≡ Menu




Aprende todo sobre la Batalla de Uclés y su desenlace

Yúsuf ibn Tasufín, fue el  primero de la dinastía bereber de los almorávides, que reinó sobre los Territorios de  Marruecos, Mauritania, Senegal, parte de España y Portugal,  ya había vencido a Alfonso VI en dos batallas anteriores. Al morir el rey  Yúsuf  lo sucedió su hijo Alí ibn Yúsuf, quien resolvió continuar la tarea bélica iniciada por su padre. Después de  varios ataques contra los condados catalanes, decidió arremeter el reino de Castilla por su flanco este, precisando a la Batalla de Uclés como primer objetivo.

Batalla de Uclés

La Batalla de Uclés

Esta batalla tuvo como escenario la localidad española de Uclés en la provincia de Cuenca, específicamente el 29 de mayo del año 1108, entre las tropas de almorávides lideradas por el rey Alí ibn y el ejército de Alfonso   VI de León y Castilla. Las tropas de almorávides salieron victoriosas en aquella disputa, significó  una dura prueba para el avance de los reinos del norte.

Batalla de Uclés-1

La Batalla

El 29 de mayo, justo al amanecer, emergieron los musulmanes al paso de los castellanos ubicándose en las cercanías de Uclés, al suroeste. Avanzaban los cordobeses en vanguardia, las alas las formaban las tropas de Murcia y Valencia, y el centro o saqa va mandado por Tamín con los soldados granadinos.

Los almorávides,  cubrían su rostro con velos negros y atacaban al ritmo ensordecedor de tambores de piel de hipopótamo, con banderas desplegadas, sembrando el pánico entre sus enemigos. También contaban con saeteros que luchaban en metódicas filas paralelas. Las estrategias de guerra de masas compactas y disciplinadas que actuaban en correlación,  eran novedosas para los cristianos, habituados a los encuentros singulares. Los dos ejércitos estaban a la vista el uno del otro, frente a frente.

Álvar Fáñez  ordenó atacar a la caballería seguida de los de a pie, embistiendo de frente, en campo abierto, confiado en  la victoria por la gran fuerza de choque, desprevenidos ante aquel escenario, sin estrategias planificadas, los cristianos con armaduras de hierro, descargaron toda su furia contra las tropas cordobesas, a las que  no derrotan por completo, debido a que estaban entrenadas para replegarse ordenadamente 1.800 metros hacia el este acoplándose  a las tropas granadinas. Un forzudo jinete árabe avanzó desafiante. Le salió al encuentro otro campeón cristiano, manteniendo un encarnizado duelo.

Las alas murcianas y valencianas arremetieron contra  el cuartel cristiano arrasándolo, lo que hizo que  saliera a la fuga la solitaria infantería. Retornaron sobre sus pasos al grueso de la batalla,  atacaron los tangentes y la retaguardia, por su parte los granadinos junto a los recompuestos cordobeses arremetían la vanguardia en una clara táctica envolvente que tantos éxitos les había dado en otras batallas.

La anarquía presente  en las filas cristianas, atacadas por todos los frentes, sin tiempo para improvisar estrategia, provocó la huida  de una tropa auxiliar de judíos. El escenario se tornó dramático y los esfuerzos se centraron en salvar al hijo del rey, ya que un enemigo hirió de gravedad al  caballo que montaba el infante Sancho. Aquellos acontecimientos desencadenaron una terrible derrota para los cristianos, debido en gran parte  a la firme decisión de los nobles de mantener su posición en torno al príncipe, siendo casi totalmente aniquilados. (Ver artículo: Batalla de Ourique).

Batalla de Uclés-2

Consecuencias

Fueron muchas las consecuencias negativas, después que las tropas cristianas perdieran la estratégica fortaleza de Uclés, la desaparición de muchos nobles  y sobre todo la pérdida de su hijo, representó para el  rey y su corte un duro golpe del que personalmente no se repondría.

Las bajas  cristianas oscilan entre 2800 y 3000 hombres aproximadamente, lo que representaba para la época  tres cuartas partes del ejército cristiano. Por otro lado la muerte del único heredero varón colocó a la corona castellano-leonesa en una difícil situación política y militar. Con la gran cantidad de bajas el ejército quedo débil en cuanto al combate frente a su opositor.

Al paso del tiempo, la muerte del joven heredero en la batalla y la seguida muerte de Alfonso VI, causó que apenas unos meses después,  sucediera en el trono su hija Urraca de Castilla, la cual, a pesar de contar con un hijo varón,  fruto de una anterior relación con Raimundo de Borgoña,  tuvo que acceder a un matrimonio político con el monarca aragonés Alfonso I, bajo acuerdo de que si tenían un hijo en común, éste gobernaría sus respectivos reinos. Sin embargo no se produjo la ansiada descendencia y después de  un tormentoso matrimonio para la reina,  los sucesos de violencia y disputas civiles no pararon en los reinos cristianos durante varios años.Batalla de Uclés-3

Dejar Comentario