≡ Menu




¿Qué es la Batalla de Muret? Descubrelo aquí

La Batalla de Muret comenzó por conflictos entre las doctrinas de la iglesia católica y las herejías cátaras. Ésta batalla se dió a cabo en la ciudad de Muret en el año 1213, aquí aprenderás más sobre ella.

Batalla de Muret

Batalla de Muret

A comienzos del siglo XIII la herejía cátara se había dado paso por toda Occitania. (Herejía: es una opinión  religiosa que contradice lo dicho por la iglesia, Cátara: Es la doctrina religiosa de los cantares o albigenses), desafiando a su vez las creencias de la iglesia católica. (Ver articulo: Batalla de Cartagena de Indias)

El papa Inocencio III luego de comenzar una cruzada fallida contra los cátaros, buscó reconciliarse con el conde Raimundo VI de Tolosa, Pero estaban Arnaldo  Almaric, Legado papal y Simón IV Montfort, daba todo por que las negociaciones no se lograran y le pedían a Raimundo que fuese más severos en sus condiciones.

Raimundo IV por su parte busco compañeros con un adecuada afinidad por el catolisismo sin duda alguna. Logro reunirse y conversar con diferente monarcas de Europa, decidiendo unir fuerzas con su cuñado Pedro II de Aragon.

El lo ayudó con el papel de intermediario tratando de llegar a acuerdos, pero después en un giro brusco el papa Inocencio se coloco del lado de Simón IV Montfort, pues pensaba que así lograría eliminar por completo la herejía cátara. Comenzando así una cruzada sangrienta, comenzado con la batalla Béziers, en la ciudad de Carcasona en 1209, un año después iniciaron ataques a las fortalezas de Minerve, Termes y Cabaret.

Batalla-de-Muret-1

Dos años más tarde en 1213 Simón de Motford comenzó nuevamente una campaña contra el Conde Raimundo IV, siendo así que este último se alejo hasta su capital, objetando que quería intervención papal, cuyo nombre era El Concilio De Lavaur, en donde se trataba el tema donde podían ser retornados los condados  y tierras a sus dueños si aceptaban la sumisión a la iglesia, esto fue el 15 de enero del 1213. (Ver articulo: Batalla de Alepo)

Aunque los citados rechazaron dicha propuesta el Rey Pedro II de Aragon pudo lograr que el papa enviase una herencia. Ya todos los indicios indicaban que los cruzados querían liquidar al Conde Raimundo de Tolosa, con las mediaciones del papa solo lograrían demorar los hechos. El Rey Pedro II de Aragón toma la decisión de acoger a los condes de Tolosa, Foix, Cominges.y al vizconde de Bear para protejerlos y ayudarlos a el combate con los cruzados.

Batalla-de-Muret-2

Dispuestos a Vencer

Poco a poco, pero con pasos firmes y sin detenerse, Montfort fue abriéndose paso en las villas cercanas a Tolosa, hasta que las mismas cayeron bajo su mando. Entre las villas conquistadas se encontraba Muret, villa que había logrado conquistar sin conseguir resistencia alguna en 1212. Estaba ubicada en una zona estratégica cerca de los ríos Garona y Loja, la cual Montfort no dudo en establecer como su campo de operaciones, con 69 caballeros y más de 600 peones de infantería.

El Rey Pedro II se dirigió desde Canfranc acompañado de más de 1000 caballeros y hombres armados, mientras lograba acercarse a Tolosa, los castillos ubicados por el río Garona que anteriormente se le habían rendido a los cruzados se entregaron sin oponerse. Posteriormente a esto, el rey decide enviar a sus tropas hacia Muret, mientras que Montfort se encontraba fuera en Saverdun, el mismo al recibir información de las decisiones tomadas por el Rey, unió sus tropas y salio inmediatamente para Muret a defender y al encuentro con el Rey Pedro II de Áragon.

Para el día 10 de septiembre los soldados de Pedro Católico, se unen en respaldo a sus compañeros occitanos montando sus carpas de campaña cerca de la ribera del rió en su lado izquierdo de Garona. Sus tiendas se encontraban a una distancia favorable de las fortalezas de Muret, algunas opiniones entre historiadores varían en que si cercano o lejano de los barcos con provisiones que son provenientes de Tolosa, además, que tenían 2000 caballos que se podría decir que era lo que llamamos «Artillería Pesada», la mitad de ellos al menos eran aragoneses y los otros occitanos; además deberíamos sumar 5000 peones fuertemente armados.

Estas tropas fueron distribuidas en 3 grupos; la primera de sus tropa era dirigida por Raimundo Roger de Foix, bajo su mando y guía el disponía de 400 soldados los cuales eran 200 propios y la otra mitad eran soldados del Rey de Áragon. La segunda tropa iba a cargo del mismo monarca Pedro II y bajo su mando aproximadamente 800 soldados de la infantería de la corona de Áragon, por último pero menos importante esta la tercera tropa, bajo ordenes de Raimundo IV de Tolosa, y contaba bajo sus ordenes 900 soldados, se encontraba acompañándolo bajo el mando Bernardo IV de Cominges.

En el transcurso de ese mismo 10 de septiembre los tolosanos comenzaron a hacer asedios, contaban con armas de asedio como mangoneles entre otras, con esta táctica lograron apoderarse de una de las dos puertas que se dirigen a la ciudad, también lograron apoderarse de una de las torres y de la villa nueva, no le dejaron mas opción a los franceses que huir y retirarse hacia la parte de la villa vieja y hacia el castillo.

Pedro toma la decisión de retirar a sus hombres que estaban en el asedio a la ciudad, después de enterarse que ya en camino hacia Muret se encontraba Montfort, y así evitaría que sus  hombres fuesen atacados por sorpresa. Horas después Montfort llega a la ciudad acompañado de 800 soldados y logran entrar por la puerta que aun no es controlada por los tolosanos. Entre opiniones, se cree que el Rey Pedro dejo que las tropas de los cruzados entraran sin inconvenientes en la ciudad, para mantenerlos encerrado en la misma.

Preparaciones

Raimundo IV de Tolosa, ingenió un plan basándose en que conocía las estrategias de los enemigos, propuso construir una empalizada en el campamento, atacarían la parte oeste de la ciudad y aguardarían a que las tropas francesas se defendieran y ellos contraatacarían fuertemente e intenso con el objetivo de que se alejarán hacia las instalaciones del castillo.

Pero las opiniones de Pedro II eran muy distintas, y dejando atrás el plan elaborado por su cuñado, dio frente al ataque a pesar que aún no llegaban los refuerzos mandados por Guillermo II de Montcada, y de Gaston VI de Bearnt, ya que él sabía que iban en camino cerca de la ciudad de Narbona.

El Rey quería demostrar que sus hombres quienes había obtenido victoria en la batalla cristiana cuyo nombre fue batalla de las navas de Tolosa. Se reiterarían en valentía, entrando en combate con el para entonces invencible caballería francesa, sin tener que tomar medidas de prevención en el campamento, además que pretendía que la batalla fuese a campo abierto.

Montfort que para entonces se encontraba en el castillo, viendo que solo tenían suministros alimenticios para una sola jornada, ademas que se encontraban lejos de sus suministros, decide no quedará se mas tiempo en el castillo y lanza un ataque fulminante utilizando artillería pesada. Se dividieron en varias tropas unas de ella comandadas por el mismo Simón Montfort, además que se encontraban los ballesteros y lanceros con ordenes de proteger el castillo.

Desarrollo de la batalla

En horas de la madrugadas las tropas del Rey Pedro iniciaron de nuevo los asedios a la ciudad, con ataques simultáneos a ambas puertas y contaban con una caballería distribuidos y pendientes si algún cruzano llegase a salir de la ciudad.

Ya para la parte del atardecer las tropas del rey se encontraban agotadas y gran parte se regirá a descansar, dándole la perfecta oportunidad a Mortfort para atacar, iniciaron su ataque saliendo por las puertas que daban salida por el río Loja, por ese lugar no podían ser divisados por tropas del rey, lo cual agrandó un poco mas su ventaja, aparecieron de manera repentina a nivel del lecho del río, dirigiéndose al campo y agarrando por sorpresas a las tropas del rey que comandaba Raimundo Roger I de Foix, los cuales estos últimos respondieron el ataque, pero poco después tuvieron que desplegarse porque las tropas francesas llevaban una acometida fuerte, en su lugar llegaron las tropas aragonesas.

Batalla-de-Muret-3
Los cruzados mantenían su formación y y poseían gran agilidad y maniobrabilidad iban manteniendo su ventaja, logrando así no permitir que las tropas aragoneses se reagruparan de nuevo.

Pedro el católico decidió que quería probar su valor como caballero, y cambio su armadura con uno de sus soldados para si enfrentarse con Montfort, aunque la verdadera intención era el de matar al monarc, ya que el defender a la iglesia justificaría cualquier acción, entonces le encomendó la tarea de usar la armadura real a Alain de Roucy y a Florent de Ville.

El rey cae abatido por enemigos después de gritar «Aquí esta el Rey». Cuando la noticia de su muerte es regada por todo el ejército creo gran confusión y pánico entre ellos. Aunque esa no fue la causa de su derrota, las tropas del rey fueron fulminadas después de ser sorprendidos por tropas provenientes de las reservas de Montfort no dejándole mas salida que la huida.

Fin de la batalla

Simón Montfort quedó como victorioso de la batalla de Muret, se convirtió en duque de Narbona, Conde de Tolosa, también consiguió los títulos de Vizconde de Béziers y de Carcasona. Los condes de Foix y de Cominges regresaron a sus tierras, por su parte el conde de Tolosa emprendió un viaje a Inglaterra dejando a cargo a los cónsules para que negociaran con los cruzados. Poco tiempo después el Hijo de Raimundo II, Raimundo III le quita el trono a Simón Montfort.

Batalla-de-Muret-4
El cadáver de Pedro II fue recojido y enterrado por soldados hospitalarios de Tolosa, hasta que en el año 1217, una bula del papa Honorio III dio las ordenes de ser desenterrado y fue inhumado a las afueras del Real Monasterio de Santa Maria de Sigena.

Esta batalla de Muret dejo huellas en la historia de la dominación francesa sobre Occitania y el final del linage Aragon.

Dejar Comentario