≡ Menu




Aprende todo sobre La Batalla de Gaugamela

El 01 de octubre del año 331 a.C tuvo lugar la Batalla de Gaugamela donde se enfrentaron las tropas persas liderada por el rey Darío III y las tropas macedonias bajo el mando del general Alejandro Magno, quien logró una victoria determinante a pesar de no salir como el favorito. Este choque provocó el final del Imperio Persa y además representó la mayor victoria de Alejandro Magno. Acompáñanos a conocer un poco más sobre este interesante episodio histórico.

Batalla de Gaugamela

La Batalla de Gaugamela

La Batalla de Gaugamela fue un enfrentamiento histórico ocurrido el 1 de octubre de 331 a. C en la ribera del río Bumodos, tributario del Gran Zab, un lugar situado a unos 27 kilómetros al noreste de Mosul y a 52 kilómetros de Arbela. Esta batalla provocó el choque de dos bandos, el primero de ellos fue el ejército persa bajo el liderato de su rey Darío III y del otro lado estuvo el ejército macedonio bajo el mando de Alejandro Magno. El lugar del enfrentamiento fue escogido por el propio rey Darío quien lo eligió por ser una amplia llanura que iba a favor de sus numerosas fuerzas montadas.

Batalla-de-Gaugamela-1

Precisamente la Batalla de Gaugamela fue la responsable de ponerle fin al Imperio Persa y se considera como una obra maestra en la táctica militar y la mayor victoria de Alejandro. Se cree que este duro enfrentamiento representó uno de los mayores triunfos de Alejandro Magno, líder del ejército macedonio, quienes lograron derrotar a su contrincante, el ejército persa, entre otras cosas por su numerosa fuerzas montadas. Los macedonios derrotaron a los persas mientras Alejandro aventajaba en el mando a Darío.

Alejandro logró una importante victoria en la Batalla de Gaugamela a pesar de que el rey Darío peleaba en su propio terreno, además de estar equipado con armas especiales como los carros armados con guadañas y los elefantes de combate. Tras su victoria, Alejandro tomó el control sobre más de un reino de su padre, Filipo II de Macedonia, además heredó un poderoso instrumento militar y el deseo de utilizarlo. Fue Filipo quien se encargó de combatir durante muchos años para lograr una unión en el reino de Macedonia.

Partiendo dese ese último punto de vista es importante hacer mención que Filipo II de Macedonia, además de trabajar por la unión en el reino de Macedonia también tenía deseos de imponer su poder sobre sus vecinos griegos y bárbaros. Precisamente el ejército que forjó éste fue la base de las conquistas de Alejandro, es decir, si Filipo no hubiera sido asesinado a sus 46 años, posiblemente hubiese sido él y no Alejandro el responsable de conquistar la victoria en la Batalla de Gaugamela.

Antes de hablar un poco más sobre cómo fue la Batalla de Gaugamela es necesario analizar algunos movimientos previos a este enfrentamiento histórico entre el ejército persa del rey Darío y el ejército macedonio bajo el mando de Alejandro Magno. Durante la época de primavera del año 331 a.C. Alejandro salió de Egipto regresando a Tiro donde estaba su flota. Luego fue hasta Antioquia, cruzando el valle del río Orontes y llegó al Río Éufrates donde fundó la ciudad de Niceforio, que sería un depósito de suministros del ejército.

Fue justamente en ese momento, luego de fundada la ciudad de Niceforio que Alejandro se entera de que el rey Darío se encontraba en Arbelas, por lo que decidió cruzar el Tigris para dirigirse hacia el norte bordeando la ribera oriental del río. Por su parte el rey Darío ya había reclutado un nuevo ejército luego de su derrota en Issos y eligió Arbelas para establecer su aprovisionamiento y su harén y luego dirigió el ejército a Gaugamela, donde contaba con una amplia llanura que era favorable para el movimiento de sus numerosas tropas montadas. (Ver artículo: Guerra de Indochina)

Formación

Horas antes de comenzar la Batalla de Gaugamela los dos ejércitos involucrados en el conflicto ya se encontraban en sus puestos para dar inicio al enfrentamiento que marcaría un triunfo sumamente importante para Alejandro Magno. En la batalla participaron más de 47.000 soldados por parte del ejército macedonio y más de 200.000 soldados del ejército persa comandado por el rey Darío III, aunque ciertamente estas cifras aún son discutibles.

Batalla-de-Gaugamela-2

Un importante número de soldados perteneciente al ejército pesa del rey Darío eran campesinos, es decir, no contaban con una alta formación en cuanto a combate por lo que su participación en el ejército persa era más que todo de relleno. Ante un posible ataque nocturno por parte de los macedonios, el rey Darío ordenó hacer guardia a sus hombres a pesar de que éste multiplicaba por cinco el número de soldados dispuestos por Alejandro, su contrincante en la batalla de Gaugamela.

En realidad todo se trataba de una estratégica jugada por parte de Alejandro, quien al enterarse que habían espías de los persas entre sus hombres, se encargó de correr la información de que atacaría de noche al ejército del rey Darío, pero lo que buscaba con esto no era atacar sino mas bien mantener despiertos a los soldados del ejército persa para que al día siguiente cuándo comenzaría la batalla, la mayoría de los hombres estuvieran cansados y poder vencerlos con facilidad.

Mientras los hombres de Darío estaban despiertos y en alerta ante el posible ataque nocturno de Alejandro, éste se dedicó por completo a reconocer el terreno y a organizar cómo sería su respuesta durante la Batalla de Gaugamela. Los hombres del ejército macedonio se encontraban durmiendo toda la noche, todo lo contrario a lo que sucedería con los soldados persas. Alejandro ya tenía toda una estrategia armada para hacer frente al ejército persa, superior en cuanto a número de hombres.

El ejército persa estuvo formado por una larga línea con el Rey Darío en el centro de acuerdo a lo que tradicionalmente se hacía en persa en cuanto a sus generales, mientras que las tropas estaban integrados por soldados de diversas nacionalidades, sobresaliendo la infantería de élite que estaba formada en su mayoría por famosos Inmortales. Además este ejército contaba con carros con guadañas y al menos unos 15 elefantes. Con esta formación, el rey Darío tenía pensado rodear a las tropas de Alejandro y aplastarlas por completo.

Del otro lado estaba el ejército macedonio que estaba conformado básicamente por una caballería pesada de élite donde destacaba la nobleza macedonia, además de jinetes y unidades de infantería, tanto pesada como ligera. Alejandro iba en la cabeza del flanco derecho el cual estaba formado por la caballería pesada de élite, mientras que el ala izquierda sirvió más bien como una unidad de contención. Fue una estratégia inteligente, debido a que si el enemigo intentaba rodearlos, estas unidades podrían impedirlo.

¿Cómo fue la batalla?

La Batalla de Gaugamela había iniciado con los dos ejércitos en formación. Alejandro no atacó directamente al enemigo, sino que decidió moverse de forma oblicua hacía la izquierda, es decir, con esta estrategía logró desplazarse más allá del terreno que Darío había ordenado para el despliegue de sus carros de guerra. Por su parte, Darío dio la orden para que el ala izquierda hacer una salida envolvente, por lo que Alejandro procedió a lanzar un ataque contra el centro de estas fuerzas, allí hubo los primeros combates que produjeron la ruptura de las líneas persas.

Batalla-de-Gaugamela-3

Luego de esto la orden de Darío fue atacar a la caballería persa del centro d sus filas, es decir, que con esa decisión provocó una nueva ruptura en la formación de sus tropas, situación que aprovechó Alejandro para atacar a los soldados persas que intentaban rodear su ala derecha en ese momento. Desde ese entonces, el ataque de Alejandro fue inminente, tanto así, que provocó que el rey Darío huyera del campo de batalla.

La Batalla de Gaugamela no había terminado, ya que, luego del ataque oblicuo del ejército de Alejandro, su ala izquierda había quedado retrasada respecto a la derecho, es decir, se produjo una brecha que fue muy bien aprovechada por el ejército persas para llegar al campamento de Alejandro, donde para ese momento se encontraba la familia de Darío, cuya madre se negó a ser liberada. Los enfrentamientos continuaron con algunas masacres de soldados persas que seguían amenazando a los macedonios.

Ya el ejército del rey Darío estaba acabado, a pesar de que todavía seguían algunos soldados en batalla. El esfuerzo de Alejandro en ese momento era continuar la persecución de Darío hasta Arbelas, quien al final había logrado huir. Cuando el ejército pesar se enteró de la huida de Darío, comenzaron a retirarse poco a poco pero en el camino se encontraron con la caballería de Alejandro que regresaba y terminaron siendo masacrados, tanto así, que se consideró como una de las matanzas más sangrientas de toda la Batalla de Gaugamela.

Consecuencias

Batalla-de-Gaugamela-4

La Batalla de Gaugamela dejó grandes consecuencias para ambos ejércitos en disputa, principalmente para los soldados comandados por el Rey Darío quienes fueron los derrotados en el enfrentamiento. Una de las consecuencias más graves fue el número de víctimas mortales, aunque ciertamente no existen cifras exactas, historiadores afirman que cayeron 300.000 persas y 100 macedonios, sin embargo, hay quienes aseguran que los muertos del lado de los persas fueron 40.000 y del lado de los macedonios al menos unos 5.000

Otra de las consecuencias principales de la Batalla de Gaugamela fue la reconstrucción del templo de Marduk y el apoderamiento de 120.000 talentos por parte del vencedor Alejandro Magno luego de tomar Susa, además más tarde conquistó Persépolis, donde procedió a quemar el palacio de Jerjes como un acto ritual de venganza. Luego de recorrer más de 585 kilómetros, logró alcanzar la comitiva de Darío y allí se enteró que éste había sido asesinado por Besso, es decir, que el objeto político de Alejandro fue cumplido. Logró imponer su voluntad en el Imperio y dominó por completo a las satrapías del este. (Ver artículo: Batalla de Salamina)

Dejar Comentario