≡ Menu




Descubre todo sobre La Batalla de Cajamarca

La Batalla de Cajamarca o también llamada La captura de Atahualpa, fue un ataque sorpresa al monarca del Imperio Incaico, que realizo Francisco Pizarro y su ejercito el dí 16 de noviembre de 1532, en Cajamarca.

Batalla de Cajamarca

Antecedentes de La Batalla de Cajamarca

El descubridor de raíces españolas Francisco Pizarro, en conjunto con sus hermanos, abanderaban una español Francisco Pizarro, junto con sus cuatro hermanos, encabezaban un pequeño viaje con unos siento sesenta hombres y unos sesenta caballos, la misma tropa que se había dirigido anteriormente a Panamá en 1531. Atahualpa ya había sido victoriosa en una guerra civil por el trono contra su medio hermano Huáscar. (ver articulo: Guerra de Independencia de México)

Mientras la expedición española, es cuando Atahualpa manda a comisionados con obsequios para los españoles de oro, por lo cual Pizarro estaba más convencido de que allí encontraría riquezas.  Al Pizarro llegar a Cajamarca, esta estaba desolada y su ejercito estaba acampando lejos de esta en Pultumarca. Francisco Pizarro encomendó a Hernando de Soto la misión de ir donde el Inca para invitarle a que viniera a cenar con él en Cajamarca. Pizarro fue muy insistente en el sentido de que la invitación debía ser transmitida de manera cortés y pacífica, para evitar malentendidos.

Luego Soto se va acompañado de unos veinte caballeros aproximadamente, entre los que estaba Diego Garcia de Paredes. Cuando ya la tropa estaba a la mitad del camino, Francisco viendo desde las alturas de unas grandes torres de Cajamarca la cantidad de tiendas que estaban en el campamento Inca, amedrentando se de que sus hombres pudieran sufrir una trampa, por lo que envía a uno de sus hermanos Hernando con otros jinetes.

Batalla de Cajamarca-1

Pultumarca

Soto y sus soldados  se presentaron en Pultamarca, por medio de un río en el termino del río iniciaba el campamento de los incas. Por lo que Pizarro  y sus hombres ya casi iban alcanzar a Soto, el interprete de Soto era Felipillo de Tumbes y el de Hernando era Martinillo. El inca reposaba en un chalé

El Inca descansaba en un palacete situado en medio de un cándido cultivado,el cual se encontraba más atrás del campamento de los incas. Luego unos cuatrocientos de estos incas se desplegaron por el cándido eran los que protegían el campamento inca. Por lo que Soto y sus soldados luego de atravesar dicho campamento, se situaron en la puerta del palacete montados en sus caballos, por lo que mandaron  Felipillo a gestionar que se presenciara el inca.

Después de la humillación de Pizarro, sale el Ciquinchara a ver lo que sucedía y se vuelve a ir, se dirigió a informar a Atahualpa que a las afueras se hallaba aquel español que lo había lesionado en Poechos, cuando este se encontraba vigilando el campamento de los españoles. Atahualpa después de un tiempo sale caminando al palacete se sienta pero no se deja ver, solo por medio de una cortina se podía visualizar su silueta. Y es cuando Soto se dirige a la cortina, montado en su caballo y le da la invitación a Atahualpa pero este ni mira dicha invitación.

Batalla de Cajamarca-2

Hernando al ver esto se molesto y exclamaba distintas palabras con las que logra llamar la atención del inca y este ordena a que le quitan la tela que lo cubría y ve fijamente a Pizarro y le llama perro, seguidamente le dice a Soto que le diga a su jefe que iría a verlo pata que le pagara todo lo que ellos habían tomado de sus tierras. El inca les obsequio licor, pero estos no lo tomaron para prevenir alguna tragedia temiendo que estas bebidas tuvieran algún tipo de veneno, pero el inca decide tomar un poco del licor para que estos se dieran cuenta que no tenia ninguna sustancia que les hiciera daño y fue cuando aceptaron la bebida.

Los españoles lograron que el Inca de que llevara a sus criados a dicho encuentro y no a sus soldados para así manifestarle su lealtad, y del mismo modo Atahualpa llevaría solo algunos soldados de la guardia imperial. También unos cuarenta mil guerreros desarmados ya que pensaba que no hacían falta las armas ya que podía capturar a los españoles con sus manos y Hernando solo lo esperaba con unos cien españoles a caballo y unos ayudantes.

Desarrollo

Atahualpa acepta la convocatoria y dirigió una marcha con sus cientos de sus siervos, en los que se encontraban músicos. El avance le ocupo casi todo el día, por lo que causaba impaciencia en Francisco Pizarro y sus hombres ya que no les hacia gracia combatir en la oscuridad, ellos no sabían que los incas no peleaban de noche por sus creencias religiosas. En Cajamarca, los españoles realizaban los planes para ya tener la emboscada al Inca por lo que Pizarro divide a su tropa en dos grandes grupos uno a su mando de su hermano y el otro al mando de Soto. A sus caballos le colocaron cascabeles para que así pudieran hacer ruidos al galopar.

Los grupos fueron separados como una estrategia y en la cima de una torre se aposto un artillero, lo acompañaban tres hombres con armas, prevenidos para cualquier señal para atacar. Al estar escondidos pudieron ver como los Incas entraban a la plaza mayor, donde Atahualpa incurre en el error de que no menosprecio el peligro del grupo español y solo fue con un grupo de sirvientes, ya que los demás se quedaron a las afueras de la muralla.

Al llegar el inca pide a sus acompañantes que se detengan en el centro de la plaza y al no ver ningún español  se asombra por lo que le pregunta a su confidente Ciquinchara en donde se encontraban todos los españoles, unos de sus acompañantes le contesta que posiblemente los españoles se escondieron por el miedo. Cuando de un momento a otro se presenta Vicente de Valverde junto a un indígena y el soldado Hernando de Aldana el único que posiblemente comprendía más el idioma de los incas.

Y Valverde con una cruz, comienza un llamado en el que ordenaba a Atahualpa que ya dimitiera de su religión y que aprobara el cambio al catolicismo como fe a Carlos I de España.   Carlos I de España, como soberano. Por lo que Atahualpa se siente ofendido por este pedido de los españoles, este no pensaba aceptar dichas peticiones, el Inca Garcilaso de la Vega, intentó que se tuviera un conflicto sobre la fe de los españoles y su rey lo que provoca que los hombres de Pizarro se alteren.

Batalla de Cajamarca-3

Captura

El Inca se dio cuenta que Valverde observaba a su contrincante antes de hacer el requerimiento por lo que se la pidió, el cura señala que ahí se encontraban las palabras de dios y fue cuando Atahualpa agarra el libro y lo  inspecciona y lo lanza a lo lejos porque sentía que ese libro no tenia poder y que el no se dejaba dominar por nadie, y que no reconocía ese religión de la que le hablaban, y sugiere que los españoles paguen por el daño que habían hecho en sus tierras.

Es cuando Fernando, pide a sus soldados que iniciaran el ataque, seguidamente el artillero dispara los falconetes que se encontraban en la torre, la que detono en medio de las personas mutilandolas y matándolas a los que se encontraban allí y antes de que los incas se mejoraran los españoles cabalgaron llevándose todo lo que se encontraran acompañados por indios con lanzas.

Seguidamente uno de los escuadrones de los españoles atacaba desde la distancia, por lo que se produjo un desastre, ya que los pocos hombres armados no tuvieron tiempo de sacar sus armas, que les ayudarían con el ataque de los españoles. Así que la mayoría de la tropa india desalojo el lugar y así alejarse de la aniquilación, el grupo principal de ataque era el de Atahualpa, Pizarro se va hacia donde están ellos.

El principal punto de ataque de los españoles Atahualpa así que Pizarro se va a donde se encuentra Atahualpa pero el inca ni se movió. Los españoles llegan a cortar los brazos de los sirvientes pero estos no hicieron caso a sus heridas, y con sus otras partes pudieron seguir sosteniendo la litera, hasta que varios de ellos resultaron muertos y la litera cae. Cuando los hombres de Pizarro matan a los indios este se va hacia donde esta Atahualpa, y un soldado se lleva a Atahualpa de la litera, al mismo tiempo otros hombres llegaban a ella y un soldado intenta matar al Inca, en donde se reconocía el valor que tuvo Atahualpa al ser un prisionero, Fernando lo defendió pero resulto herido en la mano.

Secuelas

En esta batalla murieron más de cinco mil personas donde se encontraban sirvientes y militares de Atahualpa, también lugareños de Cajamarca, cientos de heridos y otros capturados, por parte de los españoles se dice que solo fue un muerto justamente un sirviente negro y algunos heridos.

Y fue la esposa de Atahuelpa quien se unió a sus militares y acompaño a su esposo prisionero, cuando fue asesinado la llevaron a Cuzco y para el año 1538 era la querida de Francisco Pizarro a quien le tuvo dos hijos. Tres años después Pizarro fue asesinado y la mujer se casa con Juan Betanzos quien escribió la historia de los incas y sus opiniones y para 1987 se publico la historia completa.

Batalla de Cajamarca-4

Dejar Comentario