≡ Menu




Dietrich Bonhoeffer: biografía, frases y mucho más

Dietrich Bonhoeffer fue un Teólogo Luterano alemán quien se destacó por ser una de las figuras más notorias y fascinantes del reciente historial de la Iglesia. Declaró insistentemente contra Adolf Hitler, el régimen nazi y la respuesta de la iglesia ante las barbaridades perpetradas, por lo que fue apresado y posteriormente ahorcado.

Dietrich Bonhoeffer

Biografía de Dietrich Bonhoeffer

Nacido el 4 de febrero de 1906 en Breslau, Polonia, tiempo en que todo aparentaba estar ordenado. Su niñez coincidiría con una época que más adelante se llamaría «los buenos tiempos». Alemania aún era regida por el Káiser, la aristocracia y el ejército, los cuales eran considerados «los cimientos de la sociedad».

Pero las industrias y el comercio ya eran dominados por la burguesía desde hace bastante tiempo. Los riesgos ocultos tras la figura del reinado de Guillermo II apenas eran apreciables. Pocos reconocían los disputas políticas y sociales nacientes. (Ver articulo: Guillermo II)

Entorno Familiar

Dietrich era el número seis de ocho hermanos. Su progenitor, Karl Bonhoeffer, dirigía la cátedra de Psiquiatría y Neurología en Breslau. Era proveniente de una familia de orfebres, religiosos, médicos y funcionarios, establecida en Schwäbisch Hall a partir del siglo XVI.

Dietrich Bonhoeffer

Dietrich quería demasiado a su abuela, Julie Bonhoeffer, por su proceder frontal y decidido. El 1 de abril de 1933, a sus 91 años, osó desconocer con mucha valentía la serie de vigilantes de la SA, que intentaban evitar que los clientes ingresaran a comprar en un negocio judío.

La madre de Dietrich Bonhoeffer, Paula, provenía de una familia de aristócratas, los von Hase. Su padre era profesor de Teología, adicionalmente ejercía eventualmente de predicador en la corte del emperador Guillermo II. El entorno familiar de su madre despuntaba por sus cualidades musicales y artísticas. Se asegura que Dietrich le fue legado de la familia por parte de madre su afinidad por la música.

Educación

La familia, en la que se educa el joven Bonhoeffer, es parte de la élite cultural del Imperio germano. Su madre, quien era maestra, se encarga de la instrucción primaria de sus vástagos, que hasta que cursan su bachillerato no asisten a la escuela pública.

Es una familia en la que reina la transigencia, aunque se sigue sustentando el sistema patriarcal. A los hijos se les inculca el sentido del compromiso y la autodisciplina, al mismo tiempo que una sensibilidad solidaria y de apertura de mente.

Cuando se trataba de Dietrich la familia profesaba una gran influjo. Esta extensa familia usualmente permanecía unida y el hogar paterno, siempre abierto y hospitalario, fue y seguía siendo un sitio de continuo reencuentro, tanto para los familiares más próximos como para los más alejados, igualmente lo eras para las amistades con ideas similares.

El Gran Tema de Dietrich Bonhoeffer

La temática preferida del teólogo Bonhoeffer era la Iglesia. Colaboró intensamente a una autognosis más lúcida por parte de la Iglesia en primera ocasión a sus 21 años, con su estudio doctoral «Sanctorum Communio». Este era una indagación dogmática sobre la sociología de la Iglesia y, por ulterior oportunidad, con sus misivas de la prisión («Oposición y Entrega»), en las que platica sobre una «Iglesia para todos», tal como Jesucristo se convirtió en «hombre para todos».

Dietrich Bonhoeffer

La creencia de Bonhoeffer estaba muy enraizada en la noción de la sucesión, según el espíritu del Sermón de la Montaña. De ahí su postura pacifista, que le condujo a tomar la resolución de ser parte de la oposición en contra del horror nacionalsocialista. En primera instancia con su compromiso desde el seno de la Iglesia Confesional y, después cooperando con los confabuladores en torno al Almirante Canaris. (Ver también: Wilhelm Canaris)

Un personaje tan polifacético como Dietrich Bonhoeffer incita no sólo a dejar de lado sus distintas características y rasgos, sino igualmente a contraponerlas. Variadas personas sólo ven en Bonhoeffer al estudioso de Dios, otras no admiten más que al «Bonhoeffer espiritual», es decir, al creador de la «Sucesión» y de «La Vida en Congregación». No obstante, ambos puntos de vista olvidan su participación en la oposición y su quehacer político.

Situación Social en Alemania

El 24 de junio de 1922 los alumnos del Instituto Berlinés de Grunewald escuchan disparos que proceden de una avenida próxima, la Königsallee. Tras un momento se les notifica que un agrupación de ultraderechistas acaba de matar a Walther Rathenau, secretario de Asuntos Exteriores de la República de Weimar. Uno de aquellos discípulos era Dietrich Bonhoeffer; su edad 16 años. Un colega de clases detalla la respuesta de Bonhoeffer:

«Rememoro muy bien la desesperante aflicción de mi amigo Bonhoeffer… recuerdo que se preguntaba adónde iba a acabar Alemania, si mataban a sus más destacados políticos. Y he de recordarlo muy bien, ya que me había asombrado su apreciación tan penetrante del estado de la política en ese tiempo».

Dietrich Bonhoeffer

La pérdida padecida en la Primera Guerra Mundial había alterado de modo sustancial la situación de Alemania. Tras la sublevación  de 1918 el emperador Guillermo II es desterrado y se anuncia la República de Weimar.

No obstante, este inicial Estado alemán democrático está falto de estabilidad. En la milicia, en la gestión administrativa y en el sistema de justicia aún se amparan los partidarios de la monarquía, quienes aunados a las recientes agrupaciones ultraderechistas desean reponer la situación anterior.

Al tanto, en las calles y en las industrias un abundante número de trabajadores sindicalizados demanda la revolución social. Frente a estas posiciones extremistas de la derecha y de la izquierda, los socialdemócratas y los partidos burgueses únicamente alcanzan a sostenerse con muchas dificultades.

Dietrich Bonhoeffer

A lo cual hay que agregarle que gran parte de los pobladores alemanes consideraban al Tratado de Paz de Versalles (1919) una atropello. Walther Rathenau fue uno de los dirigentes políticos que admitieron este Tratado a quien la derecha radical definía como un «político de cumplimiento», al que habría que liquidar. (Ver articulo: Tratado de Versalles)

Etapas Importantes

En 1912 la familia Bonhoeffer se muda a Berlín. Su padre se encarga de la Cátedra más relevante de Psiquiatría y Neurología en toda Alemania y, al mismo tiempo, de la administración de la Charité, la reconocida clínica universitaria de neurología de la Corona de Prusia.

Iniciando 1916 la familia reside en el barrio de Grunewald, un sector distinguido, donde habitan muchos profesores e intelectuales. Aquí residen, entre otros, el reconocido teólogo liberal Adolf von Harnack y el que más adelante sería galardonado con el premio Nobel de Física, Max Planck.

Dietrich Bonhoeffer

Igualmente para los Bonhoeffer la Primera Guerra Mundial representó un cambio extremo. El mayo de los hijos, Walter, fallece, tras recibir severas lesiones, el ulterior año de la contienda. La familia Bonhoeffer trata de digerir la nueva condición política tras la guerra. Repudia, al igual que la generalidad de alemanes, el Tratado de Versalles, a pesar de lo cual acata al nuevo gobierno democrático.

Estudios Universitarios

Dietrich empieza su instrucción universitaria, apenas cumplidos los 17 años, en 1923, concordando con el momento mas critico de la aguda crisis de la economía en Alemania. Las compensaciones y otros gastos derivados de la contienda perdida se subvencionan con la impresión intensiva de billetes, lo que causa una inflación incontrolable. Un desempleo cada vez mas creciente. Al final se logra estabilizar el marco alemán debido a una enmienda monetaria.

No obstante, el restablecimiento económico se hace particularmente a costa de la clase media la cual ve como la mayor parte de su fortuna se pierde, así como a costa de las asistencias sociales, como, por ejemplo, los fondos de retiro. Sus estudios representan para Dietrich Bonhoeffer el encontrarse consigo mismo, época en la que coloca la crisis de la economía y de la política de la República de Weimar en segundo lugar.

Su resolución de instruirse en teología asombra a su familia. Aunque del lado materno hay varios teólogos, gran parte de los Bonhoeffer se inclinan más bien por estudios y profesiones conexas con las Ciencias Naturales y el Derecho. Dietrich inicia sus estudios en Tubinga para proseguir más adelante en Berlín, que para esos años se está transformando en metrópoli y núcleo europeo de la cultura.

Los maestros de teología, Adolf Schlatter, Catedrático del Nuevo Testamento en Tubinga, y Adolf von Harnack, son los que más grande influjo tienen sobre el joven universitario. Al teólogo reformador Karl Barth, que después de la Primera Guerra Mundial había incitado un alboroto entre los teólogos con su «Teología Dialéctica», Bonhoeffer no lo logrará contactar sino hasta mucho tiempo después.

Rumbo a América

El 5 de septiembre de 1930 Dietrich Bonhoeffer aborda un buque para América. Ya que a sus 24 años aún es muy novicio para ser nombrado pastor protestante, el subsidio para instruirse en el reconocido Seminario Union Theological en Nueva York le es entregado en el momento preciso. E igualmente a unos años atrás en Roma, la confluencia con un mundo y una Iglesia distintos le definirán doctrinalmente para el mañana.

Dietrich Bonhoeffer

Dietrich está emocionado por Nueva York. A pesar de ello no le tomará mucho tiempo en reconocer «la cara opuesta». La desocupación aterroriza a la gente. El gran quiebre de la banca en 1929 ha producido una gran declive económico, la más grande catástrofe, hasta hoy en día, del sistema industrial.

El Seminario Union Theological es una institución teológico, en el cual se instruyen personas de diferentes credos, provenientes de Estados Unidos y otras naciones. Reinhold Niebuhr es uno de los más reconocidos catedráticos de este Seminario.

La teología que él y sus asociados amparan, esta orientada al llamado «gospel social», en el que el evangelio procura una magnitud social y política. En los tiempos presentes, la «Teología de la Liberación» es la que continúa la práctica del «gospel social”.

Dietrich Bonhoeffer

Conoce la Cara Opuesta

Próximo al Seminario Union Theological se halla el barrio de Harlem. Dietrich Bonhoeffer se enterara de la condición de la población negroide en los ghettos mediante sus amigos, particularmente a través de su colega negro Frank Fischer. Igualmente conocerá en esa oportunidad las tiendas-iglesias en los alrededores de la ciudad, que aún hoy en día continúan siendo lugares para oficiar la misa, al mismo tiempo que sitios de auto-ayuda.

Dietrich, igualmente, hará gran amistad con otro de sus colegas, el pastor francés Jean Lasserre, que es un luchador por la paz. Fundamenta esta postura suya en el Sermón de la Montaña, en la prosperidad de todos quienes buscan la paz y en la obligación del amor hacia el adversario.

En cuánta medida le vienen a conmover estos criterios de su amigo, se podrá ver en el sentido por donde se enfiló la existencia  de Bonhoeffer. Tras varios años, en una misiva que redacta a su hermano mayor Karl-Friedrich, confiesa que el encuentro con este colega es el que le ha evidenciado la verídica sustancia de ser cristiano.

Dietrich Bonhoeffer

Batalla contra el Nacional-Socialismo

Tras retornar de Nueva York a Berlín, Bonhoeffer se ve enfrentado igualmente en Alemania con dificultades sociales, de magnitudes no conocidas hasta esos momentos. Como resultado de la crisis de la economía mundial, la desocupación había crecido de forma radical.

Las rebajas salariales y de horas laborables están presentes en todo lugar. Muchos piensan que la República de Weimar está inhabilitada para resolver los problemas de la economía y luchar de forma eficaz contra la miseria social.

En esta coyuntura, el partido liderado por Adolf Hitler, la NSDAP, obtiene muchos seguidores. Bajo la conducción de Joseph Goebbels, «Gauleiter» (jefe de la circunscripción territorial) de Berlín y jefe de propaganda del Reich, el nacionalsocialismo, con sus cortejos y su verborrea propagandística sobre el orden, la obediencia y el sentir nacional así como el racismo, consigue transformarse en una corriente de masas, que permea a todas las clases sociales.

Previo a su estancia en Nueva York, Dietrich Bonhoeffer, con su labor filosófica-religiosa «Acción y Ser», se había capacitado en la materia de «Teología Sistemática» en la Universidad Friedrich-Wilhelm de Berlín. Es el profesor no permanente más joven de la Universidad. Sus lecciones y seminarios sobresalen por una aproximación poco habitual en lo referente a las asuntos de fe cristiana.

Una sucesión de juntas y expediciones constituidas fuera del ambiente universitario colaboraron en la formación de un sociedad de estudiantes alrededor de Bonhoeffer. A partir de ésta se creará una agrupación de cercanos cooperantes en los rivalidades internas de la Iglesia luego de 1933. Bonhoeffer adicionalmente actúa de pastor para los alumnos de la Escuela Técnica Superior de Charlottenburg, de reciente construcción por el superintendente general Otto Dibelius.

Para esa fecha obtiene el encargo de parte de la superioridad eclesiástica de organizar, en un barrio de obreros, a un conjunto de muchachos «desobedientes» para su confirmación. La «nueva congregación» de Bonhoeffer en la Iglesia de Sión quebranta la impedimento social de la Iglesia burguesa. Bonhoeffer renta una aposento al norte de Alexanderplatz para poder residir próximo a  sus pupilos. Tras oficiar la confirmación, se les traslada a la vivienda de verano de sus padres.

Dietrich Bonhoeffer

Al unísono prepara con sus amistades y estudiantes el plan de un centro juvenil para muchachos desocupados por recomendación de la moción de la «Asociación de Trabajo Social Berlín Este». El plan no se ejecutará a causa de la asunción al poder de los nacionalsocialistas. Una de las cooperantes, Anneliese Schnurmann, es judía, que así como otros jóvenes ayudantes comenzarán a ser acosados por ser comunistas.

Hitler en el Poder

El 30 de enero de 1933, el mandatario del Reich, von Hindenburg, designa a Adolf Hitler como canciller del Reich alemán. Tras dos días Hitler proclama su primera alocución radiofónica destinada al pueblo alemán. Hubo la coincidencia que en ese misma fecha igualmente estaba en programa una disertación de Bonhoeffer en la radio. (Ver también: Adolf Hitler)

El asunto a tocar: «El Führer y la singularidad en la generación joven». Bonhoeffer no puede finalizar su conferencia en la radio; la transmisión es impedida por la dirección. El 27 de febrero se incendia el Reichstag ( Parlamento) en Berlín. Al próximo día se hace público el «decreto-ley de la defensa del pueblo y del Estado», que se mantendrá en vigencia a través de los siguientes doce años.

Dietrich Bonhoeffer

Establece el fundamento «legal» de la naciente atrocidad nacionalsocialista, que se identifica por las limitaciones de los derechos básicos, como por ejemplo, la transgresión del derecho a la libertad de opinión, a la libertad de publicar, de asociación y reunión, así como por la transgresión de la privacía epistolar, postal, telegráfica y telefónica. Adicionalmente se legaliza la irrupción de vivienda, así como el decomiso y expropiación de bienes.

En tanto se alcanza un acuerdo con la Iglesia Católica, el 20 de julio de 1933, el Estado nacionalsocialista, con apoyo de los «Cristianos alemanes», una grupo relacionado con la NSDAP, procura absorber a la Iglesia Protestante.

Bajo el influjo de los «Cristianos alemanes» se comienza a unir las distintas iglesias de las regiones, hasta la fecha autónomas, en una Iglesia centralizada del Reich. En los comicios eclesiásticas, que son solicitados de inmediato, los «Cristianos alemanes» ganan en todos los renglones.

Dietrich Bonhoeffer

En el «Cónclave Marrón» de la Iglesia regional prusiana se promulga la «ley aria» para la colectividad de la iglesia. El 27 de septiembre de 1933, el cónclave nacional alemán en Wittenberg designa obispo del Reich alemán al clérigo de la Marina Ludwig Müller.

A causa de esa intromisión en las cuestiones internos de la Iglesia, así como a la prácticamente general admisión del ideal nacionalsocialista de parte de los «Cristianos alemanes», en el núcleo de la Iglesia se conforma una resistencia, a la que igualmente está integrado Dietrich Bonhoeffer.

Ataca a los Nazis en la Radio

En 1933, previo a que Hitler tomara el poder, Bonhoeffer, un ministro de la iglesia luterana, ya estaba oponiéndose a los nazis en emisiones radiales. Se asoció, en unión a Karl Barth, a la Iglesia confesante, la cual se contraponía a la tentativa nazi de implantar el antisemitismo en la iglesia y en la generalidad de la ciudadanía.

Dietrich Bonhoeffer

Delató igualmente la sutil respuesta de la iglesia ante los atropellos cometidos y reiteró la obligación incondicional de la Iglesia hacia las víctimas de la sociedad, fuesen o no afectas al cristianismo.

Al tanto que varios teólogos y personajes de la iglesia revelaban una actitud de servidumbre a la autoridad, Dietrich redactó el ensayo llamado «La Iglesia y la cuestión judía», en el que definía diferentes niveles de responsabilidad de la Iglesia frente al Estado.

Llegaba inclusive a demandar que la Iglesia, “no sólo se alertará de las víctimas del aparato de tortura, sino que se dispusiera a detener el aparato». En efecto, su eslogan llegó a ser: “Únicamente el que eleve su voz a favor de los judíos puede cantar gregoriano».

Dietrich Bonhoeffer

Alcanzó a liderar un seminario subterráneo con más de una veintena de jóvenes estudiantes. Ese instituto es usualmente tenido como un tipo de monasterio protestante, y tiene la responsabilidad de muchas de sus contemplaciones sobre la vida cristiana en lo referente a la comunidad. Más adelante el seminario fue clausurado por la Policía Secreta.

Su desarrollo teológico le llevó a tener una perspectiva del mundo “vista desde abajo”, desde la circunstancia de los pobres, los humillados, los excluidos. Se demuestra así su influjo igualmente en la Teología de la liberación, de la que restan tantas lecciones por estudiar.

Igualmente decía, “Jesús nos hizo un llamado, no a una novedosa religión, sino a una novedosa existencia.” Bonhoeffer es importante por su ecumenismo, y sus empeños en favor de la paz global. En 1934, en el Consejo Mundial para la Praxis Cristiana, declaró:

Dietrich Bonhoeffer

“¿Cómo se podría instaurar la paz? ¿Quién la llamará, de manera que el mundo completo se vea forzado a oír su voz y los pueblos se consideren dichosos por su anuncio?…»

«Solo un gran congreso ecuménico de la Santa Iglesia de Cristo de todo el planeta puede proclamar que el mundo completo deberá de escuchar, aún a regañadientes, el término de la paz, y que todos los naciones habrán de sentirse felices de que esa iglesia, a nombre de Cristo, les arrebate a sus hijos sus armas de las manos, les suprima la guerra y anuncie la paz de Cristo sobre un mundo tan encolerizado.”

En 1939, debido a acomodos realizados por Reinhold Niebuhr, escapó a Estados Unidos, pero retornó a Alemania tras una breve estancia. Él consideraba que era obligatorio padecer con su pueblo si deseaba ser un ministro verdadero después de la guerra. En 1940 la Gestapo le había impedido hablar y escribir, pues sus publicaciones eran tenidas como subversivas contra el régimen.

El 5 de abril de 1943 fue apresado junto a otros colegas por confabulación y deslealtad al Estado y encarcelado en la prisión de Tegel, en Berlín. En octubre de 1944 fue llevado a los celdas de la Seguridad del Estado en Munich. Los más hondos y rígidos pensamientos fueron redactados por él cuando estuvo preso, como cuando redactó que se percibía como «sin suelo bajo los pies».

Muerte de Dietrich Bonhoeffer

El 9 de abril de 1945 fue colgado en un prolongado clavo en la pared. De acuerdo los declarantes, previo a su ajusticiamiento había estado arrodillado y rezando devotamente, manifestando así cuan vasta había venido a ser su conexión personal con Dios. Su cadáver fue incinerado.

A través del tiempo en que Bonhoeffer fue mantenido en la cárcel redactó un libro de nombre «Cartas y Escritos desde la Prisión». El manuscrito fue extraído de contrabando de la cárcel y editado. Estas misivas encierran la apreciación de Bonhoeffer sobre cuan secular se esta haciendo del mundo y el distanciamiento de la religión en el siglo veinte.

Dietrich Bonhoeffer

De acuerdo a Bonhoeffer, la subordinación de la religión organizada había desgastado la fe genuina. Bonhoeffer pretendía un novedoso cristianismo sin religión, liberado del individualismo y el sobrenaturalismo metafísico.

Dios, razonaba Bonhoeffer, debe ser comprendido en este mundo cuando obra e interactúa con el hombre en la vida diaria. El Dios indefinido de la conjetura filosófica y teológica no es útil para el hombre promedio de la calle, y éste constituye parte de la mayoría de los que están necesitados de escuchar el evangelio.

Obras Destacadas

Entre sus libros traducidos al español destacan:

  • Ética, Creer y vivir
  • El precio de la gracia (1937)
  • Redimidos por lo humano
  • Resistencia y sumisión
  • Vida en comunidad (1939)
  • Los Salmos: El Libro de Oración de la Biblia (1959)

Dietrich Bonhoeffer

Frases de Dietrich Bonhoeffer

Muchas de sus frases se hicieron famosas por su contenido filosófico, a raíz de su muerte pasaron a la historia como la lucha principal de una época.

Es dificultoso llegar a comprender claramente por qué se aceptó que todo aquello ocurriera, pues fue verdaderamente el nazismo un crimen aberrante contra la humanidad. Y, a pesar de que se podría cuestionar dónde estaba Dios en esos momentos, luce que la pregunta más prudente sería: ¿dónde se encontraba el hombre?

«Ha sido un día espléndido, por primera ocasión he podido entender algo de lo profundo del catolicismo, no está relacionado con el romanticismo, etc., sino que considero que comienzo a saber lo que significa ‘Iglesia’.»

«Creo tener por cierto que no alcanzaré el discernimiento y la franqueza interiores a menos que comience a proceder en consecuencia con el Sermón de la Montaña… Y es que existen cosas por las que vale la pena involucrarse del todo. Y es mi parecer que la paz y la justicia social, o sea Cristo en esencia, lo merecen.»

Dietrich Bonhoeffer

Dejar Comentario