≡ Menu




Aprende todo sobre La Batalla de Cutanda

La era de la Reconquista comprende un período de aproximadamente 780 años, desde la conquista omeya de Hispania en el año  711 y la caída del Reino nazarí de Granada ante los reinos cristianos en expansión en el año 1491. Se desarrolló en el contexto de los viajes exploradores liderados por los imperios de España y Portugal, en el cual se desarrolla la Batalla de Cutanda

Batalla de Cutanda

La Batalla de Cutanda

Esta batalla se llevó a cabo en los alrededores de Calamocha que es una villa y un municipio de España, capital administrativa de la comarca del Jiloca, en el noroeste de la provincia de Teruel,  El 17 de junio del año 1120 entre los ejércitos del Imperio Almorávide y los de Alfonso I “el Batallador”, rey de Aragón. La pugna tuvo una enorme importancia histórica,  aunque no es muy conocida.

Batalla de Cutanda-1

Antes de la llegada de los apasionados Almohades a la Península ibérica cuya expansión fue frenada en la batalla de Navas de Tolosa (1212), los territorios cristianos habían soportado otra oleada de extremistas del Islam un siglo antes, los almorávides.

El Imperio almorávide estaba estructurado por unos monjes/soldados originarios de grupos nómadas del Sáhara, que abrazaron una interpretación rigorista del Islam y consiguieron trasladar su guerra santa al otro lado del Mediterráneo en el siglo XI. Viéndose cada vez más cercados por los reinos cristianos, que en 1085 tomaron Toledo, los musulmanes andalusíes decidieron pedir auxilio a los curtidos guerreros almorávides, bajo el mando de su jefe Yusuf ibn Tasufin.  Aquella decisión fue la perdición de los andalusíes moderados, y supuso para los cristianos un nuevo derrumbe de sus fronteras. (Ver artículo: Batalla de Eylau).

Actores

Cabe señalar que para la suscita batalla el Reino Aragón contó con el apoyo francos como el de Guillermo IX Aquitania,  que aportó seiscientos caballeros, por su parte el  Imperio almorávide  reclutó tropas de Molina de Aragón, Lérida, Murcia, Granada, Valencia y  Sevilla.

Batalla de Cutanda-2

El ejército almorávide formado por 15.000 hombres estaba orientado a recuperar Zaragoza, recién incorporada al reino de Aragón, cuando fue interceptado por las tropas del rey Alfonso I apoyadas por contingentes oriundos del mediodía francés. El choque, victorioso para las armas aragonesas, fue decisivo para consolidar la ocupación del valle del Ebro.

Ibrahim b. Yusuf, conocido por Ibn Tayast, que para la época era gobernador de Sevilla, que dedicara todo el invierno de 1119-1120 a preparar una expedición destinada a recobraras terrenos perdidos, o  por lo menos detener a ese poder emergente que amenazaba con hacerse dueño de todo el Islam oriental español.

Ibrahim pudo congregar tropas de Lérida, de Granada, de Murcia, de Molina de Aragón y, por supuesto, de Valencia, aunque esta región no es citada explícitamente, se predicó la guerra santa hacia el infiel, lo que determinó el alistamiento de miles de voluntarios dispuestos,  inclusive,  a dar su vida por la fe, como realmente ocurrió, ya que los voluntarios llevaron la peor parte del combate.

Batalla de Cutanda-3

Un enorme y confuso ejército emprendió el camino de Aragón en la primavera del 1120,  mientras tanto el Rey Alfonso I,  ocupado en poner sitio a la importante plaza de Calatayud y abandonando ésta, se dirigió a Cutanda al encuentro de su enemigo. Se había convertido en una cruzada la lucha por la conquista de Zaragoza.

El enfrentamiento se originó el jueves 17 de junio de 1120, con  fatales consecuencias para las tropas musulmanas que salieron exterminadas.  Algunas fuentes señalan que el campo de la batalla, era un lugar  con un pequeño desfiladero que se extiende entre dos lomas apenas visibles, en el vía que va a Nueros, justo a la salida del pueblo de Cutanda, en una quebrada denominada actualmente con el nombre de Celada.

Consecuencias

El combate  fue cruel y feroz, pero en definitiva, el talante militar del aragonés se impuso logrando una gran victoria, reconocida inclusive por las fuentes islámicas. Esta batalla aseguró de forma definitiva la tenencia de Zaragoza, asimismo evitar la amenaza almorávide.

En consecuencia se conquistaron tanto Daroca como Calatayud ese mismo año. La Batalla de Cutanda  por lo sanguinaria y atroz,  representó  por varios siglos, un ejemplo para minimizar la importancia de algo cuando alguien se quejaba decían “peor fue la de Cutanda”, también para relativizar algún desastre o algún asunto que salía mal.

Algunas fuentes musulmanas señalan que murieron alrededor de de 20.000 voluntarios musulmanes, otras informaciones  islámicas mencionan el fallecimiento de destacados personajes, como los cadíes de Murcia y Almería. La Chronique de Saint-Maixent habla de 15.000 musulmanes muertos, cuantiosos prisioneros y un botín de 2.000 camellos y otras bestias “sin número”.  Muchos historiadores  coinciden en que estas cifras parecen exuberantes, no obstante las bajas debieron cifrarse en miles. Alfonso I ganó una de sus  más importantes batallas y  a los almorávides se le disipó el  anhelo de recuperar Zaragoza, siendo el preámbulo de la decadencia de su imperio.

Dejar Comentario