≡ Menu




Aprende todo sobre El Grande Armee

El Grande Armee fue el ejército comandado personalmente por Napoléon durante las guerras napoleónicas en el continente europeo. Su existencia se fecha entre 1805 y 1815. Obtuvo un gran número de victorias que han quedado en la historia, de entre las que destaca Austerlitz, así como las derrotas con las que se sellaron el fin del I Imperio Francés. Adéntrate en la historia del Grand Armée con este artículo.

Grande Armee

Napoleón I

Nace un 5 de Agosto de 1769 y fallece el 5 de mayo de 1821, en la Isla de Santa Helena, siendo un Genaral Francés, consul y emperador , es considerado como un personaje de la historia occidental, dentro de sus revoluciones podemos destacar que fue el organizador de los entrenamientos militares, estuvo en la elaboración del código civil; reorganizó la educación y en concordancia con la extensa duración con el papado.(ver articulo:Código Napoleónico).

Las numerosas reformas de Napoleón dejaron una huella duradera en las instituciones de Francia y en gran parte de Europa occidental. Pero su pasión real fue la expansión del dominio francés mediante la vía militar y aunque en su caída dejó a Francia poco más grande que cuando estalló la Revolución en 1789, fue venerado casi por unanimidad durante su vida y hasta el final de la Segundo Imperio bajo su sobrino Napoleón III como uno de los grandes héroes de la historia.

Legado militar de Napoleón I

Hasta 1812, sus campañas tuvieron éxito. Aunque con frecuencia cometía errores en la estrategia, especialmente en la concentración de tropas y el despliegue de artillería, era un maestro táctico que repetidamente arrebataba la victoria de la derrota inicial en las batallas principales. La Francia napoleónica anexó directamente territorios en los Países Bajos y Alemania occidental, aplicando la legislación revolucionaria en su totalidad.

Grande Armee-1

Los reinos satélites se establecieron en otras partes de Alemania e Italia, en España y en Polonia. Solo después de 1810, Napoleón inició claramente su expansión. Su Imperio aumentó la enemistad internacional, en la España conquistada por un importante movimiento guerrillero hostigó a sus fuerzas; Rusia, brevemente aliada, se volvió hostil, y un intento de invasión de 1812 fracasó estrepitosamente en el frío invierno ruso. Una nueva alianza se formó entre las otras grandes potencias en 1813. Francia cayó ante las fuerzas invasoras de esta coalición en 1814, y Napoleón fue exiliado.

Regresó dramáticamente, solo para ser derrotado en Waterloo en 1815; su reinado finalmente había terminado.

Sus conquistas alteraron permanentemente el mapa europeo. Los reinos de Napoleón consolidaron territorios dispersos en Alemania e Italia, y nunca se restauró la división previa. Estos desarrollos, pero también el resentimiento en el gobierno napoleónico, provocaron un creciente nacionalismo en estas regiones y también en España y Polonia.

Grande Armee-2

Prusia y Rusia, menos tocadas por nuevas ideologías, sin embargo introdujeron importantes reformas políticas como un medio para fortalecer el estado para resistir a la máquina de guerra napoleónica. Gran Bretaña se vio menos afectada, protegida por su poderosa armada y una economía industrial en expansión que finalmente ayudó a desgastar a Napoleón; pero, incluso en Gran Bretaña, el ejemplo revolucionario francés estimuló una nueva ola de agitación democrática (ver articulo: Napoleón Bonaparte).

Guerras napoleónicas

Las guerras napoleónicas fueron una serie de guerras entre la Francia napoleónica y alianzas cambiantes de otras potencias europeas que produjeron una breve hegemonía francesa en la mayor parte de Europa. Junto con las guerras revolucionarias francesas, las guerras napoleónicas abarcan un período de 23 años de conflicto recurrente que concluyó solo con la Batalla de Waterloo y la segunda abdicación de Napoleón el 22 de junio de 1815.

Las guerras a menudo se clasifican en cinco conflictos, cada uno denominado después de la coalición que luchó contra Napoleón: la Tercera Coalición (1805), la Cuarta (1806–07), la Quinta (1809), la Sexta (1813), y la Séptima y final (1815).

El Grande Armée

Origen del ejército

El Grand Armée era un ejército compuesto expresamente por Napoleón en 1805 para realizar la invasión a Inglaterra cruzando el Canal de la Mancha, invasión que nunca se llevó a cabo. La invasión de Inglaterra era uno de los grandes deseos personales de Napoleón, y llegó a estar diseñada incluso desde una fecha tan temprana como 1798, basándose en planes existentes desde la época del Antiguo Régimen. De no poder invadir Inglaterra Napoleón se hubiese ¨conformado¨ con invadir Irlanda para desestabilizar a la Corona británica.

Por varias razones que variaron con los años Napoleón nunca pudo llevar a cabo la invasión, lo que permitiría a Inglaterra fortificar sus defensas, y con el tiempo alcanzar el dominio marítimo que cristalizó en la batalla de Trafalgar.

Una vez frustrada la invasión de Inglaterra redirigió el Grand Armée a la zona centro oriental de Europa, a luchar contra Austria y Rusia, que conformaban para aquel momento la Tercera Coalición.

Hechos del Grand Armée durante las guerras napoleónicas

El Grand Armée en la Tercera Coalición

El Grand Armée consiguió batallas decisivas e la guerra de la Tercera Coalición que cristalizaron en la batalla de Austerlitz, en diciembre de 1805, que llevó a la derrota de Austria y la disolución del Sagrado Imperio Romano, con lo que Francia aumentaba en territorio, ya como territorio propio o dirigiendo estados satélites.

El Grand Armée en la Cuarta Coalición

Con Prusia a la cabeza de la Cuarta Coalición el Grand Armée logró en 1806 una victoria decisiva en Jena, con lo que Prusia se veía obligada a capitular. En 1807, con la batalla de Friedland Napoleón vencía a Rusia, con lo que ya no le quedaban enemigos en el continente (ver articulo: La Confederación del Rin).

El Grand Armée en la Guerra de la Península

Napoléon después miró al oeste, y aunque el objetivo era la captura de Portugal también invadió España, lo que generó una guerra en la península que duraría 6 años. Aunque victoriosos estas acciones le costarían recursos al Grand Armée, obteniendo victorias importantes en Burgos y en A Coruña contra los británicos comandados por Sir John Moore en 1809.

Grande Armee-3

El Grand Armée en la Quinta Coalición

La Quinta Coalición, promovida por los austríacos aprovechando la guerra en la Península fue también derrotada por Napoleón, pero fue en esta campaña donde el Grand Armée sufrió su primera derrota, la batalla de Aspern-Essling en 1809.

El Grand Armée en la Sexta Coalición

Después del desastre ruso de 1812 Alemania y Austria aprovecharon las horas bajas de Francia para lanzar la Quinta Coalición, y aunque el ya malogrado Grand Armée logró victorias en Lutzen y Bautzen estas no fueron suficientes, o no fueron bien aprovechadas para vencer a la Coalición, y finalmente en la batalla de Leipzig Napoleón se vio obligado a abdicar.

El Grand Armée en la Séptima Coalición

El período más corto de las guerras napoleónicas vio un ejército muy disminuido, que aunque inició la campaña con victoria en Ligny el 16 de junio de 1815 se vio final y absolutamente derrotado en Waterloo 2 días más tarde.

Grande Armee-4

Organización de El Grande Armée

El ejército napoleónico estaba formado por tres cuerpos de combate: la artillería, la infantería y la caballería. Junto a las tropas había también un cuerpo de ingenieros y un servicio de salud.

La artillería es el arte de la guerra de cañones. La infantería estaba formada por granaderos, tiradores, coraceros y escaramuzadores, que luchaban a pie y usaban rifles. La caballería estaba formada por dragones, coraceros, carabineros, lanceros, cazadores y hechiceros, que estaban montados a caballo y luchaban con lanzas, sables o espadas, así como pistolas.

La división de ingeniería eran hombres a los que se les dio la tarea de construir puentes para permitir que las tropas cruzaran ríos, así como instalar fortificaciones para proteger la posición del ejército o asediar una ciudad. El servicio de salud estaba compuesto por cirujanos y médicos que cuidaban a los miembros heridos o enfermos del ejército.

Grande Armee-5

Alistamiento

Los soldados fueron reclutados a través de la conscripción: todos los jóvenes entre las edades de 20 y 25 años eran elegibles para ser llamados, y el proceso se realizó a través del sorteo de lotes. Los hombres debían estar en buen estado de salud y sin discapacidad. Los regimientos estaban formados por jóvenes reclutas crudos y soldados veteranos mayores que habían participado en muchas campañas militares.

Muy rápidamente, los nuevos reclutas aprendieron a marchar a paso, a obedecer órdenes, a usar su arma ya cuidar su equipo. La promoción generalmente se basaba en la cantidad de experiencia que tenía un soldado, pero un acto excepcional de valentía o acción militar también podría llevar a un rápido avance a través de las filas.

Grande Armee-6

La Garde Impériale

La Garde Impériale era una unidad de élite que estaba formada por los mejores soldados del ejército. Eran responsables de la protección personal de Napoleón, tanto en el campo de batalla como en la carretera. Para estar en el Garde impériale, un soldado tenía que medir por lo menos 5’8 «(1.73 m) y tenía que haber servido en otro cuerpo del ejército durante al menos diez años. También se requería la capacidad de leer y escribir, lo cual no era el caso de otros soldados en el ejército napoleónico.

Premios y decoraciones

Hasta 1802, los soldados que mostraban una valentía particular fueron premiados con un ‘arme d’honneur’: esto podría ser un sable, un rifle o incluso un bastón para los bateristas. El arma fue decorada con plata y grabada con el nombre del soldado que recibió el honor y una descripción de la escritura por la cual se otorgó el arma.

Luego, en 1802, Napoleón creó Légion d’honneur, una estrella de cinco puntas dobles con la imagen de Napoleón de perfil en el centro. La estrella fue inicialmente otorgada a los soldados que habían mostrado actos particulares de valentía, antes de convertirse más tarde en un premio que también estaba abierto a los civiles.

Uniformes

El uniforme de campaña de un soldado consistía principalmente en calzones o pantalones, una camisa y una chaqueta o una chaqueta corta con charreteras. Los soldados a pie también llevaban polainas blancas, negras o grises que ofrecían protección para sus piernas más bajas. Una larga capa o capa exterior era útil para mantener el frío y para dormir. La ropa estaba hecha de tela de lana, que era cálida pero no impermeable en absoluto, y se pondría pesada y fría si lloviera. Los coraceros usaban una coraza, una coraza de armadura de placas, que se mantenía unida con correas de cuero, y que protegía al portador de los ataques enemigos.

Diferentes regimientos llevaban diferentes sombreros, lo que permitía que las unidades individuales fueran reconocidas. Los dragones se distinguían fácilmente por sus cascos de hierro o cobre que se remataban con una pluma. Los soldados de infantería simplemente llevaban una gorra, decorada con una escarapela (roseta militar o nudo de cinta) en los colores nacionales (rojo, blanco y azul).

Aparte de sus armas y todo lo necesario para usarlos (pólvora, cartuchos, bayonetas) y cuidarlos, uno de los artículos esenciales en el equipo de un soldado eran sus zapatos o botas. Las marchas a menudo eran largas, y un elemento clave de la victoria era a menudo la capacidad de sorprender al enemigo a través de una movilidad superior. Por lo tanto, los soldados no dudaron en quitarle las botas a los muertos que habían caído en el campo de batalla.

Grande Armee-7

Equipo

Cada soldado llevaba una mochila o mochila, que podía pesar hasta 30 kg y que contenía su ropa, una manta, comida (pan, carne, vino y «grog») y su tabaco. Las comidas se servían dos veces al día y los soldados complementaban sus reservas con un juego de caza o artículos solicitados por los locales (verduras, carne, huevos, harina, etc.). Sentados alrededor de un fuego en la noche, o en días sin lucha, algunos soldados tocaban instrumentos y cantaban.

Otros que podían leer y escribir anotarían sus días o eventos en su cuaderno o escribirían cartas a casa en nombre de sus compañeros. Algunos tallarían objetos de madera (a veces incluso pequeñas estatuillas de Napoleón). Durante la campaña, los soldados a menudo dormían bajo las estrellas o bajo un refugio hecho de ramas de árboles, o incluso a veces en graneros. Los oficiales dormirían en carpas o en casas locales.

La Grande Armée en el campo de batalla

Antes de una batalla, Napoleón solía leer un discurso de los soldados, después de lo cual los generales y sus ayudantes de campo regresaban a sus respectivos regimientos en el campo de batalla, según las órdenes del Emperador. Durante la batalla, los músicos, los tambores y las trompetas transmitieron órdenes: bastante injustamente, los soldados los apodaron «loin-des-balles» («lejos de las balas»), aunque arriesgaron sus vidas tanto como los soldados estándar.

Según el terreno y la organización del enemigo, diferentes unidades entrarían en la batalla y en diferentes áreas. La artillería se traería en el punto donde el enemigo aparecía más débil, disparando balas de cañón de 7 a 12 kg. A la infantería se le dio el trabajo de disparar continuamente, para lo cual se necesitaban muchos soldados. Se organizarían en tres categorías, una detrás de la otra; cada rango tomaba su turno para disparar y recargar.

Grande Armee-8

Esto fue necesario porque demoró más de un minuto cargar y disparar un rifle. Finalmente, la caballería cargaría al enemigo para desestabilizarlo y, con suerte, derrotar a los soldados enemigos. En el caos del campo de batalla, con humo de canon por todas partes, los soldados a menudo no podían ver nada más que la parte de atrás del soldado frente a ellos.

Los heridos eran recogidos por «ambulancias de vuelo», un sistema de vehículos ligeros, introducido por el cirujano Dominique Jean Larrey, que podía moverse fácilmente en el campo de batalla. El tratamiento se llevaba a cabo lo más rápido posible, pero a menudo fue muy básico. En la mayoría de los casos, se trataba de una amputación, y esto en un momento en que todavía no se utilizaban anestésicos generales.

Muchos soldados heridos murieron a causa de sus heridas, particularmente porque la medicina aún no había avanzado lo suficiente como para prevenir la infección. Durante las diversas campañas napoleónicas entre 1799 y 1815, se estima que aproximadamente 900,000 soldados perdieron la vida. En comparación, la Primera Guerra Mundial, que duró cuatro años, resultó en 1.4 millones de muertes, aunque esto se debió en parte a nuevas tácticas y equipos como el bombardeo aéreo y los ataques de gases tóxicos, por ejemplo.

El Águila Imperial

Tras la coronación de Napoleón I, el 5 de diciembre de 1804, y la destrucción de águilas de las legiones de roma, el regimiento se planteaban realizar en cada uno de los departamentos de Francia, los diferentes sentimientos patrios y de lealtad al régimen de Napoleón, conciliados con sus tropas solicita a estos que deberían defender con sus vidas el imperio forjado para la tranquilidad de todos.

El diseño original fue esculpido por Antoine-Denis Chaudet con las primeras águilas presentadas el 5 de diciembre de 1804. Era una escultura de bronce de un águila en un pedestal, con una garra apoyada en el «huso de Júpiter», con un peso de 1.85 kg), montado en la parte superior del asta de la bandera azul del regimiento. En la base se encontraba el número del regimiento o, en el caso de la guardia, Garde Impériale.

Grande Armee-9

El águila tenía el mismo significado para los regimientos imperiales franceses que los colores para los regimientos británicos: perder el águila traería vergüenza al regimiento, que se había comprometido a defenderlo hasta la muerte. Tras la caída de Napoleón, la monarquía restaurada del rey Luis XVIII ordenó que todas las águilas fueran destruidas y solo un número muy pequeño no lo fue.

Cuando regresa el antiguo emperador, se solicita la reproducción de nuevas águilas, estas por ser tomadas por manos de obra no calificada baja su calidad en cuanto a su fabricación, las mismas tienden a ser un poco mas agachadas, le colocan el pico cerrado, esto hace que las águilas fabricadas nuevas no tenían ningún tipo de parecido con las originales.

Invasión a Rusia, declive de la Grand Armée y fin del I Imperio

Tras el rechazo del Sistema continental por el zar Alejandro I, el emperador francés Napoleón concentró a la Grande Armée, la fuerza militar europea más grande jamás reunida hasta esa fecha, en Rusia. El enorme ejército, con unos 500.000 soldados y personal, incluía tropas de todos los países europeos bajo el dominio del Imperio francés.

Encontrándose en la invasión Napoleón se enfrenta al ejército Ruso y realiza su retirada. Este al oponerse rotundamente a una confrontación a una escala mayor, el ejército Ruso comandado por el General Mijail Kutusov, se internan a lo mas profundo de Rusia y se encargan de quemar todo lo que dejan a su paso tras su retirada. El 7 de septiembre se enfrentan en una batalla la cual se es indecisa y denominada la Batalla de Borodino, sufriendo ambos contrincante pérdidas terribles.

Grande Armee-10

El 14 de septiembre, Napoleón llegó a Moscú con la intención de encontrar suministros, pero en su lugar encontró a casi toda la población fuera de todo el territorio, y el ejército ruso se retiró de nuevo. Temprano a la mañana siguiente, los incendios irrumpieron en toda la ciudad, provocados por patriotas rusos, y los cuarteles de invierno del Grande Armee fueron destruidos. Después de esperar un mes por una rendición que nunca llegó, Napoleón, ante el inicio del invierno ruso, se vio obligado a ordenar a su ejército hambriento que saliera de Moscú.

Durante la retirada desastrosa, el ejército de Napoleón sufrió un continuo hostigamiento por parte de un ejército ruso repentinamente agresivo y despiadado. Acechado por el hambre y las lanzas mortales de los cosacos, el ejército diezmado llegó al río Berezina a fines de noviembre, pero los rusos le bloquearon el paso. El 27 de noviembre, Napoleón se abrió paso a través de Studenka, y cuando la mayor parte de su ejército pasó el río dos días más tarde, se vio obligado a quemar sus puentes improvisados etrás de él, dejando varados a unos 10.000 rezagados en el otro lado.

Desde allí, el retiro se convirtió en una derrota, y el 8 de diciembre Napoleón abandonó lo que quedaba de su ejército para regresar a París. Seis días después, la Grande Armée finalmente escapó de Rusia y sufrió una pérdida de más de 400,000 hombres durante la desastrosa invasión.

Grande Armee-11

Leipzig, Waterloo y el fin del Imperio

Después de la fallida invasión a Rusia en 1812 Napoleón tuvo que replegarse a Francia, sin alcanzar nunca el esplendor de el Grand Armée que había logrado para ese año. Al año siguiente se escenificó la batalla de Leipzig, también llamada Batalla de las Naciones, (16-19 de octubre de 1813), derrota decisiva para Napoleón, que resultó en la destrucción de lo que quedaba del poder francés en Alemania y Polonia. La batalla se libró en Leipzig, en Sajonia, entre aproximadamente 185,000 franceses y otras tropas bajo Napoleón, y aproximadamente 320,000 tropas aliadas, incluidas las fuerzas austriacas, prusianas, rusas y suecas (ver articulo: Batalla de Leipzig).

El ataque aliado en el 18, con más de 300,000 hombres, convergió en el perímetro de Leipzig. Después de nueve horas de asaltos, los franceses fueron empujados a los suburbios de la ciudad. A las 2 de la madrugada del 19 de octubre, Napoleón comenzó la retirada hacia el oeste por el único puente que cruza el río Elster. Todo salió bien hasta que un asustado cabo voló el puente a la 1 pm, mientras aún estaba lleno de tropas francesas en retirada y sin peligro de ataque aliado.

Deja la demolición unos 30.000 entre heridos de las tropas francesas, en la batalla de Leipzip, los cuales fueron tomados como prisioneros, llegan a perder una cantidad considerable entre heridos y muertos contando entre los 38.000. Llegando para un total de todas las pérdidas en aproximadamente 55.000 hombre en batalla. Se considera en la historia como una de las batallas más agresivas contadas de las Guerras Napoleónicas.}, marcando esta el fin del imperio.

Luego de mantener la defensa de Francia durante algunos meses en 1814 Napoleón abdicó para escapar a la isla de Elba. La dinastía borbónica fue restaurada y el territorio francés fue devuelto a los límites de antes de la Revolución. Napoleón sin embargo no se mantuvo quieto, y en marzo de 1815 regresó a la Francia continental, retomando el poder en el período que se conoce como los Cien Días.

Este nuevo ascenso al poder de Napoleón consiguió a los aliados más preparados, y apenas en junio se dio la última batalla de las guerras napoleónicas, Waterloo. La Batalla de Waterloo, también llamada La Belle Alliance, (18 de junio de 1815), se luchó a 5 km al sur de la aldea de Waterloo (cercana a Bruselas), entre las 72,000 tropas de Napoleón y las fuerzas combinadas del duque del ejército aliado de 68,000 (con unidades británicas, holandesas, belgas y alemanas) y cerca de 45,000 prusianos. La batalla duró solo ese día y fue total para el ejército francés.

Tras abandonar su ejército, Napoleón regresó a París en la mañana del 21 de junio y renunció al día siguiente. El 5 y 6 de julio, el ejército francés comenzó una marcha renuente al sur del río Loira, donde posteriormente se disolvió. Los aliados entraron a París el 7 de julio, y Luis XVIII, borbón, fue restaurado al día siguiente. Napoleón viajó a la costa oeste y, cuando encontró frustrados sus planes de fuga a Estados Unidos por un escuadrón naval británico, se entregó al comandante del HMS Bellerophon el 15 de julio. Pasó el resto de su vida en el exilio en la isla de Santa Helena.

Dejar Comentario