≡ Menu




Ejército Rojo: Definición, Uniforme, Rangos y Más.

El gran Ejército Rojo fue un poder militar vigoroso y de gran participación durante la segunda guerra mundial, fue quizás uno de los mas temidos durante este gran acontecimiento mundial. A continuación establecemos los datos mas relevantes y todo lo que deberías saber sobre el.

Ejercito Rojo

¿Que es El Ejército Rojo?

El Ejército Rojo de obreros y campesinos era el nombre establecido oficialmente del gran ejército y fuerza aérea de la “República Socialista Federativa Soviética de Rusia” y después de 1922 paso a ser solo de la Unión Soviética. Este ejército fue formado después de la Revolución de octubre, más generalmente conocido como Octubre Rojo, en el año 1917. (Ver Articulo Sobre: Línea Gótica).

Los bolcheviques formaron un ejército para restringir a los militares confederados bajo el Movimiento Blanco, el cual era contrarrevolucionario en medio de la Guerra Civil Rusa.

A partir de febrero de 1946, el Ejército Rojo, junto con la Armada Soviética, tipificaría la parte principal de las Fuerzas Armadas Soviéticas, adquiriendo el nombre oficial de «Ejército Soviético» hasta la desintegración de la Unión Soviética en diciembre de 1991.

El Ejército Rojo se acredita como un poder definitivo en el triunfo aliado frente a las grandes potencias del Eje en el frente europeo en la Segunda Guerra Mundial.

En medio de tareas en el frente oriental, el Ejército Rojo perpetró un daño aplastante a los poderes de la Alemania nazi, que envió 80 u 83 % de sus poderes en ese frente, causando la parte dominante de las bajas totales en relación con otras naciones unidas.

Finalmente capturaron la capital alemana de Berlín después de una lucha en la que murieron unas 200.000 personas, que estaban comprendidas entre ciudadanos regulares y fuerzas armadas de ambos lados.

Rangos del Ejército Rojo

El Ejército Rojo anuló todas las posiciones o rangos de oficiales y generales, manteniéndose únicamente con posiciones personales. En esta línea, un “komvzvoda” o Comandante de unidad era una posición a asignar a un oficial que comúnmente podía tener un rango de teniente o teniente mayor, “kombat” o Comandante de un batallón era un rango de comandante o capitán, y “kompolka” era un teniente coronel o simplemente coronel.

A pesar del hecho de que las posiciones personales habituales para los oficiales del Ejército Rojo se restauraron en 1935, las posiciones generales no se presentaron hasta 1940, probablemente debido a que estaban relacionadas con el desarrollo del Ejército Blanco. Así, en 1935-1940, el marco de la posición personal en el Ejército Rojo comprendía las siguientes posiciones de rango general:

  • Kombrig o Comandante de Brigada: Proporcional a Brigadier.
  • Komdiv o Comandante de división: Proporcional a un Mayor General.
  • Komkor o Comandante de cuerpo: Proporcional a un Teniente General.
  • Komandarm o Comandante del ejército de segundo rango: Era un teniente general o proporcional a un General Completo.
  • Komandarm o Comandante del ejército de primer rango: Un puesto de Comandante de Frente o Comandante Supremo y proporcional al Coronel General, General del Ejército o Mariscal de Campo en algunos diferentes países.

En el momento en que se presentó al mariscal de la Unión Soviética más tarde en 1935, se convirtió en la posición más asombrosa del Ejército Rojo, expandiendo un marco de rangos que ya era un poco complejo antes de su creación.

Sea como fuere, cuando las posiciones generales personales se presentaron en 1940, el marco de la posición actualizada no incluía un rango de brigadier, lo que refleja una circunstancia en la fuerza armada rusa donde el rango de brigadier dejó de existir a mediados del siglo XIX.

La gran mayoría de los oficiales que ocupaban el rango de “kombrig” fueron degradados a solo Coroneles, y solo a algunos de ellos se les ascendió otorgándole el rango de general mayor. (Ver Articulo Sobre:  La Batalla de Kursk).

Otra característica de este nuevo marco fue la no aparición de un rango completo de “General”, que hasta el siglo XIX era llamado General-en-Chef en la fuerza armada imperial rusa, y que luego pasó a llamarse “General de Infantería”, Caballería y Artillería.

Curiosamente, el borrador subyacente del nuevo marco de posición elaborado por el Comisario de Defensa Popular, Mariscal Voroshilov, estaba más de acuerdo con la costumbre militar rusa. En una actualización presentada el 17 de marzo de 1940 al Politburó y al Sovnarkom, Voroshilov hizo la propuesta siguiente:

Después de hablar de esta investigación con mis delegados, razonamos que nuestro ejército necesita un número indistinguible de puestos generales de los que estaba en la fuerza armada zarista y como existe en otros militares europeos, por ejemplo, alemanes, franceses y británicos.

Actualmente tenemos cinco posiciones de rango general: “kombrig, komdiv, komcor, komandarm segunda posición y komandarm primera posición”.

Creemos que es importante unir las posiciones militares de komdiv y komcor en una posición única de teniente general, y de igual modo unir las posiciones militares de komandarm de segunda posición y komandarm de primera posición en una posición única de General de infantería (artillería, fuerza montada, aviación, tropas blindadas y así sucesivamente).

Seguirlos a ellos es la posición militar más elevada en el Ejército Rojo, el Mariscal de la Unión Soviética, que se compara con posiciones iguales en las fuerzas armadas industriales del extranjero.

En cualquier caso, en el último registro, las dos posiciones “komandarm” fueron suplantadas con el Coronel General y el General del Ejército, y solo se encontraba la posición de Mariscal de la Unión Soviética sobre ellas.

A fin de cuentas, la cantidad de posiciones de rango general no disminuyó en absoluto, incluso con la anulación del rango de “kobmbrig” de rango de brigadier, en oposición a la proposición inicial de Voroshilov.

Después de la presentación de este nuevo marco, la mayoría de los “kombrigs” existentes se posicionaron como coronel, aunque algunos se posicionaron como generales; los “komdivs” existentes se posicionaron en su mayor parte como generales.

Los “komcors” y los comandantes del ejército la segunda posición se ubicaron en su mayor parte como teniente general, y los comandantes del ejército de primera posición se ubicaron como coronel general o general del ejército (un caso especial llamativo es Georgy Zhukov quien fue elevado a General del Ejército directamente de rango “komcor”).

Más tarde, en 1943, las posiciones de Mariscal y Mariscal Jefe de una rama de la aviación fueron establecidos, artillerías, tropas blindadas y de comunicación; Ambos proporcionales al “general del ejército”.

La última estructura de posición de rango personal (para el Ejército y la Fuerza Aérea) fue, por lo tanto, la siguiente:

  • Coronel: Nivel de brigada o división.
  • Mayor General: Cuerpo, División o de vez en cuando nivel de brigada.
  • Teniente General: Nivel de cuerpo o ejército.
  • Coronel General: Ejército o frente.
  • General del Ejército: Ejército o nivel de Frente.
  • Mariscal o Jefe de Mariscal: Rama servicio, nivel del ejército.
  • Mariscal de la Unión Soviética: Nivel del frente o del comando supremo, a cargo de las autoridades de campo más respetadas y con mayores honores.

Al final, el arreglo soviético de posiciones generales incluía al general mayor típico, el teniente general, aunque la posición en medio del teniente general y general del ejército estaba en manos del coronel general, que en el marco soviético es lo que podría compararse con una posición de “general” en otros países.

Esta sorprendente estructura de posición hace que las correlaciones de rango sean problemáticas; El mariscal de la Unión Soviética no parece ser proporcional a las posiciones generales de cinco estrellas en la OTAN, como lo es el mariscal de campo británico o el general estadounidense del ejército, sin embargo, es más bien una posición privilegiada prácticamente equivalente al mariscal de Francia, pero no posee capacidades estatales relacionadas.

En la Armada soviética, antes de 1935, las filas eran las posiciones personales. Desde ese año, la estructura de rango de los oficiales generales avanzó hasta convertirse en la siguiente:

  • Oficial de bandera de segundo rango.
  • Oficial de bandera de primer rango.
  • Bandera de flota oficial de segundo rango.
  • Bandera de flota oficial de primer rango.

Desde el año 1940, la estructura de rango para altos oficiales de la Armada se convirtió en:

  • Capitán de primer rango.
  • Contraalmirante.
  • Vicealmirante.
  • Almirante.

En 1943, la estructura de rango cambió marginalmente al último movimiento de posición que se mantuvo hasta la desintegración de la Armada en 1991 con más cambios en 1955 y 1962:

  • Capitán de primer rango.
  • Contraalmirante.
  • Vicealmirante.
  • Almirante.
  • Almirante de la flota (progresó para convertirse en Almirante de la Flota de la Unión Soviética en 1955, restaurado en 1962 como una posición menor en proporción con el General del Ejército).

Las posiciones en las administraciones en tierra reflejaron los ajustes en el Ejército Rojo, con la pequeña excepción de que el Coronel General fue convertido en la posición más notable para las tropas en esas administraciones.

La Armada rusa todavía usa esta clasificación, pero varia en que el Mariscal de la Federación Rusa es la posición de prioridad más elevada, y la posición debajo de esta es la de Almirante de la Flota, el cual es el rango de cubierta más notable para los oficiales.

Uniforme

El Ejercito rojo se caracterizaba por utilizar el siguiente tipo de uniforme:

 

Ejército rojo en Berlín

La batalla de Berlín fue la última pelea significativa en Europa en medio de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó el 16 de abril de 1945 después del inicio de una notable ofensiva por parte de la Unión Soviética en la ciudad, que era capital del Tercer Reich, y terminó el 2 de mayo de 1945, cuando los alemanes entregaron la ciudad al gran Ejército Rojo.

El 12 de enero de 1945, el Ejército Rojo entró en un área alemana en medio de la ofensiva denominada “Vistula-Oder” y se dirigió hacia el oeste a una velocidad increíble de hasta cuarenta kilómetros por día, entrando en Prusia Oriental, Baja y alta Silesia y a Pomerania. (Ver Articulo Sobre: La Guerra de Corea).

Al este, hasta el punto en que se detuvo incidentalmente a sesenta kilómetros hacia el este de Berlín, en una línea de protección alemana al lado del canal Oder. En el momento en que continuaron los ataques, dos frentes soviéticos asaltaron Berlín desde sus posiciones hacia el este y el sur, mientras que un tercero atacó las ocupaciones alemanas al norte de la ciudad.

Los arreglos principales para salvaguardar los límites de Berlín comenzaron el 20 de marzo, cuando la autoridad recientemente delegada del Grupo de Ejércitos Vistula, el General Gotthard Heinrici, previó que la mayor parte de las tropas soviéticas cruzarían el río Oder.

Antes del inicio de la escaramuza de Berlín, los soviéticos consiguieron abarcar la ciudad a causa de sus triunfos en los enfrentamientos de las laderas de Seelow y Halbe. El 16 de abril de 1945, el primer frente bielorruso conducido por el mariscal de la Unión Soviética Georgy Zhúkov comenzó a atacar el punto focal de Berlín.

Mientras tanto, el primer frente ucraniano conducido por el mariscal Ivan Kónev, empujó hacia el sur a las partes restantes del grupo de ejércitos del centro. Los salvaguardas alemanes fueron dirigidos esencialmente por Helmuth Weidling.

Dichos defensores estaban comprendidos por divisiones cansadas, poco preparadas y con poco orden de la Wehrmacht y la Waffen-SS, a las cuales se incluyeron numerosos voluntarios remotos de las SS y voluntarios inadecuadamente preparados de la Juventud de Hitleriana y Volkssturm.

En medio de los días en que la lucha continuó, los soviéticos avanzaron rápidamente a través de los bulevares de Berlín hasta llegar a la base en el punto focal de la ciudad, donde las batallas se libraron mano a mano y casa por casa. (Ver Articulo Sobre: Campañas Terrestres de la Guerra del Pacifico).

El Ejército Rojo libera Auschwitz

En las últimas fases de la guerra mundial, el implacable desarrollo del Ejército hacia el núcleo de la Alemania nazi condujo, en julio de 1944, a la divulgación del principal campo de exterminio alemán en Majdanek. Allí encontraron mil detenidos, sobresaltados, desnutridos y debilitados.

Los judíos habían sido trasladados hacia el oeste en una de las pasarelas de la muerte, es por esta razón que un gran número de ellos eran detenidos de guerra soviéticos. El general Chuikov declaró: «cuánto odio había en los corazones de nuestros guerreros», y pidió a los detenidos alemanes que se abrieran de par en par mientras los supervivientes los reprendían.

Roman Kamen, uno de los principales periodistas en abordar el campo, escribió que «nunca había considerado nada tan horroroso como Majdanek». El columnista del New York Times, H. W. Lawrence, planteo que Majdanek era «el lugar más desconcertante de la esencia de la tierra».

El 27 de enero de 1945, las tropas soviéticas alcanzaron el campo de concentración de Auschwitz, donde solo quedaban los débiles y muy enfermos que no podían ser extraídos. Solo 2.819 sobrevivientes se quedaron, un número significativo de ellos fallecieron.

Los oficiales soviéticos encontraron 348.820 trajes de hombre y 836.255 abrigos y vestidos de mujer. A pesar del hecho de que los crematorios habían estado apagados durante diez días, el hedor de la muerte se sentía notoriamente alrededor.

Himmler había afirmado que la erradicación de los judíos era «una página brillante de la historia que nunca se había escrito y que nunca se escribiría» y pidió a sus hombres que llevaran el secreto de la masacre a sus tumbas.

En noviembre de 1944, pidió que se detuviera el asesinato en las cámaras de gas, que se desarmaran y que se eliminaran todas las pruebas que pudieran servir para acusar a los asesinos. Por fin, alrededor de seis millones de judíos habían fallecido en el Holocausto, metafóricamente llamado por los nazis «la solución final del problema judío».

Los hombres que encontraron las tropas soviéticas en Auschwitz estaban demasiado debilitados para siquiera pensar en unirse a los individuos que se habían visto obligados a caminar hacia el oeste y que deberían haber sido sacrificados antes de la entrada de los soviéticos.

No obstante, los hombres de las SS sintieron más entusiasmo por alejarse de la indignación soviética que en la consumación de su vil asignación. La escena que se abrió ante los ojos de los oficiales soviéticos fue desagradable.

En cualquier caso, como un oficial del Ejército Rojo diría, sus hombres acababan de ver una severidad excesiva para ser conmovidos por esta escena. La prensa soviética, además, no parecía estar inspirada excepcionalmente por la libertad de ese campo que, a fin de cuentas, terminaría siendo sinónimo del Holocausto.

Debido a la barrera que comenzó a aislar a la URSS de sus aliados, se sabe muy poco de la libertad de los campos por parte del Ejército Rojo. (Ver Articulo Sobre: Batalla de Canchas Blancas).

En febrero de 1945, los británicos obtuvieron información sobre la libertad de Auschwitz. Apenas dos meses después del hecho, los soviéticos detallaron enigmáticamente que las desafortunadas víctimas eran «cuatro millones de residentes de unas pocas naciones europeas».

La gran pesadilla de Bergen-Belsen

El Ejército Rojo también liberó a Sachsenhausen, Ravensbrück y algunos campos diferentes en medio de los días más recientes de la contienda. En el oeste, la consideración se centró en el campo de Bergen-Belsen, liberado por los británicos en abril de 1945.

Ese campo era extremadamente importante, ya que era uno de los pocos que los alemanes cedieron con gran cantidad de los prisioneros vivos y algunos moribundos ya que estos no lograrían, o deseaban, enfrentar una explosión de tifus.

En el momento en que aparecieron al mundo las imágenes de miles de hombres muertos, hambrientos y destruidos, causaron un alboroto gigantesco. Un oficial británico describió: «Lo que vi tenía la capacidad de impresionar a un veterano preparado de la guerra como yo.

Dentro había filas de literas que contenían unos cuantos hombres desnudos, el hedor era terrible. Siempre recordaré lo que vi ese día, tampoco tendré la capacidad de pasar por alto a una raza capaz de hacer semejante maldad».

Lo que los combatientes británicos no sabían era que Bergen no era, de ninguna manera, un campo de aniquilación. La libertad, en cualquier caso, no significaba supervivencia. Más del 33% de los detenidos de Bergen-Belsen morirían por la mala nutrición que tenían y por diversas enfermedades en los próximos meses.

Escenas comparativas fueron entregadas en campos liberados, por ejemplo, Dachau, Buchenwald y Mathausen. Un especialista estadounidense llamó la atención sobre Dachau: «El campamento estaba sucio, atormentado por dolencias, los detenidos estaban desnutridos, sus apariencias eran desanimadas, sus ojos perdidos, sin expectativas».

La falta de atención en la libertad de Auschwitz fue un efecto secundario crítico de la separación en desarrollo entre los soviéticos y sus aliados en el occidente. Auschwitz era un campo en el área polaca y habían ocurrido anteriormente conflictos entre los Aliados y Stalin sobre el destino de Polonia.

La diferencias se había exacerbado por la ausencia del refuerzo de la URSS para el levantamiento de Varsovia a mediados del año 1944 y por la revelación de los pozos de Katyn donde las fuerzas de seguridad soviéticas habían disparado a una gran cantidad de oficiales polacos.

Posteriormente, el efecto de encontrar el campamento de exterminio más grande en la historia dejó de lado la oportunidad de ser importante ante el público. Recientemente ha sido posible realizar una evaluación genuinamente objetiva de lo que ocurrió allí.

Nos damos cuenta de que de las 1.300.000 personas que fueron enviadas al campo, 1.100.000 murieron y de ese número, alrededor de un millón eran judíos. El traslado de 438.000 judíos húngaros a Auschwitz en 1944 hizo que el campamento superara a Treblinka en sus terribles medidas (con aproximadamente 900.000 muertos).

Hacia el inicio de 1945, todavía había 11 campos sustanciales bajo el control nazi. Mientras los Aliados avanzaban hacia el interior del Reich, las SS obligaban a los sobrevivientes a caminar hacia el interior de la nación. (Ver Articulo Sobre: Campaña Naval de la Guerra del Pacifico).

Los SS dispararon a cada uno de los individuos que eran demasiado impotentes para siquiera considerar marchar y muchos otros murieron debido al frío, hambruna o alguna enfermedad. Se estima que el 25% de los 60.000 sobrevivientes de Auschwitz murió en las caminatas de la muerte.

Brutalidad de los nazis

En el momento en que el general Eisenhower tocó la base en el campamento de Buchenwald, anunció que existían las «pruebas innegables de la implacabilidad de los nazis». Sin embargo, él anticipó previamente que se podría negar el Holocausto: «He visitado cada borde del campo, ya que es mi compromiso de observar en estas ocasiones, sin posibilidad alguna, que la convicción de que los cuentos de crueldad nazi son solo publicidad».

La libertad de los campos nazis no debería influir en nosotros para pasar por alto que de los 6.500 hombres de las SS que trabajaron en Auschwitz, solo 750 fueron condenados por diferentes violaciones.

El carácter motorizado del asesinato, junto con la utilización de los detenidos para trabajar en los crematorios, hizo excepcionalmente difícil demostrar que una gran parte de los hombres de las SS habían matado específicamente a alguien.

La parte más espeluznante de los campamentos de erradicación fue que la organización, planificación y uso de los asesinatos se completó como «una cadena de montaje». En Treblinka, en 13 meses, entre julio de 1942 y agosto de 1943, solo se requirieron 50 alemanes, 150 ucranianos y mil judíos obligados a trabajar para completar el asesinato.

En cualquier caso, la asignación de los Aliados de otorgar justicia era complicada. Ocho millones de alemanes organizados se unieron al grupo de los nazi y, con estas cifras, los aliados se vieron obligados a rechazar la idea del «deber agregado» en el Holocausto.

La «guerra fría» puso fin, en parte, a los aliados que quieren continuar con la opresión de los nazis. El peligro soviético era en ese punto más prominente que un posible resurgimiento del nazismo. (Ver Articulo Sobre: El combate naval de Angamos).

Esa contradicción entre los socios después de la revelación de los campos nazis también se reflejó en la historia posterior de las dos alemanias. El resumen de las personas explotadas en la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana  no fue igual.

Las damas víctimas de las numerosas violaciones del Ejército Rojo, constante en las declaraciones en el RFA, eran básicamente inexistentes en la RDA, donde los judíos se convirtieron en una reunión de víctimas, apenas reconocibles de otras «bajas de la dictadura».

El efecto de la revelación de los campos dejó a un lado una larga oportunidad de acabar en evidencia porque, después de la guerra, el Holocausto no provocó mucha intriga. Una gran cantidad de los supervivientes judíos vivían detrás de la «cortina de acero».

Importantes archivos quedaron en manos de la URSS y, en Europa, la construcción de lo devastado pareció ser más seria que investigar las heridas del pasado difícil.

Sería el Estado de Israel el que transformaría el Holocausto en un punto focal de consideración mundial con el juicio de Eichmann, a pesar del hecho de que la etapa inicial para una atención más notable se debió a otro método para enfocar el tema mediante los medios de comunicación.

El docudrama del Holocausto de 1978, cambió la impresión de la destrucción que vino a denominarse con el título de la serie, ganando el más utilizado hasta ese momento: «Auschwitz» o, como lo indica la redacción nazi: «La solución final».

Los campamentos de aniquilación nazis fueron la expresión de probablemente los patrones más notables del avance humano occidental en el siglo veinte: la idea dañina de la guerra actual, el desarrollo del control estatal y las estrategias jerárquicas para las empresas actuales.

El Holocausto no fue una excelente ocasión crónica que hablara de una recaída en el salvajismo medieval. Fue una ocasión central de la historia actual que fue concebida debido a los avances de la ciencia más progresista y la asociación burocrática sana de la sociedad industrial.

Estos medios dieron el camino para presentar la masacre, además de ofrecer otra cualidad profunda de vanguardia que estimaba el control autoritario por encima de cualquier deber moral. (Ver Articulo Sobre: Segunda Guerra del Pacífico).

Dejar Comentario