieron desfilando en el estrado decenas de personas (entre ellas el premio Nobel Elie Wiesel y la escritora Marguerite Duras) que relataron desgarradoras historias, como la de Fortunee Benguigui, de 83 años, quien perdió en Izieu a sus hijos de 12,7 y 5 años.

El 4 de julio el jurado emitió su veredicto: Culpable de 341 cargos de crímenes contra la humanidad, siendo condenado a presidio perpetuo de por vida, con la posibilidad de solicitar beneficios carcelarios el año 2002: Klaus Barbie murió la noche del 25 de septiembre de 1991, a los 77 años, en un hospital de Lyon donde había sido transferido tres semanas antes, debido a las múltiples dolencias que le afectaban: cáncer espinal, a la sangre y la próstata.

Dejar Comentario