≡ Menu




Descubre todo sobre El Tratado de Fontainebleau

El Tratado de Fontainebleau hace referencia a un acuerdo firmado entre Francia y España durante el año 1807 en donde se trazaron el objetivo principal de enviar tropas francesas por tierras españolas con la intención de ejecutar una invasión en contra de Portugal, país que para la época era un aliado de Inglaterra y que además se había negado a participar en el bloqueo económico organizado por los franceses en contra de los ingleses.

Tratado de Fontainebleau

Tratado de Fontainebleau

El 27 de octubre del año 1807 fue firmado en la ciudad de Fontainebleau, Francia, un acuerdo al que denominaron el Tratado de Fontainebleau. Este tratado fue un acuerdo entre los representantes plenipotenciarios de Manuel Godoy, valido del rey de España Carlos IV de Borbón y Napoleón I Bonaparte, emperador de los franceses. A través del Tratado de Fontainebleau se aceptaba una invasión militar conjunta entre España y Francia sobre Portugal, además de permitir el paso de las tropas francesas por territorio español con el fin de alcanzar los objetivos planteados.

Tratado-de-Fontainebleau-1

Todo comenzó en 1806 tras el fracaso de invasión de Gran Bretaña por parte de Napoleón Bonaparte quien decretó el denominado Bloqueo Continental que prohibía cualquier actividad comercial con productos británicos en todo el continente europeo. Sin embargo en ese momento hubo un gran obstáculo y fue Portugal, país que se negó a acatar la orden, por lo que continúo sus exportaciones e importaciones con los británicos. Es importante asegurar que Portugal era un aliado tradicional de Inglaterra.

Napoleón Bonaparte decidió iniciar una arremetida en contra de Portugal ante la negativa de ese país de acatar la orden del Bloqueo Continental. Fue así como Napoleón procede a organizar una invasión en contra de Portugal, sin embargo, para poder transportar allí sus tropas terrestres, requería obligatoriamente de la cooperación de España. Luego de negociar durante algún tiempo, los franceses y españoles deciden llegan finalmente a un acuerdo que se conoció como el Tratado de Fontainebleau.

El Tratado de Fontainebleau se firmó en la ciudad francesa del mismo nombre el 27 de octubre de 1807. Los firmantes de este tratado fueron por España, el consejero de Estado y Guerra, Eugenio Izquierdo, el representante plenipotenciario del poderoso Manuel Godoy, valido de Carlos IV, mientras que por Francia el firmante fue el representante plenipotenciario del propio Bonaparte, Gérard Duroc. Este tratado estipuló básicamente una invasión militar en suelo portugués entre dos naciones, Francia y Portugal.

Con el Tratado de Fontainebleau se estipulaban varias acciones importantes, entre ellas, la autorización para que tropas francesas pudieran transitar libremente por el territorio español. Una vez Portugal fuera invadido, el país iba a quedar dividido en tres grandes zonas: El norte (Oporto y Entre-Minho e Douro), el centro (Beiras, Tras-os-Montes y la Estremadura portuguesa) y la zona sur (Alentejo y Algarve) que pasaría a manos del propio Godoy y toda su familia. Por su parte las colonias portuguesas de ultramar quedarían pendientes para ser repartida en un acuerdo posterior.

Pero en la vida todo puede ser alterado y modificado, eso fue lo que ocurrió con los planes del Tratado de Fontainebleau. Cuando el ejército francés logró atravesar suelo español, cruzar la frontera portuguesa por Alcántara y entrar a Lisboa el 30 de noviembre, la presencia de fuerzas militares provenientes de Francia en España fue aumentando de manera sorpresiva, lo que comenzó a generar cierto grado de amenaza para ese país.

Las sospechas de que algo irregular estaba ocurriendo se elevaron aún más luego de que estas tropas francesas en vez de seguir su recorrido a Portugal fueron ocupando otras localidades de España que no estaban entre los objetivos, incluso, muchas de ellas no eran necesarias pisarlas para llegar a Portugal. Algunas de estas localidades fueron: Burgos, Salamanca, Pamplona, San Sebastián, Barcelona. De un momento a otro el número de soldados franceses en España aumentó a más de 65.000 según cálculos de varios historiadores.

La sobre excesiva presencia del ejército francés en territorio español encendió las alarmas hasta al propio Godoy, quien en marzo de 1808 ordenó a su familia retirarse a Aranjuez, para en caso de necesidad, proseguir hasta Cádiz y embarcarse para América ante el creciente descontento popular, sin embargo, eso no fue posible debido a que el 17 de ese mismo mes se produjo un motín que provocó la caída inmediata de Godoy y Carlos IV. (Ver artículo: Erwin Rommel)

Antecedentes

Antes de continuar hablando un poco más sobre las causas y consecuencias que desató el Tratado de Fontainebleau es necesario realizar un breve recorrido por algunos antecedentes que antepusieron este importante episodio de la historia de Europa. Una vez logrado el triunfo de la Revolución francesa y luego la ejecución de Luis XVI, terminó por romper la alianza entre Francia y España que había persistido por algún tiempo. No obstante, la Guerra de la Convención provocó una derrota hispana, que obligó a firmar la paz de Basilea con los franceses.

Tratado-de-Fontainebleau-3

Fueron momentos muy duros para España, que con esta derrota más la pérdida de algunas posesiones en América, se vio en la obligación que convertirse nuevamente en un aliado más de los franceses, sobre todo para luchar contra Inglaterra. La alianza entre ambos se demostró con el Tratado de San Ildefonso firmado en el año 1796. Años después, Francia es tomada por Napoleón Bonaparte, y ante la debilidad de Godoy el gobierno español tuvo que aceptar todas las peticiones que hacía su aliado.

La Batalla de Trafalgar fue uno de esos acontecimientos donde se demostró la clara unión de España y Francia en contra de países como Inglaterra. En esa ocasión lucharon con la finalidad de lograr el control del continente europeo, batalla que se realizó el 21 de octubre de 1805, sin embargo, a pesar de que Inglaterra estaba luchando sola, logró vencer tanto a franceses como a españoles, por lo que aumentó su poderío naval.

Uno de los más perjudicados con esta derrota fue España, debido a que partía de una posición más débil. Entre las consecuencias estuvo la imposibilidad de mantener la Flota de Indias con Inglaterra teniendo el control de los mares. Tras la derrota, Francia comenzó un bloqueo contra Inglaterra con el fin de asfixiar su economía local, sin embargo, un punto en contra para los franceses en este bloqueo económico era Portugal, por ser uno de los aliados más tradicionales de los ingleses.

Desde las costas lusitanas siempre salían barcos para Inglaterra, por lo que el bloqueo planificado por Francia en contra de Inglaterra no era exitoso. Portugal se negó en todo momento a unirse a tal bloqueo, razón por la cual el gobierno de Francia comienza a presionar a España para que finalmente en febrero de 1801 le declarara la guerra a su país vecino. Este conflicto se conoce como la Guerra de las Naranjas, donde los españoles lograron dominar algunas zonas como Olivenza, aunque de manera general, no consiguió cambiar las alianzas europeas.

Causas y Consecuencias

Las causas del Tratado de Fontainebleau fueron diversas, pero una de las más importantes fue la intención de Napoleón Bonaparte de aumentar su poder en el continente europeo. Desde siempre estuvo en su mente la idea de invadir a Inglaterra, aún más durante los primeros años de su expansión territorial, aunque ciertamente con el tiempo desistió de ese propósito al saber que era prácticamente imposible. Al ver que no podía invadir Inglaterra, Napoleón procede a establecer el llamado bloqueo continental.

Tratado-de-Fontainebleau-4

El bloque continental tenía como principal objetivo impedir que las islas cercanas a Inglaterra pudieran enviar establecer cualquier tipo de comercio y así poder debilitar la economía de los ingleses. Fue así como Napoleón ordenó la prohibición de relaciones con los británicos, aunque ciertamente la mayoría lo apoyó en su decisión, Portugal prefirió no sumarse y continuó comerciando con ellos. Es así como surge la firma del Tratado de Fontainebleau, aunque para algunos, la verdadera intención de ese tratado era la invasión de España por parte de Napoleón Bonaparte.

Ahora que ya conocemos las causas principales del Tratado de Fontainebleau, es importante hacer un breve repaso por algunas de las consecuencias que produjo la firma de este acuerdo entre Francia y España. Una de las principales repercusiones fue la invasión franco-española en contra de Portugal. Se podría decir que los primer en penetrar territorio luso fueron los españoles, pocos días después de la firma del Tratado. Algunas zonas en ser tomadas fueron Oporto en el norte y Setúbal en el sur.

Poco tiempo después comenzó la invasión de los franceses quienes llegaron a la frontera lusa el 20 de noviembre, y pocos días después, específicamente el 30 del mismo mes lograron arribar a la capital, Lisboa. En ese momento, ante el asedio por parte de españoles y franceses, la familia real portuguesa se vio en la obligación de huir hacía Brasil en América. Esa fue quizás la consecuencia principal de este tratado, sin embargo, también estuvo la ocupación francesa de España.

En principio España pensó que el Tratado de Fontainebleau tenía como único objetivo la invasión de Portugal, sin embargo, los franceses continuaron enviando tropas a España de forma exagerada, algo que comenzó a despertar preocupación entre los españoles. Rápidamente los franceses ya habían tomado varias partes del país, más de 65.000 soldados galos se mantenían en territorio hispano. Manuel Godoy sospechó de los planes sorpresas que tenía Napoleón de conquistar España, por lo que en marzo de 1808 la familia real española también se vio obligada a partir hacia América.

Otra de las consecuencias del Tratado de Fontainebleau fueron los cambios políticos que se generaron en España y el comienzo de la guerra de Independencia. La población española se comenzó a alzar contra Godoy, quien tuvo que renunciar a su cargo, mientras que el rey Carlos IV abdicó en su hijo Fernando VII. Napoleón aprovechó en todo momento esta situación para obligarlos a renunciar al trono español, siendo sustituido por su hermano José Bonaparte. El dos de mayo comenzó el alzamiento popular que representó el inicio de la guerra de la Independencia. (Ver artículo: Lutwaffe)

Dejar Comentario