≡ Menu




¿Conoces la historia de la Batalla de platea? Descúbrela aquí

Dentro de la conocidas Guerras Médicas se encuentran batallas bastante importantes, donde se llega a desprender la Batalla de Platea, de la cual te contaremos todo el día de hoy.

Batalla de platea

Características importantes

Se trata de la útima batalla del tipo terrestre de la reconocida Segunda Guerra Médica, se pudo llegar a realizar en lo que sería el destacado año de 479 a. C. bastante cercana a lo que sería la ciudad griega de Platea, dentro de Beocia, y justo en ella se llegaron a enfrentar una gran alianza de ciudades estado de la antigua y conocida Grecia, siendo de esta manera la liga panhelénica estando compuesta por lo que sería Esparta, Atenas, Corinto y Megara, contra el gran y conocido Imperio Persa de Jerjes I.

Batalla de platea -1

Se indica de esta manera que fue el año anterior a ese que la conocida y relevante fuerza de invasión del tipo persa, estando liderada por su conocido rey en persona, había llegado a lograr grandes victorias dentro de las batallas de las conocidas Termópilas y Artemisio por su parte, y además conquistado lo que sería Tesalia, Beocia y el Ática. Sin embargo en lo que sería la posterior batalla de Salamina, la reconocida armada aliada del tipo griega pudo llegar a obtener una inesperada victoria y pudo impedir lo que sería la conquista del Peloponeso. (Ver artículo: Batalla de Salamina)

Dentro de esta gran guerra Jerjes tuvo que llegar a retirarse puesto que con gran parte de su ejército no podía continuar y tuvo que dejar a el general Mardonio para que acabase con los griegos justo al año siguiente. Se dice que en la parte del verano del ya antes mencionado año los helenos llegaron a reunir un gran ejército y pudieron salir del Peloponeso mientras que los persas, también llamado medos por los griegos, se llegaron a retirar a Beocia y pudieron contruir lo que sería un campamento fortificado cerca de Platea.

Sin embargo se dice que los helenos de alguna manera se llegaron a rehusar a combatir en los siguientes once días dentro de el terreno favorable para lo que sería la caballería que llegaba a rodear el asentamiento persa y pudieron iniciar una retirada del tipo parcial siendo obligados por la interrupción de sus líneas destacadas de suministros, lo que pudo llegar a fragmentar su línea de batalla. Los medos pudieron interpretar esto como lo que sería una retirada del tipo total y Mardonio pudo ordenar a sus fuerzas la persecución pero los helenos se detuvieron, plantaron batalla y mataron a Mardonio.

Se indica de manera importante que una gran parte del gran ejército aqueménida pudo llegar a estar atrapada en su campamento y masacrada. La destrucción de este gran y destacado ejército y la derrota dentro de la batalla de Mícala, que de modo bastante presumible se pudo llegar a librar el mismo día, pudo terminar definitivamente con lo que sería la invasión persa de Grecia. Además de ello después de Platea y Mícala los conocidos aliados griegos llegaron a poder tomar la iniciativa contra los medos y dar inicio a lo que sería una nueva fase de las guerras.

Se dice que aunque Platea pudo llegar a ser en todos los sentidos una victoria del tipo decisiva de los griegos, no llegaba a parecer que se le haya reconocido el mismo significado aparente, incluso en su tiempo, que a la victoria ateniense en maratón o incluso la derrota aliada dentro de las Termópilas. (Ver artículo: Batalla de Miraflores )

La Batalla de Platea

Cuando los persas se llegaron  percatar que los griegos había llegando a abandonar lo que serían sus posiciones y parecía estar dentro de la retirada, Mardonio pudo decidir salir en lo que sería su persecución con la élite de la infantería del tipo persa. Mientras que lo llegaba a hacer avanzar, de manera espontánea el resto del ejército medo también avanzaba.

Se dice que los espartanos tageanos en particular ya habían llegado a la parte del templo de Deméter, y la conocida retarguardia se encontraba bajo lo que sería el mando de Amonfrareto que pudo comenzar a retirarse del alto, bajo lo que sería la presión de la destacada caballería persa para poder unirse a ellos.

Se indica de manera importante que Pausanias pudo hacer envio de un mensaje a los que serían los atenienses llegando a pedirles la unión a los espartanos, pero estos ya habían llegado a entablar combate con lo que sería la falange tebana y no llegaron a poder asistir a Pausanias. Se indica que los espartanos y los tegeanos llegaron a ser asaltados en primer lugar por lo que sería la caballería meda mientras que la infantería persa pudo seguir avanzando, plantó lo que serían sus grandes escudos y pudo comenzar a lanzar flechas contra los soldados griegos al tiempo que su caballería se retiraba.

Batalla de platea -2

Heródoto pudo llegar a afirmar que Pausanias se llegó a negar a poder avanzar porque no se dieron buenos augurios en los conocidos sacrificios rituales de cabras que se habían llegado a realizar. Fue en este punto, que con los hombres bajo una gran lluvia de flechas, los reconocidos tegeanos llegaron a echar a correr hacia lo que serían las formaciones persas. Pudieron llegar a ofrecer un último sacrificio y además oraciones a los cielos, Pausanias en particular pudo llegar a recibir finalmente buenos augurios y pudo dar orden a los espartanos de cargar contra las líneas persas.

Se dice de manera bastante importante de indicar que el combate pudo llegar a ser duradero y veloz en conjunto, puesto que los griegos llegaron a presionar continuamente lo que serían las líneas persas mientras que estos de alguna manera llegaban a intentar partir las lanzas de los conocidos helenos y les llegaban a obligar a recurrir a sus espadas bastante cortas. Se indica que Mardonio llegó a estar presente en lo que sería el combate, llegando a estar montado en su caballo blanco y pudiendo estar rodeado por lo que sería una guardia de alrededor de unos 1000 hombres. Mientras el general estuvo allí, los persas llegaron a aguantar sus líneas. 

​Pero de esta manera se puede indicar que los espartanos llegaron a abrirse paso hasta el comandante de origen persa y una piedra lanzada por uno de ellos, Aeimnesto, le pudo impactar en la cabeza llegando a matarlo. Contando con Mardonio muerto, los medos pudieron comenzar a huir, aunque su guardia personal pudo continuar combatiendo hasta que pudo llegar a ser aniquilada. Se indica de manera importante que pronto a lo que sería la huido se hizo general y los persas llegaron a volver en desorden su conocido campamento.(Ver artículo: Batalla de Ebro)

Se dice que el general persa Artabazo, que había llegado a comandar lo que serían los asedios de Olinto y Potidea en conjunto, no había estado de acuerdo con lo que sería la decisión de Mardonio de atacar a los griegos, y no había entrado en combate con las conocidas fuerzas que se encontraban a su mando. Con la retirada en marcha, Artabazo pudo llegar a liderar sus hombres, que según Herodoto se trataban de 400000, fuera del campo de batalla, justo hacia el gran camino de Tesalia, contando con la intención de escapar a través del Helesponto.

No fue sino en el otro extremo del campo de batalla que los atenienses habían llegado a vencer a los tebanos en lo que sería vista como una dura lucha. El resto de griegos que llegaban a luchar para los persas combatieron deliberadamente mal, según indican, de acuerdo con Heródoto, los conocidos tebanos se llegaron a retirar de la batalla en lo que sería una dirección distinta a los persas, con lo que llegaron a escapar contando con pérdidas bastante menores aparentes. (Ver artículo: La Batalla de la Victoria)

​ Heródoto llega a contar que pudieron sobrevivir a lo que sería considerado por ser una batalla de un significativo numero de 43000 persas. El número de sus bajas llega a depender justo de cuántos llegaron a intervenir en el combate, aunque se indica que el historiador griego pudo afirmar que fueron alrededor de unos 257 000 en promedio, donde se llega a indicar que esta cifra llega a contrastar con la cantidad de 159 helenos que llegaban a asegurar Heródoto que pudieron morir en Platea, todos siendo espartanos, tegeanos y atenienses puesto que llegaron a ser los únicos que pudieron combatir.

Plutarco fue quien llegó a tener acceso a lo que serían otras destacadas fuentes, que ofrece lo que sería la cifra de alrededor de 1369 bajas dentro de el bando griego, mientras que tanto Éforo de Cime como Diodoro Sículo llevan el número de muertos helenos que sobrepasan la cifra de hasta más de 10 000. Con las victorias de Platea y Mícala se puso fin a la segunda invasión persa de Grecia, siendo la segunda Guerra Médica de manera importante de indicar.

Batalla de platea -3

Fue además que los conocidos griegos pudieron acabar con la posibilidad de otra futura invasión, puesto que aunque su preocupación por las intenciones del imperio aqueménida no llegó a desaparecer, con el tiempo se pudo hacer evidente que el deseo persa por llegar a invadir Grecia pudo disminuir.

Dejar Comentario