≡ Menu




¿Sabes quien fue Alois Brunner? Descubrelo Aquí.

Alois Brunner, nacido en 1912, con pocos estudios y una habilidad para defender sus propios intereses, y recibir órdenes, se convirtió en el hombre clave de Eichmann.  Estuvo totalmente comprometido con la causa nazi, deportó más de 100.000 judíos, entre hombres, ancianos, mujeres y niños. Logró no ser enjuiciado. Huyo hasta establecerse en Siria dónde muere.

Alois Brunner

Su origen como nazi

Alois Brunner nació el 8 de abril de 1912 en Nádkut (al oeste de Hungría), en una aldea germano hablante conocida a partir de 1918 con el nombre de Rohrbrunn y gobernada por Austria. Hasta los 15 años estudio en Furstenfeld, iniciándose como aprendiz de comerciante; tomó cursos contaduría y a los 19 años de edad ingresó en el Partido Alemán Nacional Socialista de los trabajadores (NSDAP), con el número 510.064, trabajaba en ese entonces en un almacén y debido a su membresía en el entonces ilegal NSDAP, tuvo que renunciar a su empleo. (ver articulo: Revolución Cubana)

Según investigaciones realizada por sus biógrafos, Brunner no tenía vínculos religiosos ni formaba parte de algún voluntariado. Durante 1936 estuvo administrando las comunicaciones de las SA (Tropas de asalto del partido nazi) en Eisenstadt y Oberpullendorf. A partir de 1938 vivía en Viena, y el 15 de noviembre de 1938 se une al “Escuadrón de Protección en alemán Schutzstaffel (SS), organización paramilitar dirigida por a Hitler, apenas una semana después de la “Noche de los Cristales Rotos” (Kristallnacht). Para el 20 de abril de 1940, Brunner se había convertido en un oficial del Servicio de Seguridad de las SS.

Desde esa fecha, 15 de noviembre de 1938, fue empleado de la “Oficina Central para la Emigración Judía en Viena», es posible que fuese empleado desde los comienzos de esta Organización y por consiguiente de esa Dirección. Comenzó en la sección IVB4 de la Gestapo, bajo las órdenes del SS Obersturmbannführer (grado militar de la Alemania nazi) Adolf Eichmann. Trabajo con SS Obersturmbannführer Adolf Eichmann en el Plan Nisko, con la intención de enviar judíos a la Polonia ocupada.Alois Brunner-1

En el año de 1942, contrae nupcias con su novia la señorita Anni Roder, una vez que exhaustivos exámenes físicos, políticos y familiares indicaron que su prometida y él estaban en los estándares para tener descendencia, según normas de la SS. Se desempeñó desde 1939 como taquígrafo en la Oficina Central para la Emigración Judía, después paso a trabajar como mecanógrafo de la oficina de propaganda de la Juventud Hitleriana. (ver articulo: Guerra Civil)

Pareciese que Brunner fue un personaje que se manejaba con gran persuasión y capaz de defender sus propios intereses, a fin de lograr su propósito. Como el de alcanzar el lugar que consideró se merecía. Aún cuando fue un hombre con poca educación, adecuo su experiencia y práctica a los trabajos de la oficina de emigración, se supo manejar con sus conocimientos de ventas, banca, capacitación y comunicaciones; acostumbrado a recibir órdenes, se comprometió, abiertamente, con la causa nazi.

Tal vez, fue fortuito su acercamiento a políticas antijudías. Es probable que haya sido por sus reveses financieros en sus trabajos con los judíos, al perder el empleo en una tienda por departamento judía. Además del adoctrinamiento antisemita en la Legión Austriaca y cuándo empezó a trabajar bajo los lineamientos de Adolf Eichmann.

Por su aspecto físico, era aun hombre de baja estatura, tenía una altura de 1, 76 metros y pesaba 55,79 kilos, lo que causo intriga en las personas que laboraban con él, porque el aspecto era muy importante en las imágenes de la SS. El aspecto de A. Brunner era sin nada de particular, altura baja, constitución menuda, poco expresivo, ojos pequeños y malvados, tono de voz monótona. Corporalmente, no era ni parecido del prototipo alemán. Por sus rasgos podía pasar por un judío. (ver articulo: Guerra Civil Argentina)

De acuerdo a un comentario de su colega, Dieter Wisliceny, Brunner tenía “mala postura, cabello negro y rizado, ojos oscuros. Nariz curva y labios gruesos. Entre sus compañeros de la SS, le tenían el sobre nombre de “judío Suss” por su parecido al protagonista de una película antisemita. Todo esto tal vez llevo a Brunner a integrarse más con la causa nazi, para desvincularse con todo lo que lo relacionado a los judíos. Que fue precisamente la labor de la Oficina Central de Emigración Judía, donde Brunner dejó su huella.

Su trabajo en la Oficina Central de Emigración Judía durante la II Guerra Mundial.

Desde el inicio que se unión Austria a Alemania el 12 marzo de 1938, los nazis austriacos como Alois Brunner encabezaron la ruina de la comunidad judía vienesa. Al principio la intención era obligar la rápida emigración judía. Con el consentimiento del líder de la comunidad judía, el Dr. Josef Loewenherz, porque estaba deseoso de proteger a los judíos emigrados de la persecución oficial y de la mafia.

Alois Brunner-2

Eichmann abrió la Oficina Central para la Emigración Judía (Zentralstelle ffir judische Auswanderung) en Viena el 26 de agosto de 1938. Al incorporarse A Brunner a la Oficina Central formo parte de un procedimiento innovador en la emigración, relacionado con la práctica nazi de acoso y la práctica judía de protección. En mayo de 1938, los nazis incorporaron a los judíos de Viena en una organización comunitaria, la Israelitische Kultusgemeinde Wien (conocida como Kultusgemeinde), para administrar la emigración y su suerte. La intención lograr que la mayoría de los judíos estuvieran en manos de unos pocos y estos a su vez siguiera los lineamientos de la Oficina Central para la Emigración Judía.

El mes siguiente de empezar la guerra, octubre de 1939, hubo un cambio en el proyecto de emigrar a los judíos a varios países por otro proyecto: Otorgarles a los judíos su propio territorio, con el propósito de resolver el problema con la complacencia de todos. Ese mismo mes, la comunidad judía de Viena facilito, siguiendo instrucciones, casi mil hombres para construir una “reserva” judía en Nisko, que se ubicaría al sureste de Polonia. Alois Brunner firmó la comunicación del 17 de octubre de 1939 sobre los «reasentamientos» planeados de Eichmann en Polonia, con la garantía que el primer camión transportando judíos saliera el 20 de octubre de 1939, seguido de cinco convoyes más, cada uno con mil personas.

Estos transportes fueron los primeros camiones transportando judíos a la reserva judía de Nisko en Polonia, siendo estos los planes pilotos de emigración masiva. Para ese entonces Eichmann entrega la Oficina Central de Viena a Alois Brunner. Es por esto que Brunner junto con Eichmann, siguiendo sus instrucciones envío los primeros judíos de Europa a Polonia. (ver articulo: Guerra de la Restauración)

Brunner, ofreció que realizaría el traslado todas las semanas, los días martes y viernes, con mil judíos cada uno. Para la construcción de la reserva, además de hombres, bien fornidos, empleó y exprimió a hombres judíos de los asilos y hogares de anciano para el segundo transporte y mujeres y niños para el tercero.

La oficina Central afirmaba que los judíos estaban siendo deportados a la “Reserva de Lublin”, aprobada por las altas autoridades nazis, los judíos estaban siendo arrojados a un desierto. Sin embargo, las deportaciones se detuvieron en la primavera de 1940, cuando habían sido trasladados unos 1500 judíos, porque la idea de la Reserva de Lublin y su autonomía, solo fue una buena idea.

Su compromiso de llevar a cabo a toda costa estás deportaciones, llevo a Brunner a ser considerado, parte del personal de confianza de Eichmann. Transformándose en uno de sus más fieles colaboradores y este selecto grupo de hombres de confianza de Eichmann, en su mayoría habían sido personal de la Oficina Central. Brunner, recibía ordenes desde Berlín para que deportara judíos austriacos y este organizaba los transportes en Viena, Seidl, Burger y Rahm y los llevaban a Theresienstadt (Checoslovaquia) y también a Globocnik en Polonia.

El éxito en esta empresa, le permitió obtener su escalada de asensos, obteniendo los grados de SS-Unter sturmfuhrer el 20 de abril de 1940, luego a Obersturmfuhrer el 9 de noviembre de 1940; y el 30 de enero de 1942 a «Hauptsturmfuhrer.  Para 1942, como Capitán en el Servicio de Seguridad de las SS, y Director de la Oficina Central de Viena, y representado a la Oficina Principal de Seguridad del Reich (RSHA), canalizó la persecución intramural en la destrucción transnacional.

Alois Brunner-3

Adolf Hitler (El Führer) dio la orden a fines de 1940 de deportar a «los 60,000 judíos que aún residen en Viena. Eichmann, como jefe de RSHA IVb4, la sección de Asuntos judíos, coordinaría la «evacuación total de judíos» de Austria. Siguiendo la solicitud el Dr. Ebner, jefe del Servicio de Seguridad de Viena, emitió, en presencia de Brunner, las directivas específicas para la deportación. Brunner ejecuto de inmediato la expulsión de los judíos.

Por sus órdenes los judíos que trabajaban perdieron los favores del bienestar de Kultusgemeinde (comunidad judía), los sacaron de sus residencias. Cuando la Oficina Central los obligo a trasladarse, sus actividades de emigración se detuvieron.  En vista que Brunner, cambio las funciones de la oficina Central de Emigración Judía en la oficina para prevenirla. En 1941, Brunner había cerrado todos los destinos excepto Polonia.

El trabajo de Brunner fue convertir a la organización de la comunidad judía en un embudo para entorpecer los trabajos de la Oficina Central. La Oficina Central entregaba sus listas de deportaciones unos días antes al Kultusgemeinde, para el posterior traslado de los judíos; luego, las SS y el Servicio de la Orden Judía, creados por la Oficina Central en 1941 con comisiones firmadas por Brunner, reunían a los judíos.

Alois Brunner-4

¿Qué llevó a Kultusgemeinde a proporcionar información y preparar transportes para Brunner? El hecho de que Brunner controló los activos judíos absorbidos por la Oficina Central, de modo que todos los proyectos de asistencia social de Kultusgemeinde los controlaba y administraba la Oficina Central. Sometiendo al Dr. Loewenherz a través de tener que depender de Brunner para las necesidades de un judío. Brunner era quien inspeccionaba el trabajo de esta comunidad judía y le permitió continuar, así como también le ordenó la reducción de personal. Asimismo, coaccionó conque que, si el Kultusgemeinde se negaba a hacer selecciones de judíos para su traslado, él mismo las haría.

Brunner manipulaba el Kultusgemeinde, ofreciéndoles excepciones y privilegios, como: el perdonar a los empleados de Kultusgemeinde de los transportes si accediera seguir sus instrucciones para llevar a cabo las deportaciones. O que no reasentaría a los judíos con documentos de emigración válidos si el Kultusgemeinde reuniera a otros puntualmente. Lograr el apoyo de esta comunidad judía en otra ronda de deportación dando su palabra que no deportaría a los huérfanos hasta la primavera, entre otros casos.

Alois Brunner-5

Esto llevo a los judíos a desconfiar del Kultusgemeinde, al final Brunner, deportó a todos los que pudiera, llegando a reducir la población de Viena a unas 10.000 personas.

Esta posición dura de Brunner sobre los exilios tuvo su origen de las convenciones del antisemitismo alemán. Brunner se entusiasmaba con la ruina de los judíos y el enriquecimiento de las SS. El Dr. Loewenherz rogaba por escasas asignaciones para el Kultusgemeinde, mientras que Brunner confiscó las posesiones judías y se instaló en una lujosa mansión y la decoro con los mejores muebles y obras de artes.

A finales de 1942, un grupo de oficiales de la Gestapo y ayudantes judíos de Viena, bajo la dirección de Alois Brunner, llegó a Berlín, aparentemente para agudizar las maneras como realizaban las deportaciones locales de la Gestapo. Como testificó un judío berlinés: «Las cosas cambiaron por completo. Brunner, para apresurar la acción, comenzó a la luz del día para atrapar y reunir a los judíos». Al igual que en Viena, obligó a los funcionarios judíos a ayudar en las redadas; quienes se rehusará o ayudara a los judíos eran fusilado y su familia deportada.

Claramente, las actividades de Brunner instauraron precedentes para la persecución nazi más allá de Austria. El sistema vienés se convirtió en modelo para otras oficinas en otras ciudades en Alemania y las otras oficinas en el extranjero como «La Oficina Central de Praga. Fue Brunner quien desarrolló el prototipo.

Brunner estaba al tanto del destino de aquellos a quienes desterraba. Sabía que el destierro ya no significaba «colonización» porque las más altas jefes habían anulado la idea de la reserva judía para el verano de 1940. Si la Policía de Seguridad y el SD informaron al Gauleiter (jefe de distrito) de Viena sobre los exterminios, por consiguiente, informaron a su propio experto en deportación.

De las investigaciones anteriores, Brunner se posiciona como la persona comprometida con suprimir las exenciones, realizar destierros y estar al tanto del resultado. Lo que Brunner combinó en la centralidad de Viena, la cooperación judía, el engaño persistente y el terror incondicional, fue observado por las autoridades superiores y se impulsaría en otros lugares.

Según declaraciones de su jefe Eichmann dijo de Brunner, «Era … una de mis mejores herramientas … Nunca tuvo una opinión propia y, como lo describió el propio Eichmann, fue ‘uno de mis mejores hombres'»… Eichmann afirmó esto: «No noté resistencia».  En tanto que la responsabilidad personal de Brunner, fue más allá de seguir las órdenes de Eichmann. Las deportaciones de Brunner superaron las expectativas de otros funcionarios. Él deportó a los huérfanos, a los hospitalizados, a los heridos de guerra, a los cónyuges en matrimonios mixtos, a los funcionarios comunales, todas las categorías que podrían haber recibido exenciones.

Alois Brunner-6

Brunner en Salónica, la tercera ciudad más grande de Grecia

Eichmann, lo asigno como experto en deportación a Salónica (Grecia). Cuando los alemanes ocuparon Macedonia en abril de 1941, instalaron una cuadrícula de regulaciones antijudías sobre el territorio ocupado, pero no llegaron a las deportaciones. Ya en 1942, la masa de judíos, más de 50,000 todavía vivían en Salónica, la tercera ciudad más grande de Grecia y el centro de la cultura judía sefardí en Europa.

Sus órdenes fueron «para preparar y llevar a cabo la expulsión de judíos de la región de Salónica, tal como se contempla en el marco de la Solución Final del problema judío en Europa». La «Solución final» significaba que los judíos estaban «aniquilados biológicamente».

Brunner aplicó las mismas manipulaciones que había perfeccionado en Viena para manejar el liderazgo judío. Él y su compañero Wisliceny emitieron sus órdenes con excepciones y exenciones al rabino principal de Salónica, quien los transmitió al resto de los judíos de la ciudad. Cuando Brunner quería que los judíos fueran recolectados para deportación, también se dirigió a las autoridades judías, obligando al rabino Koretz como lo había hecho con el Dr. Loewenherz.  Posteriormente, SS tomó como rehenes a 25 líderes judíos; Nadie intentó escapar para no exponer a los rehenes a represalias.

Alois Brunner-7

El miedo que transmitía Brunner por sus acciones, logró que sólo un total, 3.400 judíos de los 56.000 judíos que vivían en Salónica huyeran a la posible seguridad de Atenas. Esto pudo haber sido, por la cuidadosa planificación y seguimiento de sus órdenes por parte de Brunner, resultando mantuviera a los judíos en su lugar: reorganizando la comunidad y trabajando con sus líderes, aislándolos, manteniéndolos como rehenes y persiguiendo propiedades judías, para que los judíos «creyeran que esto era todo lo que querían los alemanes, que no fueron después por sus vidas, sino después por su dinero »

Su contribución en la guerra fue el haber deportado más de 100.000 judíos, ya antes de ser nombrado comandante del Campo de Internamiento de Drancy cerca de Paris, en junio de 1943, Brunner había deportado a 43.000 judíos de Viena y a 46.000 de Salónica. En 1944 Eichmann lo asigno a Eslovaquia para supervisar la deportación de los judíos de ese país.  En este país organizó la deportación de 13.500 judíos a los campos de Theresienstadt, Sachsenhause, Bergen-Belsen y Stutthof; la mayoría de los deportados no resistió y aquellos que sí lo hicieron acabaron siendo enviados a Auschwitz, donde fueron finalmente asesinados.

Alois Brunner y Anton Brunner, confusión que ayudo a su fuga.

De acuerdo a los archivos del juicio de Nuremberg que se publicaron, ayudaron a iniciar la confusión. Su índice refiere un «Brunner, Anton (SS Hauptsturmführer): judíos, deportación de, desde Viena; Sentencia de muerte por ejecución de judíos».

En realidad, un Anton Brunner trabajó como funcionario de deportación en Viena, donde se le dio sentencia de muerte después de la guerra; pero supuestamente no era miembro de las SS, y mucho menos un oficial. 7 El capitán de las SS fue Alois Brunner, quien presidió las deportaciones desde Viena, pero también desde otros lugares.

Alois Brunner-8

Los dos Brunner prestaron sus servicios en la misma organización en Viena, la Oficina Central para la Emigración Judía, y los identificaban como Brunner I (Alois, el Director) y Brunner 2 (Anton, un diputado). Después de la guerra los llamaron erróneamente hermanos y los juicios de Nuremberg, al menos, no intentaron resolver esta confusión. La impresión, todavía actual, de que un nazi condenado llamado A. Brunner recibió sus justos castigo después de la guerra sin duda ayudó a Alois Brunner a mantenerse en libertad.

Los juicios de posguerra procuraron a su nombre muy poca audiencia pública. Durante el juicio del jefe de la Policía de Seguridad en Viena, Wilhelm Hoettl, este no nombró en Nuremberg al oficial de las SS a cargo de las deportaciones vienesas, aun cuando Alois Brunner le mantuvo informado, con reportes.

Asimismo, el jefe de la Policía de Seguridad en Francia, Helmut Knochen, había firmado órdenes cruciales con Brunner, pero en la cobertura diaria del juicio de Knochen en 1954, el público nunca leyó el nombre de Brunner. Incluso Adolf Eichmann, con quien Brunner trabajo directamente, según tuvo confusión con la identidad de Brunner en su testimonio en su juicio de 1961: «Sigo mezclando a los dos Brunner»…»Si este hombre estaba en Francia o si todavía pertenecía al departamento IVb4 (dirigido por Eichmann) o tal vez si había sido reasignado a uno de los comandantes locales del SD, esto no lo sé”.

Alois Brunner-9

Anton Brunner aseveró que la «subordinación a Brunner I (Alois Brunner)» era su propia defensa, pero el Tribunal Popular de Viena restó importancia a la culpabilidad de Alois para destacar a Anton.  Por consiguiente, Antón fue ahorcado, mientras que su superior permaneció oculto. Los juicios y las historias de posguerra han dejado una imagen difusa de Alois Brunner, pero, relatos de testigos presenciales, órdenes firmadas, estadísticas de deportación y demás, pueden dar testimonio de la amplitud de su actividad.Alois Brunner-10

Huida Hacia Siria.

En un artículo publicado en el magazine alemán Bunte en 1985, Brunner narró como escapó de ser arrestado por los aliados al terminar la Segunda Guerra Mundial. Aprovechándose de la confusión surgida con otro miembro de la Oficina Central de Emigración de la SS, Anton Brunner, quién fue ejecutado por crímenes de guerra, por el veredicto dado en los juicios de Nuremberg. Anton Brunner, a quienes sus compañeros de trabajo lo identificaban como Brunner2, también había trabajado en la Oficina de Viena deportando judíos, fue confundido tras el final de la contienda con Alois Brunner, incluso por historiadores.

Según Brunner, “consiguió documentos oficiales con las autoridades norteamericanas usando un nombre falso «, y acto seguido empezó a trabajar como conductor para el Ejército de los Estados Unidos en el período inmediato posterior a la contienda.

Brunner huyó de Alemania occidental en 1954, con un pasaporte falso de la Cruz Roja, pasó primero a Roma, luego a Egipto (trabajó como traficante de armas), y en 1990, Brunner contaba con 78 años, y 30 años de estar viviendo en Damasco. Para ese año estaba alojado en un edificio de apartamento en 7 Haddad St. Su casa estaba constantemente protegida por miembros de la fuerza de seguridad siria.

Alois Brunner-11

En Siria fue contratado como asesor del gobierno. La naturaleza exacta de su trabajo es desconocida, pero se cree que asesoró al gobierno sirio en técnicas de tortura y represión algunas de las cuales había aprendido en sus tiempos como torturador de las SS. En enero de ese año el historiador francés y cazador nazi Serge Klarsfeld, fue a Damasco para pedirle al presidente sirio Hafez Assad (no por primera vez) que extraditara a Brunner a Francia, Alemania o Austria. Debido, que los tres países buscaban el arresto de Brunner.

Para el año de 1995, ofrecieron una recompensa de 333.000 dólares, los fiscales alemanes de Colonia y Frankfurt, por cualquier información que llevara al arresto de Brunner.

A finales de 2001 según periodistas alemanes, Brunner había sido visto en el Meridian Hotel. Aun cuando en el año de 1999 surgieron diversos reportes que señalaban que Brunner había muerto en 1996, y sepultado en Damasco. No obstante, la prensa alemana comunicó que Brunner había sido visto ese año por periodistas alemanes también en el Meridian Hotel de Damasco, según estuvo viviendo con protección policial.

Alois Brunner-12

Entre los años de 1961 y 1980, le enviaron a Brunner varios paquetes bomba a su residencia en Damasco. De alguna manera estas cartas bombas lograron su objetivo, con la que recibió en 1961, perdió un ojo, y en 1980 perdió los dedos de su mano izquierda cuando el paquete bomba explotó en sus manos. Los responsables de estas cartas bomba aparentemente fueron particulares, aunque algunos creen que fue obra del Mossad israelí.

El Centro Simon Wiesenthal 30 de noviembre de 2014, comunicó que había recibido información creíble de sobre la muerte en el año 2010 de Alois Brunner, la fecha de su fallecimiento y el lugar exacto de su sepultura se desconocen hasta el día de hoy.

Alois Brunner-13

Año después de terminada la guerra fue condenado in absentia en un tribunal francés por crímenes contra la humanidad. Condenándole a cadena perpetua en un proceso judicial abierto en 1987 por los cazadores nazis Serge y Beate Klarsfeld, por haber enviado a los campos de concentración y exterminio, a los mismos campos s dónde habían deportado a sus padres.

Dejar Comentario