≡ Menu




Aprende todo sobre La Batalla de Mohács

El imperio otomano  al enterarse de que Luis II, rey de Hungría y Bohemia, se había casado con María de Habsburgo en el año 1522, vio la nueva alianza como una intimidación a su poder en los Balcanes, y después de la llegada al poder del sultán Suleimán I, las tensiones entre Hungría y el Imperio Otomano aumentaron. Al corto plazo comenzarían las primeras penetraciones otomanas por territorio húngaro. El 16 de abril de 1526, los otomanos avanzaron por el río Danubio, pero el mal tiempo retrasó el cruce del río Drava hasta finales de agosto , introducir de esta forma a la Batalla de Mohács.

Batalla de Mohács

La Batalla de Mohács

La Batalla de Mohács fue un combate de armas sucedido a 170 km a al sur de Budapest, el 29 de agosto de 1526, entre el ejército húngaro, a las órdenes del rey Luis II, y los otomanos, dirigidos por el sultán Suleimán I El Magnífico, resultando en la derrota de los primeros. Esta decisiva batalla puso fin a la independencia del reino de Hungría, y llevó a una confrontación directa entre el Imperio Otomano y los gobernantes Habsburgo en Europa Central.

Mohács es una llanura abierta aunque irregular. El campo de batalla estaba rodeado al este por los pantanos del Danubio y por una altiplanicie de 25 a 30 m de alto al oeste y el sur. Las tropas húngaras planeaban cargar en forma sucesiva contra el mucho más grande ejército otomano a medida que este descendiera por la escarpada y resbaladiza meseta.

Los húngaros, divididos, faltos de un mando adecuado y escasos de infantería, no supieron obstaculizar al enemigo el cruce del Drava ni tampoco optaron por retirarse a Buda, la capital. En vez de eso, se desplegaron al otro lado del río Borza, afluente del Danubio, escogiendo a Mohács como escenario de combate. (Ver artículo: Batalla de Ourique).

Datos importantes de la Batalla

Según los historiadores aquella batalla comenzó alrededor de la 1:00 pm. El rey Suleimán y su caballería todavía estaban descendiendo por la llanura, seguidos por las tropas de Anatolia, que formaban el flanco derecho; cuando las de Rumelia embistieron a los húngaros, éstos respondieron con la defensa de artillería, seguidamente el flanco derecho húngaro lanzó una carga de caballería que rompió la resistencia de la caballería de Rumelia. Pero en vez de perseguir al enemigo que huía, los húngaros cometieron el error de detenerse a realizar actos vandalismos

En aquellos días, los jenízaros habían llegado y ocasionaron grandes pérdidas a los húngaros con sus descargas de mosquetes. Aunque la infantería y el ala izquierda húngara combatieron valerosamente, muchos fueron masacrados. A pesar a la creencia general, no fueron los cañones otomanos, sino el muro intransitable de los jenízaros y su gran  poder de fuego lo que influyó de manera decisiva en la victoria otomana.

Ante aquel escenario los húngaros no lograron mantener sus posiciones, y los que no desertaron fueron rodeados, capturados o asesinados. El rey Luis II abandonó el campo de batalla en algún momento, al anochecer,  no obstante cayó de su caballo al río y murió ahogado, debido al peso de su armadura. Entre otras víctimas que cayeron en la batalla se encontraban el arzobispo Pablo Tomori, al igual que el conde Jorge de Zápolya y Ladislao Szalkai, arzobispo de Esztergom.

No sólo el rey Luis II pereció en aquella batalla, se considera que también murieron unos 500 nobles aproximadamente, 4.000 soldados de caballería, y 10.000 de infantería perecieron en Mohács. En líneas generales se estima que un total de 14.000 húngaros murieron en este combate de guerra. El rey musulmán Suleimán, no podía entender que este pequeño ejército fuera todo lo que pudo reunir el reino de Luis II, para combatir en su contra,  él una vez poderoso reino húngaro.

Consecuencias

La batalla trajo para Hungría consecuencias desastrosas, aquella  monarquía había sido devastada, y el país también perdió su lucha de siglo y medio para contener el avance otomano en Europa central. Desde entonces el Imperio Otomano se instaló en el sur de Hungría, convirtiéndose en una peligrosa amenaza para Viena.

Fernando I, heredero del Sacro Imperio Romano Germánico, fue nombrado monarca de la parte de Hungría que habían dejado los otomanos sin invadir, y de Bohemia, que permaneció intacta. Lo más importante para Europa: la batalla condujo a una confrontación militar directa entre los Habsburgo y el Imperio Otomano desde la década de 1520 en adelante.

La batalla de Mohács es comparada con las de Nicópolis y Crecy en el siglo XIV, pues en ellas un ejército de caballeros provistos de pesadas armaduras sucumbió frente a contingentes equipados con flechas y, en el caso de Mohács, con armas de fuego.

Dejar Comentario