≡ Menu




¿Sabes quien fue Isoroku Yamamoto? Descúbrelo Aquí

Isoroku Yamamoto fue un almirante y político originario de japón, que alcanzó a ser el comandante en jefe de la Flota Combinada de la Armada Imperial Japonesa en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, participando en la Batalla de Midway y el Ataque a Pearl Harbour.

Isoroku Yamamoto

Biografía de Isoroku Yamamoto

Nacido como Isoroku Takano en Nagaoka (prefectura de Niigata), en 1884, el 4 de abril. Fue su padre Sadayoshi Takano un samurái menor de Nagaoka-han, y su madre Mineko Takano. Además de Isoroku tuvieron dos hijos más:  una hija Kazuko y un hijo, Kihachi (los dos de mayor edad que Isoroku). Isoroku es un vocablo japonés antiquísimo que significa «56»; su padre tenía 56 años para su fecha de nacimiento y Yamamoto se traduce como «base de la colina».

A lo largo de su infancia su padre le relataba sus experiencias como samurái, se recuerda de «los Barcos Negros del comodoro Matthew C. Perry» o «la batalla de Aizu en la Guerra Boshin». En sus ratos libres Isoroku jugaba en las riberas del río Shinano, donde usualmente nadaba y pescaba. Durante su periodo de estudiante fue muy dedicado, donde se apasionaba por las prácticas gimnásticas y disfrutaba correr de la casa a la escuela y viceversa.

Años después de morir su padre en 1913, y teniendo 32 años en 1916, Isoroku fue adoptado por la familia Yamamoto lo cual le llevó a cambiar su apellido. Tras dos años se casó con Reiko Mihashi con la que procrearon cuatro hijos; dos hijos y dos hijas.

Isoroku Yamamoto

Inicios en la Marina

A la llegada del nuevo siglo XX, las institutos militares del país indultaron a los hijos de los tradicionales insurrectos samuráis y les permitieron su participación. A sus 16 años se enlistó en la Academia Naval Imperial en la 32.ª clase en 1901 y se desplomó en 1904 con una de las más destacadas calificaciones de su grupo compuesto por 192 cadetes. Yamamoto ya tenía gran potencial de lidera y un recio temperamento. Entre sus compañeros de clase estaban Kōichi Shiozawa, Zengo Yoshida y Shigetarō Shimada.

Para 1905, a través de la Guerra ruso-japonesa, fue comisionado al crucero Nisshin. Fue allí, tras la triunfal contienda de Tsushima, y encontrándose de vigía en el mástil central, gravemente lesionado por un pieza de metralla que le llevó a perder dos dedos de su mano izquierda (medio e índice), así como a perforarle un agujero tan grande como un puño en su pierna derecha. (Ver también: Andrew Cunningham)

Estuvo 160 días recluido en el Hospital Naval de Nagasaki y al reconocerle una infección en el brazo izquierdo, prefirió tratarla antes que sufrir una amputación. Ante esta disyuntiva se puede decir que ganó la jugada y pudo salvar su brazo.​ Estando en el hospital le fue entregada una carta del mismísimo almirante Tōgō Heihachirō, la cual asesoró el resto de su vida.

Tras recuperarse plenamente de sus lesiones estuvo sirviendo a bordo de distintos barcos de febrero de 1906 a abril de 1907. El crucero Suma, el blindado Kashima, el crucero Mishima y el torpedero Kagerō. A posteriori recibió cursos elementales en las institutos de artillería naval y torpedos el resto del año 1907, tras lo cual fue comisionado al torpedero Harusame, para luego pasar al crucero Así hasta octubre de 1909.

Al terminar su servicio empezó en el del Sōyael cual terminó un año luego, en julio de 1910.​ A fines de este año inicia un curso elemental en la Escuela de Guerra Naval y, tras el primer semestre de 1911, empieza el curso avanzado de artillería naval. A fines de ese año se transformaría en maestro de la Escuela de Artillería Naval, posición que ejerció hasta diciembre de 1912. Luego se le asigna a la Flota de Reserva de Sasebo.

Retornó al mar con el crucero Niitaka a fines de 1913 y en diciembre de 1914, con la categoría de teniente, se diploma en la Escuela de Guerra Naval, siendo promovido al año posterior a teniente-comandante. En diciembre de 1916 es comisionado al Estado Mayor de la 2.ª Flota hasta julio de 1917, tiempo en el que es designado a la Oficina de Navegación.

Isoroku Yamamoto

Período de Entreguerras

A causa de su deslumbrante expediente fue remitido a los Estados Unidos en abril de 1919, donde se inscribió en la Universidad de Harvard hasta agosto de 1921. Para la fecha aprendió a expresarse en un perfecto inglés, además de ser promovido a comandante. En ese país impartió clases de economía para las cuales invertía poco tiempo. Su tiempo lo dedicaba a viajar por los campos petroleros de Texas y México, así como de visita a las plantas de automóviles de Detroit y a la industria pesada de Chicago.

Retornó a Japón en el verano de 1921 y fue inmediatamente designado oficial ejecutivo del novísimo crucero Kitakami hasta fines de año, cuando se le asigna como instructor de la Escuela de Guerra Naval. En junio de 1923 es remitido al Estado Mayor General de la Armada y en diciembre es promovido a capitán. Entre julio de 1923 y marzo de 1924 se une al vicealmirante Kenji Ide como auxiliar e intérprete en un viaje alrededor del mundo.

A posteriori se le asigna como instructor y después a oficial ejecutivo de la Estación del Cuerpo de Aviación de Kasumigaura. Allí estuvo hasta diciembre de 1925, cuando fue designado adjunto naval de la embajada japonesa en Washington, sustituyendo a su gran amigo Kiyoshi Hasegawa. En ese lugar, reflexiona sobre la necesidad de realizar una modernización total de la Armada, particularmente en lo concerniente a la fuerza aérea.

Isoroku Yamamoto

De nuevo en Japón, en marzo de 1928, es designado integrante del Estado Mayor de la Armada hasta agosto, cuando se le otorga su primera jefatura: el crucero liviano Isuzu. Luego se le entregaría el del portaaviones Akagi. En noviembre de 1929 es llamado como auxiliar por la representación japonesa en la Conferencia Naval de Londres, sucedida del 21 de enero al 22 de abril de 1930; allí recibe su promoción a contraalmirante.

En ella se pactó que los  porcentajes de tonelaje entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón se elevara del 5:5:3, acordado en la previa Conferencia Naval de Washington, a 10:10:7, lo que implicó un modesto incremento para Japón.​  Aun así eso fue recibido como un ofensa por el ascendente militarismo japonés de ese tiempo, particularmente por una sección del radical Ejército Imperial y la Facción de la Flota de la Armada, incluyendo a una parte de la Facción del Tratado denominado Fracción del Tratado Anti-Londres.

El representante más conspicuo de la delegación, el mesurado almirante Takarabe Takeshi, estuvo de acuerdo en proseguir con el tratado y sustentar la alianza anglo-japonesa. Yamamoto, de nuevo en Japón, fue llamado al Estado Mayor de la Armada en septiembre y en diciembre es designado director de la Oficina Técnica del Comando Aéreo-Naval. (Ver artículo: Guerra Relámpago)

Isoroku Yamamoto

Esta oficina se dedicó al avance del Servicio Aéreo de la Armada Imperial hasta fines de 1933, del cual se mostraría como un fervoroso garante.​ Luego se le otorga la dirección de la 1.ª División de Portaaviones hasta mediado el año 1934, oportunidad en al cual retorna al Estado Mayor de la Armada.

Para septiembre de ese año es elegido como delegado japonés del Segundo Tratado Naval de Londres y en noviembre fue promovido a vicealmirante. Arriba a Seattle, embarcado en el transatlántico Hie-Maru, de allí toma un tren a Chicago y luego a  Nueva York, donde embarca en otro transatlántico a Londres. Mientras Yamamoto realizaba su travesía, en Japon la Facción de la Flota había recibido abundantes proclives a su causa y el Ejército Imperial había aumentado su influjo político.

A su arribo a la Londres, Yamamoto recibe indicaciones precisas de que bajo circunstancia alguna Japón acordaría otra cosa que no fuese tonelajes paritarios. El Imperio japonés no admitiría un condición de segunda nivel para su armada. Yamamoto hizo hasta lo imposible por disuadir a los Estados Unidos y Gran Bretaña en conceder igual cantidad a Japón, pero no lo alcanzó.

Isoroku Yamamoto

Respondiendo al cuestionamiento de un reportero sobre la posición radical de Japón, mostró su sonrisa y añadió: «No obstante ser de baja estatura, 1,60 metros, nadie me puede condenar a un 60% de lo que a los demás les sirven como cena». Se retiró de Londres en febrero de 1935 sin lograr un acuerdo y volvió a Japón. A través de su jornada de retorno viajó en tren por el norte de Europa y Rusia, y le fue transmitida una convocatoria de Adolf Hitler para entrevistarse con él en Berlín, a la cual se negó.

Reconocimientos Navales

Llegado a casa acudió a su ciudad de nacimiento Nagaoka donde fue recibido por su hermano Kihachi, el cual era odontólogo. A causa de su más reciente promoción Kihachi le obsequió una katana elaborada por el maestro Sadayoshi Amada. Yamamoto recibió el obsequio con agradecimiento y la portó consigo toda su vida. (Ver también: Heinz Guderian)

Algún tiempo después ascendió a director del Comando Aéreo-Naval hasta fines de 1936, fecha en que se le designó viceministro de Marina. Se mantuvo en esa posición en los gabinetes de los almirantes Osami Nagano (1936-1937) y Mitsumasa Yonai (1937-1939). Se transformaría en uno de los mas cercanos cooperadores y amigo de este Yonai.

Isoroku Yamamoto

En 1937 se dio autorización para la construcción de los blindados tipo Yamato, los más pesados y con mayor cantidad de armas jamás fabricados, de acuerdo los principios kantai kessen, a lo que se oponía Yamamoto  pues «no existe buque que sea insumergible».

Acerca de ello agregó: «La serpiente más fiera puede ser derrotada por un multitud de hormigas». Yamamoto afirmaba que los aviones implantados en portaaviones serían el cúmulo letal de hormigas en la nueva contienda. A fines de año ocurre el episodio del USS Panay. Yamamoto deploró los eventos y se dispensó con el embajador estadounidense Joseph Grew.

Con el gradual incremento y agrandamiento militar japones de parte del Ejército Imperial, en consonancia con Yonai y el contraalmirante Shigeyoshi Inoue, director de la Oficina de Asuntos Militares del Ministerio de Marina,​ en la fuerte controversia que sostuvieron los dirigentes militares sobre si Japón habría de aliarse a la Alemania nazi y a la Italia fascista, se contrapuso de manera frontal a tal coalición

Isoroku Yamamoto

Convencidos se encontraban los tres líderes militares de que eso los llevaría al enfrentamiento con Estados Unidos y Gran Bretaña, una contienda que la Armada japonesa no estaba presta para vencer. Sintiéndose temeroso de ser víctima de una agresión por parte de los ultranacionalistas, ya que previamente fue contrario a la ocupación de Manchuria (1931) y a la actual guerra con China, el ministro Yonai retiró a Yamamoto de Tokio asignándole el 30 de agosto de 1939 comandante en jefe de la Flota Combinada, aunque éste persiste en continuar en el Ministerio.

Segunda Guerra Mundial

El avance japonés en la Segunda Guerra Mundial sufrió una serie de reveses calamitosos tras provocar la participación de las fuerzas estadounidenses en una serie de contiendas que les produjeron pesadas derrotas. (Ver también: Panzer IV)

Ataque a Pearl Harbor

Yamamoto no pensaba que Japón pudiese ganarle una contienda a Estados Unidos, pero si aparecía cualquier pequeña probabilidad estaba obligado a sacarle provecho. Luego de la rúbrica del Pacto Tripartito en septiembre de 1940, al cual era contrario ya que estaba persuadido que los llevaría a la guerra con las naciones occidentales, había iniciado el diseño la táctica  de la Guerra en el Pacífico.

Isoroku Yamamoto

Prontamente concluyó que la única oportunidad de triunfo para Japón era propinar un golpe decisorio al comienzo de la guerra que pudiese obligar a Estados Unidos a negociar, y que ese golpe pudiese ser el asalto a la flotilla norteamericana del Pacífico en su base de Pearl Harbor, en el archipiélago Hawaiano.

Una idea absurda, según el parecer del embajador norteamericano en Tokio Joseph Grew, cuando a fines de enero de 1941 le notificaron «susurros de guerra» acerca de que «las tropas militares japonesas estaban planificando un asalto sorpresa intensivo en Pearl Harbor».​ (Ver también: Afrika Korps)

En febrero le remitió una correspondencia al capitán Minoru Genda, integrante de la 1.ª División de Portaaviones y el más grande piloto de la Armada Imperial, en la que le solicitaba que «averiguara detalladamente la posibilidad de un plan de asalto» con aeronaves a Pearl Harbor, sin descartar que «no sería nada fácil intentar algo así». En la nota le agregaba que se intentaba de «dar un golpe a la flotilla estadounidense en Hawái, de modo que, por un buen tiempo, Estados Unidos no pudiese internarse en  el Pacífico occidental».

Tras dos meses Yamamoto obtuvo la respuesta escrita por el contraalmirante Takijirō Ōnishi, jefe de Estado Mayor de la 11.ª Flota Aérea, que le defraudó ya que Ōnishi y Genda únicamente exponían bombardeos en picada y desde lo alto y habrían puesto de lado la utilización de torpedos arrojados desde las aeronaves motivado a la poca hondura de las aguas de Pearl Harbor. Los torpedos japoneses requerían de 30 metros para no clavarse en el fondo y enrumbarse a su objetivo, y la profundidad promedio en Pearl Harbor era de 12 metros.

Pero Yamamoto persiste en que era plausible el asalto con torpedos y contestó que habría que introducir mejoras y prepara a los pilotos en su utilización. Los dos se dispusieron a trabajar en el remedio de los problemas que implicaba la utilización de torpedos.

Con la apoyo de los especialistas pudieron disminuir drásticamente la hondura a la que tenían que penetrar para poder dirigirse al blanco. Se instruyeron a los pilotos para planear muy bajo y reducir así la posibilidad de que los torpedos se incrustaran en el fondo marino al ser arrojados desde los aeronaves. Al unísono se formó la 1.ª Flota Aérea comandada por el vicealmirante Chūichi Nagumo, la cual sería la responsable del asalto.

Las prácticas de simulación de guerra empezaron en septiembre en la bahía de Kino, en Kagoshima, escogida por su similitud con Pearl Harbor. Ningún piloto que allí actuó, exceptuando a Genda y Ōnishi, sabía cuál era la meta. A fines de mes la planificación de asalto a Pearl Harbor ya estaba alistada.

Isoroku Yamamoto

Agregados a Genda y Ōnishi, los más importantes cooperantes de Yamamoto en su planificación final fueron Kameto Kuroshima, un pintoresco oficial de proyectos al que Yamamoto respetaba mucho ya que le aportaba soluciones que jamas se las hubiese imaginado él y que osaba refutar,​ y el contraalmirante Ryūnosuke Kusaka, jefe de Estado Mayor de la 1.ª Flota Aérea. (Ver artículo: La Batalla de Junín)

El día 29 remitió un estudio al jefe del Estado Mayor General de la Armada, el almirante Osami Nagano, en el que sustentaba que la única probabilidad de triunfo sería «alcanzar logros significativos en las primeras contiendas», pero exponía sus dudas sobre si se pudiese lograr el triunfo en una guerra con Estados Unidos.

Es incuestionable que una contienda entre Estados Unidos y Japón sería forzosamente prolongada. Estados Unidos no se rendirá mientras Japón está triunfando. La contienda se extenderá por varios años. Mientras tanto, los recursos japoneses se acabarán, los buques de guerra y el equipo de armas se dañan, y sería inviable restituir el material. Japón se arruinará, no se debe realizar una guerra con tan pocas posibilidades de triunfo.

Al inicio, el proyecto de asalto a Pearl Harbor propuesto por Yamamoto fue denegado por el Estado Mayor de la Armada por ser muy temerario y por utilizar excesivos recursos navales que serían imprescindibles en otros contextos bélicos. Se necesitan seis de los diez portaaviones con que, para la época, disponía la Armada Imperial.

Isoroku Yamamoto

Ante esta negación Yamamoto no se resignó y mandó a Tokio a Kuroshima para que sostuviera el plan y como ulterior recurso advirtiera de su renuncia y la del Estado Mayor en pleno si no era aceptado. El 20 de octubre el Estado Mayor de la Armada cejó, no podían dejar ir al marino de mayor reputación de la Armada, y lo admitió, no obstante las dudas que prevalecían.

Con el consentimiento del Emperador Hirohito al orden de pelea preparado por los Estados Mayores del Ejército y de la Armada el 2 de noviembre, se habría optado por fijar el día 30 como la fecha término para las acuerdos con Estados Unidos, tras lo cual de la cual se desataron las acometidas previstas en el Pacífico y el Sudeste Asiático, sincronizado con el asalto a Pearl Harbor. No obstante, Yamamoto sustentaba dudas sobre las probabilidades del triunfo japonés.

«Durante los primeros seis o doce meses de guerra contra los Estados Unidos y Gran Bretaña, causaré estragos en todos sus flancos y conquistaré una victoria tras otra. Para entonces, si la guerra continúa después de ese tiempo, no tengo ninguna expectativa de éxito».

Isoroku Yamamoto

La 1.ª Flota Aérea salió de incógnito de la bahía de Hito Kappu, en la isla Iturup, el 26 de noviembre. Hasta ese instante todos los integrantes de la tripulación desconocían la meta de la misión. Al próximo día los japoneses obtuvieron la nota Hull, la que reconocieron como un ultimátum, inclusive como un agravio, que liberaba de frenos a los oficiales más belicistas para iniciar la guerra.

El 1 de diciembre se reunió de nuevo la Conferencia Imperial en la que formalmente se corroboraba el ingreso en la guerra.​ Al próximo día Yamamoto, embarcado en el Nagato, emite la señal No. 676: «Niitaka-yama nobore (¡Suban el monte Niitaka!)».

Éxitos Iniciales de Isoroku Yamamoto

Tras el victorioso asalto a Pearl Harbor dejando inútil grandes partes de la Flotilla Norteamericana del Pacífico, Yamamoto se dedicó a emprender la Primera Fase Operacional por los Estados Mayores de sus dos armadas.

La flotilla japonesa alcanzó relevantes triunfos los meses iniciales de guerra como la ocupación de la isla Wake, la zozobra del HMS Prince of Wales y del HMS Repulse, o la anulación de la flotilla británica en el océano Índico, mientras tanto el novedoso blindado Yamato es designado como nuevo barco bandera por Yamamoto el 12 de febrero, sustituyendo así al Nagato.

Isoroku Yamamoto

Con la invasión de las Indias Orientales Neerlandesas, zona muy profusa en petróleo y caucho, los japoneses podían incrementar su espacio para la defensiva y la ofensiva. Tras lograr sus metas iniciales con admirable celeridad y modestas pérdidas, los japoneses bajaron su ritmo para examinar sus siguientes movimientos.

Yamamoto y otros dirigentes y oficiales militares aguardaban que Estados Unidos o Gran Bretaña pactaran un armisticio o un acuerdo de paz para finalizar la guerra, pero al no mostrar ni los británicos ni los estadounidenses interés alguno en negociar una detención del fuego con Japón, las intenciones japonesas se hicieron más hostiles.

Estas intenciones incorporan planes para la invasión de la India y de Australia, incluso la de Hawái. Tras ser excluidos estos proyectos, Yamamoto medio por un asalto decisorio para liquidar a la flotilla estadounidense, lo que era desaprobado por los marinos más tradicionalistas por ser muy temerario.

Isoroku Yamamoto

Cuando se planificaba la próxima ofensiva Tokio fue hostigada con bombardeos en la conocida como batida Doolittle del 18 de abril. Tal operativo fue ejecutada por los portaaviones americanos aún incólumes, instante en el cual Yamamoto hizo un plan para su supresión.

Este operativo igualmente incorporaba la ocupación de las islas Aleutianas en Alaska, y llevaría como nombre clave Operativo MI. Al unísono de este operativo igualmente se proyectaba el Operativo MO cuyo meta sería la ocupación de Port Moresby para poder incomunicar a Australia y Nueva Zelanda de los estadounidenses.

El Operativo MO fue una derrota para Japón, pues no alcanzaron, por primera oportunidad, ejecutar su principal misión. Pese a que conquistaron Tulagi y Guadalcanal, la flotilla del vicealmirante Takeo Takagi no pudo sacar provecho de la contienda del mar del Coral.

Las perdidas japonesas incluían al portaaviones liviano Shōhō pero alcanzaron a hundir al USS Lexington y afectar de modo grave al USS Yorktown, al que inclusive pensaban hundido. El Zuikaku y el Shōkaku de la 5.ª División de Portaaviones  igualmente experimentaron bajas; el primero por la pérdida humana y de equipos y el segundo por daños.​

Isoroku Yamamoto

Batalla de Midway

Tras un mes de lo ocurrido en el mar del Coral, del 4 al 7 de junio, se efectuó la batalla de Midway. El complejo Operativo MI tendría como meta primordial la invasión de las islas Midway para así intentar llamar la atención de los portaaviones americanos a una «confrontación final» y así extender su espacio para la defensa. Al unísono, una flotilla de menos calado habría de distraer asaltando las islas Aleutianas, la 5.ª Flota fue designada para esta acción.

Al tanto, la 1.ª Flota Aérea «Kidō Butai» comandada por el vicealmirante Chūichi Nagumo, actuaría como la avanzada del componente mayor de la flotilla de Yamamoto. El componente mayor de Yamamoto estaba compuesto de dos flotas: la 1.ª Flota bajo su liderazgo a bordo del Yamato y la 2.ª Flota del vicealmirante Nobutake Kondō, la cual estaba asignada para llevar a las soldados para la ocupación.

Nagumo, cuya flotilla estaba compuesta por cuatro de los seis portaaviones que previamente acometieron a Pearl Harbor; el Akagi (buque bandera de Nagumo) y el Kaga de la 1.ª División de Portaaviones bajo su dirección, y el Hiryū y el Sōryū de la 2.ª División de Portaaviones al comando del contraalmirante Tamon Yamaguchi, con la misión de acabar la flotilla de portaaviones adversaria.

Previamente Yamamoto había exigido el envío de aeronaves de observación sobre Pearl Harbor para conocer si los portaaviones americanos se hallaban allí, y la formación de una columna de vanguardia de submarinos para inspeccionar su posible aparición. La orden inicial fue interrumpida y la segunda se demoró por el arribo a la ubicación asignada.

Yamamoto desconocía que los estadounidenses habían decodificado el código náutico japonés, reconociendo desde un primer momento que el asalto contra las Aleutianas era para distraerlos del plan inicialmente diseñado. Esto, sumado a las funestas acciones decididas por Nagumo y/o mala fortuna, permitió a los estadounidenses hacer zozobrar a tres de los cuatro portaaviones de Nagumo cuando estos se hallaban con las plataformas repletas de aeronaves armadas y plenas de combustible.

Yamaguchi, dirigiendo el Hiryū (el ulterior portaaviones), quien había recomendado una rauda acción de pelea al sustituir los torpedos por bombas, se hallaba ahora en situación desventajosa de tres a uno. Yamaguchi ejecutó un asalto contra el USS  Yorktown, al que asumen por hundido en el mar del Coral, al que más adelante retornó a ejecutar un nuevo ataque, por error contra el mismísimo Yorktown. Esto sucedió a causa de lo rápido que repararon los daños del primer asalto. Estando indefenso, él Hiryū fue hecho hundir al final.

Isoroku Yamamoto

Con la avanzada de Nagumo demolida y aún con el componente mayor de la flotilla incólume, Yamamoto reunió a sus ejércitos para llamar la atención de la flotilla adversaria y proseguir así la contienda.​ Al final este mandato fue descartada y Yamamoto dispuso el retiro de  la flotilla. Este fracaso fue un fuerte golpe para el Japón, que malgastó una gran cantidad de sus bien preparados e insustituibles pilotos náuticos y se registró como un «punto de inflexión» para lo restante de la contienda.

Campaña de Guadalcanal

Después de la severa pérdida experimentada en Midway, la fortuna de Yamamoto menguó ante la mirada del Cuartel General Imperial; no obstante, se le mantuvo en el cargo para seguir con la moral en alto, aunque la Flotilla Combinada de la Armada Imperial aún mantenía su poder.

Prosiguiendo las operaciones se generó el Operativo FS; la ocupación de Fiyi y Samoa para interrumpir la columna de aprovisionamiento con Australia. Al unísono se laboraba en el levantamiento del Campo Henderson que se convertiría en zona  vital para operativos venideros. Con el inicio de la campaña de Guadalcanal y las subsecuentes contiendas, el Operativo FS fue suprimido.

Isoroku Yamamoto

A través de la permanencia de la campaña, Yamamoto generó variados planes para debilitar a las fuerzas náuticas adversarias,  logrando algunos triunfos y causando pérdidas y deterioros importantes a la flotilla estadounidense en diversas contiendas  navales en las cercanías de Guadalcanal: isla de Savo, cabo Esperanza y Tassafaronga.

Los portaaviones remanentes (de nuevo bajo la dirección de Nagumo) fueron usados en las contiendas de las Salomón Orientales (24-25 de agosto) e islas Santa Cruz (25-27 de octubre), en las que pudieron causar deterioros a sus iguales americanos como el USS Enterprise y la zozobra del USS Hornet,  los dos actuantes en Midway, y al USS Wasp.

Para aprovisionar y fortalecer a su ejercito en Guadalcanal se formó el «Tokio Express» concebido por Yamamoto. Tal plan implicaba el uso de torpederos, utilizando su rápido desplazamiento para colocarlos en el lugar deseado y retornarlos a la base  originaria en el transcurrir de una noche, idóneo para esconderlos de los aeronaves enemigas. No obstante, esto fue un gran costo en torpederos para la Armada Imperial.

Isoroku Yamamoto

La campaña de Guadalcanal terminó a inicios de 1943, del 14 de enero al 7 de febrero, momento en que se ejecutó el Operativo KE. Su finalidad era la desocupación de las tropas remanentes en Guadalcanal, donde al final fueron 10.652 soldados los retirados de la isla los días 1, 4 y 7 de febrero.

Yamamoto alabó a todas las equipos implicados para su logro. En los días subsiguientes, Yamamoto traspasa su bandera al novedoso blindado Musashi, que sustituye a su gemelo Yamato como barco bandera.

Muerte de Isoroku Yamamoto

Los servicios de espionaje de Estados Unidos obstaculizaron y decodificaron la comunicación en la que Yamamoto recorrería determinadas bases, reconociendo día y hora de su recorrido. Se conocía que Yamamoto era un individuo de gran disciplina en cuanto a horarios se refería y que se les mostraba una oportunidad única de suprimir a tan extraordinario oponente.

Sirvió esa información para elaborar una presuroso operativo contra Yamamoto. Era considerado un asesinato. No obstante, tras deliberaciones, el plan fue admitido por el mismísimo presidente Franklin D. Roosevelt, asumiendo que su muerte supuestamente abreviara el combate.

Se ejecutó un asalto desde gran distancia con dieciséis aviones cazas P-38 Lightning, de ellos cuatro serían los ejecutantes. Yamamoto al instante de subir a la aeronave llevaba un atuendo caqui del ejército y no su acostumbrado atuendo blanco de marino e iba sentado en las posición tras el piloto.

Yamamoto iba a recorrer tres bases en las islas Salomón el 18 de abril. Salió de Rabaul a las 06:00 y habría de arribar sobre las 08:00 a Ballare. A las 08:35 horas, la aeronave del almirante, un avión Mitsubishi G4M «Betty», secundado por seis aviones cazas Mitsubishi A6M «Zero» y acompañado de otro avión Betty en el que se hallaban su superior del Estado Mayor, el vicealmirante Matome Ugaki, fueron obstaculizados y abatidos por los P-38 sobre Bouganville.

El Betty de Yamamoto se precipitó en la selva a la vez que el de Ugaki lo hizo sobre el océano. Su cadáver fue hallado por una escuadra japonesa al próximo día. Se halló bajo un árbol, dispuesto en su asiento que fue desprendido por el choque del fuselaje, sosteniendo su kai-guntō ritual, el cual le obsequió su hermano Kihachi años atrás.

Isoroku Yamamoto

La autopsia concluyó que Yamamoto fue impactado por dos balas de 12,7 mm; una atravesó su hombro izquierdo y otra que traspasó su cabeza por el costado inferior izquierdo saliendo por arriba del ojo derecho. Su cadáver fue llevado a la próxima aldea de Buin y tras la autopsia, fue cremado trajeado con su uniforme luego de tres días de muerto.

Sus cenizas fueron llevadas por aire hasta Truk y de allí a bordo del blindado Musashi hasta Japón, donde se le ofrendó un sepelio de Estado en el Santuario Yasukuni en Tokio, el 5 de junio. Su fallecimiento no fue comunicada sino hasta el 21 de mayo.​

Como consideración póstuma fue promovido al rango honorario de Almirante de la Flota y fue distinguido con el Gran Cordón de la Orden del Crisantemo de 1.ª clase. Sus sustitutos fueron el almirante Mineichi Koga (1943-1944), el almirante Soemu Toyoda (1944-1945), y a posteriori el vicealmirante Jisaburō Ozawa (1945), quienes no consiguieron imitar sus logros militares y el Imperio del Japón se encaminó inevitablemente a la derrota.

Isoroku Yamamoto fue estimado como uno de los más talentosos estrategas de la historia de la Armada Imperial, ya que ejecutó  una transformación radical de la misma en lo referente al poder en el aire y su disposición al apoyo marítimo.

Dejar Comentario