≡ Menu




¿Sabes quién fue Anthony Eden? Descubre su historia aquí

Anthony Eden  fue un político conservador de Gran Bretaña quien sirvió en tres veces como Secretario de Asuntos Exteriores y un corto periodo como Primer Ministro. Férreo defensor del Acuerdo de No Intervención y gran opositor a la política pacificadora de su país respecto a Italia y Alemania.

Anthony Eden

Biografía de Anthony Eden

Robert Anthony Eden nació un 12 de junio de 1897 en Windlestone Hall, Durham (Reino Unido) y fallece un 14 de enero de 1977 en Ulverston (Reino Unido) a los 79 años de edad. 

Familia

La familia de Anthony Eden era tradicionalista de la aristocracia terrateniente. Fue un hijo menor de Sir William Eden, 7º y 5º Baronet, ex coronel y juez local de una añeja familia con títulos. Sir William, un hombre extravagante y con frecuencia irritable, fue un ingenioso acuarelista y coleccionista de artistas impresionistas.

Su madre Sybil Frances Grey, era integrante de la renombrada familia Grey de Northumberland. Grey había deseado casarse con Francis Knollys, quien más adelante se convertiría en un famoso asesor real. A pesar de que era una persona popular en la localidad, llevaba una relación tirante con sus vástagos, y su libertinaje arruinó la fortuna familiar.

Anthony Eden

El hermano mayor de Anthony Eden, Tim, tuvo que subastar Windstone en 1936. Rab Butler señaló más tarde que Eden padre era un hombre guapo pero de mal humor, era «un baronet medio locuaz con una mujer mitad hermosa».

Esposa e Hijos

El 5 de noviembre de 1923, poco tiempo previo a su elección al Parlamento, contrajo matrimonio con Beatrice Beckett, que tenía para entonces dieciocho años. Procrearon tres hijos: Simón Gascoigne, Robert, quien murió quince minutos después de nacer y Nicholas. 

El matrimonio de Anthony Eden no fue exitoso, con ambos cónyuges teniendo relaciones por su lado. Al mediar la década de 1930, sus diarios personales pocas veces mencionan a Beatrice. El matrimonio finalmente se deshizo por la presión debido a la pérdida de su hijo Simón, quien falleció en acción con la RAF en Birmania en 1945.

Su aeronave fue notificada como «perdida en acción» el 23 de junio y hallado el 16 de julio. Eden no quiso que tal noticia fuese hecha pública hasta después del resultado de las elecciones del 26 de julio, para eludir reclamos de «capital político». De 1946 a 1950, estando apartado de su esposa, Edén tuvo una relación abierta con Dorothy, la condesa Beatty, la esposa de David, Earl Beatty.

Educación

Anthony Eden fue instruido en dos colegios independientes. El primero fue el Android School en Cobham desde 1907 hasta 1910, donde sobresalió en idiomas. Más tarde empezó en Eton College en enero de 1911, donde obtuvo un premio sobre Teología Cristiana y despuntó en cricket, rugby y remo, obteniendo reconocimientos varios.

Eden aprendió francés y alemán en sus vacaciones en el continente, y se dice que cuando niño habla francés mejor que el inglés. Aunque Edén tuvo la posibilidad de conversar con Adolf Hitler en alemán en febrero de 1934, y con el premier chino Chou En-lai en francés en Ginebra en 1954, él prefería, en estricto sentido profesional, tener intérpretes para la traducción en reuniones formales. (Ver articulo: Adolf Hitler)

Anthony Eden

Actividad Política de Anthony Eden

En 1915 Anthony Eden inicia su trayectoria militar siendo voluntario durante la Primera Guerra Mundial, época en la cual es reconocido por sus servicios con la condecoración de la Cruz Militar en 1916. En 1923, es electo diputado, participando en el Parlamento por el Partido Conservador. En tres años se ubica como Secretario de Austen Chamberlain, con quien cooperó en el Foreign Office (Ministerio de Asuntos Exteriores).

Ministro de Asuntos Exteriores

En 1931 Anthony Eden es designado vicesecretario del Ministerio, cargo que mantiene hasta que en 1934 es nombrado embajador en la Sociedad de Naciones. No obstante su confianza en la nueva organización internacional, Eden es de los primeros que se da cuenta de que la política de pacificación en relación a Italia y Alemania no es el camino para mantener la paz, sino la vía expresa hacia un nueva contienda armada.

En privado se exhibe contrario a la política sostenida por quien en 1935 era secretario de Asuntos Exteriores inglés, Samuel Hoare, quien se obstina en transigir con Italia tras la ocupación de Abisinia por el Ejército de Benito Mussolini. Cuando Hoare dimite en 1935, Anthony Eden ocupa su cargo con sólo 38 años. Es un periodo complicado para un secretario de Asuntos Exteriores. (Ver articulo: Benito Mussolini)

Anthony Eden

No obstante su resistencia a las dictaduras de Hitler y Mussolini, secunda la línea del primer ministro Neville Chamberlain de sustentar la paz en Europa dando concesiones a Alemania, justifica la política de no intromisión en la Guerra Civil española y no se muestra disconforme cuando Chamberlain permite la invasión de Renania por Hitler.

Empero el 19 de febrero de 1938, Anthony Eden renuncia por su oposición con las acuerdos de Hitler con Italia y se une con Winston Churchill, quien era líder de la oposición, en su enfrentamiento con la posición apaciguadora del primer ministro.

Segunda Guerra Mundial

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Anthony Eden retorna al Gobierno de Neville Chamberlain, esta vez como secretario de Estado para las Colonias, una posición secundaria en esos tiempos. Pero al ser electo Winston Churchill como primer ministro en 1940, designa a Anthony Eden ministro de Guerra.

Anthony Eden

No obstante ser uno de sus colaboradores más próximos, el estilo personalista con el que Churchill conduce la Guerra desplaza a Edén al rol de lugarteniente del primer ministro.

Terminada la Guerra Mundial, y con los conservadores en la oposición política, todo hace indicar que Anthony Eden, que de 1942 a 1945 también ha sido presidente de la Cámara de los Comunes, se transformará en el sucesor de Churchill, pero éste continuará al frente del Partido Conservador.

De Vuelta al Foreign Office

Para 1951, su partido retorna al poder y Anthony Eden es nombrado secretario de Asuntos Exteriores por tercera ocasión en su carrera. En esta oportunidad sí puede ejercer todas sus funciones, en una época tan importante como el inicio de la Guerra Fría.

Anthony Eden

Pero aunque su administración es próspera, no logra que Gran Bretaña restaure el poder que había disfrutado antes de la Guerra. En este tiempo, sus vínculos personales con Churchill se estrechan al contraer nupcias con una sobrina suya, pero igualmente sufre una enfermedad de la vesícula que debilitará su carácter para el resto de su vida.

En 1955, con la retirada de Winston Churchill, Anthony Eden ve llegado su sueño de lograr el cargo de primer ministro. Todo vaticina el comienzo de un periodo de triunfos. A su experiencia política se suma la fama que acumula desde los años 30 y el atractivo de que disfruta entre la población. (Ver también: Winston Churchill)

Primer Ministro Anthony Eden

Aun así Anthony Eden nunca alcanza a tener una agenda política definida, y su pobre conocimiento de temas como los económicos le conduce a encomendar sus tareas frecuentemente en sus ministros y a enfocarse en la política exterior, en íntima alianza con los Estados Unidos.

Para 1956, Eden trata de dificultar la nacionalización del Canal de Suez por parte del presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser despachando tropas británicas, agregadas a las de Israel y Francia, a ocupar la zona del Canal. La operación genera una inmensa protesta internacional y Anthony Eden está a punto de incitar un conflicto entre Estados Unidos y la URSS.

El presidente de Estados Unidos Dwight Eisenhower demanda a Eden que repliegue sus tropas de inmediato y éste resuelve realizar el repliegue sin consultar previamente con Francia. La bofetada del amigo estadounidense desploma la reputación de Edén como estadista.

Retiro y Muerte

Su secretario de Asuntos Exteriores, Harold MacMillan, le reemplaza en el cargo de primer ministro cuando Anthony Eden renuncia en 1957. Entonces dispone su renuncia a la política para establecerse con su segunda esposa en Wiltshire y redactar sus memorias políticas. Edén obtiene el título de conde de Avon en 1961 y muere en Salisbury el 14 de enero de 1977 .

Anthony Eden

Guerra Española

Entre los políticos de Europa que desempeñan un papel relevante en la política de no intromisión, aparece curiosa, cuanto menos, la postura de su principal protector, Anthony Eden. El secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido se presenta en contra de la política de pacificación sustentada por el Gobierno inglés en relación a Alemania e Italia, pero igualmente se resiste férreamente a que las denominadas democracias occidentales apoyen a la República española.

Cuando se desencadenó la Guerra española, Anthony Eden era jefe del Foreign Office, el Ministerio de Exteriores inglés. Coacciona a Francia para impedir que participe a favor de la República. El historiador Ángel Viñas asevera que en estos lances  iniciales de la Guerra Edén se inclina, en el fondo, por un triunfo nacionalista a uno «comunista», a pesar de que su obsesión por conservar a los gobiernos occidentales al margen del conflicto termine causando un viraje de los republicanos hacia la única potencia que les apoyaba: la Unión Soviética.

Anthony Eden es uno de los promotores del Acuerdo de No Intervención, y en conjunción al presidente del Comité, el conservador Lord Plymouth, es contrario a sancionar a Italia y Alemania, que sí se inmiscuyen desde el primer instante en la Guerra en apoyo de Franco. Eden llega a declarar que hay un país más responsable que Alemania e Italia en la transgresión de los acuerdos, en clara referencia a la Unión Soviética.

Anthony Eden

Aunque sus decisiones lastiman primordialmente a la República, Anthony Eden se orienta al tomarlas por un principio de imparcialidad y con el propósito de aislar a la Guerra española. Cuando en noviembre de 1936 Samuel Hoare, primer Lord del Almirantazgo, propone asentir derechos de beligerancia al bando nacionalista, Edén se resiste, y a duras penas logra persuadir al resto de ministros ingleses de lo errado de la idea.

Para enero del 1937 sugiere que la Armada británica vigile las costas españolas para evitar que arriben armas a cualquiera de los dos bandos. El para entonces primer ministro inglés, Stanley Baldwin, no está de acuerdo con sus propuestas. No es ésta su única disputa con un primer ministro en esa época.

Sus confrontaciones con el sucesor de Baldwin, el campeón del la pacificación Neville Chamberlain, le llevan a renunciar en 1938, dejando su cargo en manos de Lord Halifax. (Ver articulo: Neville Chamberlain)

Anthony Eden

La Crisis del Canal de Suez

En 1954 el coronel Gamal Abdel Nasser llegaba a la presidencia del Gobierno en Egipto tras haber conquistado el poder dos años antes en unión al general Neguib. En, 1956 Nasser era designado presidente, con una política revolucionaria y nacionalista que debería haber mostrado sus frutos prontamente, o al menos eso se suponía.

Entre sus magnánimos proyectos se encontraba la gran presa de Asuán, que ayudaría en la irrigación los extensos terrenos y conseguiría la electricidad requerida para la industrialización de Egipto. La presa debía haber sido subvencionada por Estados Unidos, el Reino Unido y el Banco Mundial.

Anteriormente Nasser no había logrado de Occidente las armas que solicitaba, por lo que en septiembre de 1955 alcanzó un acuerdo con Checoslovaquia para la adquisición de armamento soviético.

Anthony Eden

Molesto por las amenazas egipcias de acudir a la ayuda soviética, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Foster Dulles, notificó repentinamente el 19 de julio de 1956 que su Gobierno se replegaban del proyecto de Asuán. De inmediato, el Reino Unido y el Banco Mundial tomaron la misma decisión; el mes previo, en junio, las últimos soldados británicos habían dejado la zona del canal de Suez, que dominaban desde tiempo atrás.

El 26 de julio Nasser advirtió la nacionalización del canal de Suez y el congelamiento de los bienes y fondos en Egipto de la empresa propietaria, que comprendía intereses, públicos y privados, franceses y británicos. La crisis se había desencadenado.

El sostener el canal abierto era entonces de mayor importancia que hoy día en la era de los superpetroleros. Los franceses y británicos empezaron inmediatamente a prepararse, considerando una intervención militar, sin preguntar para ello a Estados Unidos, cuyo presidente Dwight Eisenhower se encontraba en preparativos electorales.

Anthony Eden

El primer ministro conservador, Anthony Eden, estaba empecinado por no caer en una política de «apaciguamiento» con las dictaduras como ya le ocurrió al Reino Unido en Munich en 1938. En la mente de Eden ondeaban los nombres de Hitler y de Mussolini al pensar en Nasser.

Había comprendido la historia, pero de mal manera. El Reino Unido y Francia iniciaron, pues, en julio sus planes para una intervención directa en Egipto, encubierta posteriormente de acción «pacificadora», que logró el «visto bueno» de Israel. La conspiración anglo-franco-israelí se exhibirá más específicamente en una conferencia tripartita secreta en Sèvres (Francia), el 22 de octubre, en la que intervendría el propio ministro británico de Asuntos Exteriores, Selwyn Lloyd

El 29 de octubre el Ejército israelí asaltó Egipto alcanzando relevantes éxitos militares. La víspera, el Gobierno británico había dado instrucciones a su flota para que zarpara desde Malta. El 30 de octubre los Gobiernos de Francia y el Reino Unido emitieron un ultimátum a Israel y Egipto, dirigido ciertamente sólo al segundo país, manifestando que invadirán emplazamientos claves en la zona del canal si ambos contrincantes no frenaban sus operaciones militares.

Anthony Eden

Esta era la ocasión para Anthony Eden de proclamar la guerra a Nasser. El 31 de octubre de 1956 aeronaves británicas y francesas bombardearon Egipto. Nasser quien había repudiado el ultimátum realizo una apelación ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El dictamen presentado por Estados Unidos, fue totalmente contrario a los planes anglo-franceses, aunque fue vetado por París y Londres.

El 6 de noviembre estos dos países europeos admitían un alto el fuego, transigiendo a las presiones económicas de Estados Unidos. Esta sería la última guerra de la que tomaría parte, hasta la fecha, el Reino Unido. La crisis de Suez ratificó la pérdida de protagonismo del Reino Unido en la política mundial y la glorificación de las superpotencias Estados Unidos y la Unión Soviética como mediadores del mundo.

Anthony Eden reconoció su situación, y de su falta de apoyo, y se vio forzado a someterse a los deseos de Estados Unidos y abandonar sus intenciones contra Egipto. El arma económica había mostrado toda su inclemencia. La crisis de Suez había estado a punto de conducir a los aliados occidentales al borde de la ruptura.

Dejar Comentario