≡ Menu




Descubre todo sobre el Junkers Ju 87 y sus hazañas

El Junkers Ju 87 o Stuka fue una aeronave alemana proyectada para el lanzamiento de bombas en picado y de asalto a tierra con destacada participación en la Segunda Guerra Mundial. Era de fácil reconocimiento por lo invertido de sus alas de gaviota y los bramidos de su sirena que lo convierten en emblema de la propaganda de la potencia aérea alemana.

Junkers Ju 87

Características del Junkers Ju 87

El Junkers Ju 87 fue una aeronave alemana proyectada para el lanzamiento de bombas en picado y de asalto a tierra a través de la Segunda Guerra Mundial. Fue proyectado por Hermann Pohlmann, y tomó vuelo por vez inicial en 1935 debutando en combate en 1936 en la guerra civil española como componente de la Legión Cóndor llevada allí por la Luftwaffe alemana.

El Junkers Ju 87 es popularmente denominado Stuka (del alemán Sturzkampfflugzeug, «avión lanza bombas en picado»). Su diseño es altamente reconocible por sus alas de gaviota en posición invertida, su tren de aterrizaje recubierto y fijo y los bramidos de su sirena «trompeta de Jericó».

Dispone de dos plazas, una para piloto y otra para artillero u operador de radio y se convirtió en el emblema de propaganda del potencial aéreo alemán y de los triunfos de la Blitzkrieg de 1939 y 1942. (Ver articulo: Guerra Relampago).

Junkers Ju 87

En el se conseguían otras características novedosas, como la elevación automática de los frenos de picada de las alas. Con ellos se garantiza que el avión se recobrase de un ataque en picada inclusive si el piloto perdía el sentido a causa a la elevada aceleración.

A pesar de que era fuerte, exacto y muy eficaz en sus asaltos, el Junkers Ju 87 estaba indefenso a las, para entonces, recientes aeronaves de caza, igualmente que muchos otros aviones lanza bombas en picada de la contienda. Sus deficiencias se hicieron obvias en la Batalla de Inglaterra, ya que su pobre capacidad de maniobra, reducida velocidad y escasas armas de defensa indicaban que el Stuka requería de una fuerte custodia de cazas para actuar de modo eficiente.

El Stuka intervino con gran éxito luego de la Batalla de Inglaterra, y su poder como aeronave de asalto de precisión fue muy apreciada para el ejército alemán. En particular en el Operativo de los Balcanes, en los espacios Norteafricano y Mediterráneo y en las iniciales etapas del Frente del Este, operativos donde la oposición de cazas Aliados era poca y desordenada.

A posteriori, cuando la Luftwaffe perdió la supremacía aérea en todos las vanguardias, el Junkers Ju 87 vino a convertirse en un objetivo fácil para los aviones de caza adversarios. Aun así, ante la ausencia de un reemplazo mejor, el prototipo siguió en fabricación hasta 1944.

Al finalizar la guerra, el Stuka había sido suficientemente reemplazado por las versiones de asalto a tierra del Focke-Wulf Fw 190, siendo aún utilizado hasta los días finales de la guerra. Se cree que fueron construidos unas 6.500 unidades Junkers Ju 87 en todos sus modelos de 1936 a agosto de 1944. (Ver articulo: Focke-Wulf Fw 190)

Desarrollo

Su planeación y construcción comenzó a través del periodo de resurgimiento de las fuerzas armadas de Alemania tras ser desmanteladas luego del fracaso de la Primera Guerra Mundial.

El procedimiento de lanzar bombas o bombardeo en picado ya era usual en la Primera Guerra Mundial, pero no existía ninguna aeronave preparada particularmente para esta cometido hasta los años veinte. Uno de los pioneros fue el Junkers K 47, del que tomaron vuelo dos modelos en 1928 con máquinas Bristol Júpiter, y otros doce con motores Pratt & Whitney Hornet fueron comercializados a China.

Junkers Ju 87

Con ellos se ejecutaron intensivas prácticas, revelándose que el picado a 90º era el más exacto, aunque para realizarlo se requería un avión fuerte y un piloto resuelto, agregado un medidor del ángulo de picado.

Muchos de los que más adelante dirigiría la Luftwaffe de Hitler se convencieron de que el bombardeo en picado  debería ser el armamento primordial de un poder aéreo destinado al soporte cercano de las tropas de tierra. Al diseñarse los nuevos aviones de guerra de la Luftwaffe, en 1933, se admitió temporalmente para esta tarea un refinado biplano, el Henschel Hs 123, a la par que Junkers laboraba de manera intensa para acondicionar el Stuka definitivo.

El personal de diseño, encabezado por Hermann Pohlmann, admitió al principio la misma conformación del K 47. Una aeronave de un solo motor monoplano de ala baja con tren de aterrizaje estático y doble deriva. El Junkers Ju 87 era diferente en su fabricación totalmente metálica con esqueleto de recubrimiento duro, sin su parte externa corrugada que se usaba previamente en los aeronaves metálicas Junkers, y en su ala quebrada como «gaviota invertida» o W.

Junkers Ju 87

Al igual que en el K47 todo la orilla de fuga se encontraba ocupada por los flaps y alerones en «doble ala», exclusivo de Junkers, y la tripulación se instalaba espalda contra espalda debajo de una gran techo acristalado. El prototipo tomó vuelo en la primavera de 1935 con una máquina  Rolls-Royce Kestrel de 640 caballos. No obstante la disposición de frenos aerodinámicos de picado en el intradós, en una de las iniciales recuperaciones de la práctica de picado, ocurrió una falla en la estructura de la cola y la aeronave se estrelló.

Diseño Estructural

El Junkers Ju 87 era un aeronave de un solo motor y un único par de alas en saliente de elaboración totalmente metálica. Disponía de un tren de aterrizaje estático y podía contener dos tripulantes. El primordial material de su fabricación era duraluminio, las coberturas externas eran elaboradas de chapas de duraluminio igualmente.

Las piezas que debían que ser de fabricación sólida, como los hipersustentadores de las alas (flaps), eran elaborados de una mezcla de aluminio y titanio de nombre Pantal y sus componentes de una mezcla de magnesio muy ligera conocida como Electrón. Los pernos y las piezas que habrían de resistir potentes tensiones eran de acero.​

Junkers Ju 87

El Junkers Ju 87 tenía escotillas y coberturas desmontables para favorecer las tareas de mantenimiento y las verificaciones. Los planificadores rehuyeron las partes con soldadura lo más posible, optando en su lugar por partes elaboradas usando fundición y molde. Existía la posibilidad de intercambiar considerables secciones de la estructura como una pieza completa, lo que acelera la rapidez de reparación.​ La estructura igualmente está separada en secciones que favorecen su transporte por carretera o ferrocarril.

Según el Centro que certifica los aviones, el Junkers Ju 87 había logrado los requisitos de fortaleza estructural apropiados para un bombardero en picado. Era apto para soportar velocidades en picado de 600 km/h y una rapidez horizontal tope de 340 km/h al nivel del suelo, y una carga en vuelo de 4.300 kg.

La productividad en los asaltos en picada era aumentada con la incorporación de frenos de picado debajo de las alas. Estos constaban de unos extensos listones de forma rectangular debajo del borde de salida, que al girar de forma perpendicular a la corriente de aire facilitaban que el Junkers Ju 87 sostuviera una rapidez continua y una postura fija para asistir a apuntar al piloto. Igualmente eludían que la tripulación experimentará elevadas aceleraciones y fuerzas «G» extremas a través de la restauración del picado.

El fuselaje disponía de un segmento transversal de forma oval y albergaba en su sección frontal un motor V12 Junkers Jumo 211 enfriado por agua. La cabina estaba resguardada del motor por un tabique cortafuegos previo al segmento central del ala donde se ubican los tanques de combustible.

En la sección posterior de la carlinga el mamparo estaba recubierto por un revestimiento de tejido que podía ser desgarrado por los tripulantes en caso de urgencia, facilitando que pudiesen huir por el fuselaje principal. La cabina estaba separada en dos secciones reunidas por un robusto esqueleto de acero soldado. El revestimiento estaba hecho de Plexiglás y cada uno de los dos compartimientos de los tripulantes tenían su propia puerta deslizante.

Motor

El motor iba colocado sobre dos estructuras en forma de triángulo de apoyo principal que sobresalen del fuselaje y eran sostenidas por dos montantes tubulares. El motor estaba fijados a ellas por la parte más elevada del mismo. El cortafuegos, hecho de tejidos de amianto con planchas de duraluminio por ambas caras, estaba adherido usando juntas universales. Todos los tuberías que traspasaron a través de él tenían que ser organizadas de manera que los gases tóxicos no pudieran ingresar en la cabina.​

Junkers Ju 87

El almacenamiento de combustible estaba constituido por dos tanques localizados en el segmento central de ambas alas, cada uno podía contener 250 litros. Esos tanques tenían un límite definido que, si era traspasado, alertarán al piloto mediante una luz roja de aviso en la cabina. El combustible era suministrado al motor desde los tanques mediante una bomba hidráulica. En caso de que esta dejase de funcionar, el combustible podría ser succionado utilizando una bomba manual.​

El sistema de enfriamiento del motor tenía dos depósitos de agua elaborados de aluminio, uno de 10 litros con forma de aro ubicado entre la hélice y el motor, y otro de 20 litros colocado bajo del motor.

Aerodinámica

Las superficies de control en gran medida eran idénticas a las de otras aeronaves, excepto por el novedoso sistema automático de restauración de picada. Éste comenzaba la restauración y elevación tras la anulación de los frenos de picada. El piloto podía desactivar el sistema poniendo una fuerza representativa en el mando de control para retomar el control manual.

Junkers Ju 87

El ala del Junkers Ju 87 era el aspecto más inusual. Estaba conformada por un segmento central y dos segmentos externos colocados mediante cuatro juntas universales. El segmento central tenía un gran diedro negativo y las áreas externas un diedro positivo. Esto formaba el ala doblada con forma de W, o «ala de gaviota» invertida, a lo extenso del borde de ataque. El diseño del ala ampliaba la visibilidad del piloto hacia tierra y también favorecía un aterrizaje más corto.

Armamento

El juego de armas ofensivo lo conforman dos ametralladoras MG 17 de 7,92 mm colocadas sobre las alas, que eran activadas mediante un sistema neumático mecánico desde el mando de control del piloto. Paralelamente el artillero y operador de radio manipulaba una ametralladora MG 15 igualmente de 7,92 mm colocada en un afuste móvil para aplicaciones defensivas.​

El cargamento de guerra usual era una bomba SC 500 de 500 kg colocada en una horquilla que la sacaba de su posición debajo del fuselaje para dejarla bajar suficientemente distanciada de la hélice.​

Junkers Ju 87

Procedimiento en Picada

El control automático de picada era establecido por el piloto a la altitud de restauración requerida usando un altímetro de contacto. Tras realizar una lista de diez maniobras vitales, el piloto abría los frenos de picada de intradós, lo que de inmediato situaba en picada al avión. Luego adapta el ángulo de modo manual enfilando las líneas rojas a 60°, 75° o 80° en la ventana de lado de la carlinga con el horizonte.

Tras lo cual el piloto apuntaba al blanco con el visor de las ametralladoras como en un caza, usando los timones para lograr la exacta alineación con el objetivo. Al encenderse la luz de advertencia del altímetro, el piloto pulsar un botón sobre la palanca de mandos para la restauración automática, usualmente a una altura de 450 m sobre el suelo.

Si la recuperación no se ejecutaba, el piloto debía jalar hacia atrás de la palanca con toda presión, apoyándose con un delicado uso del compensador de los timones de profundidad. La rapidez alcanzaba los 550 km/h, y fue una hábito común colocar sirenas, conocidas como «trompetas de Jericó», en los cobertores superiores de las patas del tren de aterrizaje para atemorizar a aquellos que se ubicaran en las proximidades del objetivo.

Junkers Ju 87

En operaciones de corta distancia, podían llevarse además cuatro bombas SC50 de 50 kg debajo de las alas. El piloto podía descargar dos metralletas MG 17 de 7,92 mm colocadas sobre las alas, próximas al ángulo del diedro, al tanto que el operador de radio contaba con una MG 15 del mismo calibre en afuste móvil trasero para la protección hacia arriba y detrás.

Variantes del Junkers Ju 87

El Junkers Ju 87 fue fabricado totalmente en Alemania por Junkers Flugzeug und Motorenwerke AG a partir de 1936. Se construyeron desde esa fecha 6.500 unidades hasta 1944, siendo retirado de servicio en 1945. Hay multiplicidad de variantes o versiones, de las cuales comentaremos las más relevantes.

Serie A

Tras una prolongada evolución, en el transcurso del cual se canjeó su planta motriz por otra alemana Junkers Jumo 210 Ca de 640 CV, que rotaba una hélice de tres palas de velocidad variable y se admitió una novedosa deriva sencilla, el Ju 87A-1 empezó su producción en serie a inicios de 1937. Se construyeron cerca de 200 unidades entre A-0, A-1 y A-2 de serie, todos con extensos cubiertas de pantalón en el tren de aterrizaje, y el A-2 con el más pujante motor Jumo 210Da de 680 CV y hélice mejorada VDM.

Junkers Ju 87

En 1939 todas las aeronaves de la serie A fueron trasladadas a componentes de adiestramiento, y las graduales filas de las Stukageschwader (escuadrones de bombardeo en picado) fueron aprovisionadas con el mucho más capaz Ju 87B. A simple vista la más grande diferencia eran las cubiertas del tren, más reducidas y aerodinámicos, pero la desigualdad clave estaba en la fuerza, duplicada gracias al novedoso motor Jumo 211 A, que rotaba una amplia hélice de velocidad continua.

Serie B

El inicial subtipo de serie, Ju 87 B-1, portaba el Jumo 211 Da de 1200 CV, con inyección directa de combustible que lo preservaba contra la formación de hielo y contra las detenidas repentinas en vuelo invertido o en prácticas con «g» negativa, proporcionándole total capacidad acrobática. La construcción fue mudada de Dessau al fabricante Weser Flugzeugbau establecido en la gran edificación oval de la terminal del aeropuerto de Berlín de Tempelhof, donde se elaboraban hasta 60 unidades al mes a mediados de 1939.

En conjunto con la variante Junkers Ju 87B-2, que siendo monoplaza podía cargar una bomba SC100, el fabricante Weser elaboró un lote de Ju 87C-0 con alas enrollables, gancho de cola y otras modificaciones para adaptarlo a su uso a bordo del portaaviones Graf Zeppelin, que jamás sería terminado. Otro prototipo fue el Ju 87R de larga distancia, con tanques adicionales en el segmento exterior de los planos y dotación para tanques subalares lanzables.

Junkers Ju 87

Se incorporó a servicio a tiempo para la operación de Noruega, donde uno de ellos sacó de servicio a una emisora de radio chocando intencionalmente contra las antenas, y se exhibió singularmente adecuado en los teatros de operativos de los Balcanes, Grecia y el Mediterráneo. El Ju 87R portó un gran depósito suspendido en la horquilla de la bomba principal para acarrear componentes de recambio y cargas variadas.

El Ju 87B y sus variantes provocaron una extensa destrucción en Europa en los iniciales años de la II Guerra Mundial, donde consiguieron un solitario obstáculo de envergadura. Sobrevolando Inglaterra sus bajas fueron inadmisiblemente elevadas, con 41 derribamientos de los días 13 al 18 de agosto de 1940, por lo que después  del 19, los Stuka fueron replegados de los asaltos contra blancos británicos.

Desde el mismo inicio de la guerra el diseño de Junkers Ju 87 podía estimarse algo anticuado, pero esa evidencia quedó encubierta por su espléndido éxito. Igualmente sucedió con otros modelos de la Luftwaffe, la ausencia de un suplente eficaz decidió la extensión exagerada de su construcción en serie, y como el Messerschmitt Bf 110 y el Heinkel He 111, su fabricación creció de 1941 a 1944. (Ver articulo: Heinkel-He-111)

Junkers Ju 87

Serie D

El modelo básico estándar a través de ese período fue el Ju 87D, proyectado en 1940, utilizado en vuelo por vez inicial a comienzos de 1941 y usado en combate en el Frente Oriental y el norte de África. Estaba impulsado por un motor Jumo 211 J-1 de 1.400 CV que rotaba una hélice VD-11 de palas muy amplias, aportando mejores rendimientos de vuelo, lo que se traduce en mas grandes cargas ofensivas.

La carga tope de bombas llegó a los 1.800 kg. Podía portar en el sostén central una bomba perforante PC1400 de 1.400 kg, y en los subalares otras SC500 o una extensa variedad de cargas, inclusive depósitos con seis ametralladoras MG 81 de 7,92 mm o dos cañones de 20 mm. El juego de armas defensivo trasero fue reemplazado por un montaje doble MG 81Z, armas extraordinariamente livianas de un alto ritmo de tiro con suministro por cinta en vez de los peines de 75 tiros.

Adicionalmente las líneas del avión se mejoraron para disminuir la resistencia. La mejoría más destacada fue la del capó y de la cobertura de la cabina. El tren de aterrizaje fue igualmente rediseñado, y después de 1942, los cobertores de las ruedas y de las patas fueron gradualmente descartados.

Junkers Ju 87

El modelo más cuantioso fue el Ju 87D-3, que disponía de seguridad mejorada para la tripulación y los componentes esenciales del avión dada su progresivo uso como Schlacht Flugzeug (avión de asalto o apoyo próximo). A partir de 1942 todas las variantes empezaron a realizar operaciones distintas del bombardeo en picada, tales como acarreo de planeadores, asalto contra las guerrillas de rebeldes y modesto transporte de una gran variedad de cargas.

Algunos Ju 87D-4 fueron dotados como torpederos, y la próxima versión principal fue el Ju 87D-5, con mayor amplitud para compensar el incremento de peso de la serie Dora. El Ju 87D-7 fue una versión nocturna suscitada por las graves pérdidas en las operaciones de ataque diurno. Contaba con motor Jumo 211 P de mayor potencia y extensos apagallamas en los escapes que superan el borde de fuga alar.

Como en la versión D-8, las metralletas fijas fueron reemplazadas por cañones MG 151 de 20 mm y se retiraron los frenos de picada. El Ju 87D-8 fue la postrer versión de serie y la totalidad de unidades construidas a fines de septiembre de 1944, cuando se detuvo de hecho la fabricación de aviones, exceptuando a los cazas, llegó al número universalmente admitido de 5.709.

Junkers Ju 87

Series F, G y H

Hubo planes para otros sustitutos, como el Ju 87 F y el Ju 187, pero sólo se elaboraron versiones del omnipresente modelo D. La más relevante de ellas fue el subtipo Ju 87G, del que solamente llegó a ser operativo el Ju 87G-1. Era una versión con especialización antitanque, dotada con dos cañones BK 3,7 (Flak 18) sostenidos bajo las alas exactamente al lado del tren de aterrizaje.

Se considera a este cañón de 37 mm como un arma magnífica, cuyo peso es de 363 kg y había tenido extensamente un uso antiaéreo. No obstante, el cañón tenía un grave impedimento, que a pesar de la elevada rapidez inicial (850 m/s) de su munición perforante, contaba con tan sólo seis cartuchos por arma en peine de metal. Adicionalmente tenía un ritmo de tiro de 160 tiros por minuto, lo que figuraba una permanencia total de la ráfaga de 2,25 s o de apenas dos tiros por segundo.

Otra versión fabricada a través de la transformación de unidades preexistentes de la serie Ju 87D, fue el utilizado como  instructor biplaza de doble mando Ju 87H. Al principio no se había estimado necesario un instructor para el Junkers Ju 87, pero en 1943 el arte de supervivir con tal aeronave se había transformado en un oficio muy particular e importante en el Frente del Este.

Junkers Ju 87

Tanto así que inclusive experimentados pilotos de caza y bombardeo habían de elevarse con instructores de Junkers Ju 87 previamente a atender sus nuevas posiciones en las castigadas filas de los Stuka Gruppen. De casi todas las versiones Dora existieron transformaciones H, que sustentaron idéntico número de sufijo.

Igualmente surgieron algunas variedades experimentales, primordialmente consagradas a ensayos de armamento de otras aeronaves. Uno de los más asombrosos programas de ensayos fue el del un Ju 87D-3 dotado con grandes carlingas fuseladas sobre los planos. El plan era transformar al Junkers Ju 87 en vehículo para la introducción de espías en la retaguardia adversaria.

El diseño concluyente de la carlinga proveía espacio para dos tripulantes sentados en pareja, con alargadas ventanas para dotar al piloto con visión lateral. Ya en picada ligera, los dos asientos podrían separarse de las alas y caer con paracaídas. No hay evidencia de que el sistema fuese usado.

Junkers Ju 87

El Junkers Ju 87 fue extensamente usado por todas las fuerzas aéreas del Eje, inclusive las de Italia, Hungría, Eslovaquia, Rumania y Bulgaria. Al encontrarse un Junkers Ju 87 con emblemas italianos se consideró erróneamente que se construía en Italia, tanto así que Gran Bretaña inclusive llegó a concebirlo bajo la denominación «Breda 201 Picchiatelli». Francamente, desde 1939 todos los Junkers Ju 87 fueron elaborados por el fabricante Weser en el mismo edificio de Tempelhof.

Frente de Guerra

El Junkers Ju 87 tuvo un desempeño notable en muchos teatros de guerra, desde sus primeras pruebas en España hasta la ocupación de Polonia, la Batalla de Inglaterra y de modo general en ambos frentes, alcanzando inclusive el Mediterráneo y el Norte Africano.

Pruebas en España

Hasta 12 unidades Junkers Ju 87 de diversas variantes fueron examinadas en circunstancias operacionales por la Legión Cóndor en la Guerra Civil Española y posiblemente el prototipo V4 fue el que inicialmente se envió a fines de 1936.

Junkers Ju 87

El Gruppen VB/88, unidad de prácticas de la Legión Cóndor, obtuvo una totalidad de seis Junkers Ju 87A para su valoración en pelea. Usados en servicio al parecer en la destrucción del Cinturón de Hierro de Bilbao y en Teruel, los «Antón» fueron reemplazados en el tercer trimestre de 1938 por otros similares Ju 87B-1, que fueron utilizados primordialmente en la avanzada nacional sobre el litoral mediterráneo y Cataluña.

Cada uno de los Stuka del VB/88 retornaron a Alemania al finalizar la Guerra Civil, inclusive los despojos de un ejemplar abatido sobre Bujaraloz. En España, el Stuka evidenció sus magníficas cualidades como bombardero en picada, logrando una exactitud inferior a cinco metros en blancos de punto. (Ver también: Guerra Civil Española)

Segunda Guerra Mundial

Al empezar la Segunda Guerra Mundial, la Luftwaffe disponía de 336 Junkers Ju 87B. La misión inicial de combate en esta contienda fue ejecutada por tres Ju 87B-1, que se elevaron de Elbing a las 4:26 del 1º de septiembre de 1939. Tenía la misión de destruir el mecanismo de detonación polaco del puente de Dirschau sobre el río Vístula, lo que alcanzaron a las 4:34, cerca de unos 11 minutos previo a la declaración de guerra a Polonia.

Junkers Ju 87

Fue de mucha utilización en las iniciales campañas de Alemania en Polonia, Francia, en la ocupación de Rusia, en el norte de África y en el Mediterráneo, con favorables resultados particularmente en los asaltos a barcos y a patrullas móviles. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se habían fabricado 5.709 aviones en multiplicidad de variantes (esta es la cantidad universalmente admitida), utilizándose en casi todos los teatros de operaciones europeos y norteafricanos.

Era una aeronave duradera, precisa y muy efectiva, aunque por su vetustez era también lenta, de poca maniobrabilidad, pobremente armado y muy indefenso a los cazas enemigos. Los alemanes comprendieron en la Batalla de Inglaterra que la supremacía aérea debía ser conseguida previo a iniciar asaltos por tierra de una manera efectiva, predominio que siempre habían poseído en las campañas anteriores.

Hans-Ulrich Rudel

El piloto alemán, Coronel Hans-Ulrich Rudel fue la más destacada figura de los Stuka y fue el militar alemán de más altas condecoraciones de la Segunda Guerra Mundial. Fue el único en obtener la más prominente distinción militar alemana, la «Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro con Hojas de Roble en Oro, Espadas y Brillantes», el 29 de diciembre de 1944. Existe una relación implícita entre los nombres Stuka y Hans-Ulrich Rudel.

Hans Ulrich Rudel, considerado el más destacado usuario de Ju 87G-1, está acreditado con la destrucción de 519 transportes blindados soviéticos (cifra certificada). Este piloto, que prosiguió en vuelo luego de perder una pierna en 1944, efectuó 2.530 operaciones de combate y seguía al mando de formaciones de Stuka en misiones diurnas. Esto último aún sobrado tiempo después de que los remanentes Stuka Gruppen hubiesen sustituido a sus indefensas aeronaves por los más confiables Focke-Wulf Fw 190 F y G.

Especificaciones del Junkers Ju 87

El Junkers Ju 87 era reconocido por sus alas de gaviota en posición invertida, su tren de aterrizaje recubierto y estático y los estruendosos bramidos de su sirena al entrar en picada. A continuación detallamos sus restantes características.

Características Generales

  • Tripulación: 2 Tripulantes.
  • Largo: 11 m.
  • Ancho: 13,8 m.
  • Alto: 4,23 m.
  • Área Alar: 31,9 m².
  • Peso sin carga: 3.205 kg.
  • Peso Tope al Despegue: 5.000 kg.
  • Motor: Un Motor Junkers Jumo 211 D V12 invertido, refrigerado por líquido.
  • Fuerza: 883 kW (1.184 HP; 1.200 CV).
  • Hélices: Un Hélice tripala Junkers VS 5.

Junkers Ju 87

Rendimiento

  • Rapidez Máxima en Operación (Vno): 390 km/h.
  • Alcance: 820 km.
  • Techo de Servicio: 7.895 m.
  • Velocidad de Trepada: 214 m/min.

Armamento

  • Metralletas: 3 (2 Metralletas MG 17 de 7,92 mm estáticas en las alas y una Metralleta MG15 de 7,92 mm en afuste dorsal).
  • Puntos de Anclaje: 3 (Una Ventral y dos en las alas).
  • Bombas: Una bomba de 250 kg bajo el fuselaje y 2 Bombas de 50 kg debajo de cada ala.

Dejar Comentario