≡ Menu




Descubre todo sobre La Batalla de Ilipa

La Batalla de Ilipa sucedió en la primavera de 206 a.C., durante la segunda guerra púnica, confrontándose el ejército romano comandado por Publio Cornelio Escipión “el Africano” y las tropas de Catargo, dirigidas por Asdrúbal Giscón y Magón Barca. Ganada por los romanos y que conllevo el retiro de los cartagineses y la ocupación romana de Hispania.

Batalla de Ilipa

¿Por qué ocurrió la batalla de Ilipa?

La conquista de Catargo Nova (Cartagena) por Escipión conjeturó la pérdida del Levante, y aumentó las posibilidades a los romanos de crecer hacia la cuenca del Betis (Guadalquivir), dónde ganaron la Batalla de Baécula (San Tomé), impidiendo la llegada de refuerzos para Aníbal Barca en la península itálica. Además, con la pérdida posterior de las minas de Cástulo (Linares); dificulto su capacidad de contratar nuevos combatientes.

Batalla de Ilipa-1

Los púnicos o cartagineses estaban obligados de evitar el avance romano ya que estos podían llegar y tomar África. Los cartagineses se atrincheraron en el bajo Betis, dónde estaba la Sierra Morena y las últimas minas de plata, para pagar a sus tropas.

Estos envían a Hannón el Viejo y Magón Barca a Celtiberia, sin embargo, Escipión solicita al comisionado Marco Junio Silano pelear contra ellos, sometiéndolos en Orongis. Capturan a Hannón y obligaron a Magón escaparse a Gades (Cádiz). (Ver artículo:  Guerra Civil Argentina)

Escipión buscó de invadir el Bajo Betis pero se tropezó conque cada ciudad estaba protegida por una fuerte guarnición lo que le dificultaba por los momentos la toma de cada villa, por lo que se retiró a sus campamentos invernales de Tarraco (Tarragona). Allí decide planifica una gran batalla, quedándose allí hasta la llegada de la primavera. Luego partió hacia Cástulo y siguió a Baécula, para reunirse con las tropas de Siliano y aliados celtiberos. Mientras los cartagineses reunían sus fuerzas, porque pasaron el invierno en diferentes ciudades. El lugar de encuentro fue Carmo (Carmona), desde dónde partieron camino a Ilipa.

Los cartagineses llegaron a Ilipa y se instalaron sobre las colinas que tenía delante una gran llanura. Escipión partió con su numeroso ejército en búsqueda de su enemigo y al llegar cerca de Ilipa, acampó en unas colinas bajas al frente de su adversario.

La batalla decisiva.

Escipión soldado de experiencia, estuvo observando la formación del ejército contrario por varios días, a fin de organizar su estrategia de ataque. Hasta que dio la orden de alimentar a los soldados antes del amanecer, con el propósito de iniciar el ataque y sorprender al contrario antes que tomara el desayuno.

Batalla de Ilipa-2

Los púnicos fueron pillados completamente y se tuvieron que organizar pronto con sus efectivos hambrientos sin desayunar. Asdrúbal se vio acorralado, con los romanos muy cerca de su campamento y, ordenó a su infantería y caballería ligera que los enfrentara. Haciendo tiempo para preparar su caballería pesada.

A menos de un kilómetro del ejército enemigo, Escipión ordenó el ataque frontal. Aplicando la estrategia de bordear a su enemigo en forma de “Y”, y reservando unas tropas para resguardar sus espaldas y atacar el centro de la formación. Las tropas de las alas fueron comandadas por él (lado derecho) y Siliano y Lucio M Séptimo el lado izquierdo. Los romanos atacaron mientras los púnicos eran cercados por jinetes y vélites (ocultos en la retaguardia).

Los proyectiles caen sobre los elefantes y huyen despavoridos, desordenando las filas. Los jinetes romanos les ganaron a los númidas. Los pedreros baleares destacaron sobre los romanos en los flancos. Los flancos resistieron como pudieron, pero al mediodía los cartagineses ya estaban muy cansados y colapsan. En tanto los soldados romanos podían seguir aguantando. (Ver artículo: Guerra Civil)

Cuando se inició el combate de los soldados ubicados en el centro, horas más tarde, los cartagineses ya estaban agotados por el ayuno. Escipión lidera a sus soldados y atacan por todos los lados. Los púnicos trataron de defenderse, pero sucumbieron y se retiran al pie de una colina, pero los romanos los persiguen y estos entonces huyeron.

Huida de los cartagineses.

Escipión trata de alcanzarlos antes que llegaran al Betis y se fueron por atajos para cortar camino, pero Asdrúbal al saber que los romanos estaban cerca de dónde iba a cruzar el río, cambio de camino y tomo rumbo a Gadez (Cádiz). Escipión siguió persiguiéndolos y pisándoles los talones constantemente hasta alcanzarlos. Este alcance tal vez se produjo en las colinas de Aljarefe, cerca de Hispalis (Sevilla), dónde estuvieron unos días acampados guareciéndose, ocasionando una mortandad.

Batalla de Ilipa-3

Asdrúbal, pidió buscar barcos en la costa cercana, dejó a sus soldados y se dio a la fuga por la noche camino a Gades por el mar, embarcándose cerca de Caura (Coria del Río). Al enterarse de la huida de Asdrúbal, Escipión, encarga al comisionado Silano a continuar el asedio y vuelve a Tarraco para hablar con dirigentes locales. Mientras su comisionado Silano converse a Masinisa (cartaginés) regresarse al África y cambiar de bando. Magón llegó a Gades en unos barcos enviados por Asdrúbal y los militares abandonados se dispersaron, Silano se reunió con Escipión en Tarraco y continuaron viaje a Cartago Nova. La batalla según historiadores ocurrió al norte del Betis.

Dejar Comentario