≡ Menu




Descubre todo sobre Alejandra Fiódorovna Románova

Es sorprendente la cantidad de relatos terribles que podemos encontrar tras las distintas Guerras y luchas de Poder que ha librado la humanidad. Pareciera ser un hecho común, el siempre encontrar personas, que de acuerdo a su actuación en los momentos más difíciles de sus vidas, pasarán a la posteridad como símbolos de lucha, resistencia, valor, nobleza. Tal es el caso de Alicia Victoria Elena Luisa, mejor conocida como Alejandra Fiódorovna Románova.

Alejandra Fiódorovna Románova

Biografía de Alejandra Fiódorovna Románova

Alejandra nació el 06 de Junio de 1872 en Darmstadt.( Ciudad del Estado Federado de Hesse Alemania)  Su nombre verdadero sería Victoria Alicia Elena Luisa Beatriz de Hesse y del Rin, princesa de un importante Ducado que era parte del Imperio Alemán.

Alejandra Fiódorovna Románova-1

Alix  como se le llamaba afectuosamente, fue bautizada el 01 de julio 1872, dentro de la Iglesia Luterana. (Los Luteranos creen que el cristianismo se basa solamente en la Escritura, es decir, que la Biblia representa la máxima autoridad en todo lo que se refiere a la fe cristiana) Durante esta ceremonia del bautizo, se honró colocándole el nombre de su mamá y el de todas sus tías maternas. Los padrinos de la princesa fueron el príncipe y la princesa de Gales, el zárevich y la zarevna de Rusia.

De su madre recibiría  el apodo de Sunny, y su esposo  años más tarde también la llamaría de esa manera. No obstante, sus familiares británicos preferirían nombrarla Alicky para así diferenciarla de su tía, la princesa de Gales, quien era conocida cariñosamente en su círculo más íntimo como Alix.​

Siendo Alejandra apenas una niña, la familia sufriría la pérdida del hijo mayor, el príncipe Federico quien murió a consecuencia de una caída en mayo de 1873. Parecía que su vida siempre estaba ligada a los eventos tristes. En noviembre de 1878, empezaría una larga tragedia para Alix. Su  familia se contagió con la difteria. La primera en enfermar sería su hermana Victoria, y a los pocos días también se convertirían en víctimas todos los niños. A ellos le siguió el Gran Duque.

En vista de que Isabel,  fue enviada a vivir con su abuela paterna para salvarla del contagio, Alicia sería quien debía responsabilizarse del cuidado de toda su familia. El 15 de noviembre Alicia recibe un duro golpe al enterarse del fallecimiento de  la menor de las niñas, María. En un momento de mucha tristeza, Alix fue la encargada de llevar la terrible noticia a su primo Ernesto Luis del fallecimiento de su hermana. Tratando de animarlo lo abrazó y lo besó.

A los pocos días de este episodio, la princesa Alicia también cayó contagiada y falleció el 14 de diciembre. Todos estos terribles hechos trajeron como resultado que la pequeña Sunny  sufriera un fuerte golpe emocional , que seguramente influiría de manera determinante en su forma de relacionarse con las demás personas. Fue así como aquella niña que siempre se la veía alegre, se había transformado en una joven callada, triste, tímida y en muchos casos retadora.

La educación de la niña para ese momento y sus hermanos a raíz de la muerte de su madre quedó en manos de su abuela, la reina Victoria de Inglaterra con la que pasaban los veranos, protegidos por  la amplia familia real inglesa. Sunny gozaba de la preferencia de la abuela, aunque ésta no lo decía abiertamente. Le gustaba el carácter de la joven y en muchas oportunidades le permitía salirse con la suya.

Pasado el tiempo en la familia tiene lugar una ceremonia con  motivo del noviazgo entre Isabel de Hesse, hermana de Alix, y el  Duque Sergio Alexandrovich de Rusia, allí Alix conocería a Nicolás, el heredero del imperio ruso, y de quien de acuerdo a algunos escritos, se  enamoró desde el primer momento.

Tales sentimientos fueron mutuos. No obstante, el hecho de que los enamorados estaban  emparentados de acuerdo a sus ramas genealógicas, no recibieron la aprobación de sus respectivas familias. Ni la Reina Victoria ni el Zar Alejandro III y su esposa aprobaron aquella relación.

A pesar de los obstáculos, Nicolás terminó pidiendo la mano de Alix y logró que su padre, ya estando en  lecho de muerte, concediera la aprobación para que la  princesa germana se convirtiera en la esposa de su hijo.

Alejandra Fiódorovna Románova-2

El Zar Alejandro III quien hacía tiempo padecía una enfermedad, finalmente falleció el 01 de noviembre de 1894. Acto seguido su hijo se convertiría en el nuevo Zar como Nicolás II. Al día siguiente, Alix asumía la fe ortodoxa, algo que le había costado cumplir, una exigencia para concretar el compromiso con Nicolás, pasó a ser entonces la Gran Duquesa Alejandra Fiódorovna. Pocos días después de enterrar al zar Alejandro en Moscú, el 19 de noviembre, se celebraba la boda real.

El matrimonio tuvo lugar  el 26 de noviembre de 1894 en la Iglesia del Palacio de Invierno de San Petersburgo. El ambiente se había tornado oscuro porque a este enlace nupcial, lo había precedido los actos fúnebres del Zar Alejandro III. Generando en el pueblo una sarta de comentarios malintencionados.

Alejandra Fiódorovna Románova-3

La coronación oficial se realizaría el 14 de Mayo de 1896, también marcada por un hecho terrible donde murieron muchas personas en una tragedia provocada por el hecho de que decidieron repartir comida entre los habitantes de Moscú. Estos hambrientos se arrojaban sobre los depósitos de comida generándose repentinamente una multitud de personas golpeadas y aplastadas como en una especie de avalancha.

A este  trágico inicio de reinado de los nuevos zares, se le sumaban los comentarios cizañeros, sobre una zarina oriunda de Alemania de la que mucho se hablaba de su carácter difícil y la característica frialdad con la cual trataba a sus allegados.

Alejandra es recordada por ser la última Zarina de Rusia como consecuencia de la Revolución de Octubre. (Ver artículo: Sir John Moore)

La descendencia de Alejandra Fiódorovna y el Zar Nicolás II

El pueblo estaba muy pendiente de cuándo llegaría a la familia real el heredero. Situación que causaba angustia en los recién casados. Nicolás II y Alejandra Fiódorovna Romanov. Es así como reciben con mucha alegría la noticia de su embarazo, no obstante la primera en nacer en  1895 se convertiría en una decepción. Por cuanto fue niña, y sería entonces la Duquesa Olga.

Dos años más tarde llegaría a la familia un nuevo miembro, esta vez sería Tatiana, la cual sería seguida por María y finalmente Anastasia en 1901. Si bien es cierto el Zar y su esposa eran unos padres amorosos, la opinión en la calle era que ella no sería capaz de dar continuidad a la dinastía Romanov, trayendo al mundo al heredero.

Alejandra Fiódorovna Románova-4

Finalmente se anunció con beneplácito la llegada del anhelado heredero, el zarevich Alexis, en 1904. Esta importante noticia pronto sería opacada con los terribles comentarios acerca de su salud. Se decía que el niño había heredado la hemofilia de su mamá. Tal circunstancia provocó que Alejandra se tornara una madre sobre protectora, y que debía ocultar a toda costa esa verdad. Es allí como al no encontrar respuesta satisfactoria en la medicina, Alejandra se ve influenciada por un raro personaje a quien se le conocía como Rasputín. Quien utilizando sus «conocimientos» lograba detener las hemorragias del niño.

Alejandra Fiódorovna Románova-5

Influencia de Rasputín en la pareja Imperial

Alejandra quien llegó a considerar a Rasputín como un ser mandado por Dios para ayudarla con la enfermedad de su hijo, permitió y auspició su presencia en el palacio de Tsarkoye. Pronto Rasputín, elogiado por Alejandra como un enviado de Dios, se coló en las estancias del palacio de Tsarkoye  donde poco a poco fue ganando influencia y poder llegando a influenciar en las decisiones de gobierno.

Entre los años 1906 y 1914, la credibilidad de la familia imperial se vio seriamente cuestionada en la opinión pública, debido a esa estrecha relación de éstos con Rasputín. Lo cual finalmente conduciría a que se acrecentara la presión política para realizar reformas.

En los diferentes círculos sociales se discutía sobre la exagerada relación de ese extraño monje, que además era asiduo al alcohol y a la promiscuidad sexual. Lo cual llegado el momento sería causa suficiente para acusarlo de antipatriota, ya que, alimentaba la idea de que Rusia no se inmiscuyera en la Primera Guerra Mundial.

Su adicción al alcohol y promiscuidad sexual hizo que su popularidad y reputación fuera mermando hasta tal punto de ser acusado de antipatriota a causa de su oposición a que Rusia participara en la Primera Guerra Mundial. Una vez que el Zar Nicolás, debe encargarse de comandar el ejército ruso en 1915, fue más notoria la exacerbada influencia sobre Alejandra. Inclusive se aseguraba que ella le consultaba para tomar decisiones sobre quienes ocuparían importantes cargos en el gobierno.

Alejandra Fiódorovna Románova-6

Los más duros críticos de la familia, los acusaron de haberse convertido en las marionetas de Rasputín.

Todo ese odio acumulado llevó a que un grupo de hombres, dirigidos por un primo de Nicolás II y el Príncipe Felix Yusupov convencieron a Rasputín de asistir al palacio de Yusupov, y allí le dieron a tomar mucho vino y a consumir pasteles que contenían cianuro. Una vez que lo dominaron, y que al parecer éste no mostraba los síntomas de envenenamiento, los hombres procedieron a dispararle. Enrollaron su cuerpo en una alfombra y lo lanzaron al río Neva, donde varios días después sería localizado su cadáver, acabando así con un ser que estorbaba a los fines de quienes venían por la cabeza del Zar.

Se dice que en una extraña carta que el monje le escribió al Zar, le plasmó la profecía de que si él era víctima de asesinato, la familia imperial correría con la misma suerte.

Dimisión del Zar Nicolás II de Rusia

Nicolás II de Rusia no tuvo éxito en la tarea de gobernar aquel amplio territorio. Su pueblo se quejaba de vivir en la pobreza, y el hambre. Estas serían a la postre causales para llevar a cabo la Revolución de Octubre. En Marzo de 1917, al sentirse perdido e incapaz de poner control en aquella situación el Zar finalmente abdicó. Poniendo fin definitivamente al reinado de la Dinastía de los Romanov.

Alejandra Fiódorovna Románova-7

No obstante, el Zar nunca pensó que su dimisión no le garantizaría el respeto a su vida y a la de su familia. Por esa razón sus amigos y aliados trataron de conseguir asilo en países de europa, sin embargo ninguno le abrió sus puertas. Permaneció la familia en el Palacio de Tsarcoye Seló, hasta que por instrucciones emanadas desde Moscú los trasladaron a Ekaterimburgo para concretar su ejecución en abril de 1918. (Ver artículo: Jean Lannes)

El crimen de Alejandra Fiódorovna Románova y su familia

La narrativa existente sobre esos terribles momentos que vivió la familia del Zar Nicolás II, puede hacer que el lector sienta en su corazón el temor y la angustia de aquella fatídica noche, cuando un grupo compuesto por doce hombres , armados con revólveres llegaron a la casa de los Romanov. Se podía escuchar en el silencio de la noche el ruido del vehículo, los miembros de la familia ya dormían. Uno de los verdugos les informó que motivado a la intranquilidad que se había apoderado de la ciudad, ellos tenían instrucciones de llevarlos del piso superior hacia el sótano.

Para arreglase contaron con una media hora, en el sótano ya estaba todo preparado para lo que se avecinaba.No obstante los Romanov no sabían que su destino había sido decidido. El encargado de la ejecución en persona (Yurovski) los buscó en la habitación y los llevó hasta el sótano. Según testimonio de los ejecutores,  Nicolás cargaba su pequeño hijo Alexis, el resto de la familia caminaba hacia su destino con almohadas y otros objetos pequeños que pensaron podrían necesitar, para hacer más llevadera su estadía en aquella pequeña habitación.

Alejandra Fiódorovna Románova-8

Les causó sorpresa al entrar en esa habitación vacía, por lo cual Alejandra, quien no perdería ni en sus últimos momentos su espíritu rebelde, inquirió: «Cómo, no hay ninguna silla? ¿Ni siquiera podemos sentarnos? Según el mismo testimonio buscaron dos sillas, en una se sentaría Alexis y en la otra Alejandra.

Los demás recibieron órdenes de ponerse en una fila. Hizo entrada entonces el comandante de la operación para poner al tanto a los Romanov de que motivado a que parientes en Europa no aceptaron frenar la ofensiva contra la Rusia Soviética, el «Comité Ejecutivo de los Urales había decretado fusilarlos»

Fue en aquel momento cuando Nicolás, atónito aún, ante aquella sentencia, se atrevió a exclamar ¿Qué? Yurovski explicó una vez más su misión y seguidamente ordenó al comando que se preparara. Ya con anticipación los ejecutores del asesinato ya sabían a quién le debían disparar.

Tenían una orden precisa disparar al corazón de su aterrada víctima, esto para evitar un gran derramamiento de sangre y culminar la tarea rápidamente. Allí comenzaron los disparos que durarían unos eternos tres o cuatro minutos. A Nicolás le disparó en la cabeza el mismo Yurovski a quemarropa. A él le siguieron Alejandra Fiodorovna y sus hijos. Además se encontraban con la familia su doctor, un criado, dos cocineros y una camarera, todos corrieron con la misma suerte.

Alejandra Fiódorovna Románova-8

En un informe presentado años después se podrían leer los pormenores de la matanza. Quedó escrito que luego de que el humo de la pólvora se disipara se pudo apreciar que algunas de las víctimas aún se movían. En el caso de las Duquesas, éstas habían cosido a su corsés un número significativo de joyas, lo que les sirvió como una especie de chaleco protector. De ahí que hubo la necesidad de rematarlas con bayonetazos.

El propio Yurovski dejó plasmado en su informe, con gran crueldad como Anastasia y María se habían puesto las manos en la cabeza y se acurrucaron hacia la pared al ser alcanzados sus cuerpos por los disparos. Finaliza así una historia que parecía que desde el principio estaban condenados a un desenlace fatal.​

Dejar Comentario