≡ Menu




¿Qué es el Periodo Helenístico? Descúbrelo aquí

El Periodo Helenístico, es uno de los segmentos artísticos de la historia de la humanidad más enriquecedora del mundo, destacándose por la arquitectura y la escultura. Este periodo está estrechamente vinculado al imperio de Alejandro Magno. Para saber más, lea el presente artículo.

Periodo Helenístico

Periodo Helenístico

Se denomina Periodo Helenístico, a aquella época de la Edad Antigua, marcado entre dos sucesos de gran importancia socio político como lo fue el deceso de Alejandro Magno acontecido en el año 323 antes de nuestra era y el fallecimiento de Cleopatra y Marco Antonio, luego de que fueran vencidos en la batalla de Accio a los 30 años antes de Cristo. A pesar de que el nuevo Gobierno romano no se distanciaría de la prosecución del modelo social y cultural griego, el mismo tendría una extensión sin modificaciones importantes hasta el surgimiento del cristianismo en Europa, el cual rompe con la dependencia política griega.

Periodo Helenístico Griego

El Periodo Helenístico emerge como consecuencia del deterioro de las Ciudades Estados de la Grecia Antigua, siendo algunas de estas polis la imponente Atenas, la aguerrida Esparta y la mítica Corintio, ocasionando con ello que se produjeran un par de consecuencias determinantes en el mundo como lo fue el ascenso de la Macedonia sobre la imponente Grecia y por subsiguiente el dominio de Alejandro Magno III de Macedonia, quien se encargó de expandir por buena parte del mundo su imperio, siendo así uno de los más grandes en toda la historia de la humanidad y el cual no pudo mantener por mucho tiempo a causa de su temprano fallecimiento.

Periodo-Helenístico-1

Cuando hablamos del Periodo Helenístico, nos referimos a una región griega llamada “Hélade”, la cual tenía su epicentro en Tesalia, siendo sus habitantes el pueblo heleno, los cuales se consideraban descendientes de Deucalión y Pirra, del mismo modo, el príncipe de Troya Heleno y Helena de Troya, emplearon su nombre como referencia y para Heródoto y Tucídides, los helenos conformaron y desarrollaron los antiguos pueblos como los jonios, dorios, pelasgos, entre otros. Básicamente la denominación más simple de territorio heleno, es aquel donde el idioma griego tiene predominancia, por lo que su extensión marco el inicio de tal época.

Una de las cosas interesantes, es que la terminología “helenístico”, fue empleada en primera instancia por el investigador procedente de Alemania Johann Gustav Droysen en su trabajo titulado “Geschichte des Hellenismus” entre los años de 1836 a 1843, desde lo que él consideró la expansión del lenguaje y cultura de la sociedad griega o en este caso la Hélade, por Egipto y los territorios del cercano y medio oriente para los europeos, los cuales prosiguieron con el surgimiento del imperio romano. Este periodo de expansión generado por el macedonio Alejando “El Magno” es el principio del Periodo Helenístico. (Ver artículo: Batalla de Lepanto)

Alejandro Magno

Alejandro Magno, comenzó a abrirse camino en la historia como hijo de Filipo II, siendo ascendido a Rey de los macedonios a la edad de los 20 años y fue en su momento llamado Alejandro III y culmino siendo denominado “El Grande” o “El Magno”. La primera victoria alcanzada fue la conseguida al vencer a la ciudad de Tebas y a partir de allí se abriría un largo camino en la senda del triunfo, parecía que Nike estuviera de su lado, al menos por los 13 años que duró su imperio, hasta el día de su muerte, que muchos autores suponen fue a causa de la enfermedad de la malaria.

El imperio de Alejandro Magno, se expandió desde el río Danubio al valle del Río Indo, así como también desde el antiguo Egipto a la región de Sir Daria. Este imperio abarco lo que hoy en día conocemos como Grecia, Macedonia, Egipto, Palestina, Persia, Mesopotamia y buena parte de la India. La formación natural del Himalaya, marcó el límite de su recorrido, ya que su ejército, no podía con las exigencias de las condiciones climáticas, además le exigían volver a Macedonia ya que se encontraban lejos de sus dominios. Los centros culturales de su Periodo Helenístico no giraron en torno a Grecia, sino a Alejandría, Antioquía y Pérgamo.

Periodo-Helenístico-2

Parte de las consecuencias culturales de su dominio, que ayudaron a la expansión del Periodo Helenístico, fueron las modificaciones económicas impuestas, el mestizaje cultural  y la predominancia del lenguaje griego, lo cual ayudaron a cambiar la estructura de no solo el llamado cercano oriente, sino que además, de la región persa del medio oriente. Busco la manera de fusionar la herencia de Macedonia, Grecia y Persia en uno solo, pero su muerte a los 32 años de edad, posiblemente como consecuencia de la malaria, impidió tal sueño. Este legado cultural, fue absorbido por la sociedad romana y fue la base de las civilizaciones europeas.

Los Diádocos

Al fallecer Alejandro Magno, sus hijos Heracles de apenas 4 años y Alejandro que aún no había nacido, dejaban por fuera a los herederos directos, por lo que sus generales como Pérdicas, Ptolomeo, Casandro, Lisímaco, Antígono y Seleuco, los cuales fueron los más emblemáticos de su ejército, no solo culminaron con la hegemonía de su imperio al dividírselo, si no que a su vez, darían fin a la madre de Alejandro Magno Olimpia, así como también a su hermana Tesalónica y a sus hijos, todo ello con la finalidad de borrar cualquier rastro de posible nueva descendencia y heredero de aquel imperio dejado por el macedonio.

Las regiones que se buscaron posicionar con mayor interés fueron las de Grecia, Macedonia y la llamada Asia Menor, no obstante, las tierras nuevas de la región media de Asia llamada Bactriana, se segmentó en varios reinos, por lo que se controló y difundió por bastante tiempo la cultura griega, afirmando aún más el llamado Periodo Helenístico en tierras Persas. Uno de estos generales Ptolomeo, prosperó rápidamente en tierras egipcias, él se cree era hermano ilegítimo de Alejandro “El Magno” y fue el único en disponer su atención en la formación de un Estado, renunciando a cualquier ambición de reinado.

No obstante, esto no sería así con los restantes Diádocos, quienes a parte de expandir el Periodo Helenístico, luchaban por obtener el control de aquel gran imperio macedonio, por lo que los “Epígonos” o sucesores de los Diádocos, mantuvieron un tambaleante equilibrio, partiendo en tres a este gran imperio macedonio durante el siglo III antes de nuestra era. Macedonia y Grecia, serían tierra controladas por los Antigónidas o descendientes de Antígono; en el caso de Egipto, Chipre y Cicilia, por los Lágidas; mientras que las regiones de Asia Menor, Siria, Mesopotamia y Persia, integrarían un nuevo imperio denominado Seléucida.

Periodo-Helenístico-3

Otros pequeños reinos coexistirían con los anteriores tres principales, ellos serían el de Pérgamo, que sería dirigida por los Atálidas; el de Epiro, que conforma el territorio actual de Albania; el de Ponto y Bitinia dentro de la región de Anatolia; y el de Hierón II en el área de Siracusa dentro de la gran Grecia. Algunas regiones mantenían resistencia a este tipo de control impuesto hasta la llegada del imperio Romano, como la Liga Aquea o la de Etolia. También se dieron casos particulares como los de la ciudad e isla de Rodas, que permaneció intacta ante el poderío imperial y comercio de igual frente a dicho imperio.

Periodo Helenístico Romano

Casi al final del siglo II antes de Cristo, y luego de más de siglo y medio de contiendas por el poder del imperio macedonio de Alejandro “El Magno”, la región de Grecia fue controlada por las tropas militares del emergente Imperio Romano. Todo comienza a principio de ese mismo siglo cuando los romanos invaden las tierras dominadas por los Antigónidas, para aquel entonces bajo el mando de “Antíoco III Megas” quien fuera el dirigente más representativo del Periodo Helenístico antes de la aparición de Mitrídates y Cleopatra. Esta derrota trajo consecuencias en la influencia de Grecia sobre el imperio macedonio oriental.

En principio los descendientes de dicho rey, los seléucidas, no controlaron la región y pronto su dominio se vino en picada, siendo los Asmoneos en Palestina, asociados al pueblo judío, quienes se separarían en primera instancia. La desnuclearización política se aceleró con la intervención de los “partos” y a comienzos del siglo I antes de nuestra era, los seléucidas soto tenían control sobre Siria, región donde se encontraba la ciudad de Antioquia. Ciertamente el control de los romanos fue lento pero seguro, apoderándose de la región circundante al Mar Mediterráneo, con la complicidad incluso de otras regiones helénicas.

El lapso político del Periodo Helenístico, culminó con la imposición de Octaviano en el poder del Imperio Romano, cuando este también conocido como César Augusto, lucho contra Marco Antonio y Cleopatra VII regente de Egipto, quienes en la lucha en la región de Accio, al verse vencidos, estos se quitan la vida. Esta no sería la única batalla importante, otras como Farsalia y Filipos, fueron determinantes en el auge de la sociedad romana sobre la cultura helenística, quienes en principio convivieron en paralelo, hasta la imposición del latín y el desarrollo del cristianismo en la zona.

Periodo Helenístico Filosofía

Periodo-Helenístico-4

La filosofía helenística abarca un periodo de transición que se desarrolla posterior a la muerte de Aristóteles y coincide con el proceso de deterioro de las ciudades estado de Grecia. Del mismo modo, la vida en la región era algo problemática, principalmente a causa de las constantes pugnas internas para determinar quién se hacía con el poder del imperio de Alejandro “El Magno”, por lo que emergen dos corrientes filosóficas en clara confrontación con el idealismo platónico y a la formación aristotélica. Una de estas nuevas tendencias es la de Epicuro  y la de Zenón de Citio, donde la primera confiaba en la salvación individual y la otra buscaba la paz y bienestar psicológico.

Uno de los movimientos filosóficos más importantes en el siglo III después de Cristo, es el neoplatonismo, en la que se concibe al hombre en una fase individual del “uno” a la materia, siendo esta visión degradativa una de las herramientas más desarrolladas por el cristianismo al complementarla con diferentes perspectivas y fue este modelo el que prosperó luego del Periodo Helenístico. Otras escuelas que se suelen asociar a este periodo es la de Peripatéticos, escépticos, los cínicos, los estoicos y los epicúreos. (Ver artículo: La Batalla de Covadonga)

Arte del Periodo

El arte helenístico, se considera toda aquella manifestación del hombre en el Periodo Helenístico que va desde fines del siglo IV antes de nuestra era, hasta la época del surgimiento del cristianismo. Las obras más emblemáticas de esta región, perteneces a dicho lapso de tiempo histórico, yendo desde la elaboración de sofisticadas tumbas, a la creación de múltiples templos, estructuras para la atención médica, otras con fines astronómicos, otras de entretenimiento, algunas de aprovechamiento hídrico, entre otras. (Ver artículo: Erwin Rommel)

Ciertamente uno de los aspectos que más sorprende es la confección de las columnas de las edificaciones, algunas con influencia dórica, otras corintias, otras romanas, entre otros estilos. Así mismo, se representaba esculturalmente las escenografías bélicas, mostrando generalmente el semblante del perdedor. Se amplió igualmente la gama del arte a esculturas de diferentes orígenes étnicos, clases sociales, edades y apariencia física no ideal. En cuanto a la representación de la pintura se reconoce el empleo del color, la sensación de profundidad, el distanciamiento del hombre como centro, entre otras.

Escultura

Periodo-Helenístico-5

La escultura en el Periodo Helenístico tuvo varias escuelas, entre ellas estaba la de Atenas, Pérgamo, Rodas, Alejandría y Antioquía. Este tipo de arte se considera uno de los más ricos en la historia de la humanidad, ya que se diversifico la representación de las personas en las esculturas, pudiendo encontrar en ellas un realismo más actualizado de lo que se vivenciaba en esas tierras, principalmente a causa del proceso de expansión, donde ahora contaban con pobladores de etnia africana, árabe, persa, hindú, caucásica y mediterránea, esta amplitud étnica nutrió el arte ancestral de la escultura.

Entre las características de este arte en particular, se puede señalar que es posible encontrar copias y versiones originales de ciertas obras, así mismo, este tipo de arte se trabajaba sobre el mármol o la piedra directamente, se aparta el concepto de la imagen ideal del hombre y mujer y se busca representar la personificación del individuo a construir. Además, la construcción de estas obras no solo se centra en la adolescencia, sino también en la adultez, la niñez e incluso la vejez, del mismo modo, se construye esculturas de diferentes orígenes étnicos y con diferentes oficios de todas las clases sociales como la danza callejera o músicos ambulantes.

Las obras más representativas de este periodo contemplan las expresiones de los vencidos en batallas, representan la historia de las ciudades, algunos conservan el modelo original adaptado a la influencia extranjera como los egipcios, otros se construyen en honor a ciertas guerras, muchas eran esculturas de cuerpo entero y otras era artes en bajo relieve, alguna de las esculturas más importantes de este periodo son: (Ver artículo: Batalla de las Ardenas)

  • El “Galo Moribundo”.
  • El “Sátiro Danzante”.
  • El “Niño de la Espina”.
  • La “Venus de Milo”.
  • Los “Luchadores”.
  • El “Pugilista”.
  • El “Nilo”.
  • La “Apoteosis de Homero”.
  • La “Gigantomaquia”.
  • El “Coloso de Rodas”.
  • La “Danzarina enana”.
  • El “Laocoonte y sus hijos”.
  • La “Victoria de Samotracia”.

Periodo-Helenístico-6

Pintura

Aun y cuando no se encuentran obras originales de este periodo, por proximidad de tiempo y espacio, se puede señalar que algunas pinturas pompeyanas, fueron una substracción de las originales helenísticas como es el caso del “Encuentro de Odisea con la Hija de Antifates”, las “Legiones Preparándose para la Batalla” y las “Legiones destruyendo la Flota de Odiseo”. Estas hechas bajo el estilo de la Megalografía, donde se le da importancia al color, al paisaje, la figura humana no es lo más representativo del contexto y se emplea la técnica de la gradación para dar profundidad.

Tambien se emplea la técnica del caballete por primera vez, siendo esta la técnica más conocida en el mundo moderno para el desarrollo de este tipo de arte, generalmente se dibujaba sobre madera o mármol en pequeñas piezas, que luego utilizaban para la decoración de salones u otras áreas. Dentro de este tipo de arte se llegó a representar mucho el paisajismo, la naturaleza muerta y la incrustación, principalmente para hacer referencia a los lienzos con fines decorativos u ornamentales, siendo este tipo de arte un estilo romano.

Mosaico

El llamado Periodo Helenístico, hace referencia también en el caso del arte, a la confección de mosaicos, principalmente con la confeccione de Sosus o Sosos de Pérgamo, el cual existió en el siglo II antes de la aparición de Cristo, siendo este el único artista nombrado en la historia helenística de este tipo de arte. Él tenía cierto interés por el Trampantojo y se le reconocen algunos trabajos como el “Suelo no barrido”, el “Barreno de palomas”, entre otras, Su trabajo era bastante impresionante y algunos reposan en el museo del Vaticano. (Ver artículo: Lutwaffe)

Cerámica

Se considera que el arte de la cerámica en el Periodo Helenístico, fue un declive de representación artística de la cerámica griega, la cual era representada por medio de vasijas pintadas, siendo las más conocidas aquellas donde se emplea el color negro y lisos de sensación brillante, muy similar al barniz, los cuales eran adornados con elementos simples pero festivos. Del mismo modo, se podían encontrar vasijas con algún tipo de relieve, similares a los minerales preciosos. Algunas de las representaciones más comunes eran los animales o bestias míticas  y la forma de estas obras era parecida a las jarras de vino de ese periodo.

Periodo-Helenístico-7

Metales

Uno de los arte más representativos, es el del uso de los metales, principalmente el del bronce, el cual se empleó para la construcción de una estatua de enormes proporciones, algunos la calculan en 70 metros, siendo esta el famoso “Coloso de Rodas” el cual pudo confeccionarse a partir de la destrucción del primer tanque de la historia, el cual pudieron vencer y estaba conformado por dicho metal, que luego de desmantelarlo, se empleó para construir tal obra. Del mismo modo, se ha podido observar el trabajo en otros metales preciosos como el oro, del cual se han confeccionado algunas prendas importantes, así como pequeñas figuras.

Arquitectura

Con respecto a la arquitectura e incluso el urbanismo durante el Periodo Helenístico, se puede señalar que el mismo, tuvo bastante auge en todo el territorio dominado por los generales de Alejandro Magno (Diádocos), ya que se lograron edificar o reconstruir, grandes complejos urbanísticos como los fue la ciudad de Alejandría en Egipto, la de Antioquía en Siria, Pergamo en Grecia y Seleucia del Tigris en Mesopotamia, por señalar algunas. Esta visión urbanística de los helenos, les permitió a sus habitantes, adecuar las posibles irregularidades del terreno en vez de actuar de una manera frontal contra el mismo.

En base a lo antes expuesto, el objetivo del urbanismo en el Periodo Helenístico, busca adaptarse a las condiciones naturales, trata de alguna forma de enaltecer las características del terreno, ya que toda ciudad puede llegar a ser muy semejante si todo es completamente plano, en cambio, las irregularidades de una región pueden fácilmente no presentar en otra, por lo que sería novedoso, realzar dicha condición geográfica, antes que homogenizarla. Dentro de estas obras públicas las más emblemáticas son los teatros, los jardines, las columnas, los templos e incluso los mausoleos, fue un periodo del gigantismo.

Actualmente, de esta brecha de historia del mundo, quedan en pie muy pocos ejemplares de construcciones del Periodo Helenístico, por esta razón, los que se encuentran, son altamente protegidos y se emplean para el desarrollo del turismo y las investigaciones históricas. En algunos casos, estas construcciones han sido replicadas a un tamaño similar y forman fachadas o parte de otras construcciones modernas. Aca les daremos el nombre y descripción de alguna de estas edificaciones emblemáticas, las cuales varían tanto en utilidad como en escuela de diseño e incluso en la influencia de otra variante de arte.

Periodo-Helenístico-8

  • Los Bouleuterión: se caracterizaban por ser espacios abiertos como salas, en las cuales los habitantes podían realizar asambleas y discutir los asuntos concernientes a la comunidad. Estos espacios eran rectangulares con un tejado plano y un pórtico tetrástilo de variante jónica. Dicha construcción poseía un patio de pilares jónicos, el cual al cruzar, te llevaban un graderío que bordeaba el área principal y se erguían adheridas al muro, en el medio de esta sala era posible encontrar el altar.
  • Asclepeion: este tipo de construcción fue realizada en el Periodo Helenístico y es una edificación destinada para la adoración del dios Asclepios y se considerada un templo curativo. Tambien se podía observar como una especie de Institución y Hospital. Este tipo de obra poseía un trio de terrazas y su parte más elevada había un templo con influencias jónicas de seis columnas, esta característica cada la sensación de que el mismo era una especie de edificio panorámico.

Periodo-Helenístico-9

  • La Torre de los Vientos: Otra de las construcciones interesantes del Periodo Helenístico, es la Torre de los Vientos, la cual se ubica al norte del ágora de la Atenas Helenística, siendo el mismo un edificio realizado en mármol pentélico, cuya base posee ocho lados, con una veleta en su cresta con la figura de tritón para señalar la procedencia del viento. La apariencia octagonal cumplía con una finalidad, la rosa de los vientos y los ocho puntos cardinales. También se podía evidenciar el relieve de los cuatro principales dioses del viento y los cautivos 4 dioses menores que Eolo mantenía en los establos.
  • El Reloj de Andrónico: Este tipo de construcción antigua del Periodo Helenístico, hace referencia a un reloj de agua, que se encontraba en el interior de tal obra, su diseñador fue el astrónomo Andrónico de Cirro, de igual modo era posible apreciar diales de un reloj solar en las fachadas externas de la construcción.

Periodo-Helenístico-10

  • Templo de Zeus Olímpico: este templo es una de las obras más emblemáticas de la arquitectura del Periodo Helénico, también es denominada Olympieión, siendo construido en el siglo VI antes de la aparición de Cristo, no obstante, se le dio apertura en el siglo II de la misma era. Este posee una extensión cercana a los 200 metros de longitud, con dos alas de influencia corintia y al menos un centenar de pilares. Actualmente solo quedan las ruinas de la sección sur occidental de la obra. Ese templo fue modelo para otros templos en el periodo romano y tuvo varias modificaciones tanto internas como externas, destacando columnas de hasta 20 metros de altura.
  • La Fuente de Pirene: una de las infraestructuras más hermosas en el Periodo Helenístico de la etapa romana, fue esta fuente, el cual era un manantial natural, que había sido bordeado por una construcción que tenía al menos seis arcos de medio punto, que contenía en su base una amplia balsa, dicha fuente estaba circundada de pilares de capitel corintio, que cumplían con el rol de recolectar el vital líquido de dicho manantial.
  • Los Teatros: Una de las obras más emblemáticas del Periodo Helenístico, son los teatros que se construyeron en toda la región, ya que los mismos tenían la particularidad de ser amplios y por ende muy grandes, con la posibilidad de albergar en ellos una buena cantidad de personas. Uno de estos era el Teatro Taormina, también construido en la etapa romana, cambiando de una orchestra circular a una semicircular. Del mismo modo el fondo contaba con un muro adornado de estatuillas que terminan cerrando la edificación y deja de depender de la pendiente del terreno para su ejecución.

Periodo-Helenístico-11

  • Avenidas: Las calles de las ciudades del Periodo Helenístico, eran avenidas amplias, las cuales estaban recubiertas con losas y muchas de ellas estaban circundadas de pórticos, siendo algo moderno para la época. Dichas carreteras en sus bordes también contaban con la instalación de esculturas.

Dejar Comentario