≡ Menu




Aprende todo sobre El Tratado de Badajoz

El Tratado de Badajoz fue un acuerdo firmado entre España, Francia y Portugal y con el cual se pone punto final a la llamada Guerra de Las Naranjas que enfrentó por un corto tiempo a estos tres países del continente europeo. Acompáñanos a conocer a través del siguiente artículo un poco más sobre este episodio de la historia mundial, cuáles fueron sus consecuencias y cómo se logró restablecer la paz en estas naciones.

El Tratado de Badajoz

El Tratado de Badajoz

En nuestro artículo de hoy vamos a estar realizando un breve recorrido por el acuerdo que significó la paz temporada entre los Imperios durante la guerra de la Segunda Coalición, se trata de El Tratado de Badajoz. Antes de comenzar a hablar de historia es importante aclarar que existen tres tratados conocidos bajo este término: El Tratado de Badajoz de 1267 que fue firmado entre Portugal y Castilla y que definía la frontera entre ambos reinos, el Tratado de Badajoz de 1382 en el contexto de las Guerras Fernandinas y el Tratado de Badajoz de 1801 firmado entre España y Portugal para poner fin a la Guerra de las Naranjas.

El-Tratado-de-Badajoz-1

En esta oportunidad conoceremos un poco más sobre el Tratado de Badajoz de 1801 que no fue más que un acuerdo firmado en la ciudad de Badajoz entre Portugal y España y que logró poner punto final a la llamada Guerra de las Naranjas. Este acuerdo fue firmado el 6 de junio de 1801, aunque el 29 de septiembre del mismo año también se formó el Tratado de Madrid entre Francia y Portugal que tenía el mismo fin.

Antes de continuar hablando sobre el Tratado de Badajoz es necesario realizar una breve parada en la Guerra de Las Naranjas, un conflicto militar que duró poco tiempo y que enfrentó a Portugal contra Francia y España en el año 1801. Estos enfrentamientos entre países del continente europeo concluyeron luego de la firma del Tratado de Badajoz entre lusos y gallegos, logrando llegar a un acuerdo de paz que dio por concluido estos choques violentos.

Desarrollo

El Tratado de Badajoz, aunque ciertamente no duró mucho, representó uno de los tantos conflictos militares que han ocurrido a lo largo de la historia en el continente europeo. Desde el año 1799, Francia bajo el gobierno de Napoleón Bonaparte, permanecía en guerra contra la denominada Segunda Coalición que había sido formada por el Sacro Imperio Romano Germánico, Reino Unido, Portugal, el Reino de Nápoles, Rusia y el Imperio Otomano. Para ese entonces, Portugal sostenía abiertamente una alianza con el Reino Unido.

El-Tratado-de-Badajoz-2

Es importante mencionar que esta alianza entre Portugal y el Reino Unido existía incluso desde los tiempos de la Edad Media y fue conocida como la Alianza Luso-Británica, un acuerdo que significó un punto muy esencial en el desarrollo de la guerra debido a que los puertos portugueses eran abiertos a los navíos británicos, por lo que significaban puntos estratégicos durante el transcurso de la guerra. Por su parte existía otra realidad liderada por España y Francia.

Recordemos que España cuando se encontrada bajo el reinado de Carlos IV y el gobierno de Manuel Godoy mantenía excelentes relaciones con Francia, incluso se hablaba de una alianza entre ambos países desde la firma del Tratado de San Idelfonso de 1796, acuerdo en el cual las dos naciones se comprometía en mantener una política conjunta contra ataques de terceros, es por ello, que en cumplimiento de este acuerdo deciden en 1801 proceder a la firma del tratado de Madrid donde exigen a Portugal la retirada de su apoyo al Reino Unido.

Con el Tratado de Madrid, tanto España como Francia no sólo pretendían que Portugal anunciara oficialmente su retiro de apoyo al Reino Unido sino que además amenazaron con invadir conjuntamente el país en caso de una negativa por parte de los lusos. Portugal se negó a la propuesta realizadas por los hispano-franceses situación que llevó a España a declarar la guerra a Portugal en los últimos días del mes de febrero.

Ese mismo año, específicamente el 20 de mayo, el ejército de España bajo el liderato de Manuel Godoy y con el apoyo de las tropas auxiliares de Francia bajo el mando del General Laurent Gouvión Saint-Cyr deciden ocupar las primeras zonas de Portugal. Algunos de los primeros territorios en ser invadidos fueron plazas del Alto Alentejo portugués. Todo esto ocurrió en una rápida arremetida de españoles y franceses contra Portugal que se conoció como la Guerra de las Naranjas. Poco días después de lo sucedido, el gobierno de Portugal decide proponer la firma de un armisticio. (Ver artículo: La Batalla de la Victoria)

¿Cuáles fueron los acuerdos?

La guerra de Las Naranjas representó una lucha militar armada entre España y Francia contra Portugal debido a que éste último país se negó a retirar su apoyo al Reino Unido lo que obligó a los hispanos-franceses a proceder con la invasión de algunas zonas estratégicas en territorio portugués. Toda esta situación llevó a las autoridades lusas a firmar un armisticio con la necesidad de poner punto final a las confrontaciones. Fue así como surge lo que conocemos como El Tratado de Badajoz.

El-Tratado-de-Badajoz-3

Precisamente con El Tratado de Badajos los países involucrados en el conflicto armado lograron alcanzar nuevamente la paz para sus territorios. La firma del acuerdo se produjo el 6 de junio del año 1801 y fue avalado por Manuel Godoy y Luis Pinto de Sousa Coutiño. Entre las partes se acordaron varios puntos importantes, entre ellos, que Portugal debía cerrar todos sus puertos a los buques del Reino Unido y franquearlos a los franceses. También debían cancelar una indemnización de guerra por el orden de los 15 millones de libras tornesas y la restitución mutua de los prisioneros durante la guerra.

En El Tratado de Badajoz también se exhortaba a la renovación de los tratados de alianza defensiva que existían entre ambos países antes de comenzada la guerra, a cambio de esto, le serían restituidas todas las plazas alentejanas que había sido invadidas por España durante el desarrollo de la Guerra de Las Naranjas, algunas de estas zonas tomadas por los hispanos fueron: Arronches, Castelos de Vide, Barbacena, Campo Maior, Juromenha, Portalegre y Ougueia. También serían restituidas las armas y municiones incautadas durante la guerra.

Los acuerdos que establecía El Tratado de Badajoz tuvo una particularidad bastante extraña y era la postura que había decidió tomar el gobierno español en torno a algunas de las zonas invadidas en territorio portugués. España se comprometía en entrar la totalidad de los territorios tomados a la fuerza, en excepción la población de Olivenza la cual quedaría en mano de los españoles. Este país también garantizada a Portugal la conservación de todos sus territorios. El Tratado de Badajoz aclaraba que cualquier violación a los acuerdos conduciría a su anulación inmediata.

Pero tal y como lo mencionamos al comienzo del artículo, en el año 1801 no sólo se firmó El Tratado de Badajoz sino que además existió el Tratado de Madrid entre Francia y Portugal. En ambos tratados se resaltaba la obligación de cerrar los puertos portugueses a sus aliados británicos y permitir el paso franco a los franceses. Este tratado de firmó acorde con el de Badajoz el 29 de septiembre de ese mismo año. Algunas de las condiciones del acuerdo fueron las siguientes:

  • El cese de las hostilidades, restitución mutua de las presas y prisioneros durante la guerra
  • El cierre obligatorio de los puertos portugueses a los navíos ingleses y la inmediata apertura para los franceses.
  • Portugal estaba en la obligación de no suministrar socorros a los países que se consideraban enemigos para Francia.
  • Se restablecían las relaciones comerciales y políticas entre el gobierno de Francia y Portugal.

Consecuencias

Si bien es cierto que El Tratado de Badajoz representó el final de la Guerra de Las Naranjas también es una realidad que éste acuerdo firmado entre España, Francia y Portugal arrojó otras consecuencias inesperadas para el continente europeo, entre ellas, las primeras violaciones al tratado. Luego del armisticio de la península ibérica, tropas portuguesas e irregulares procedieron a atacar y ocupar la región conocida como Misiones Orientales en América. No fue devuelta nunca a la jurisdicción española y en la actualidad pertenece a Brasil. Fue la primera violación al tratado.

El-Tratado-de-Badajoz-4

El Tratado de Badajoz, además de otros tratados firmados ese mismo año como Lunéville, Florencia y París, hicieron que Francia restableciera sus relaciones con el Sacro Imperio Romano Germánico, Nápoles y Rusia, logrando deshacer la Segunda Coalición por lo que el Reino Unido quedó solo enfrentando a Francia. Un año más tarde estos dos países procedieron a la firma de la Paz de Amiens con lo que se le puso punto final a la guerra en Europa, aunque solo de manera provisional.

Otra de las consecuencias provocadas por El Tratado de Badajoz fue la Guerra Peninsular, debido a que luego de la batalla de Trafalgar ocurrida en 1805, en la cual Francia y España perdieron frente a Gran Bretaña, el gobierno de Portugal procede a restaurar sus buenas relaciones con los británicos que eran sus antiguos aliados. Todo esto conllevó al inicio de la llamada Guerra Peninsular. Momento en el que Francia decide dar por cancelado El Tratado de Badajos, anunciando nuevos enfrentamientos contra los lusos en 1807 y 1810.

Luego de esto Portugal también decide tomar acciones y procede a reclamar su soberanía sobre Olivenza, territorio que España no había querido entregar. Las tierras fueron reconocidas en el Congreso Internacional de Viena en 1815, sin embargo, los españoles, amparándose en lo establecido en El Tratado de Badajoz, deciden mantener en control y soberanía sobre el territorio. En la actualidad siguen habiendo reclamaciones por parte de los portugueses. (Ver artículo: Guerra de Sucesión Española)

Dejar Comentario