≡ Menu




Descubre todo sobre Selim III

El sultán del Imperio Otomano Selim III nació el 24 de diciembre en Constantinopla, ahora conocida como Estambul en Turquía. Su padre fue Mustafa III y sucedió en el poder a su tío Abdülhamid. Gobernó como Sultán Otomano entre 1789 y 1807, se destaco por emprender un programa de occidentalización y durante su mandato se sintió la intelectual y creciente influencia política creada por la revolución francesa. Falleció el 29 de julio de 1808, en Constantinopla.

Selim III

Crecimiento y formación de Selim III

Selim III fue un poeta y compositor de música clásica otomana, con mucho talento. Este talento y energía con que estaba dotado, contribuyó para que la gente depositara sus esperanzas él cuándo subió al trono. El disfrutó de mayor libertad que otros príncipes otomanos que lo presidieron. Instruido por su padre Mustafa III quién reinó entre 1757-74.

Selim III-1

Reformas de Estado

Selim III sucedió a su tío Abdülhamid I (7 de abril de 1789). Aun cuando al subir al trono quiso emprender estas reformas en su estado, el tener que defenderse de los ataques de Austria y Rusia retardaron las mismas. Él se vió forzado a terminar los convenios de Sistova (Svishtov; 1791) con Austria y de Jassy (1792) con Rusia; y solo fue hasta la firma de paz de Iasi en 1792, que se logró calmar los tiempos en Europa.

Aprovecho esta calma para emprender un trabajo para intentar poner orden en el caos social, económico y administrativo que vivía el imperio. Convocó una comisión de reformistas (1792-93) y anunció una serie de nuevas medidas conocidas popularmente como nizam-i-jedid (“nuevo orden”).  Estas contenían reformas de gobernaciones provinciales, impuestos y tenencia de la tierra. (Ver artículo: Batalla de Baécula)

Las reformas más importantes fueron las militares, además de las nuevas escuelas militares y navales, instituyó nuevos cuerpos de infantería adiestrados y provistos de acuerdo a las directrices europeas y sufragados por los ingresos de propiedades confiscadas y desatendidas y por los impuestos sobre licores, tabaco y café. Asimismo, para facilitar una relación directa con Occidente, se abrieron embajadas otomanas en las principales capitales europeas.

Cabe destacar que las tropas capacitadas según los lineamientos de instructores extranjeros, lograron defenderse de los jenízaros (soldados) rebeldes en las jurisdicciones europeas, que gobernadores descontentos usaron como armas arrojadizas contra el nuevo sultán reformista.

Poco tiempo después Napoleón invadió Egipto y Siria, lo que hizo que Selim III realizará alianzas con Gran Bretaña y Rusia. Luego cuando los franceses evacuaron Egipto en 1801, Selim, influido por los logros de Napoleón en Europa, lo reconoce como emperador (1804).

Declive del Sultán Selim III

Confiado con el éxito que hasta ese momento tenía por sus reformas, Selim III decretó que cada año cierta cantidad de hombres se seleccionarían de entre los jenízaros para servir en el ejército. Esto conllevo que los jenízaros, los ulama (hombres de aprendizaje religioso) y otros opositores a los nuevos cambios tomarán fuerzas en Adrianópolis y, aglutinarán una gran cantidad de adeptos, reuniendo un número hombres, que pasaba las 10.000 personas.

El sultán por su lado, carecía de determinación para hacer cumplir las medidas. En 1805, cuándo decretó la reorganización de las tropas en las provincias balcánicas, el Janissaries se amotinó en Edirne (en la Turquía de Tracia) y uniéndosele el ayan (notables locales), que hasta ese momento apoyaban al sultán. Por la violencia de su oposición consideró que las reformas del estado se suspenderían por un tiempo y despidió a sus asesores reformistas. (Ver artículos: La Batalla de Trenton)

Tanto Serbia, como Egipto y las principalidades fueron el escenario de discordias en la que Turquía no conseguirían tener éxito y, entonces en 1807, una armada británica apareció en Constantinopla para apoyar una petición efectuada antes por Rusia de que cambiara al embajador de Napoleón. Pero resulto que, el Sultán Selim III estaba totalmente influenciado por este embajador, Sebastiani y en cambio obligo a la flota que se retirara sin que viera la petición cumplida (1806), rompiendo relaciones con Gran Bretaña y Rusia.

Selim III-2

La anarquía latente hasta el momento, empezó a manifestarse en las provincias fue incontrolable y a Sultán Selim III se les fue de las manos, sobrepasándolo. Es cuando los jenízaros se sublevan de nuevo en revuelta e impulsaron el sheikh-ul-islam a anunciar una fatwa contra las reformas. Esto conllevo el que el sultán Selim III fuese destronado y acto seguido apresado. Subiendo al trono a su sobrino Mustafá, y que empezó a ser nombrado Mustafá IV (1807-1808).

Durante estos eventos el pachá de Ruse Mustafá Bayrakdar, un importante partidario de las reformas, agrupo a un ejército con unos 40.000 hombres que se trasladaron hasta Constantinopla con el objetivo de devolver al Selim III al trono. No obstante, este ejército llego muy tarde, en vista que el sultán reformista Selim III fue asesinado por órdenes de su sucesor mustafá IV. Colocando en el trono a Mahmud II (1808-1839), el único miembro superviviente de la casa de Osman

Dejar Comentario