≡ Menu




La Batalla de las Navas de Tolosa: Resumen, Mapa, Mito y Mas

La Batalla de las Navas de Tolosa, a la que es conocida en la historiografía árabe “batalla de Al-Uqab” y en la cristiana “batalla de Ubeda”, la misma enfrento el 16 del mes de Julio del año 1212 a un ejercito aliado cristiano que estaba formado en gran parte por las tropas Castellanas de Alfonso VIII de Castilla.

La Batalla de las Navas de Tolosa

Resumen de La Batalla de las Navas de Tolosa

En el mes de Julio del año  1212 a un ejercito aliado cristiano formado en gran parte por las tropas castellanas de Alfonso VIII de Castilla, las aragonesas de Pedro II de Aragon, las navarras de Sancho VII de Navarra y las portuguesas de Alfonso II de Portugal. (ver articulo: Lutwaffe)

precisamente contra el ejercito numéricamente superior  del califa almohade Muhammad an-Nasir en las inmediaciones de la localidad jienense de Santa Elena. Fue entonces iniciativa de Alfonso VIII entablar una gran batalla contra los almohades tras haber sufrido la gran derrota de Alarcos en el año de 1995 .

Para ello pidió al papa Inocencio III apoyo para asi  favorecer la participación del resto de los reinos cristianos de la península ibérica, y la predicación de una cruzada por la cristianidad, en este propósito prometiendo el perdón de los pecados a los que lucharon en ella; todo esto con la intersección del arzobispo de Toledo , Rodrigo Jimenes de Rada.

La Batalla de las Navas Tolosa-1

Saldaba con victoria del bando cristiano, ante la situación se considero  por la relaciones de la batalla inmediatamente próximos, las crónicas y gran parte de la histografía como el punto culminante de la Reconquista a si mismo el inicio de la decadencia de la presencia musulmana. (ver articulo: Guerra de los Seis Días)

En la península ibérica, y  en su  realidad histórica las consecuencias de militares que se dieron y las estratégicas fueron limitadas, de la misma manera la conquista del valle del Guadalquivir no se iniciaría hasta pasadas unas tres décadas.

Por un instante, los cristianos olvidaron sus desacuerdos de linaje, sus peleas territoriales y tuvieron un objetivo en común a los efectos de esta por fin vencieron a los musulmanes. El 16 del mes de Julio del año de 1212, la coalición cristiana que esta firmada por unos 70000 soldados.

Que estaban encabezados por Castillas, derroto a los 120000 musulmanes del imperio almohades en el norte de la provincia de Jaen junto a Despeñaperros. Es en aquella victoria que se  marco el gran declive musulmán e incluso se procedió al inicio de la fase final de la popular  reconquista. La misma guerra que nos acerco a la gloria tanto como la tragedia; sobre el campo de la batalla.

Miles fueron los cuerpos que se encontraron y que sembraran y teñían de sangre los campos de las Navas de Tolosa. Es en la tarde del día 16 de Julio del año 1212, que  Alfonso VIII junto al Arzobispo de Toledo, Don Rodrigo Jimenes de Rada, fueron a recorren impávidos el campo del horror, todo lo que batalla había apenas durado unas horas y todo era ya desolación y muerte. (ver articulo: Jorge VI)

De hecho en La Batalla de las Navas de Tolosa fue el gran desastre para el imperio Almohade en la Península Ibérica, con esta histórica victoria de la alianza cristiana se había iniciado el declive del dominio musulmán de España. La Batalla de las Navas de Tolosa, fue sin duda, la batalla mas importante de la reconquista.

Batalla de las Navas de Tolosa historia y mito

Los musulmanes Invaden España; las tropas de Ala, se mantuvieron 780 años de asistencia activa en nuestra Península Ibérica. Los  Primeros que llegaron los Omega de Damasco y se creo el Ermirato dependiendo de Damasco Y se creo el Emirato dependiendo del de Damasco. Era en el año de 711, pero en el  756, la tremenda masacre que se dio y que fue producida por los Omeyas sobre los Abasidas de Bagdad.

La Batalla de las Navas Tolosa-2

Esto dio origen al  que el Príncipe de los errantes, el gran Abderraman I llagara al-Andalus que se creara el Emirato Independiente. Del Emitano, luego pasaríamos con Abderraman III al Califato de Córdoba. Tiempo después paso el Sultanado y empezaron a llegar sucesivas hordas fanáticas del Magreb.

En el año de 1085 llegaron los Almoravides y un siglo mas tarde llegaron los Almohades. Es un imperio Bereber norteafricano, los Almohades fueron unos de los  defensores férreos de la Fe, y del cual contra ellos combatieron los reinos cristianos del norte peninsulares; en el año de 1195, las tropas castellanas de Alfonso VIII sufrían una gravísima derrota a manos de los almohades, era el Alarcos. (ver articulo: Batalla de Arica)

La ultima gran victoria de los musulmanes en España; Alfonso VIII estuvo a punto de morir en la batalla; pero por gran fortuna consiguió escapar con de leales y preparo la venganza,tambien preparo la contraofensiva. La perdida de Alarcos,se extendió al dominio musulmán hasta los Montes de Toledo y el Valle del Tajo amenazando a la propia ciudad de Toledo.

En el año de 1211, el almohade Muhammand Al-Nasir, llamando por los cristianos “Miramamolin”, preparo un gran ejercito al que amenazando a los reinos cristianos. Ambicionaba ocupar completamente la Península Ibérica . El califa logro reunir un ejercito de 125.000 soldados bien preparados y muy fanatizados.

La caída de Salvatierra en manos de los Almohades, alerto  a toda Europa. Los cristianos andaban envueltos e guerra civiles, también  guerra fratricidas por los problemas de fronteras que tenían entre ellos.

Existían 5 reinos en la Península Ibérica eran : la Corona de Aragon con su rey Pedro II, el Reino de Castilla con su rey Alfonso VIII, el Reino de Navarra con Sancho VII, El Reino de León permanecía con su rey Alfonso IX y el Reino de Portugal, que fue independizado desde el año de 1140.

El Papa Inocencio III hace un llamado a santa cruzada; ya que la amenaza almohade recomendaba la unión de los 5 reinos para luchar o sucumbir ante el dominio de Al-Nasir. En el año de 1212, el rey Alfonso VIII, convenció al Papa Inocencio III para que proclamara Santa Cruzada para parar el impulso almohade en la Península Ibérica.

El Papa insistió a los Reyes cristianos que omitiera sus rencillas su pena excomunión. El Arzobispo de Toledo don Rodrigo Jimenes de Rada, estuvo predicando la cruzada por Francia y en las iglesias de toda Europa que alentó a los creyentes a alistarse. Llegaron a España miles de cruzadas procedentes de Italia, Francia y Alemania y a su frente los obispos de Narbona, Nantes y Burdeos.

La Batalla de las Navas Tolosa-3

Los Reyes de Portugal y de Leon, no se presentaron  a la llamada, pero si los Reyes de Aragon y también el de Navarra. Son fuentes tardías las que informan  que el Rey Sancho VII de Navarra se valió que la milicia había trabado combate a su flanco para dirigirse directamente hacia Al-Nasir. Según estas tradiciones, los doscientos caballeros navarros, junto con una  parte de su flanco, atravesaron su ultima defensa.

Los Im-esebelen, una tropa  que fue seleccionada especialmente por su valentía que se enterraban en el suelo o se anclaban con cadena para asi mostrar que no iban huir. En realidad la Guardia Negra del emir An-Nasir estaban armados con picas, o hasta, con las que originaban una especie de falange para  poder defender el real almohade, pero no es seguro que estuvieron encadenados, como afirman las leyendas posteriores.

Según esta leyenda la unidad navarra fue la primera en separar las cadenas al escudo de Navarra. Estas crónicas que se dieron fueron legendarias y cuentan  que en recuerdo de su gesta, el Rey de Navarra incorporo las cadenas a su escudo de armas, cadenas que posteriormente también se añadieron en el cuartel inferior derecho del escudo de España.

A pesar de que  esta demostrado que Sancho VII no cambio de escudo después de la batalla. El origen del escudo de Navarra en realidad esta en la bloca y refuerzos metálicos que solían incorporar los escudos almendrados del siglo XII, y de la que hay ejemplos anteriores; según Tomas Urzainki se puede encontrar en la Iglesia de San Miguel de Estela.

En un relieve de la catedral de Chartres y el cual esta en miniaturas de la Biblia de Pamplona, el escudo blocado en el que aparece en los sellos de los reyes Sancho VI el Sabio y Teobaldo I de Navarra, además de en los del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV,y con el tiempo fue evolucionando y dando lugar a la leyenda.

Las fuerzas cristianas de la Batalla de las Navas de Tolosa

Tropas castellanas bajo el mando del rey Alfonso VIII de Castillas, junto con varias milicias urbanas de la milicias castellanas o municipales, incluyendo la Medina del Campo, Valladolid, Segovia, Soria, Avila, Almazan, Medinaceli, Bejar y San Esteban de Gormaz. Constituidos junto con los seguidores de Lords 20 a 100 hombres.

La Batalla de las Navas Tolosa-4

Cada uno, dependiendo del poder de cada ser humano( una gran nobleza como el teniente Alvaro Nuñez de Lara Castillas podría tener mas de 200), la parte principal de los cristianos entre ellos, el compañero real, que constituía la guardia personal del rey y los caballeros que formaban parte de su seguimiento habitual.

Las tropas de los Reyes Sancho VII de Navarra y Pedro II en Aragón. Entre las tropas de Pedro II en Aragón se encontraban los obispos de Barcelona, ​​Berenguer de Palou y Tarazona, García Frontín I y Sancho I de Cerdaña. El año siguiente, el rey de las tropas aragonesas lucharía en la batalla de Muret, donde moriría, entre otras cosas, el teniente real Miguel de Luesia.

Unos mil caballeros del rey de Aragón y unos doscientos navarros se reunieron, el ejército aragonés no solo tenía caballeros aragoneses, sino que también provenía de sus dominios occitanos. Algunos caballeros portugueses y leonianos lucharon voluntariamente, pero sus reyes Alfonso IX de León y Alfonso II en Portugal rechazaron el llamado.

La Batalla de las Navas Tolosa-5

Alfonso VIII y el Papa de los conflictos entre ellos y con Castilla. Por este motivo, Alfonso VIII solicitó una mediación pontificia para evitar ser atacado por otras penínsulas. Inocencio III aceptó y amenazó con excomulgar a todos los que se atrevieron a romper la paz mientras los castellanos luchaban contra los musulmanes.

Este hecho contradice lo ocurrido hace años cuando el mismo papa había obligado al monarca castellano a regresar a estos castillos en Alfonso IX, que fue la causa de las disputas entre los reyes castellanos y leoneses.

Las tropas de los Reyes Sancho VII de Navarra y Pedro II en Aragón. Entre las tropas de Pedro II en Aragón se encontraban los obispos de Barcelona, ​​Berenguer de Palou y Tarazona, García Frontín I y Sancho I de Cerdaña. El año siguiente, el rey de las tropas aragonesas lucharía en la batalla de Muret, donde moriría, entre otras cosas, el teniente real Miguel de Luesia.

Unos mil caballeros del rey de Aragón y unos doscientos navarros se reunieron. El ejército aragonés no solo tenía caballeros aragoneses, sino que también provenía de sus dominios occitanos. Algunos caballeros portugueses y leonianos lucharon voluntariamente, pero sus reyes Alfonso IX de León y Alfonso II en Portugal rechazaron el llamado Alfonso VIII y el Papa de los conflictos entre ellos y con Castilla.

La Batalla de las Navas Tolosa-6

Por este motivo, Alfonso VIII solicitó una mediación rápida y  pontificia para evitar ser atacado por otras penínsulas. Inocencio III aceptó de inmediato y amenazó con excomulgar a todos los que se atrevieron a romper la paz mientras los castellanos seguían luchaban contra los musulmanes.

Este hecho contradice lo ocurrido hace años cuando el mismo papa había obligado al monarca castellano a que regresar a estos castillos en Alfonso IX, que fue la causa de las disputas entre estos  reyes el de castellanos y leoneses.

Un gran número de cruzados (Alfonso VIII figura en 2000, aunque las fuentes medievales tienden a exagerar) de otros estados europeos o ultramontanos, nombrados por haber venido más allá de los Pirineos. Estos guerreros, en su mayoría franceses, fueron atraídos por el llamado del papa Inocencio III, que a su vez había sido contactado por el arzobispo de Toledo, Jiménez de Rada, comisionado por el rey de Castilla.

La mayoría de ellos no participó en la batalla, pues dejaron al ejército antes de entrar en la batalla. Entre los extranjeros convocados había también varios obispos, como los de Nantes o Burdeos. Había cerca de 150, la mayoría occitano, con el arzobispo de Narbona Arnaldo Amalric, cuya arquidiócesis era un importante asiento ligado a la Corona de Aragón.

Aunque las cifras son inciertas, la persona que ayudó a aclarar el número de soldados en la batalla es Carlos Vara Thorbeck, que calculó el espacio ocupado por el campamento cristiano (2,5 hectáreas) y concluyó que el campamento cristiano fue formado por unos 12.000 hombres; Alvira Cabrer juzga esta figura consistente en sus cálculos, semejantes a los que dan las fuentes de finales del siglo XIII.

Razonable, creíble y aceptada por las obras más recientes, como Rosado y López Payer (2001) y García Fitz (2005) 11 El número de caballeros cristianos sería entre 3.500 y 5500 caballeros, y 7.000 a 12.000 soldados de infantería (de acuerdo con las estimaciones de Martín Alvira Cabrer).

García Fitz concluyó en 2014 que el número de caballeros cristianos sería de unos 4.000, a los que 8.000 trabajadores acompañarán, para un total de 12.000 soldados. Los musulmanes tendrían aproximadamente el doble de combatientes. De cualquier forma, fue un número extraordinario para una época en que los ejércitos cristianos casi nunca llegar a 3.000 soldados: mil caballeros y dos mil peones.

Ya eran un contingente importante, ya que es normal que las batallas medievales sean resueltas con Cientos de caballeros de guerra cada lado. En cuanto a la distribución del ejército cristiano y solo a aquellas fuentes que proporcionan cifras fidedignas y de acuerdo con las estimaciones científicas actuales, ya que muchos hombres contribuyeron con Castilla, que sería aproximadamente dos veces más grande que Aragón.

La Batalla de las Navas Tolosa-7

También estaba muy lleno, con mil de acuerdo con Consenso de los especialistas actuales. En lo más probable, las fuentes contemporáneas de Aragonese aprecian todo, desde 1300 Caballeros de la Crónica de Ocampiana (una de las crónicas de la familia Alfonsi) hasta las 1700 Crónicas de los Veinte Reyes.

Se documentan los números de Navarra para 200 a 300 hombres, aunque la mayoría de los investigadores eligen las primeras estimaciones. El número de ultramontanos que llegan a Toledo suele ser exagerado. Las fuentes más creíbles proporcionan información de 1000 (Crónica latina de los reyes de Castilla) y 2000 Hombres (Carta de Inocente  VIII Alfonso III).

Sin embargo, para marcar el tamaño de la deserción y el valor de los reyes españoles después de perder una gran parte del ejército, minimice el número de hombres que mantuvieron el código entre 130 y 150, y por lo tanto los historiadores tienden a mantener la mayoría de estos números. Estos números deberían avergonzarse de los caballeros de las milis concejiles, cuyas armas pueden ser muy heterogéneas.

Desde la frontera del caballero equipada como descendencia, las tropas de caballería ligera hasta la incertidumbre de sus armas. Finalmente, agregaremos los caballeros de las órdenes militares (que serían unos pocos, diez pero bien armados) y las milicias en los prelados, así como la disponibilidad de la caballería concejil y los altos aristócratas, equipados como la caballería pesada.

La Batalla de las Navas Tolosa-8

Mapa

Es una localidad y pedanía española que pertenece al municipio de La Carolina, en la provincia de Jaen. En la parte oriental esta situada en la comarca de Sierra Morena. A quince kilómetros del limite con la provincia de Ciudad Real por Despeñaperros, cerca de esta localidad se encuentran los núcleos de Santa Elena y Carbones .

Fue fundada por el Rey Carlos III en el siglo XVIII, a la vez que otras localidades de Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena. Fue desarrollada a partir de la existente venta de Linares,en el lugar actualmente se encuentra los restos de la alcazaba musulmana; recibiendo asi este nombre la nueva localidad en honor a esta fortificación .

La Batalla de las Navas Tolosa-9

Resultado

A partir de 1212 los almohades terminaron siendo una fuerza de combate. Los musulmanes de la Península Ibérica a partir de ese momento nunca se recuperaron de esta derrota. Esta victoria amplió los territorios cristianos que consolidan el avance definitivo de la Reconquista.

Esta batalla estableció el comienzo de los militares, la superioridad económica y política de los reinos cristianos que comenzaron el declive de la civilización árabe en la península ibérica. La disolución de al-Ándalus comenzó en los reyes de Taifa, favoreciendo el avance del empuje cristiano, hasta que el último asentamiento musulmán siguió siendo el reino de Granada (Granada, Málaga y Almería) gobernado por la dinastía nazarí.

El rey de Granada seguramente sobreviviría hasta que Boabdil «El Chico», el último rey musulmán español, entregara las llaves del reino a los monarcas católicos y fuera a África desde Albuñol (Granada). El 2 de febrero de 1492, el proyecto Reconquista terminó, pero se logró social mente y la tracción militar se extendió por muchos años en un nuevo proyecto: Descubrimiento del Nuevo Mundo.

Los ejércitos en Las Navas de Tolosa

En el ejército cristiano, cerca de 70,000 hombres fueron divididos en 3 cuerpos. En el centro de la caballería castellana, en su frente, el abanderado de Castilla, la cuenca, Don Diego López II de Haro, el nuevo alférez de Castilla, Don Álvaro Núñez de Lara. Ubicado en el centro de la parte posterior del cuerpo central, estaba el rey de Castilla Alfonso VIII y el arzobispo de Toledo, don Rodrigo Jiménez de Rada.

A la derecha, junto con 200 caballeros y campesinos navarros, el rey Sancho VII «El Fuerte». A la izquierda del río aragonés con su rey Pedro II. Detrás, las milicias de la ciudad castellana en Ávila, Segovia y Medina del Campo ayudaron a uno y al otro. Las órdenes militares en Santiago, Calatrava, Templarios y Hospitalarios también se integraron en esta tercera fila de retaguardia.

La financiación de la empresa fue responsable en un 66% del impuesto castellano y del resto de la iglesia. Armas, caballos y suministros llegaron a Toledo de todo el país. Los almohades y los 120,000 musulmanes instalaron su campamento en Cerro de los Olivares o Las Viñas con una visión clásica del tiempo. El frente de infantería y la caballería ligera en los flancos.

En la primera línea, el cuerpo que recibiría el choque frontal de la caballería cristiana. Fueron las tropas más fanatizadas por el Islam, quienes entendieron que estaban en una cruzada santa contra los incrédulos cristianos. Tropas ligeras y útiles para desmontar y alardear. Pero no es fuerte en cuerpo a cuerpo.

En la segunda fila, el grupo mas  grande controla Almohad. En esta segunda línea que estaba formada por tropas voluntarias, posiblemente hubo tropas del Imperio Almohad, vinieron del Magreb, también hubo andaluces. En la tercera línea, las mejores tropas eran el cuerpo de élite de los almohades.

La Batalla de las Navas Tolosa-10

En la tercera línea, detrás, la caballería pesada custodiaba la enorme carpa de Kalif al-Nasir. Era una tienda roja y colorida que no estaba escondida de nadie. Estaba rodeado de fortificaciones y de la horrible Guardia Negra. Este guardia era hombres absolutamente fanáticos, hombres dispuestos a morir por el Islam, por Calif al-Nasir.

Esta guardia personal consistía en el imesebel, una tropa elegida especialmente por su valentía y enterrada en el suelo o cadenas de anclaje para demostrar que no volarían.

El comienzo de la Batalla de Las Navas de Tolosa El primero que dio la orden para luchar fue Alfonso VIII. Después de una larga operación de tiro flechas, «la preparación de artillería clásica de la época», atacó la caballería pesada castellana.

El porta-estandarte de Castilla, el obispo Biscayan López de Haro, atacó frontal mente a miles de jinetes. El estruendo fue absolutamente brutal, y el golpe hirió la vanguardia alborada. Esta operación forzó un primer movimiento de retirada de las vanguardias musulmanas; pero después la infantería musulmana desorganizó el ataque de la caballería y desmontó a los caballeros castellanos.

La Batalla de las Navas Tolosa-11

Los cuchillos abatieron a los cristianos, después al-Nasir ordenó un contraataque con la mayor parte del ejército musulmán que obligó a los cristianos a retroceder. La segunda línea con la caballería ligera almóhade, equipada con arcos y cuellos, atacó con gran eficiencia produciendo un gran desgaste a las tropas de Lopez de Haro.

La segunda línea cristiana avanzó y entró en combate para suplir las abundantes bajas sufridas. La situación era crítica para los cristianos, muchos retrocedieron, excepto López de Haro, su hijo Núñez de Lara y las órdenes militares, que permanecen heroicamente en combate cerrado. Al ver los cristianos retroceder, los musulmanes rompieron su formación cerrada para perseguirlos, lo que fue un grave error táctico.

Esta peligrosa maniobra de los musulmanes debilitó el centro del ejército almóhade. La carga de los tres reyes, Algo tenía que ser hecho. Alfonso VIII se miró a sí mismo con los obispos que lo rodeaban, se miró a sí mismo con sus amigos, los reyes de Aragón y Navarra, y tomó la decisión final. Esta decisión que hace que una batalla sea vencida puede ser superada.

La última y desesperada acusación fue lanzada, que fue considerada como la acusación de los tres reyes. Pedro II, Alfonso VIII y Sancho VII se colocaron al frente de sus hombres y de las órdenes militares; Fue el último suspiro de los cruzados. Los cristianos se lanzaron en el campo de batalla con todo lo que tenían. Era ganar o morir, ganar o ser invadido por los almohades.

Dejar Comentario