≡ Menu




Batalla de Cannas lo que desconoce aún de ella.

La Batalla de Cannas fue un enfrentamiento entre el ejército cartaginés liderado por Aníbal Barca y las tropas romanas dirigidas en ese entonces por los cónsules Lucio Emilio Paulo y Cayo Terencio Varrón en el marco de la Segunda Guerra Púnica. Se cree que esta batalla fue una de las mejores en cuanto a la táctica militar que se ha empleado en toda la historia mundial, además de ser una de las derrotas más duras sufridas por Roma.

Batalla de Cannas

Batalla de Cannas

En nuestro artículo de hoy vamos a realizar un breve pero interesante recorrido por uno de los episodios históricos que enfrentó al ejército púnico liderado por Aníbal Barca y las tropas romanas comandadas por los cónsules Cayo Terencio Varrión y Lucio Emilio Paulo. Esta lucha de poderes se conoció como la Batalla de Cannas y se realizó el 2 de agosto del año 216 a. C. en el marco de la segunda guerra púnica. El enfrentamiento tuvo como escenario la ciudad de Cannas, en Apulia al sudeste de Italia.

Batalla-de-cannas-1

La Batalla de Cannas está considerada como uno de los episodios más importantes de la época, donde el ejército cartaginés logró una contundente victoria a pesar de la acusada inferioridad numéricas de estos. Luego del triunfo, algunas ciudades estado de Italia, como Capua, abandonaron el bando de la República romana. Esta batalla se cree que fue uno de los más grandes acontecimientos de táctica militar en toda la historia, aunque ciertamente no representó la victoria definitiva del ejército cartaginés en la segunda guerra púnica.

Además la Batalla de Cannas fue la peor derrota, considerada incluso la más grande para Roma hasta ese momento debido a que años después ocurrirían otros desastres como la batalla de Arausio que la superaría en todos los sentidos. Los romanos se vieron en la obligación de pasar la página y olvidar algunos fracasos obtenidos en batallas anteriores como la del Trebia y la batalla del Lago Trasimeno para tomar la decisión de enfrentar nuevamente a Aníbal en Cannas con el respaldo de más de 87.000 soldados romanos y aliados.

Este enfrentamiento sería llamado la Batalla de Cannas donde el ejército de los romanos actuaría po su ala derecha desplegada cerca del río Aufidus, en la actualidad llamado río Ofanto. Los romanos también desplegaron a su caballería en los flancos, mientras que en el centro del combate estuvo su infantería más pesada, es decir, se trató de una formación de ataque con mucha profundidad más de lo que estaba acostumbrado a ejecutar el ejército romano.

Sin embargo el ejército de Aníbal no se quedaría de brazos cruzados para hacer frente al ataque de los romanos y éste decidió emplear una táctica de tenaza, es decir, colocó a la infantería, en la menos confiaba, en el centro del ataque, los flancos compuestos de caballería cartaginesa. Poco a poco las líneas de ataque fueron adoptando una forma de luna creciente, logrando que las tropas veteranas avanzaran de los laterales. Ya todo estaba dispuesto para dar comienzo a la batalla entre el ejército cartaginés y los romanos.

La Batalla de Cannas tuvo muchos momentos intereses de gran algidez. Cuando el enfrentamiento se puso candente, las tropas cartaginesas que se ubican en el centro de la formación comenzaron a retirarse antes del avance de los romanos, a medida que iban avanzando, se fueron encontrando con estos sin darse cuenta dentro de un largo acto de enemigos que les rodeaban. Fueron atacados desde todos los flancos y al no tener vía de escape, el ejército romano fue destruido en su totalidad. En la batalla murieron más de 70.000 romanos y otros fueron prisioneros. (Ver artículo: La Batalla de Ayacucho)

Antecedentes

Luego de la inminente derrota durante la primera guerra púnica (263-241 a.C.) los ejércitos cartagineses tomaron la decisión de ampliar sus posesiones en suelo español, además de recuperar Sicilia y Cerdeña. Una gran parte de estas acciones fueron emprendidas por la familia Barca, principalmente por Amílcar, un joven y distinguido general de la primera guerra contra Roma, junto a su hijo de nombre Aníbal. Los cartagineses extrajeron recursos minerales y humanos que España podía ofrecerles.

Batalla-de-cannas-2

Fue así como los romanos contemplaron la rendición de España por parte de los cartagineses, aunque con cierta inquietud. Es así como en el año 226 a.C. se procede a firmar un tratado en el cual se ubicaba a España, al sur del Ebro, bajo la esfera de influencia cartaginesa y dejaba el territorio del norte en manos romanas. Una de las características de este tratado era que debía ser efímero. El 221.a.C el Imperio cartaginés se vuelve a enriquecer y reconstruyó su ejército. Para la época el ejército ya era liderado por Aníbal, quien respaldó a uno de sus aliados contra Sagunto, que era una localidad ubicada al sur del Ebro.

Sin embargo ellos no contaban con que los romanos había invocado una alianza preexistente con Sagunto por lo que procedieron a exigir de forma inmediata a los cartagineses a desistir de su idea, además que se le fuera entregado a Aníbal, una solicitud que lógicamente fue rechazada por los cartagineses y fue de esa manera como se dio inicio a la segunda guerra púnica.

Segunda guerra púnica

Luego de que los romanos exigieran la entrega de Aníbal y el rechazo a esta propuesta por parte de los cartagineses se da comienzo a lo que conocemos como la segunda guerra púnica, uno de los antecedentes de la Batalla de Cannas. Todo inició con la ofensiva de Aníbal quien emprendió una invasión de Italia con la cooperación de más de 59.000 hombres del ejército que incluyó a unos 9.999 de caballería. El accionar de Aníbal fue rápido por lo que evitó los esfuerzos romanos para interceptarle en la Galia.

Batalla-de-cannas-3

El rápido paso del ejército de Aníbal produjo notables consecuencias, provocando que él penetrara en Italia en noviembre del 218 a.C con una fuerza muy debilitada por la campaña. Tuvo un ejército conformado por unos 6.000 soldados de caballería y 20.000 de infantería que había sobrevivido al paso de los Alpes. Un mes más tarde, Aníbal inició el combate clásico de la guerra cuando procedió a inducir un ejército romano a cruzar el río Trebia. El ejército romano fue inmovilizado, situación que aprovechó Aníbal para atacar con su superior caballería y lograr aplastarlos decisivamente.

Para ese momento Aníbal tenía el control total del norte de Italia y en 217 a.C. comenzó su marcha hacia el centro y luego hacía el sur de la península. Si bien es cierto que los romanos hicieron todo lo posible para mantener a Aníbal y a su ejército confinados en el norte, éste logró pasar junto a ellos inadvertidamente. Así comenzó una persecución por el ejército romano en contra de los cartagineses y finalmente el 21 de junio de ese mismo año, Aníbal preparó una emboscada en contra de sus enemigos, llegando a perder a más de 15.000 hombres.

Los ejércitos de la batalla

En esta parte de nuestro artículo vamos a hablar un poco sobre las características que presentaba cada uno de los ejércitos que participó en la Batalla de Cannas. Comencemos por el ejército cartaginés: El origen de los soldados que formaban parte de este ejército era muy variado y hasta la fecha se desconoce con exactitud cuántos había de cada nacionalidad. Se estima que en la batalla de Cannas participaron más de 10.000 jinetes, 4.000 galos, 4.000 númidas y unos 450 libios y fenicios.

Batalla-de-cannas-4

La infantería del ejército cartaginés estuvo conformada por la presencia de 40.000 soldados que estaban divididas en infantería ligera (una pequeña parte) mientras que el resto serían celtas que se habían unido a Aníbal en Italia. Este general cartaginés también contó con el apoyo de unos 8.000 hostigadores entre los que habría honderos baleares. Así estuvo conformado más o menos el ejército de Aníbal para enfrentar a los romanos en la Batalla de Cannas.

Hablemos ahora del ejército romano. Los dos ejércitos consulares que tuvieron participación en esta importante batalla estuvieron compuestos aproximadamente de unos 75.000 soldados de infantería, 2.400 de caballería romana y otros 4.000 de caballería aliada. Era notablemente un ejército de mayor presencia de soldados, por lo que tuvo que establecer una formación estrecha y más profunda, que daba la opción de resistir el embate de los cartagineses.

Consecuencias

La Batalla de Cannas representó un fuerte golpe para el ejército romano debido a la gran cantidad de pérdidas humanas que hubo durante el combate. Hasta ahora no se sabe con exactitud cuántas personas murieron, sin embargo, hay quienes aseguran que fueron más de 60.000 romanos, mientras que otros 4.000 fueron hechos prisioneros. Entre los fallecidos estuvieron importantes personajes como el Cónsul Lucio Emilio Paulo que cayó en medio del enfrentamiento entre caballerías. Por su parte los muertos del lado de los cartagineses se ubicaron en 16.500 hombres.

Batalla-de-Cannas-5

Pero las consecuencias que produjo la Batalla de Cannas no sólo fueron en cuanto a pérdidas humanas y materiales, sino que además este enfrentamiento significó para Roma un completo desastre debido a que su ejército quedó desorganizado y prácticamente destruido por sus enemigos, lo que afectó a las fuerzas que para la época luchaba en la Península Ibérica. Algunos de los soldados que lograron sobrevivir a la batalla fueron enviados a luchar en Campania y luego se les asignó Sicilia como una medida de castigo tras perder la Batalla de Cannas.

También hubo consecuencias desde el punto de vista internacional debido que el prestigio de Roma se vio directamente afectado ante los ojos del mundo. Luego de la victoria obtenida, Aníbal se hizo de unos 200 anillos de oro que pertenecían a los soldados romanos y que estaban en poder de las clases más altas. Estos anillos los envió al senado cartaginés como una muestra de su victoria y la derrota de Roma. Los resultados de la Batalla de Cannas logró que Aníbal pasara a tener el control sobre ocho ejércitos consulares derrotados, mientras que Roma perdió más de una quinta parte de la población de varones mayores de diecisiete años. (Ver artículo: Batalla de Boyacá)

Dejar Comentario