≡ Menu




Aprende todo sobre el Fuerte Eben Emael, su historia y más

El Fuerte Eben Emael fue una instalación subterránea de guerra en Bélgica construida con la finalidad de defender al país contra un posible ataque alemán. Su diseño y estructura, así como su dotación de armamento y tropas le ganaron la fama de de ser impenetrable.

Eben Emael

Eben Emael

El fuerte Eben Emael (en francés: Fort d’Ében-Émael) es una fortaleza belga fuera de servicio ubicada entre Lieja y Maastricht, en la frontera belga-holandesa, próxima al Canal de Alberto. Fue proyectada para proteger a Bélgica de un ataque alemán en el estrecho cinturón del territorio holandés en esa zona. Fue edificada en 1931–1935, y se hizo famosa por su inexpugnabilidad y, en ese momento, era la fortaleza más grande del mundo.

Introducción

El complejo de Eben Emael se edifica después de la primera guerra mundial. Al inicio de este conflicto los belgas ganaron mucha experiencia en la utilización de fuertes y fortificaciones. Los fuertes localizados en Lieja obstaculizaron más de 1 semana el avance alemán contra todo lo predispuesto. La veteranía belga no sólo está limitada a la Primera Guerra Mundial. A través del siglo XIX el país construyó una serie de bastiones en ciudades clave:

– Lieja, ciudad que da paso a Bruselas desde los límites con Alemania, 12 fuertes.
– Namur, idéntica a Lieja pero con Francia, 9 fuertes.
– Amberes, con un puerto de significancia crítica, 9 fuertes.

Después de la primera guerra mundial gran parte de estos fuertes fueron restaurados y mejorados. Los belgas, como los franceses, había concluido que estos fuertes serían de una trascendencia crítica en el futuro.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el fuerte fue neutralizado por unos 85 soldados alemanes llegados allí en planeadores el 10 de mayo de 1940. La acción allanó el camino para que las fuerzas terrestres alemanas ingresaran a Bélgica, sin ser detenidos por el fuego proveniente de Eben Emael. El fuerte sigue siendo propiedad del ejército belga y ha sido bien preservado de tal manera que se permiten visitas guiadas. (Ver articulo: Guerra Relámpago)

Ubicación

El fuerte Eben Emael se localiza a lo largo del canal Alberto, donde recorre un corte profundo en la encrucijada de las fronteras belga, holandesa y alemana, a unos 20 kilómetros al noreste de Lieja y unos 10 kilómetros al sur de Maastricht. En los años de 1920 se ejecutó un enorme proyecto de excavación para crear la trinchera de Caster, la cual atravesaba el Monte Saint Peter para mantener el curso del canal en territorio belga.

Eben Emael

Esto formó una barrera defensiva natural que fue ampliada por el fuerte, en un lugar que fue sugerido por el arquitecto militar Henri-Alexis Brialmont en el siglo XIX.  Eben Emael fue el más grande de los cuatro fuertes edificados en la década de 1930 como parte de la Posición Fortificada de Lieja I (Posición Fortifiée de Lieja I  PFL I). Desde el norte al sur, las recientes fortalezas eran Eben Emael, Fort d’Aubin-Neufchâteau, Fort de Battice y Fort de Tancrémont. Tncremont y Aubin-Neufchâteau son de menor tamaño que Eben Emael y Battice.

Algunos de los fuertes del siglo XIX proyectados por el general Brialmont y que circundan Lieja fueron reconstruidos y denominados como PFL II. Gran parte de los trabajos de excavación del fuerte se ejecutaron al lado del canal, ocultos a la vista y en un lugar conveniente para cargar los escombros en barcazas para ser evacuados económicamente. La elevación del fuerte sobre el canal también permitió un eficiente drenaje interior, haciendo de Eben Emael sea una de las fortificaciones con menor humedad.

El Complejo

La primordial misión del fuerte Eben Emael era la de resguardar el acceso al canal Alberto en los viaductos de Vroenhoven y Veldwezelt, y las carreteras que arriban a Bélgica desde Maastricht. Si los alemanes atravesaban el canal Alberto dispondrán de un mucho más cómodo acceso a lo interno del país.

Eben Emael

La estructura tiene unas medidas en forma de triángulo de 800 × 900 metros, extendiéndose por un área de 75 ha (150 campos de fútbol). Los aparatos de defensa se ubican en 3 niveles, alcanzando a tener una elevación máxima de 70 metros. Las entradas estaban resguardadas por fosos anticarro, un canal de agua y una muro vertical a causa de una montaña.

Se totalizaron 17 bunkers para una regimiento de 1200 hombres, que se separaba en artilleros (1000) y técnicos de manutención (200). Los corredores bajo tierra se extendían por 5.5 kms y estaban instalados cerca de 400 kms de cable. La artillería dispuesta era la más poderosa de Europa, y su descarga llegaba a 2100 kg/min. El fuerte Eben Emael consta de 2 baterías de fuego, la ofensiva (1) y la defensiva (2). (Ver articulo: Ametralladora Mg-08)

Batería Ofensiva

– Dos cañones de 120 mm dispuestos en una torre giratoria con un alcance de 17 kms.
– Dos cúpulas (norte y sur) con 2 cañones indoblegables de 75 mm y un alcance de 11.3 kms.
– Cuatro bunkers con 3 cañones de 75 mm, con un alcance de 8 km. Al no estar ubicados en torres su ventana era de solamente 70°. Los bunkers que descargan al norte eran de nombre Maastricht 1 y 2. Los que lo hacían al sur eran Vise 1 y 2.

Eben Emael

Batería Defensiva

Diez bunkers defensivos provistos con metralletas, reflectores, 1 o 2 cañones de 60 mm y una cúpula de observación. Los bunkers, denominados como bloques (“blocks” en francés), eran los siguientes:

– Bloque I: defensa del acceso principal.
– Bloque II: entre el acceso principal y el canal, ante la fosa anticarro.
– Bloques IV y V: ubicados en la parte sur frente a la  fosa anticarro.
– Bloque VI: al fondo de la fosa anticarro, a unos 100 m al sur del acceso principal.
– Mi-Sud y Mi-Nord: bloques con metralletas sobre la superestructura del fuerte para su defensa próxima y antiaérea.
– Bloque Canal Norte: en la trinchera a nivel del Canal; dirigido hacia Canne.
– Bloque Canal Sur: idéntico a Canal Norte, dirigido hacia Lanaye.
– Bloque OI: defensa de la esclusa de Lanaye, enlazado con el fuerte a través de una trinchera.

En la parte más alta del fuerte había siete metralletas antiaéreas, tres simulaciones de cúpulas, y tres grandes cúpulas denominadas Eben 1, 2 y 3. Las cúpulas eran tribunas de observación para los fuertes de Lieja y seis de ellas dominaban el Canal Alberto y los puentes.

Eben Emael

Sistemas de Operaciones

La conformación de Eben Emael era idéntica a la de un barco. En lo más elevado se ubicaba el armamento de mayor alcance, y en las cercanías el defensivo. En cada bunker/bloque/casamata se congregaron unas 25 personas. En la sección inferior se encontraban los sistemas de ventilación, hospital, morgue, área de descontaminación, peluquería, despachos, filtros, barracones y en el nivel intermedio se disponía la munición y los sistemas de auxilio de las baterías, que se encontraban en la parte superior.

La zona donde estaba ubicada la torre y bunkers con los cañones de 120 y 75 mm se encontraba más alta con relación al resto del fuerte. El hecho de que esta región fuese parcialmente plana favorecía los aterrizajes con planeadores, cosa que se comprobó más adelante.

En la parte interna del fuerte Eben Emael todo estaba planificado al detalle. Una de las cosas más impresionantes fue la consideración otorgada  al equipo anti-gas. Un asalto de este tipo sembraba mucho temor, por lo que el fuerte contaba con un sistema de ventilación y filtros. La presión en la parte interna del fuerte era más elevada que en la externa, de modo tal que si hay un inconveniente en los filtros o sellado, el aire se expele hacia fuera y no al revés.

Eben Emael

Los posiciones de combate disponían de ascensores de munición y variados sistemas. El contrachapado de la aposento de combate tenía un  cometido muy interesante. En la medida que el hormigón es impactado por los proyectiles, empiezan a caerse pequeños trozos de él, lo cual crea un efecto desmoralizador en los soldados. Con este sistema no se observaban los pequeños desprendimientos.

Diseño Resistente

El Fuerte Eben-Emael fue un desarrollo mas extenso de los trabajos de defensa belgas originales proyectados por el General Henri Alexis Brialmont antes de la Primera Guerra Mundial. Aun en su presentación más ampliada, el fuerte comprendía un conjunto relativamente compacto de torretas de armas y puestos de observación, circundada por una zanja de defensa.

Esto contrasta con el pensamiento francés con respecto a las fortificaciones contemporáneas de la Línea Maginot, que se basaron en el concepto disperso de «Fuerte en forma de Palma», sin un perímetro claramente definido, una lección aprendida de las experiencias de los fuertes franceses y belgas en la Primera Guerra Mundial. Las nuevas fortalezas belgas, aunque tienen un diseño más conservador que los adelantados franceses, incluyeron varios novedosos aspectos como resultado de la experiencia de la Gran Guerra.

Eben Emael

Las torretas de armas estaban menos aglomeradas. Se usó concreto reforzado en lugar de concreto de masa lisa, y su colocación se realizó con mayor cuidado para eludir uniones débiles entre los vertidos. La ventilación mejoró grandemente y se prestó cuidadosa atención a las facilidades sanitarias y de vivienda en general para las tropas. Eben Emael y Battice disponían de cañones de 120 mm y 75 mm, lo que le aportó al fuerte la capacidad de bombardear objetivos en una amplia zona de la región oriental de Lieja.

El fuerte Eben Emael ocupa una gran colina justo al este de la aldea de Eben Emael (ahora parte de Bassenge) y que bordea el canal de Alberto. La fortaleza de forma irregular tiene unos 600 metros (2,000 pies) en dirección este-oeste y unos 750 metros (2,460 pies) en la dirección norte-sur. Estaba más fuertemente armado que cualquier otro en el PFL I.

En contraste con las otras fortalezas cuyas armas principales estaban en las torretas, las armas principales de Eben Emael se separaron entre las torretas y las casamatas.  Los cañones de 60 mm, 75 mm y 120 mm fueron elaborados por la Fonderie Royale des Canons de Belgique (F.R.C.) en la ciudad de Lieja.

Eben Emael

Las galerías bajo tierra se prolongan por 4 kilómetros (2,5 millas) debajo de la colina, conectando los bloques de combate y sirviendo a los cuarteles subterráneos, centrales eléctricas, revistas de municiones y otros espacios.  El aire fresco se obtuvo de los respiraderos de entrada sobre el canal.

Personal

En 1940, el comandante Jean Jottrand fue quien, para la época, comandaba el Fuerte Eben Emael. Había alrededor de 1.200 tropas belgas estacionadas en el fuerte, divididas en tres grupos. El primer grupo estaba estacionado permanentemente en el fuerte y consistía de 200 personas en el área técnica (por ejemplo, médicos, cocineros, técnicos de mantenimiento de armas, personal de administración).

Los otros dos grupos consistían en 500 artilleros cada uno. En tiempo de paz, un grupo estaría estacionado en el fuerte durante una semana, y el otro grupo estaría en reserva en el pueblo de Wonka unos 5 km (3 millas) de distancia. Estos dos grupos cambiarían de lugar cada semana.

Eben Emael

Excepto algunos oficiales y suboficiales, la mayoría de los hombres eran reclutas. La mayoría de estos eran reservistas y fueron convocados después de la Invasión de Polonia en 1939. El entrenamiento de infantería era deficiente, ya que se consideraba que los hombres eran puramente artilleros. (Ver también: El Eje en la Segunda Guerra Mundial)

1940

El 10 de mayo de 1940, 78 paracaidistas de la 7ª Flieger alemana (más tarde, la 1ª División Fallschirmjäger) aterrizaron en la fortaleza Eben Emael con 230 planeadores DFS, armados con explosivos especiales para atacar la fortaleza y sus armas. La mayoría de las defensas del fuerte estaban poco atendidas y fueron completamente tomadas por sorpresa. Gran parte del armamento defensivo del fuerte fue destruido en pocos minutos.

Los atacantes no pudieron penetrar dentro de las galerías subterráneas, pero las tropas de defensa no pudieron desalojarlos de las áreas superiores del fuerte. La fortaleza se rindió un día después, cuando los paracaidistas fueron reforzados por el 151º Regimiento de Infantería alemán. Usualmente cerca de 1.200 soldados estaban autorizados para estar en el fuerte a diario, solo 650 se encontraban ese día, con 233 soldados adicionales a seis kilómetros de distancia al momento del asalto alemán.

Los alemanes habían planeado la captura del fuerte con mucha antelación. En sus ejercicios, habían practicado el asalto usando una maqueta a gran escala de los exteriores del fuerte en la Checoslovaquia ocupada. Utilizaron las fortificaciones fronterizas recientemente construidas y capturadas que se adaptaron lo más posible a los diseños occidentales.

El mismo Adolf Hitler concibió un plan para apoderarse del fuerte Eben Emael colocando hombres sobre él mediante el uso de planeadores y así superar el problema de concentrar una gran disposición de paracaidistas en un objetivo muy reducido. Igualmente utilizando las nuevas ultra secretas bombas de «carga hueca» para penetrar las cúpulas. (Ver articulo: Adolf Hitler)

El buen espionaje y la planificación superior, combinados con la falta de preparación del lado belga, ayudaron a hacer que la ejecución del plan secreto de Hitler fuera un éxito rápido y abrumador. La captura de Eben Emael implicó el uso por primera ocasión de planeadores para el ataque inicial y el primer uso de dispositivos de carga hueca en la guerra.

Eben Emael

Los planeadores, dirigidos por el primer teniente Rudolf Witzig, aterrizaron en el techo de la fortaleza y, en total silencio, sorprendieron a los defensores. Pudieron usar las cargas huecas para destruir o deshabilitar las cúpulas de las armas. También utilizaron un lanzallamas contra ametralladoras. Los belgas destruyeron uno de los puentes clave, impidiendo que fuera usado por los alemanes, pero también impidiendo que una fuerza de alivio ayude a la fortaleza.

Los alemanes perdieron solo a seis de los ingenieros que prepararon el asalto y tuvieron 21 heridos, manteniendo a todos los defensores inmovilizados hasta la llegada del ejército atacante principal. Después del extraordinario éxito en la captura del fuerte, Hitler personalmente condecoró a todos los participantes del asalto.

Eben Emael, considerada la fortaleza más fuerte del mundo, fue el eje de la principal línea de defensa belga y dominó todas las comunicaciones terrestres alrededor del Canal de Alberto. Fue un asalto sensacional y su derrota asestó un duro golpe del cual el ejército belga no se recupera.

En la Actualidad

El fuerte Eben Emael ahora está abierto al público. Aunque todavía es propiedad militar, es administrada por la Asociación Fort Eben Emael, que ofrece visitas guiadas y actividades diversas.

Eben Emael

Dejar Comentario