≡ Menu




Conoce todo sobre la Batalla de Otumba

Esta batalla es considerada una de las más famosas de la historia de todas las conquistas en las que se desarrolló una fuerte situación en la que murieron muchos guerreros y terminó con un desenlace bastante inesperado e impresionante de parte de los que tuvieron la victoria de la gran batalla. A continuación, se presenta la historia de esta gran huella en la historia.

Batalla de Otumba

Batalla de Otumba

Esta batalla que marcó la historia tuvo su desarrollo en los años de 1512 en la zona de los llanos de Otumba en el país de México. El día 8 de julio comenzó el enfrentamiento entre las fuerzas de España, las cuales estaban lideradas por Hernán Cortés. Las fuerzas de México se encontraban comandadas por Cuiacoatl.

Esta batalla se desarrolló debido a que los españoles querían conquistar las tierras de México, la victoria de los españoles logro con su objetivo y los mexicanos fueron conquistados por los colonizadores del Imperio de España.

El gran evento fue la oportunidad determinante para que los que pertenecían al imperio Azteca protegieran sus tierras de las fuerzas de Hernán Cortés. Los integrantes de las fuerzas mexicanas fracasaron en el momento del asedio en el conocido palacio Axayácatl. (Ver articulo: batalla de friedland)

Hay una llamada Noche Triste en la que 500 españoles que ya se encontraban desnutridos, cansados, sin cañones y muy malheridos, fueron a luchar en contra del ejercito de la Triple Alianza que estaba conformada con Tlacopán, Texcoco y Tenochtitlán, formaban alrededor de 40.000 combatientes.

Antecedentes de la batalla

La noche triste ocurrió el 30 de junio del año 1520, en el momento en el que Hernán Cortes tuvo la pérdida de más de la mitad de sus tropas, él comenzó a huir con los pocos restos del ejército de hombres y se fue en dirección a la zona que estaba aliada con la conocida ciudad llamada Tenochtitlán.

Hernán Cortes inició luego el camino a Tlaxcala con mucho menos de 500 hombres, a lo largo de todo el camino fueron atacados por las bandas de México. El que era en ese entonces el emperador de los aztecas era llamado Cuitláhuac, tomó la decisión de comenzar a aniquilar a los españoles para impedir que lograran llegar a las tierras de los que eran sus aliados tlaxcaltecas.

Un muy gran ejército que consistía en 40.000 guerreros mexicas, los cuales se encontraban compuestos por tenochcas, tepanecas y xochimilcos, lograron alcanzar a los españoles en la zona de los llanos Otumba, cosa que ocurrió en los días de julio y les cortó el paso. (Ver articulo: La Batalla de Kinsale)

La idea de los guerreros aztecas era tomar a los españoles como rehenes o prisioneros y luego ofrecérselos a todos como un sacrificio para los dioses en los que creían. Dando frente a los integrantes del ejército azteca se encontraba el primer ministro y también sumo sacerdote conocido como Cihuacoalt. Cihuacoalt era considerado una persona con mucho poder que se posiciona tras el emperador.

Batalla de Otumba-1

El grupo de los indios estaba bastante seguro de que iban a tener la victoria, debido a que sus dioses los habían ayudado unos días antes en el momento que derrotaron a Cortés; ellos creían firmemente que los dioses volverían a brindarle ayuda para vencer a los tan odiados invasores de sus tierras.

Los integrantes exploradores se encargaron de informarle a Cortés que venía tras de ellos un gran ejército que les estaba comenzando a acortar el paso, en ese momento Cortés se dio cuenta de que la única manera que había de salir de esa situación era enfrentarse en combate en el que tenían que vencer o morir. En ese momento inició la batalla de Otumba. (Ver articulo: La Batalla de Borodino)

Inicio de la Batalla de Otumba

Cuando Cortés tomo a decisión de combatir a sus enemigos, las tropas de España formaron fila para iniciar el combate y notaron que entre los dos grupos de guerreros había una muy fuerte diferencia de fuerzas por la cantidad de hombres que había. En el momento que notaron esa característica Cortés pudo notar que sus soldados comenzaron a vacilar, para que no siguieran así alzó su gran voz para orarles la victoria con las siguientes palabras:

“Amigos llegó el momento de vencer ó morir . Castellanos, fuera toda debilidad, fijad vuestra confianza en Dios   Todopoderoso y avanzad hacia el enemigo como valientes” .

Luego de su elocuente discurso, los capitanes de las tropas se llenaron de confianza y de mucha audacia, los valientes soldados dieron respuesta con muchas aclamaciones y en conjunto invocaron para su protección a la Virgen María, Santiago y Jesucristo.

En ese momento inició la gran batalla, considerada una de las más épicas de toda la historia española. El ejército de los guerreros aztecas logró rodear a todos los españoles, los cuales hicieron gran resistencia el inicio del combate. Su resistencia consistió en las muy pocas arcabuces y ballestas que tenían con ellos, las mujeres que formaban parte del combate también estaban en una lucha en la primera línea.

Aun a los españoles les quedaba algo de caballería la cual salió al combate con sus escasos 16 jinetes luego del grito ¡Santiago cierra España! Los jinetes galoparon para enfrentarse a su enemigo y los soldados fueron detrás de ellos, allí ya iniciaron su lucha cuerpo a cuerpo los españoles y los mexicas. (Ver articulo: La Batalla de Vitoria)

Los aliados de los españoles que eran tlascaltecas indios iniciaron su combate en conjunto con los españoles con la misma fuerza de voluntad y física por un periodo de cuatro horas seguidas. Con las espadas españolas los guerreros fueron disminuyendo el ejército enemigo, también con ayuda de sus fuertes armaduras que los protegían de las lanzas y mazas que venían de los aztecas.

Los caballos que ya estaban siendo unos expertos en las batallas que son de cuerpo a cuerpo, ayudaban con el combate en el momento que mordían y coceaban a los indios que los atacaban. Los jinetes estaban moviéndose en la zona de manera continua para impedir convertirse en un blanco fijo para sus enemigos. Luego de unos momentos los caballos volvían a reunirse y volvían al ataque.

Batalla de Otumba-2

El grupo de los españoles lograron romper en diversas ocasiones las masas que conformaban al grupo enemigo, los cuales en muy pocas horas lograron hacer un lamentable cementerio sobre la tierra.

A pesar de eso, seguían luchando hasta el cansancio debido a que los indios lograban reemplazar muy rápidamente las bajas que hacían los españoles agregando a la batalla nuevas tropas que tenían soldados que iban con las mismas energías y valor con el que fueron sus fallecidos compañeros.

Para los españoles, sus enemigos parecían ser soldados infinitos, por ello sería un suceso obvio que ellos terminaría cediendo en la batalla.

En eso, Juan de Alvarado logró ver en la zona de la cima de una colina un muy alto y adornado guerrero de los aztecas, el cual supuso que era el jefe o comandante de todos los guerreros aztecas. Realmente se tratada de Cihuacoatl, el primer ministro y sacerdote que encabezaba al ejercito de los aztecas.

Cuatro de los indios aztecas con el aspecto más corpulento estaban alzando a Cihuacoatl en algo que asemejaba a un palanquín desde el cual dictaba las ordenes que tenían que seguir los soldados del ejército y obedecían al pie de la letra con muchísima disciplina. En la mano derecha tenía un gran estandarte que pertenecía a la realeza.

Batalla de Otumba-3

Cuando Cortés lo vio, lo tomó como la única alternativa de victoria y salvación para su ejército, debido a que ya había escuchado antes de los tlaxcaltecas decir que en el momento en el que se posee o se pierde el estandarte real era el momento en el que se decidía la derrota o victoria de los combatientes.

Luego de ese descubrimiento, todas las ordenes que daba Cortés y los luchas que hacían los soldados de su tropa eran para poder adueñarse del estandarte que en ese momento estaba simbolizando un trofeo de guerra. El cabecilla tenía mucha confianza en la poca tropa que le quedaba por la agilidad que tenían los tlaxcaltecas con sus caballos.

Cortés hizo un llamado a los capitanes del ejército conocidos como Cristóbal de Olid, Alonso Dávila, Gonzalo de Sandoval y Pedro de Alvarado, para que informarles del plan de ataque y en ese momento ellos dieron órdenes a 5 jinetes que atacaron a media rienda por la zona que en ese momento se encontraba menos defendida por el enemigo y conducía a la zona donde se encontraba Cihuacoatl.

Se comenzaron a desarrollar las ordenes de cortes, en ese momento los jinetes se aproximaron a la zona donde estaban los aztecas que custodiaban a Cihuacoatl y antes de que pudieran quitarse la sorpresa de los ojos ellos lograron llegar al sacerdote y están allí Cortés le dio un muy fuerte lanzazo que logro derribarlo del palanquín y cayó en el suelo con una herida que resultó ser mortal.

Cuando el sacerdote cayó, Juan de Salamanca era el que estaba más cerca del indio azteca muerto, así que se apoderó del estandarte y se lo dio a Cortés, él lo tomó y lo alzo el trofeo de guerra azteca y lo agitó en son de ser una señal de victoria a favor de los españoles.

Cuando los aztecas vieron el movimiento del estandarte en manos de español y el cadáver de Cihuacoatl tuvieron mucho miedo, separaron las filas y huyeron, fueron seguidos por los caballos españoles, sus jinetes y los miembros de los aliados tlaxcalas, el llano Otumba estaba en ese momento lleno de más alrededor de 5.000 cadáveres de los aztecas.

Increíblemente, las cuatro horas antes de la batalla había solo 500 españoles que lograron vencer a un ejército de unos 40.000 guerreros indios. Y así, se dio fin a la famosa batalla de Otumba el día 8 de julio del año 1520, la cual se considera una de las más importantes historias de las conquistas en el nuevo mundo.

Batalla de Otumba-4

Dejar Comentario